23 julio 2019: Es la hora. Es el momento

Es la hora. Es el momento. Ya no solo del despertar sino de estar plenamente despiertos y reconocer lo que ya es.

No se trata de un juego o de un intento. Ya es una realidad, y algunos de ustedes, mejor dicho muchos de ustedes, ya lo están experimentando, al menos de forma puntual.

No miren para otro lado. No desvíen la mirada. Aunque les deslumbre, atrévanse a mirar y a conectar con lo que ya es.

Estamos apoyándoles, pero respetando sus movimientos. Muy cerca, pero sin invadirles. El proceso es suyo y merecen honra y respeto.

Gracias.

El mundo de las hadas es compatible totalmente con el mundo del ser humano

El mundo de las hadas es compatible totalmente con el mundo del ser humano, porque es maestro. “Maestro” quiere decir que le va a enseñar algo que no conoce.

El mundo de las hadas es compatible con el mundo del ser humano, porque le va a enseñar algo que no contempla, que no considera.

El mundo del ser humano, la dimensión material, no contempla, no conoce, no reconoce, ignora manifestaciones de la maravilla, que sin embargo acompañan de forma permanente al ser humano. Cualquier persona puede, mirando su historia, reconocer momentos extraordinarios, maravillosos en su vida. Pero normalmente lo ignora, no lo reconoce.

El mundo de las hadas es totalmente compatible con el mundo de los seres humanos.

Sin embargo, el mundo de los seres humanos, que cree saber y conocer todos los resortes que soportan la realidad, que crean la realidad, no es compatible con el mundo de las hadas.

De esta manera es necesario que se produzca algún nivel de ruptura entre ambos. Es necesario que la persona que está siendo iniciada a las fuerzas maravillosas encuentre una ruptura, un descolocamiento en su mundo. Esa ruptura, ese descolocamiento, esa desconformación de la realidad, activa la conciencia y libera al águila, que ve la maravilla.

Eso es a lo que nos estamos introduciendo en este momento. El eclipse de luna, la cerración, la no visión de la luz en la noche, preludia la activación de la luz en el corazón, en el interior, en la verdad profunda del ser humano, a donde te lleva la angustia.

La angustia te lleva a la verdad profunda. La oscuridad profunda te lleva a estar despierto en la oscuridad profunda para ver la luz.

Eso es parte de este momento puntual, en el quantum del instante, en el quantum del día, pero también en el quantum expandido del tiempo.

El ser humano necesita la ley para sentirse seguro

Todas las cosas cumplen todas las leyes. Todo lo que pertenece a la realidad cosa, que es como la tramoya, los decorados y el escenario donde te mueves, siempre cumple la ley. Siempre es previsible. La materia siempre es previsible, siempre cumple la ley.

Pero el ser humano no viene a eso. El ser humano no viene a ser materia. Si el ser humano fuese solamente materia no existiría la materia y entonces no existirían las cosas. No habría tramoya, no harían falta decorados diversos, no aparecerían escenarios, porque todo eso existe para que exista el ser humano.

La materia y las cosas no necesitan al ser humano para ser. Las rocas, las nubes, los planetas no necesitan al ser humano para ser roca, nube o planeta, pero el ser humano sí necesita que haya cosas, al menos en “está dimensión de la conciencia”, para ser, para existir.

El hombre necesita del oxígeno, pero el oxígeno no necesita del ser humano. El ser humano necesita agua, pero el agua no necesita al ser humano. El ser humano necesita un suelo. El ser humano no sabe, al menos en “esta dimensión de la conciencia”, vivir sin un suelo para andar, para vivir, para dormir, para todo.

La madre tierra enciende la luz. Inicia el tiempo. Aporta el escenario.

El ser humano, que es cosa, no viene a ser cosa. No viene a cumplir la ley de la cosa. El ser humano crea leyes para incumplir las leyes.

Crea la ropa para incumplir la ley del frío, crea casas para incumplir las leyes de la intemperie, crea agricultura para incumplir la ley del hambre. Crea dinero, acuerdos, aviones, internet, teléfonos, vídeos, marketing, ventas a plazos, etc.

El ser humano crea constantemente nuevas leyes para saltarse la ley.

El ser humano necesita la ley para sentirse seguro. Es decir, el ser humano necesita ser cosa (cumplir la ley como hacen las cosas) para sentirse seguro. Necesita ser parte del decorado para sentirse seguro.

