ONDA EVOLUTIVA DEL ÁGUILA

ONDA EVOLUTIVA DEL ÁGUILA: Evolutivamente, cuando situamos el Tzolkin por ondas, la onda del águila corresponde a la fila 19, que tiene un valor de resurrección, ya que se superpone sobre los sellos de la tormenta. La visión de la estrella es resucitadora; algo que aparecía desvitalizado se presenta en plenitud, o sea la resurrección.La tormenta también es el águila, porque la línea 19 contiene simultáneamente a los sellos de la tormenta y a los de la onda del águila. Esa es parte de la fuerza transformadora de la visión.

COLUMNAS 12 Y 13:En las columnas, el águila se encuentra en la unión enlazadora entre las columnas 12 y 13. Por una parte, tiene los contenidos del tono 12, que expresa al humano como sello y a la semilla como onda, conteniendo el programa que en su expansión te lleva a lo óptimo, al castillo verde y a la sociedad de la estrella.La presencia en el final de la columna 12 aporta al águila, como onda y como impulso evolutivo, la característica imprescindible de colaborar con todo lo existente. La creatividad del águila, su intuición y visión sacan su fuerza del estado evolutivo en el cual la persona se ha entregado al programa, siendo su actitud de colaborar con TODO LO EXISTENTE.
Por otra parte, la onda del águila que se inicia en la columna 12 no acaba ahí, sino que enlaza con la columna 13, expresando la transcendencia. Es decir, la onda del águila eleva hasta los niveles de la transcendencia la actitud de colaborar con todo lo existente. Esta actitud, que aparece en la conciencia de algunas personas asociada a la expansión de la conciencia, enlaza con la transcendencia a través del tiempo expresado por la onda del águila, que está enfocada en la contemplación de la sociedad de la estrella.
El águila expresa los contenidos de la onda del viento (onda anterior), que significa comunicación y también Huracán o el corazón del cielo, y aparece como la estrella (onda siguiente).

ONDA ASOCIADA:La visión del águila en sentido retrógrado se expresa en la onda del mago (onda asociada), uniendo al águila 1 con el enlazador 13. De esta forma, la visión del mago trascendente expresada por el enlazador 13 también aparece en el desarrollo de la onda del águila.

Onda evolutiva del viento

ONDA EVOLUTIVA DEL VIENTO:

Uno de los componentes evolutivos de la onda del viento viene por su situación en el Tzolkin de las ondas en el nivel 18, es decir el ocupado en el Tzolkin tipo por el sello del espejo, o sea “tú eres otro yo” o la ley del amor.
El viento y el espejo contienen realidades similares, ya que el viento como espíritu da soporte a la realidad, creándola. Por eso dejar entrar el viento en tu vida es una sanación y en muchos casos un auténtico despertar resucitativo.

La onda del viento se desarrolla en su totalidad en la columna 12.
“Tú eres otro yo” como expresión del amor y “colaborar con todo lo existente” son los dos componentes evolutivos que animan el contenido de la onda del viento en un nivel transcendente.

FILA 18, EL ESPEJO:
El espejo (sello 18), que es donde se sitúa la onda del viento evolutivamente, se encuentra y expresa el tercer castillo, que es el castillo del nacimiento al tiempo real. El viento es una forma del espejo.

El espejo es la onda 10, que se asocia con la perfección, pero en la autenticidad, o sea en el programa, en algo que no es el resultado de un esfuerzo sino que expresa y toma forma desde la dimensión del ser siendo, de la gratuidad, de la facilidad y del desvelamiento de la realidad.

Cuando la perfección es el resultado de un esfuerzo, o sea de una dificultad y muchas veces de una competencia, estamos haciendo aparecer como expresión de la realidad cuántica -esa realidad donde tú eres parte de algo que en todas sus partes es igual a ti- el mundo de la guerra, la pérdida, la insatisfacción, la imposibilidad y todos sus corolarios, es decir la envidia, el odio, el miedo, la prostitución, la esclavitud, la infamia, etc.
Entonces, aparece la perfección asociada a la imperfección y no a la vida, pero la perfección es la vida en plenitud, que es la vida del ser siendo. Es decir, ser es fácil, solo tienes que ser, que es lo que eres.

De modo que no hay error. La asociación con el esfuerzo te sitúa en el error, por eso podemos encontrar que justamente es la autenticidad de ser tú mismo, es decir, canalizar lo real, de lo que se trata.
Es decir, no hay una competencia, porque nadie quiere usurpar tu realidad; no se trata de conseguir una plaza entre millones de aspirantes, porque tu plaza solo es para ti. Solo tú llenas ese lugar. Por eso se trata de que lo llenes.

La perfección (10) en el Tzolkin pertenece al color blanco. En el Tzolkin tipo la fila 10 la ocupan los sellos del perro, que es la perfección porque en ese lugar es donde también se produce el nuevo nacimiento.
Pero el nuevo nacimiento es algo que sirve cuando lo enfocas desde un ángulo. Desde otro ángulo lo que sucede, en el 11, es ese nacimiento como entrada en el tiempo consciente. El nacimiento que expresa el 11 es el nacimiento donde tu luz interior, expresada por la serpiente, tu kundalini, vive según la ley del amor del espejo. Y eso produce el nacimiento como ingreso en el tiempo real del amor con que tú has sido llamado a la vida desde dimensiones superiores o exactamente desde el ser siendo, lo cual está expresado con la onda de la semilla.

