EL MONO: El sello oculto (Extracto del Libro de los Sellos)

El sello oculto del Mono es el Perro, sello 10, que muestra el horizonte sobre la Tierra. Es la perfección en esta dimensión (tono 10), por comparación con el Mono, que está separado de la Tierra porque vive en los árboles, de modo que muestra elevación.
El Perro y el Mono son ocultos. No es posible hablar de auténtico amor sin alegría o alegría real sin amor, o dicho de otra manera, no hay perfección sin alegría y sin salud, porque tampoco hay salud sin alegría.
El Perro 13 y el Mono 1 están justamente en el centro del Tzolkin, que es donde se unen amorosamente en un acto de amor, la energía del cielo y la energía de la tierra. Y ese lugar es el hombre.

El psicrono es muy importante porque el alma es muy importante.

El psicrono es muy importante porque el alma es muy importante.
Conectar o reconectar con el alma es vital porque es reconectar con el gozo, ya que el alma conoce otras dimensiones transcendentes de la vida y no se preocupa de entrar a trabajar ni de intentar engañar a nadie para quedarse con su dinero, sino que su tarea está en la intensidad, o sea en el amor.

Es importante conectar el kin que expresa el alma con el kin natal. Puedes ir desde el kin que expresa tu psicrono, repitiendo en voz alta los sellos hasta que llegas a tu kin natal, estableciendo esa meditación una conexión.
También puedes tener presente los ocultos y establecer de la misma manera una conexión donde simplemente vas repitiendo en voz alta el nombre de los sellos hasta que enlazas el psicrono, el kin natal, el oculto y el oculto del psicrono.

Estamos en un tiempo en que solo con la voz pones en marcha muchos dispositivos. Puedes programar muchas funciones de tu móvil, de tu casa inteligente, de tu negocio y de muchas otras cosas solo con la voz.
Encontramos que en el Tzolkin el segundo sello, el Viento, contiene la representación de una lengua y ese mismo sello aparece como segunda onda en el castillo verde. Todo esto contiene una información acerca de la voz, de la palabra y de su potencialidad, muy superior a la que reconoce la conciencia habitual, sobre todo cuando la lengua está expresando el corazón y canalizando dimensiones superiores, es decir cuando habla desde el amor y no desde el miedo, o sea cuando habla desde el amor y no desde el ego.

Pero sucede también que el mago 13, que es el guía del perro 13, es justamente el sello que expresa la transcendencia del viento, es decir de esa lengua que aparece como segundo sello o segunda onda del castillo verde.
De modo que la lengua transcendente, o sea el hablar transcendente, está asociado al inicio del acceso a una nueva dimensión de la vida.
Y quizá cuando se habla desde el corazón en realidad se está hablando desde el alma, y entonces aparece la maravilla.

El ESPEJO 1 enlaza con el centro del telar

El ESPEJO 1 enlaza con el centro del telar, pero es importante considerar que la energía no va solamente en una dirección, y el tiempo posiblemente tampoco.

Por eso conviene considerar cómo el Tzolkin se mueve en dirección al tiempo, mientras el oculto se mueve en dirección al atiempo, pero buscando la fusión, el encuentro.

Así, la onda del espejo también puede ser expresada a través de sus ocultos, y en estos momentos como NOCHE 13, guiada por la mano 13.

Es decir que con el espejo van unidos el ensueño y la sanación en grado transcendente, iniciando una onda inversa.

De modo que iniciamos un periodo donde la propuesta es acceder al espejo, pero viene en ayuda nuestra el ensueño y la mano transcendentes, descendiendo hasta el mono 1, lugar del nuevo nacimiento. Cuando llegas al nuevo nacimiento, te están esperando todas esas vivencias que han descendido con el oculto a tu encuentro.

La resonancia en esa lectura puede ser diferente para cada persona, pero siempre será provechosa, porque la fuerza que aporta viene de la transcendencia hacia el propósito.

Estamos en un tiempo donde todo es posible, pero la posibilidad de la que hablamos es mayor aun que la que podamos considerar.

EL ANÁLISIS DE LOS SELLOS (Extracto del Libro de los Sellos)

El Tzolkin habla acerca de los sellos en varias direcciones y en distintos niveles. No es una sola cosa.
Hay información como sello, como número, como color, como familia, por su oculto, por su vinal, por su columna, por la estructura de su propia onda como propósito, por el castillo al que pertenece esta onda, etc.
Y hay información extraíble de otras asociaciones, que pueden mostrarse evidentes e imprescindibles y que por ello sea apropiado resaltar.
Pero todo esto debe ser personalizado, lo cual abre de nuevo un campo mucho más amplio aun de posibilidades. Es decir que si hablamos de, por ejemplo, un Guerrero autoexistente, no es lo mismo si nace en un año Mago magnético que si nace en un año Tormenta resonante. Es decir que la energía del año también aporta su color al verse personalizado. Pero no sólo el año, sino todos los elementos que singularicen a esta persona.
Suele ser muy recomendable describir un sello desde un ángulo inusual y muy parcial, porque así se resalta algo que está en el sello pero que suele quedar poco visible cuando se considera únicamente lo más característico del sello.

Y por último hay que tener en cuenta que cuando hablamos del sello de nacimiento de una persona, es a la vez parte de su karma y de su dharma, o sea es un don y un karma. Por un lado es una cualidad, pero por otro lado necesita trabajarlo activamente.

El Tzolkin te propone un auto reconocimiento a través de tu sello personal y su familia, y a través de tu tono personal.
La simple evocación interiorizada del mandala que forma tu familia, así como la familia del oculto de tu sello natal, puede transportarte a un auto reconocimiento que renueva la estructura celular.