Pero no viene a eso; viene a saltarse la ley del escenario. Viene a ampliar la realidad. Viene a volar sin aviones, a comunicarse sin dispositivos, a vivir sin dinero, a ser siendo.

La realidad parece inerte. Las cosas parecen inertes. Las montañas, las estrellas, los árboles todo parece inerte, sin voluntad

5.
La realidad parece inerte. Las cosas parecen inertes. Las montañas, las estrellas, los árboles todo parece inerte, sin voluntad, pero Viracocha y Shu y su hipóstasis Heh muestran cómo las cosas son también la realidad creadora, que ofrece voluntaria y amorosamente el espacio y el tiempo para que tú existas, para que tú goces, para que tú ames, para que tú reconectes con tu realidad mágica, con tu linaje mágico.
La realidad se vuelve maravillosa cuando tú descubres esa realidad mágica y amorosa, y encuentras el Espejo donde todo eso ES.

Vemos esa realidad plegada, arrodillada, pero que se puede desplegar justamente cuando tú despliegas tu propia realidad plegada, tu ser espiritual, tu ser Hijo de Dios.
Sí, cierto, también la ciencia absoluta, que no necesita ser deísta, habla de “realidad plegada”, como Viracocha.

Gracias abuelos Andinos, gracias abuelos Mayas por vuestra paciencia.
Gracias y perdón.

El Tzolkin presenta cómo es en el presente donde la realidad puede ser desplegada

El Tzolkin tiene muchos contenidos, que a veces pasan desapercibidos. El Tzolkin, como expresión de una sabiduría atemporal y no de una sabiduría tecnológica, tiene muchos contenidos que permiten desplegar la realidad.
La ciencia del siglo XXI dice por boca de los físicos que la realidad está compuesta por muchas dimensiones posibles. La ciencia por boca de los físicos habla de que la realidad es despegable, y ese es precisamente uno de los contenidos que pertenecen a esa sabiduría no tecnológica sino atemporal que se expresa a través del Tzolkin.

El Tzolkin presenta cómo es en el presente donde la realidad puede ser desplegada. El Tzolkin presenta un juego de colores, que son cuatro posibilidades o cuatro expresiones, donde algo es rojo, expresando un nivel dimensional, es decir, un tipo de realidad, el cual siempre viene unido con un color blanco, que expresa un valor emocional, que de alguna manera se trata de la actitud con la que te sitúas en esa dimensión expresada por lo rojo.
Siempre hay una realidad, rojo, y siempre hay una actitud con la que tú lo vives, blanco.

Luego presenta el color azul, que es el aquí y ahora, lo que sucede. Tú puedes tener una actitud ante la vida depresiva, alegre, bipolar, supermental, de altas capacidades o intuitiva, pero todas esas características no expresan el aquí y el ahora, no expresan el presente.
El presente es lo que sucede. El aquí y el ahora es lo que estás viviendo en un momento determinado: te has dado un golpe, has perdido las llaves, has encontrado un billete de 10 dólares… Todo eso sucede en el presente. Da igual que seas una persona bipolar, supermental, de altas capacidades, depresiva o entusiasta. El aquí y ahora es lo que tú vives.

Entonces, el Tzolkin describe el azul como el presente. El amarillo es lo siguiente al azul, que es donde la realidad se expande. Entonces vemos que toda la realidad está destinada a expandirse porque eso es su programa, pasar del rojo al amorillo.
El presente es el lugar donde la realidad puede expandirse, es el lugar donde puede aparecer una madurez, pero puede que no aparezca; es una posibilidad que se abre.
Esta sabiduría está expresando cómo la realidad está hecha en su esencia para madurar, es decir para ser desplegada. Y eso también es afirmado por la ciencia actual, donde dice que la materia se está expandiendo. La luna se separa de la tierra y todo está en expansión, que es un poco la idea que expresaba la explosión del Big bang.
Encontramos que son lenguajes que dicen lo mismo con palabras diferentes.

También la realidad puede ser desplegada. También el presente puede ser vivido en el encogimiento o en la plenitud. Eso es lo que expresa el color azul. Podemos preguntarnos cómo se despliega la realidad.
El color azul significa el aquí y ahora, la transformación y también la conciencia. El desplegamiento de la realidad, que es la transformación, sucede a través de la conciencia.
Cada vez que tu conciencia se expande, esa expansión de la conciencia es un desplegamiento de la realidad.