COLUMNA 12:
De forma evolutiva podemos encontrar que la onda del viento transcurre por completo en la columna 12, de modo que contiene un impulso interno que expresa que toda actividad espiritual evolutivamente contiene una determinación de colaborar con todo lo existente.
El viento evolutivamente colabora con todo lo existente. Tú estás haciendo una actividad realmente espiritual cuando tu decisión ya no es sanar mis cosas, mis proyectos o los de MI gente, sino que trabajas intencionadamente con todo lo existente, reconociendo tu vinculación no solo con una concreción de la realidad, que son tus circunstancias, sino con la realidad expandida que contiene la realidad de lo óptimo, o sea de dimensiones superiores.
Eres un colaborador.

Toda persona que nace en la onda del viento, según va expandiendo la conciencia va recuperando su condición de colaborador activo en favor de todo lo existente, o sea su vocación interna y creadora. Por eso su actividad se realiza en tiempo real de forma sanadora, rescatadora y resucitadora.

CASTILLO AZUL:
La onda del viento tiene mucha relación con el tercer castillo, castillo azul, formado por las ondas de la serpiente, el espejo, el mono y la semilla.
Decíamos que la onda del viento se relaciona evolutivamente con la columna 12 y también con el sello del espejo. Ahí aparecen la semilla (onda 12), con su onda asociada de la serpiente, y el espejo y su onda asociada del mono.
Cualquier cosa que queramos considerar acerca de la onda del viento, conviene asociarlo a aquello que sucede en el tercer castillo.

Onda evolutiva de la luna

ONDA EVOLUTIVA DE LA LUNA

Cuando colocamos el Tzolkin en la secuencia de sus ondas, encontramos que la luna, como onda 17, se va a superponer sobre los sellos que en la fila 17 ocupa la tierra. De modo que todos y cada uno de los 13 sellos de la luna van a sumar su contenido a cada uno de las 13 presentaciones del sello de la tierra, en el orden en que aparecen estos sellos numerados por las columnas.

Sabemos que la tierra significa esa alineación voluntaria con el corazón del cielo y el corazón de la tierra, por lo que todo lo relacionado con la entrada en el castillo verde es un acto donde está presente el VOLUNTARIO.
Es decir, al castillo verde no se entra por casualidad, ni a ver qué pillo, ni siquiera por simple curiosidad o porque voy a hacer lo que hacen todos, sino que se trata de la respuesta a un acto donde está presente la conciencia del voluntario, es decir, el voluntario consciente.
Ese voluntario consciente normalmente ha sido probado en la cuarta dimensión, donde la persona no se deja arrastrar por emociones tóxicas, sino que se deshace de ellas, las identifica y las dice “no me interesáis”, “esa persona que actúa por odio, envidia, juicio, etc. no soy yo”, “borro de mi programa todas esas exigencias, revanchas y victimismos”, etc.

COLUMNAS 11 Y 12:
Casi toda la onda de la luna, excepto su tono 13 o transcendencia, se encuentra en la columna 11, asociada al tono 11 de liberación. Quiere decir que la limpieza emocional supone una gran emisión de luz (sol, onda asociada) y una gran liberación. Y cuando se transcienden las emociones (columna 12) se entra en un proceso diferente, de colaboración con el entorno.

Onda evolutiva del guerrero

ONDA EVOLUTIVA DEL GUERRERO:

La onda del guerrero, en su colocación en el Tzolkin de ondas se va a superponer en la fila 16 a todos los sellos del guerrero, fusionando ambos contenidos, el que aporta la onda con el que aportan las 13 manifestaciones del guerrero.
En esa colocación vemos que el guerrero 1 se sitúa como el guerrero 3 de la onda del mago, de modo que la primera vez que aparece el guerrero lo hace como cumpliendo una misión, que es justamente la característica del dragón, luz cumpliendo una misión, siendo toda la onda del guerrero la culminación de esa misión.

El cruce de su formulación vertical con la horizontal sucede en el guerrero 1, que es la serpiente 10 en el Tzolkin de ondas. De modo que por un lado el propósito del guerrero viene asociado al cumplimiento de una misión, impregnando toda la onda de esa característica, y por otro lado está asociado a la serpiente 10, como expresión de la perfección asociado a la propia luz.
Eso también va a dar una característica y un refuerzo al contenido expresado por esta onda, donde la luz cumpliendo una misión va a emerger en ti como luz perfecta, en la serpiente 10, cumpliendo la misión de llevarte a lo óptimo.

COLUMNAS 10 Y 11:
La onda del guerrero en el Tzolkin tipo ocupa el final de la columna 10 y el comienzo de la columna 11, indicando la perfección y la misión cumplida.
Se reafirma abundantemente como cuatro, siendo la cuarta onda del cuarto castillo y la cuarta expresión de la familia del dragón, que es luz cumpliendo una misión.
El dragón tiene una misión que cumplir y cuando aparece como guerrero es que esa misión ha sido cumplida, y además cumplida perfectamente, y así se aposenta en estas dos columnas, 10 y 11.
El guerrero, en esta posición aparece como la frontera con el castillo verde.

La onda del guerrero ocupa los 5 últimos lugares de la columna 10, que, equiparando los sellos con las ondas, sería como si ocupara las 5 últimas ondas.
La onda 16 es la propia del guerrero, onda amarilla del castillo cuarto, asociado a la cuarta dimensión. La cuarta dimensión es en sí misma una expansión de la conciencia.
Las ondas 17, 18, 19 y 20 expresan el castillo verde.
Mientras, las posiciones 1,2, 3 y 4 de la columna 11 expresan su relación con el castillo rojo, y las posiciones 5, 6, 7 y 8 hablan de su relación con el castillo blanco.
De modo que cuando el guerrero enlaza la columna 10 con la 11, significando el cumplimiento de la misión y la expansión gozosa que atribuimos al tono 11, también está uniendo los castillos amarillo, verde, rojo y blanco, situándose en la frontera donde se inicia el tercer castillo en la novena posición.

