La realidad no necesita ser lógica

La realidad no necesita ser lógica. Si  la vida es real, si lo real es lo que existe, lo que está vivo, no es la lógica la que crea la vida y la realidad, sino que es la vida la que crea la lógica.

La lógica no hace más real o más auténtica a la vida.

La maravilla, que es la vida expandida, aparece en el momento adecuado, y no necesita que las cosas vayan bien.

La vida para desplegar su maravilla no necesita que las cosas vayan bien y sean lógicas. Muchas veces, justamente cuando todo se derrumba, cuando todo parece ilógico y desconcertante, es cuando la realidad se despliega y se expande.

La realidad parece lógica

El mundo, la realidad parecen lógicos. Parece que hay unas leyes que sustentan la realidad y que todas esas leyes son lógicas, que son expresiones de una realidad lógica.

Si un cuerpo pesa 100 kg significa que hay una atracción de la ley de la gravedad, que pega ese cuerpo a la tierra con una fuerza que denominamos de 100 kg. Si tú consigues una fuerza superior, entonces puedes despegarte de la tierra. Puedes volar si generas una fuerza superior a la de la gravedad.

Eso parece lógico.

Si una persona está a un metro tuyo, tu voz te conecta con ella. Le dices “toma esto” y la persona se vuelve hacia ti y lo recibe, o dices “levántate” y entonces se levanta. Pero si la persona está a 1.000 km, a una distancia que está muy lejos del alcance de tu voz, entonces la lógica te dice que no puede oírte; si está fuera del alcance de tu voz, no te puede oír. Y entonces tienes que inventar algo que pueda llevar la voz hasta allí. Y eso es lo que la humanidad ha conseguido, desde el mundo de la lógica, a través de la telefonía móvil y los satélites.

La voz puede llegar a un sitio en un instante, porque has inventado algo para que llegue. Todo eso está dentro de la lógica.

Podría parecer que el mundo está sustentado por la lógica. Si estás enfermo, no estás sano; si estás dormido, no estás despierto. Entonces, hay cosas que puedes hacer o no, en función de las cosas que pueden hacer las personas despiertas o las que pueden hacer las personas dormidas. Pero todo eso está dentro de la lógica.

Podría parecer que todo en la realidad está sujeto a leyes que lo hacen lógico. Sin embargo, en algún momento te das cuenta de que hay otra realidad, que esa realidad lógica es una realidad aparente, porque por debajo hay otra realidad, más allá o de forma trascendente. Podemos utilizar el término que nos parezca bien y hablar de “nivel profundo”, “nivel superior” o simplemente de “realidad paralela”. Podemos decir lo que queramos, ya que las palabras están dentro de la lógica.

Cuando hablamos de “más allá de la realidad habitual” estamos intentando expresar algo que no está dentro de la lógica.

Sucede que eres una persona que en algún momento se dado cuenta de que no es la lógica la que crea la realidad, sino que se trata de algo maravilloso y que emerge cuando quiere que tú lo encuentres.

En algún momento te has dado cuenta de que la ley de la gravedad, que te pega a la tierra, está hablando de amor, porque sientes que hay fuerzas que te unen más allá de la distancia y más allá de la circunstancia, de la edad, de si estás dormido o despierto. Ves que hay cosas que te unen, que te incluyen y no que te excluyen, que te reconocen y acompañan.

Encuentras momentos que no responden a la lógica. Las leyes se saltan, y lo hacen en beneficio tuyo. Suceden hechos extraordinarios y maravillosos. Recibes ayudas ilógicas e impensables. Situaciones extremadamente conflictivas de repente se resuelven, o algo que ni siquiera sabes que existía te busca y alguien te entrega un conocimiento o una experiencia.

Entonces empiezas a darte cuenta de que hay otra realidad que no está sustentada por la lógica y sí por el amor. Ese es el momento en que se produce un despertar a otra conciencia, a otra lógica. Y puedes empezar a interesarte por esa nueva lógica, la lógica del amor o las leyes del amor, porque quieres conocer y ampliar tu conocimiento acerca de esa realidad más allá de la realidad aparente, esa realidad que responde a otra lógica, a la lógica del amor. Y hasta ahí puedo decir.

Hay una lógica, que es la que construye ese terreno de lo correcto, lo adecuado, lo sabido

Sí, hay una lógica, que es la que construye ese terreno de lo correcto, lo adecuado, lo sabido. Lo sabido también pertenece al mundo de lo lógico.
Pero también hay otra lógica que se mueve en el mundo de las sincronías. Nadie puede inventar las sincronías, pero lo que sí se puede es intentar forzarlas.
Eso puede hacerse o intentar hacerse. Aun ahí, en ese caso, habría que ver qué es lo que hay más allá de ese intento que parece lógico, qué hay más allá de esa lógica, porque cuando te preguntas qué hay más allá, significa que intentas mirarlo de otra forma y entonces ya estás en aquello que rompe las paredes. Todo tiene sentido.