De tal manera que vemos el azul, que es el aquí y ahora, la conciencia, y luego vemos el amarillo, la madurez. Podemos preguntarnos si el desplegamiento sucede en el azul o en el amarillo. El amarillo acontece como día que transcurre detrás de otro, pero eso no quiere decir que despliegue la realidad. Esa es la secuencia. Pero el concepto de expansión o desplegamiento de la realidad sucede cuando se ha saturado el azul, se han saturado las posibilidades de la conciencia, se han completado todas las posibilidades que da de transformación el azul, y entonces la consecuencia es el amarillo.

No estamos en un sistema estático sino dinámico. La consecuencia de expandir la conciencia es que la realidad está desplegada.

Hay una lógica, que es la que construye ese terreno de lo correcto, lo adecuado, lo sabido

Sí, hay una lógica, que es la que construye ese terreno de lo correcto, lo adecuado, lo sabido. Lo sabido también pertenece al mundo de lo lógico.
Pero también hay otra lógica que se mueve en el mundo de las sincronías. Nadie puede inventar las sincronías, pero lo que sí se puede es intentar forzarlas.
Eso puede hacerse o intentar hacerse. Aun ahí, en ese caso, habría que ver qué es lo que hay más allá de ese intento que parece lógico, qué hay más allá de esa lógica, porque cuando te preguntas qué hay más allá, significa que intentas mirarlo de otra forma y entonces ya estás en aquello que rompe las paredes. Todo tiene sentido.

Todo lo que entra en el rango de lo real está conectado con otra dimensión y esa dimensión no necesita ser lógica, porque la lógica no pertenece a la maravilla; la lógica solamente pertenece a la precariedad. En la maravilla todo es posible.
En la precariedad, que es el mundo de la enfermedad, de la muerte y de la frustración, el intento de la lógica es sacarte de todo eso. Pero al mismo tiempo mantiene esa dimensión de la realidad. No quiere que la realidad se expanda, porque cuando la realidad se expande su lógica ya no le sirve, porque no conoce qué hay más allá de aquello que le parecía lógico.

Hay personas que rompen la lógica y abren el acceso a otras realidades que parecen ilógicas. Hay algunas personas que son llevadas a transitar esos caminos a través de situaciones extremas. Y hay otras personas que son llamadas a transitar esos caminos más allá de la lógica, desde su vocación interior, desde su conciencia.

Hoy invitamos a escuchar tu interior, a conectar con tu conciencia.

Hay personas encargadas de romper las paredes

Hay personas encargadas de romper las paredes. Hay personas encargadas de hacer agujeros en las paredes, para que todos puedan en algún momento de su vida ver qué hay más allá de la pared, ver que hay otra realidad.

Normalmente el mundo de lo conocido está como encapsulado, como rodeado de paredes, que determinan lo correcto, lo adecuado, lo lógico y lo seguro, que muchas veces es aquello que sabes hacer. Y lo que sabes hacer te da tranquilidad y fuerza, y no quieres salir de ahí; no quieres situarte en un territorio donde no puedes predecir y donde no sabes hacer. Son otras leyes, otras reglas, otras circunstancias.

Hay personas encargadas de abrir agujeros en la lógica, que muchas veces son agujeros de gusano, es decir, caminos que conectan con otras dimensiones, rompiendo las paredes de lo conocido y ampliando la realidad
Esa ampliación de la realidad es una ampliación de la realidad para todas las personas y también es una ampliación de la libertad, un salir del averno que te limita, como realidad limitante. Y siempre se trata de leyes, es decir de decretos, de frases que decretan cómo es la realidad. Romper esos decretos es explorar la realidad más allá, y entonces es libertad.

Una de estas personas encargadas de ampliar la realidad no sabemos cómo se llamaba, pero decía llamarse Cristóbal, cuya traducción es “portador de lo divino”, y con esto se mostraba como alguien que está cumpliendo una misión. También decía llamarse “uno más”, es decir, uno más de un grupo.

Todas las personas podemos despertar a la conciencia de vehiculizar lo divino, cuando despierta tu conciencia y te conectas con tu misión. De esta manera es un nombre genérico.
También cuando despiertas a tu misión, te encuentras que eres uno más del todo, estás unido a todas las demás personas. Entonces, encuentras que lo que es bueno para ti es lo que es bueno para todos, y que lo que es bueno para todos también es bueno para ti.