Por otra parte, las posiciones 17, 18, 19 y 20 de la columna 10 donde están los primeros kin de la onda del guerrero, que decimos están asociadas al castillo verde, también tienen su traducción, en el Tzolkin de ondas, en el castillo azul que significa el presente y está en forma perfecta, ya que estamos hablando de la serpiente 10, el espejo 10, el mono 10, la semilla 10 y la tierra 10.
Esto nos muestra una de las características no inmediatamente aparentes del guerrero, que es su poder alquímico. Es un guerrero alquímico, que transforma una cosa en otra y cuando hace su labor a la perfección es cuando te introduce en otra dimensión.

Las primeras posiciones en la columna 11, que representan numéricamente al primer y segundo castillo, en las filas 1, 2, 3 y 4 (primer castillo), y 5, 6, 7 y 8 (segundo castillo), hacen aparecer en el Tzolkin de ondas al mono 11, semilla 11, tierra 11, perro 11, noche 11, guerrero 11, luna 11 y viento 11. Es decir, transforman a través del cumplimiento de la misión en forma oculta, el gozo vibracional del 11, que te introduce en el castillo verde a través de ese gozo.
Por eso el guerrero tiene algo del alquimista transmutador.
De esta manera, la figura del guerrero aporta todos esos atributos a su expresión, a su esencia y a su arquetipo.

Onda evolutiva de la tierra

ONDA EVOLUTIVA DE LA TIERRA

La onda de la tierra es la número 13 y por tanto, al colocar el Tzolkin por ondas se instala sobre los kin del caminante del cielo en el Tzolkin tipo.
La onda 13 es la tierra y el sello 13 es el caminante del cielo. Por ese motivo, sobre cada lugar que ocupa un kin del caminante del cielo se va a instalar un kin que pertenece a la onda de la tierra.

De alguna manera, los contenidos asociados al caminante del cielo se suman a los de la tierra. Podemos decir claramente que la tierra es un caminante del cielo.
Pero también se suman los contenidos asociados al 13 como transcendencia, como final de un proceso, donde la conciencia se ha visto implicada porque ha querido hacer ese proceso y es el momento en que ese proceso llega a su culminación.
El caminante del cielo es una expresión de la transcendencia, como lo es también la onda de la tierra.

Por lo tanto, en la onda de la tierra están presentes los contenidos del caminante del cielo y del tono 13 de la transcendencia.

COLUMNAS 8 Y 9:
Además, en el posicionamiento por ondas, también están presentes los contenidos asociados a las columnas 8 y 9. La onda de la tierra está presente en el final de la octava columna, en los cuatro últimos lugares, y en la novena columna, en los nueve primeros lugares.

Esto le confiere a la tierra por una parte los significados asociados al 8. El 8 como tono es una manifestación de la integridad. El 8 como sello (la estrella) es la ética, la estética y la sociedad de la estrella, y el 8 como onda es el humano.
La integridad es una forma de belleza y de comportamiento con las demás personas. Es algo humano, propio de la sociedad de la estrella. Todo eso está asociado al 8, y la onda de la tierra ocupa los lugares finales de la columna 8.
La columna 8 está ocupada por la onda completa de la semilla, que significa el programa. La integridad forma parte del programa. El ser humano intrínsecamente es íntegro, bello y ético, con un comportamiento que agrada y gusta. Te gustan las personas que se comportan de una determinada manera y te sientes bien interactuando con las demás personas, y eso es propio de la sociedad de la estrella, que es el tono 8, y forma parte del programa.
Cuando el programa llega a su máxima maduración, a su final, es cuando a esos contenidos del programa se añade el que la persona lo vive como un voluntario, que es lo propio de la tierra. La tierra le aporta a esa columna 8 la voluntariedad.

El ser humano puede tener un comportamiento íntegro, pero la integridad también supone que tú lo estás eligiendo. Una bola redonda cae por su propio peso por una pendiente, pero eso no es integridad. Eso forma parte del programa, pero no es la integridad humana.
En la integridad humana hay una consciencia que quiere hacerlo así, y cuando aparece esa consciencia para actuar en unión con el impulso interior del programa, aparece para la persona una plenitud.
Eso forma parte del caminante del cielo, que actúa voluntariamente. Por eso se asocia con la tierra, que es esa plenitud que proviene de la integridad, y que te va a conceder lo que significa el tono 9, que es un poder que te impulsa a la transcendencia. La realidad te empodera.

Ese contenido está expresado en la onda de la tierra, porque el voluntario de repente se empodera. Por eso es Quetzalcóatl, con su contenido de rey y voluntario, y eso es lo que está expresado en la tierra, el empoderamiento.
La semilla, en la columna 8, significa el programa, pero cuando el asunto es voluntario hay un empoderamiento. Cuando te sitúas en tu centro alineado, sientes el poder, porque eres íntegro.
El íntegro no es víctima sino un humano con poder. Ese poder quizá le hace estar presente en una situación adversa, pero donde él no es víctima sino voluntario; es necesario pasar por ahí para otras personas, para el arquetipo.
Esos son partes de los contenidos de la tierra, ese empoderamiento.

La onda 13 de la tierra está uniendo la onda 12 del programa (semilla) con la onda 14 del amor incondicional (perro). El empoderamiento permite vivir la incondicionalidad; es el eslabón que te permite entrar en la vivencia del amor incondicional; es el empoderamiento del amor. Eso forma parte de la tierra, como onda desde el Tzolkin.