Todo lo que entra en el rango de lo real está conectado con otra dimensión y esa dimensión no necesita ser lógica, porque la lógica no pertenece a la maravilla; la lógica solamente pertenece a la precariedad. En la maravilla todo es posible.
En la precariedad, que es el mundo de la enfermedad, de la muerte y de la frustración, el intento de la lógica es sacarte de todo eso. Pero al mismo tiempo mantiene esa dimensión de la realidad. No quiere que la realidad se expanda, porque cuando la realidad se expande su lógica ya no le sirve, porque no conoce qué hay más allá de aquello que le parecía lógico.

Hay personas que rompen la lógica y abren el acceso a otras realidades que parecen ilógicas. Hay algunas personas que son llevadas a transitar esos caminos a través de situaciones extremas. Y hay otras personas que son llamadas a transitar esos caminos más allá de la lógica, desde su vocación interior, desde su conciencia.

Hoy invitamos a escuchar tu interior, a conectar con tu conciencia.

Hay razones desde el lado de la lógica que explican los sucesos y los acontecimientos en el aquí y ahora

Hay razones desde el lado de la lógica que explican los sucesos y los acontecimientos en el aquí y ahora. Desde el mundo de la lógica, es imprescindible tener una explicación lógica para un acontecimiento, y si no aparece, entonces empieza una investigación, porque la persona desde el punto de vista lógico no puede convivir con lo desconocido. Necesita conocer para sentirse seguro en ese nivel del aquí y ahora, que está gobernado por la lógica y que podemos llamar tercera dimensión.

Pero pronto, cualquier persona puede darse cuenta de que los acontecimientos en el mundo de la lógica son explicados de una forma que inevitablemente, o casi inevitablemente, es desbancado por otra, o sea, que lo que antes se explicaba de una manera, luego se explica de otra. Eso puede significar que cuando antes se explicaba de una manera, era de una manera equivocada y sin embargo parecía correcta. Y cuando esto se ha repetido muchas veces, también cabe la propuesta lógica de que tampoco esta explicación va a ser definitiva. Consecuentemente, también va a ser errónea.

Entonces, hay una relación entre la lógica y el error. Cuando te sitúas evolutivamente en esa posibilidad, empiezas a mirar más allá de la lógica, y pronto te das cuenta de que simultáneamente a que haya una explicación lógica a un acontecimiento, tú has percibido o encontrado en muchos momentos otra que no es lógica y que incluso algunas personas dirán que es fantástico, como queriendo decir que es irreal.
Cuando empiezas a encontrar explicaciones a los acontecimientos que no pertenecen a la lógica, entonces, has entrado en otra dimensión; has encontrado unas leyes diferentes para explicar los acontecimientos. Pero esas leyes que explican esos acontecimientos, también son los que dan soporte a la realidad, permitiendo que la realidad suceda.

De esa manera puedes empezar a explorar esas posibilidades, ese nuevo mundo que aparece, nuevo porque es una realidad diferente.
Eso quizá define el momento actual, la exploración de una nueva realidad que está emergiendo, de un nuevo soporte a lo real, que también podemos llamar fantástico, pero no como irreal, sino simplemente como maravilloso, porque lo maravilloso existe. Lo maravilloso es la realidad.

Encontrando en el error algo maravilloso

ENCONTRANDO EN EL ERROR ALGO MARAVILLOSO
(Extracto del nuevo libro en preparación “El poder del agua. El poder de la emoción”)
Hay una defensa del error. Hay una reivindicación del error. Hay una invitación a encontrar en el error posible algo maravilloso.
La lógica es un regalo maravilloso para mantenerte en tu dimensión, pero no para moverte dimensionalmente. La lógica es un escudo que te protege en tu dimensión, en la dimensión de la materia, pero no es ascensional. Sin embargo, la fantasía, sí.
Todos los errores son maravillosos, porque significa que cualquier persona en cualquier momento tiene acceso a la maravilla y a la máxima sabiduría. Cualquier persona en cualquier momento, incluso por error, puede abrir una puerta y que sea la puerta del cielo.
Todo es posible para todo el mundo. Una persona con un corazón y una intención pura, incluso por error y equivocándose puede abrir la puerta del cielo. Eso es maravilloso, porque si la puerta del cielo solo se pudiera abrir desde el conocimiento, la lógica o la memoria, entonces muchas personas estarían fuera de esa posibilidad. Y, sin embargo, no es así, porque la condición divina está en todas las personas, siempre.

La lógica es importante pero no lo más importante

La lógica es importante pero no lo más importante.
Lo más importante es el humilde “ES”, o sea “SER”, que por supuesto también es “ESTAR” y asomarse a la vida.
La lógica es importante y por eso existe –gracias-, pero situarla en lo más, o sea igualarla con la iluminación o con la vida es crear hechizos.

Y eso es un problema porque los hechizos congelan la vida