De esta manera, sales de una realidad hostil, propia del cerebro reptil, que busca siempre el poder para ponerse a salvo, y encuentras tu conexión con la luz que crea la materia y con el agua cósmica.

Si la realidad que te rodea es un espejo

Si la realidad que te rodea, es decir lo que ves, es un espejo, y lo que ves es enfermedad, comportamientos extraños de violencia, de corrupción, de falta de amor, incluso de ego, entonces quizás hayas encontrado el escenario, el escenario maravilloso, que te estaba esperando.
Si la realidad es un espejo y lo que ves en el espejo, te alarma y no te gusta, estás viviendo la experiencia de Quetzalcóatl. Estás viviendo una experiencia mágica de nuevo nacimiento.

Puedes ser científic@, es decir, experimentar, o sea ser Quetzalcóatl.
Eso es hacer cambios en tu interior y ver cómo la realidad cambia. No se trata de forzar la realidad a cambiar. Ni se trata de obligar a las personas a ser buenas. Eso es integrismo, y te obliga a MATAR a los malos, o a sufrir como una “víctima”, dónde tú eres buen@ y los demás no.
Se trata de ser tú. Se trata de encontrar lo óptimo en ti, en tu interior. Se trata de encontrar que todo está bien. Todo está bien cuando ganas y todo está bien cuando pierdes, porque todo tiene sentido.

Cambios en el interior producen cambios en la realidad exterior. Si cambias algo en tu interior, en tu valoración de la realidad y en tu actitud, se producen cambios en la realidad que te rodea. Los cambios son del tipo “los ciegos ven, los cojos andan”.
Entonces reencuentras tu poder, el poder de colaborar con la maravilla.

Para eso has nacido y es importante que lo encuentres. Si para eso te has encarnado, es importante que lo encuentres.

La forma en que traduces las vivencias

La forma en que traduces las vivencias en una realidad material no es la misma en que traduces esas mismas vivencias en una realidad espiritual.
Las vivencias son las mismas, en el sentido de que las energías que mueven, que provocan y dan soporte a esas vivencias son los mismas, pero lo que es diferente es la traducción.
Cuando estás en una dimensión material, la forma en que traduces lo que sucede es totalmente diferente de cómo traduces lo que sucede cuando tu conciencia se ha expandido y está en una dimensión espiritual.

Cuando estás viviendo en una dimensión material todo lo que sucede es causado por fuerzas enemigas, mala suerte y buena suerte, o poder personal, mientras que cuando te sitúas a través de la expansión de tu conciencia, entonces aquello que decías que eran acciones enemigas, la acción de la gente que te envidia, te odia o que simplemente te ignora, o sea no te reconoce y quiere lo tuyo, esa energía no la atribuyes a fuerzas enemigas, sino a fuerzas extremadamente maravillosas, que te mueven y te empujan de tu sitio porque quieren que te despiertes.

Aquello que en una dimensión parecen fuerzas enemigas se transforman en fuerzas maravillosas, precisamente para que accedas a la maravilla. Por eso, alguna tradición maravillosa dice “ama a tu enemigo”.

¿La realidad es temporal o atemporal?

¿La realidad es temporal o atemporal?
Esta pregunta podríamos transformarla en otra, cuando estamos vivos, ¿estamos muriendo o estamos viviendo?
Si la realidad fuera temporal, un instante, en el momento en que el ser humano hubiera adquirido algún nivel de conciencia ya habría transcurrido una parte de su vida y se estaría encaminando hacia su final.

¿La realidad es temporal, es una serie de instantes, o es atemporal y entonces estamos despertando a lo atemporal, saliendo de lo temporal a lo atemporal?
Podemos preguntarnos ¿morimos o vivimos?, ¿cada vez hay más o cada vez hay menos?, ¿la vida es como un bostezo?
Hablamos de un bostezo porque Caos en la terminología griega era algo parecido a un bostezo. Era como un vacío, como abrir la boca, como un vacío sonoro, y cuando decimos sonoro también podríamos asociarlo con otras sonoridades flatulentas.

El significado de Caos era ese vacío parecido a un bostezo. Y junto a Caos, que era uno de los hijos de Dios, aparecía otro hijo, que era Eros. Ese vacío sonoro se contraponía con el amor, la plenitud.
Entonces, podemos preguntarnos acerca de qué querían decir estas personas cuando en su tradición de conocimiento hablaban de Caos y Eros.