SELLO 17 Y ONDA 17:
La tierra (sello 17) tiene como transcendencia a la luna, por lo que también podemos asociar la tierra con el inicio del castillo verde, cuando está en forma transcendente como luna (onda 17, comienzo del castillo verde). Cuando la persona que está situada en la tierra, sea o no su sello, porque el Tzolkin está abierto a todas las personas, está viviendo como voluntario, alineado y en forma transcendente, es cuando vivencia el castillo verde.

Los cuatro primeros pasos de la tierra como onda suceden con una vibración similar a la que contiene el castillo verde, porque la integridad y ese empoderamiento son una pertenencia al castillo verde; son un empoderamiento que te faculta para posteriormente vivir la incondicionalidad; es un paso.

Onda evolutiva de la semilla

ONDA EVOLUTIVA DE LA SEMILLA

FILA 12:
Cuando colocamos el Tzolkin por ondas, la onda de la semilla se va a situar sobre la horizontal 12, que está ocupada por los sellos del humano.
La onda de la semilla se asocia evolutivamente a los sellos del humano, donde el programa siempre tiene una característica de libertad que te hace más humano y descubre tu humanidad, haciendo florecer tu humanidad desde la libertad y desde algo tan importante como la limpieza de hechizos, que en realidad son los pensamientos elevados.

COLUMNA 8
La onda de la semilla se sitúa en la octava columna del Tzolkin tipo, que es una columna de portales. Es una de las columnas de Hércules, que contiene portales que te abren a la experiencia de la columna 7, de la resonancia y del lugar del nuevo nacimiento.
Por su ubicación, en la octava posición, cuando ya has rebasado el centro, se sitúa en la fuerza que proviene en sentido inverso directamente de dimensiones superiores a través de tu interior.

El tono 8 habla de integridad donde tu interior corresponde con tu exterior. En el interior hay una fuerza que te conecta directamente con dimensiones superiores y que habla a tu conciencia, a tu corazón y a tu alma.

La columna 8 la relacionamos con la integridad y con esa conexión con la conciencia y con el alma; con la conciencia como vocecita del alma, que te pide que hagas lo que sientes y lo que está en tu interior, entendiendo que en tu interior lo que resuena es el programa.
Por eso hace falta una limpieza de hechizos, para eliminar todo lo que no sea el programa situado en dimensiones superiores, resonando en la conciencia.

Esas dos ubicaciones, la columna 8 y la horizontal 12 van a definir evolutivamente la onda de la semilla.
Por un lado la integridad donde se expresa el alma, y por otro la libertad, que necesita la limpieza de las órdenes negativas y de las palabras contrarias a la vida.

Onda evolutiva del espejo

Onda evolutiva del espejo:

La onda del espejo es la décima onda. Es la encargada de llevarte al centro de la maya o centro del telar maya, lugar del nuevo nacimiento y de paso a la otra realidad.

La onda del espejo se va a situar, como no podía ser menos, sobre el lecho donde se aposenta el perro en el Tzolkin tipo, es decir sobre la décima fila.
Los 13 kines de la onda del espejo tienen una traducción desde los 13 tonos con que se expresa el perro, en la décima fila horizontal. Y ese es un contenido evolutivo.
Podemos asociar el espejo con la verdad, pero siempre es una verdad desde el amor.
Podemos asociar el espejo con la realidad, pero siempre es una realidad llena de amor.
También se puede escuchar una relación existente entre el espejo y una espada o algo que corta, ya que hay tantos Tzolkin como pueblos diferentes se han ido asomando a él, depositando sus vivencias y también sus problemáticas.
No hay un solo Tzolkin; hay tantos Tzolkin como etnias, idiomas o lenguajes se han asomado a él.

Como decíamos, colocando el Tzolkin por ondas, en el décimo lugar está la onda 10, que es el espejo. Ese lugar lo ha determinado previamente en el Tzolkin tipo el perro.
De modo que la actitud de la incondicionalidad, o sea del amor, está unida al espejo. Si usted hace algo con el espejo y no es amoroso, será eficaz, pero no le adentra en aquella realidad más allá de la forma, donde hasta la perfección desaparece para dar paso a la vida.

COLUMNAS 6 Y 7:
También encontramos que al situar el Tzolkin a través de sus ondas, en la columna resonante se sitúan los tonos resonantes de las 10 primeras ondas.

De modo que el espejo es resonante en el lado donde existe la perfección, en la forma, y también es una expresión del amor incondicional.
Únicamente los 3 primeros sellos de la onda no se sitúan en la columna resonante sino en la columna sexta de los portales, expresando de alguna manera que el espejo del que estamos hablando es accesible solamente después de activar la luz interior, lo expresado por la onda de la serpiente, que en sí es una puerta.
Esa puerta se ha iniciado cuando el humano realiza lo divino (onda del humano), expresado por los días epagómenos, adentrándose en la parte no visible de la realidad expresada por Neftis, que también significa la oscuridad.
Esa oscuridad es iluminada por la propia luz, que es lo que expresa la serpiente, la luz interior; pero la luz interior conectada a la luz, que no es la luz interior dormida o tapada por un velo.
La luz desvelada de la onda de la serpiente permite acceder al espejo, y entonces se hace resonante. Ya no es puerta sino pura vibración de vida.

PERRO 13:
El lugar más importante y que fusiona todos los conceptos es el perro 13, lugar del nuevo nacimiento.
El perro 13 es el lugar único donde se enlazan la realidad del perro en la décima fila con la realidad resonante dentro del acotamiento expresado por la onda del espejo. El perro 13 por tanto es un lugar resonante porque está en la columna resonante; es un lugar que pertenece y expresa al espejo, exactamente en forma transcendente, y también es un lugar que se sitúa en la horizontal 10, donde se encuentran los valores del amor incondicional.

Ese punto centra todos estos contenidos. Por eso es importante ver que el perro 13, como lugar decimotercero de la onda del espejo, se va a transformar en perro 3, indicando que ese lugar del nuevo nacimiento es un servicio a la estrella, a la sociedad celeste.
Si vas a ese lugar y se te olvida en casa la actitud de servicio al arquetipo humano, no encontrarás el espejo. No digo que no encuentres nada, sino que el perro 13 es un servicio a la sociedad de la estrella.

El perro 13 también es una resonancia del programa diseñado en el corazón amoroso de la vida, porque sobre el lugar donde está el perro 13 se va a situar la semilla 7, es decir es un servicio a la sociedad celeste. Pero es muy fácil porque solo necesitas ser tú vibracionalmente, o sea semilla 7.
Claro que semilla 7 está asociado a tierra 7, o sea que la mejor forma de ser tú y de participar en el servicio a la sociedad de la estrella es desde la actitud del voluntario resonante; voluntario para lo existente.

Onda evolutiva de la serpiente

ONDA EVOLUTIVA DE LA SERPIENTE:

La onda de la serpiente es la novena onda y por lo tanto en su forma evolutiva se va a situar sobre la novena fila, que corresponde a la luna.
Eso tiene un significado, porque cuando estamos hablando de ondas, la luna es el inicio del castillo verde.
Pero a su vez, sobre el lugar que ocupan los sellos de la serpiente, que se encuentra en la quinta fila, se va a instalar la quinta onda del caminante del cielo, cuyo propósito pertenece a la familia del día verde.

De esta manera vemos que la serpiente tiene una relación muy consistente como expresión de los contenidos del día verde. Aparentemente podríamos estar hablando de algo relacionado con la familia Polar (serpiente, perro, águila y sol), pero en realidad lo que está por dentro es algo relacionado con el día verde, con el castillo verde y con la energía de la quinta dimensión.

DÍAS EPAGÓMENOS:
Si nos situamos en el Tzolkin tipo vemos que el inicio de la onda de la serpiente es el lugar numerado como 105, al que ya nos hemos referido en otras ocasiones. Un Tzolkin completo tiene 260 días y si añadimos 105 llegamos al día fuera del tiempo (día 365), que lo identificamos con el quinto día epagómeno del Uayeb, que en la tradición del Egipto de las pirámides está dedicado a Neftis.

Neftis es la oscuridad, lo que no se ve. La oscuridad puede asustar, pero en realidad es lo que no se ve. Las cosas suceden y hay un orden que no se ve, y eso es Neftis.
Tu corazón late y no lo ves. Es Neftis; algo real que pertenece a la vida que no se ve.
La sangre corre por tus venas, pero no la ves. Es Neftis.
Los huesos sujetan tu estructura, pero tampoco los ves. Solo ves la superficie, pero todo lo que te permite ser, en niveles que no ves pero que te permiten la existencia, es Neftis.

Es un lugar al que llegas cuando has traspasado la frontera de la superficie para entrar más allá del velo que oculta la realidad. Neftis es más allá del velo; es un gozo, porque más allá del velo es gozo.

COLUMNA 6:
Si sobre los sellos que ocupa la serpiente se va a situar la onda del caminante del cielo, el lugar donde se inicia la onda de la serpiente, puesto que es la sexta columna, es el sexto lugar de la onda del caminante del cielo, es decir el espejo 6, que también es en sí un portal dimensional, que forma parte de una de las diagonales que cruzan el Tzolkin, partiendo del sol 7 o sol resonante.
Nuevamente volvemos a encontrar una referencia a la familia del día verde en forma del espejo 6.

La onda de la serpiente ocupa la columna 6 desde el quinto lugar hasta el 17. Toda la columna es de portales dimensionales y tiene su oculto en la columna 8. Las columnas 6 y 8 forman lo que podemos denominar columnas de Hércules, como acceso al interior de la estrella que se dibuja en el centro del Tzolkin, lugar dimensional.

Cuando colocamos el Tzolkin de ondas, el lugar de la onda de la serpiente lo van a ocupar todos los tonos 6, desde la quinta onda, que es la del caminante del cielo y da origen al segundo castillo, hasta la onda 17 de la luna, que es justamente el inicio del castillo verde.
De esta manera podemos ver que por debajo en algo que no se ve de forma inmediata, lo que corresponde al día Neftis en los días epagómenos o Uayeb, tiene una relación con el acceso al castillo verde, porque la onda de la serpiente está uniendo desde el inicio del segundo castillo hasta desembocar en la entrada del castillo verde.
El único castillo que queda fuera en la onda de la serpiente es el primer castillo.
La ubicación de la onda de la serpiente a través de todos los tonos 6, llega hasta la luna, inicio del castillo verde.

Como onda 9 se va a instalar en el noveno lecho horizontal, que es justamente el ocupado por la luna. Los sellos de la onda de la serpiente tienen una resonancia con todos los sellos donde se expresa la luna, por un lado, y con los que expresan el tono 6, en los castillos 2, 3, 4 hasta su inicio en el quinto.

La serpiente es la referencia justamente al vuelo de la serpiente emplumada. Ese vuelo también está haciendo referencia a lo expresado por el castillo verde. De alguna manera de lo que se trata en este código Tzolkin es de reconocer como lo que llamamos kundalini o luz en realidad pertenece a dimensiones superiores. Por ello siempre lo asociado a la luz y a la kundalini merece atención, siendo puestos los contenidos de lo conocido en suspenso, esperando que sea la propia experiencia la que dirija hacia lo que no se conoce.
El misterio de la luz es dejar que ésta luzca sin filtros.

Onda evolutiva del humano

ONDA EVOLUTIVA DEL HUMANO:

La onda del humano es la octava onda, de modo que cuando ordenamos el Tzolkin siguiendo las ondas, se va a superponer sobre la matriz o el hueco que disponen los sellos de la estrella en el Tzolkin tipo.
Así, evolutivamente fusionan los contenidos, de modo que el Tzolkin propone como humano real al humano estrella.

Lo expresado por el propósito de la onda del humano, HUMANO 1, que es una invitación a considerar como propósito la libertad y los pensamientos elevados, al fusionarlo con su contenido evolutivo (Estrella 8) indica que el humano inicia su viaje evolutivo cuando actúa desde la integridad y en favor de la solidaridad que construye la sociedad de la estrella, ya que la estrella 8 pertenece a la onda en la que se realiza la solidaridad y el cumplimiento de la misión del dragón 1, a través del favorecimiento de la energía femenina.
Es decir, el tipo de pensamientos elevados que expresa el humano, para el encuentro con su fuerza evolutiva precisa de su asociación con la valoración de la energía femenina y de la solidaridad en favor de la sociedad celeste.

En el segundo lugar de la onda del humano y en el segundo lugar donde se expresan los sellos de la estrella, encontramos sincrónicamente un tono 2.
El CAMINANTE DEL CIELO 2, que es la segunda presentación de la onda del humano, se superpone con la estrella 2 de la onda de la mano. Esta superposición sincrónica le confiere un especial valor a esta posición.
El regalo y el desafío que aparecen a través de la sociedad de la estrella, se concretizan cuando el humano aparece resplandeciente como caminante del cielo.
Claro, el lugar en que esto es posible es el regalo de nuestros sabios maestros huicholes, mostrando su seguimiento al venado azul, o sea al reconocimiento que te sana de tu acción en contra del amor y a favor del depredador.
La estrella 2 es el regalo que proviene de manik, el venado azul o la mano sanadora y te transforma en un caminante del cielo. Salvemos Wirikuta. Salvemos lo sagrado en el corazón del hombre. El reconocimiento del depredador te libera del depredador y restaura lo sagrado.

El número 3 de la onda del humano como expresión del servicio, aparece como MAGO 3, reposando sobre la estrella en tono 9, que da fuerza a la luz del sol para llevar al humano hasta la transcendencia. El mago 3 expresa el tono de servicio del humano y se superpone con la estrella 9, que corresponde a la onda del sol desde uno de esos tonos en que actúan los guías, dando fuerza a la onda para la transcendencia, que en este caso es el humano 13.
El servicio que expresa el mago 3 desde el punto de vista evolutivo es llevar al humano hasta la transcendencia, es decir, a conectar con la luz y a reconocerse como hijo de la luz, que es Sa Ra.

El tono 4 lo ocupa el ÁGUILA 4, sobre la estrella 3 de la onda del enlazador. Evolutivamente, el águila 4, que expresaría un modo de ser real y el “cómo” del humano, ve implementado ese contenido cuando encuentra el servicio enlazador en favor de la luz cumpliendo una misión, para hacer aparecer la sociedad celeste de la estrella.
Lo que ejecuta el contenido del águila 4 es la estrella 3, es decir, el servicio enlazador.

En el tono 5 aparece el GUERRERO 5, superponiéndose sobre la estrella 10, que es uno de los portales que dan acceso a la experiencia del nuevo nacimiento.
La estrella 10 es la estrella resucitadora, ya que pertenece a la onda de la tormenta. La expansión de la conciencia expresada por el guerrero 5 aporta esos contenidos resucitadores.

La TIERRA 6 es el sexto tono de la onda del humano y evolutivamente uno de los portales de la columna de Hércules, ya que se superpone sobre la estrella en tono 4 de la onda de la serpiente, que está en la columna de los portales.
Evolutivamente, la actitud del voluntario presente en la tierra en tono 5 abre una puerta dimensional que activa su kundalini y su luz interior, favoreciendo el nuevo nacimiento.

El tono resonante del humano es justamente el ESPEJO 7, o sea la ley del amor y la vivencia del “tú eres otro yo”. El gozo que produce esa vivencia del amor está expresado como estrella 11.

El tono 8 del humano, que sería la TORMENTA 8, también se superpone sobre una de las columnas de hércules, exactamente sobre la estrella 5.
La integridad presente en la tormenta 8 forma parte del programa expresado por la semilla, siendo un portal de acceso al nuevo nacimiento.

En el noveno lugar estaría el SOL 9, que en el Tzolkin tipo también es un portal y está expresado por la estrella 12.
Las ondas 8, 9, 10, 11, 12 y 13 forman la doble columna de portales, que en sí expresan el rombo que hace referencia a la estrella, presente en el centro del Tzolkin, como lugar de conexión ascendente y espejo donde se encuentra a Dios.

En la onda encantada es lo que sucede después de haber entrado en la resonancia expresada por el tono 7 resonante, que da lugar al territorio de la ascensión que te lleva a la transcendencia. Eso es en la consideración de los 13 o agrupación de los sellos de trece en trece.
En la consideración de los sellos de veinte en veinte, expresa el lugar donde se encuentra el espejo, que te va a permitir acceder a lo expresado como castillo verde, que en este caso es solamente la puerta que favorece el nuevo nacimiento y te lleva hacia la segunda resonancia, que es la plenitud en lo verde. Es otro ritmo.

El ritmo del 13 te lleva a la transcendencia, pero en el ritmo de los 20 como agrupación de las 20 ondas se encuentra el territorio del castillo verde.
La transcendencia es una experiencia personal, pero el castillo verde ya es una experiencia grupal, donde en su momento de máxima iluminación los cuerpos son de luz.
El despertar del humano, como onda 8, se sitúa en el inicio.

COLUMNA 5
La otra presencia evolutiva de la onda del humano es la que se sitúa como una expresión del tono 5 a través de su presencia en la columna 5, para los 9 primeros tonos de la onda.
La onda del humano, desde su propósito como humano 1 hasta su aparición como sol 9, transcurre en la quinta columna, encontrando también evolutivamente los contenidos expresados por el tono 5 en todas estas ondas.

Desde la onda 12 hasta la onda 20 (filas del Tzolkin evolutivo) el tono 5 se va a superponer con la presencia del humano en el Tzolkin tipo, expresando que hay una ayuda desde la columna 5 cuando el ser humano iluminativamente permite que florezca su programa como SEMILLA; cuando es voluntario como el propósito de la onda de la TIERRA; cuando actúa desde el amor incondicional expresado por la onda del PERRO; cuando ensueña desde la NOCHE; cuando expande su conciencia de GUERRERO; cuando actúa desde la emoción expresada por la LUNA que da sentido y origen a la realidad del castillo verde; cuando se relaciona amorosamente desde el VIENTO-corazón del cielo; cuando su visión es la del ÁGUILA que ve la estrella; y cuando se adentra en la ESTRELLA y reconoce a sus pares.

COLUMNA 6 Y DÍAS EPAGÓMENOS:
Desde el dragón 10 hasta la semilla 13 la onda del humano se encuentra en la columna 6, correspondiéndose con tonos 6.

La onda del humano contiene también una expresión de la entrada en lo verde, justamente después de la vivencia expresada por la onda de la estrella, y es que da soporte como expresión tipo a los días epagómenos, cuando en el número 10 de la onda lo expresado por la perfección y el amor incondicional se sitúa ya no en la columna 5 sino en la 6, en el dragón 10.
Cuando el humano encuentra vivencialmente los contenidos de lo expresado por el tono 10 como amor incondicional y perfección, es cuando evolutivamente está dando sentido y presencia a la luz cumpliendo una misión del dragón, justamente en la sexta columna, donde se encuentra la columna de hércules.

Esta posición está expresando un salto evolutivo desde los contenidos del tono 5 presentes en toda la secuencia de ondas que se superponen en la quinta columna con la onda del humano, a este lugar donde el humano aparece como dragón, uniendo la perfección del dragón con la perfección del humano.
Pero la perfección del dragón es la de la luz cumpliendo una misión. El lugar donde la luz cumpliendo una misión es perfecta es en el ser humano, que evolutivamente ha llegado a esa vivencia.
Ese lugar es el kin 101, que en la numeración de los 365 días del año podemos expresarlo como 260, que es la duración del Tzolkin en el tiempo sagrado, más 101 días del segundo Tzolkin, donde quizá estás viviendo con el valor 2 de lo blanco, fusionando lo rojo y lo blanco.

Como simple suma 260 + 101 va a dar 361, que es donde comienza el tiempo en el que los dioses descienden a la tierra, expresado por los dioses epagómenos, y que correspondería a Osiris; la iluminación del tono 10 de la onda del humano, como Osiris

En el tono 11 encontramos al viento 11, kin 102 y el día 362 en el año, que corresponde al día epagómeno de Horus.
Horus expresa, por su asociación con la familia Central, al ser humano, que se encuentra en dicha familia.
De modo que asociado al tono 10 hay una iluminación donde el humano se encuentra con el amor incondicional como perfección, a través de la solidaridad y la energía femenina, y en el tono 11 hay una iluminación del humano a través del cumplimiento de su servicio como una decisión interior que le hace similar a Horus como hijo de Osiris.
El gozo de vivir el amor incondicional te produce un constante renacimiento presente en el tono 11 y en la expresión de Horus como eterno renacer de la luz. Esa es la iluminación de Horus.

En el tono 12, que expresa colaborar con todo lo existente, está la iluminación de Seth, que es pura fuerza. El ensueño de la noche es pura fuerza en favor de todo lo existente, con la que la realidad crea constantemente la realidad.

En el tono 13 transcendente está la iluminación de Isis. El humano encuentra como transcendente lo expresado por Isis.
El paso siguiente es el cuerpo de luz oculto detrás de la apariencia, en la invisibilidad de lo que es solo visible desde el cuerpo de luz.

El quinto día epagómeno ya no corresponde a la onda del humano sino a la siguiente onda. De la misma manera que hay un salto en la onda del humano entre lo que aparece en la quinta y la sexta columna como experiencias puerta, también hay un salto que está expresado porque esa experiencia iluminativa no termina en la onda del humano, sino que le lleva hasta la siguiente onda, donde le introduce en una situación diferente, es decir en una dimensión diferente.

Onda evolutiva de la tormenta

ONDA EVOLUTIVA DE LA TORMENTA:

La onda de la tormenta, al ser la séptima onda, evolutivamente se va a situar en la séptima fila, donde está la MANO.

Cuando comparamos el propósito de esta onda, tormenta 1, que está en la cuadrícula 79 en el Tzolkin tipo, con el kin que aparece en esa misma posición (cuadrícula 79) en el Tzolkin de las ondas, encontramos en ese lugar el ESPEJO 4 de la onda del águila.
Esto significa que la transformación es evolutiva cuando se hace desde la ley del amor o in lak’ech. Cuando miras la realidad, cualquier cosa que te suceda desde los ojos del amor, produce un momento evolutivo.
El propósito de la tormenta 1 es evolutivo asociado a la ley del amor del espejo actuando desde la visión del águila. Claro, la visión amorosa del águila es incompatible con una mirada desde el miedo, desde el juicio o desde el beneficio propio como forma de huir del miedo. De modo que hay una forma de mirar en el propósito de la tormenta que es evolutiva.

A su vez, el kin tormenta 1 se va a posicionar sobre el kin 7 para dar inicio en el Tzolkin de las ondas a la horizontal 7, que contiene a la tormenta como onda. Esto nos va a dar el otro valor evolutivo de las grandes transformaciones que expresa la tormenta, y es lo que representa la MANO 7, que es la forma en que es canalizado, tono 7, el propósito de la onda que es el dragón, o sea la solidaridad.
Lo que hace evolutiva la capacidad de producir grandes transformaciones es ser mirada con los ojos de la ley del amor, o sea del “tú eres otro yo”, y canalizar la solidaridad expresada por el dragón, que es ni más ni menos “luz cumpliendo una misión”.
Cuando actúas solidariamente para que la luz pueda cumplir su misión, produces instantáneamente transformaciones evolutivas, por lo que estás en la tormenta.

La mano 7 nos permite encontrar aún un acceso evolutivo. Sabemos que la mano es el venado azul, que también colabora activamente con la ley del amor a través del reconocimiento de las faltas contra el amor, ya que solo pueden caminar por la sierra madre –gracias caminantes de la sierra madre, gracias humildes maestros del venado azul, gracias, perdón y bendiciones- aquellos que han reconocido su abuso sobre el otro, o sea su falta de amor en hechos concretos y no como un bla bla bla más. Ese reconocimiento es iluminativo. Gracias pacíficos maestros de lo sagrado.
En la onda de la tormenta encontramos esas dos grandes ayudas para reconocer qué es evolutivo.

EVOLUTIVOS DEL MONO 13
En el nivel transcendente, la onda nos va a llevar hasta el mono, el nuevo nacimiento, ya que la tormenta termina en el mono 13, que es justo una de esas filas que hemos encontrado como resonantes, es decir, capaces de producir un nuevo nacimiento.
La resonancia es una repetición del sonido, que se hace como sinónimo de la vida; es una renovación de la vida y de eso es de lo que habla el nuevo nacimiento.

Los evolutivos del mono 13 son la MANO 13, donde vemos que la actitud presente en la mano y su traducción en los contenidos del venado azul van a ser transcendentes, y el ÁGUILA 5, justamente la visión que antes aparecía asociada al espejo.
El águila 5 da fuerza al mono 1 en la columna resonante.

De esta manera encontramos que tanto el propósito como la transcendencia de esta onda están asociadas al nuevo nacimiento, cuando se les deja participar a los contenidos del venado azul, o sea de la mano, y a la visión amorosa del águila y del espejo.

COLUMNAS 4 Y 5
La onda de la tormenta ocupa los dos últimos lugares de la columna 4 y los 11 primeros de la columna 5. De modo que parte de los contenidos evolutivos de esta onda están asociados al tono 5.
El tono 5, junto con el 1, 9 y 13, presenta la característica de ser del mismo color en todas las ondas que el propósito. En todas las ondas los colores van a aparecer 3 veces, excepto en los tonos 1, 5, 9 y 13, donde aparecen 4 veces. Las ondas de los guías van a ser también de ese mismo color.
Por eso, sabemos que el tono 5 está asociado a la acción de los guías, y eso le da fuerza al propósito, ya que el propósito y la consecución de ese propósito hasta llegar a su transcendencia es el trabajo de los guías. De alguna manera los guías son fuerzas que impulsan la evolución desde dimensiones superiores; son fuerzas angélicas. Desde el tono 5 y su tono oculto asociado, que es el 9, los guías actúan de forma más práctica para impulsar la evolución. El tono 1 contiene un propósito, pero los tonos 5 y 9 son fuerzas.
De esa manera vemos que la tormenta se asocia con una fuerza evolutiva, siendo fácil colaborar con ella. A veces, lo mejor es no hacer nada y decir “amen”, “soy voluntario”, “sí, quiero”.

La onda contiene dos sellos situados en la cuarta columna y los otros 11 en la quinta columna. Esto permite la repetición intencionada y por tanto comunicadora de los dos sellos evolutivos que aparecen en la cuarta columna, que son el espejo 4 y el mono 4.
Así como aparecen de forma evolutiva el espejo 4 y el mono 4, van a aparecer el espejo 5 de la onda del mago y el mono 5 de la onda de la mano, mientras que todos los demás sellos solo aparecen una vez.
Esto nos sitúa sobre la línea del nuevo nacimiento, dándole especial importancia de nuevo al espejo y al mono, que ya han aparecido asociados en los anteriores comentarios.

También permite encontrar el lugar donde se cruzan los dos componentes evolutivos de la onda de la tormenta, que son la fila 7 y la columna 5, dando un lugar de especial relevancia en esta onda al kin 87, representado por la mano 9, es decir la mano impulsando hacia la transcendencia.
Cuando colocamos la onda de la tormenta en el Tzolkin de las ondas, en la cuadrícula 87 encontramos a la NOCHE 5. De esta manera vemos que el ensueño, es decir el soñar la abundancia para todos también colabora en la fuerza evolutiva de la tormenta.
La mano 9 está situada en el Tzolkin de ondas en la posición 167, que en el Tzolkin tipo está ocupada por la mano 11 de la onda de la tierra.
Así, cuando ensueñas la abundancia como actividad evolutiva, de forma voluntaria e intencionada, y le dedicas un tiempo a esa actividad, estás actuando como el tono 11 de la onda de la tierra, que expresa liberación por haber cumplido tu misión.

Hay una misión evolutiva por ensoñar la abundancia, como hay una actitud evolutiva al mirar desde el espejo, desde la ley del amor y al reconocer tu desamor.