LOS SELLOS Y EL TAROT

LOS SELLOS Y EL TAROT
Por si es de interés, compartimos la respuesta a una pregunta sobre si existe relación entre los sellos y el tarot.

Gracias por el interés y por el comentario.
Sí, efectivamente, hay una relación entre los 22 arcanos del tarot, que también son las letras hebreas y los cromosomas, y los 20 sellos del Tzolkin, que también pueden aparecer como 22, ya que el primer sello, que es el dragón, es el oculto del sol, lo cual hace aparecer una identidad. De la misma manera, el último de los sellos, que es el sol, está unido a otro sello que es el dragón.
Si estamos en el nivel en que solo manejamos las 20 energías no vemos que en el Tzolkin, donde ya aparecen los sellos con su tono, el dragón 1 está unido al sol 13, pero no es el sol 13 de su mismo Tzolkin, sino del anterior.
De esta manera, los 20 sellos, que serían similares a los arcanos numerados del 1 al 20, tienen un sello anterior que es el sol 13, que está en otro Tzolkin, siendo similar al loco del tarot, arcano sin número, que también puede aparecer como arcano 22. Y el último sello del Tzolkin, que ya no sería el sol sin tono sino el sol 13, está unido y es el mismo que otro sello que aparece en otro Tzolkin, que es el dragón 1, que no es el dragón 1 del que hemos hablado antes, sino que está en otro Tzolkin, siendo entonces similar al arcano 21.
Entonces, los arcanos del 1 al 20 son los 20 sellos; el arcano sin número, cero o 22, que ya está en otro lugar, sería un sol anterior; y el arcano 21, que ha superado el espacio que delimitan los sellos del 1 al 20, estaría en otra fila, es decir en otro lugar y sería el dragón, pero otro dragón.
Con los arcanos del 1 al 10 usted puede hacer una fila de 10, y también con los arcanos del 11 al 20, pero no puede hacer eso con el arcano 21 ni con el arcano sin número, ni aunque lo coloque como 22.
Lo que va del mago a la resurrección es similar a lo que va del dragón al sol. Los otros dos sellos, uno muestra al loco entrando en algo, que es la experiencia numerada del 1 al 20, y el otro está mostrando lo que sucede al salir de esa experiencia, como 21, que es lo mismo que sucede después de la iluminación que expresa el último sello del Tzolkin.

El Tarot y el Tzolkin (vídeo de 20 minutos)

El Tarot y el Tzolkin (vídeo de 20 minutos)

Los arcanos del Tarot reproducen el alfabeto hebreo, el cual a su vez reproduce la resonancia de los cromosomas.
Estamos de esta forma resonando con los cromosomas, que tienen una vida más larga que la vida personal, ya que vienen de antes y siguen después, de forma similar al Tzolkin.

Cualquier sincronía, repetición o discordancia con contenidos de otras culturas resulta especialmente significativo y portador de información que debe ser recuperada

(Extracto del LIbro de las Sincronías)
El Tzolkin, surgido en el contexto cultural de Centroamérica, contiene conocimientos que precisan recurrir a claves de otras culturas para ser descifrados, porque todas las culturas son caminos válidos al ser humano.
Así, el Tzolkin actúa en todas las culturas, y además las mezcla para producir efectos adecuados al hombre actual.
De modo que cualquier sincronía, repetición o discordancia con contenidos de otras culturas resulta especialmente significativo y portador de información que debe ser recuperada.

El tarot, como el Tzolkin, es un libro hecho con imágenes, con símbolos en lugar de con frases y palabras, pero traducible a palabras.
El símbolo, por carecer de idioma, habla todos los idiomas, y sin embargo, es poco útil para expresar sentimientos o emociones. Para la poesía y el corazón es más adecuada la palabra hablada o escrita, pero el símbolo no tiene barreras lingüísticas, porque su significado es el mismo en todos los idiomas.
El símbolo une y libera más allá del idioma, que separa y encierra. Por eso se lleva bien con todo lo que une y libera como es Internet, sus redes sociales y la telefonía móvil. Estos sistemas utilizan iconos y símbolos internacionales como base de su operatividad.

Tanto el Tarot como el Tzolkin, el I Ching, la Cábala, los Mandalas, los Yantras, las Runas y tantos otros códigos sapienciales menos conocidos, conectan al ser humano con lo que está por debajo de su conciencia, la sub-conciencia.
Pero SUB aquí no significa “inferior”, como si hablásemos de razas superiores e inferiores, sino “anterior”. Sub-conciencia es lo que está antes de la conciencia.
Si una persona tiene 40 años, su conciencia tendrá unos treinta-y-pocos, muy pocos en relación con sus propios genes. Es decir su conciencia es muy pequeña, no sólo en relación con la vida sino también y sobre todo en relación consigo mismo.

El ensueño es la puerta al espejo, que es la realidad.
La Tierra y la Luna están unidas, pero en nuestra mente están separadas, simplemente porque decimos que están separadas.
Pero es un espejo; muestra algo separado en ti, que en realidad está unido, y te priva de la plenitud, porque te mantiene en la amputación y la negación de ti y en la fragmentación del otro.
De tal manera que estos códigos sapienciales simbólicos y sin palabras rompen barreras, fronteras, y tienden puentes entre ti y el otro, al mismo tiempo que entre ti y tú mismo, entre tu presente y tu atemporalidad manifestada por los genes.

Tus genes te acompañan en el intento, amorosamente, y también forman parte de tus guías desde lo atemporal presente.
Estos códigos sapienciales crean la Tierra sin fronteras como lo hace internet y las redes sociales, porque las fronteras ofenden a la Tierra al ser excluyentes.

La Tierra es acogedora, incluyente, porque no le sobra nadie, ni vivo ni muerto.

Los valores que dan sentido a tu realidad deben ser comprobados, porque si no, son suposiciones y no te llevan al 5

NEFTIS simboliza la oscuridad, la parte invisible y la muerte, pero todo esto está significado utilizando una imagen de mujer, o sea una imagen femenina.
Resaltamos que se trata de una imagen femenina solamente para significa oposición, lo opuesto a lo masculino, y no oposición como término que quiera decir lucha.
En un universo dual algo sería femenino y algo masculino, y Neftis estaría en lo femenino.

Contiene un significado de oscuridad, parte invisible, noche y muerte, y a esto se le da un valor de Dios/Diosa. Sin embargo, quizá se le de este nombre pero su significado no sería el mismo si contemplamos la posibilidad de un Dios tal y como está constituido como concepto en religiones monoteístas.
Esto explicaría fuerzas quizá transcendentes de dimensiones superiores, lo cual puede significar la divinidad pero en un sentido diferente.

ISIS también es una forma femenina de estas fuerzas de dimensiones superiores y se la considera como Diosa de la maternidad y del nacimiento. Es como una fuerza fecundadora de la naturaleza. Se la denominaba gran maga o gran diosa madre.

Las dos son mujeres y estarían, en esa división de la realidad del mundo entre lo masculino y lo femenino, en la parte de lo femenino, solamente que una sería la parte oscura y en la muerte, y otra sería de alguna forma lo contrario, ya que la fuerza fecundadora de la naturaleza solo puede significar fuerza vital y la fuerza de la maternidad solo puede significar la vida que se reproduce permanentemente.
Entonces, una es en femenino la imagen de la oscuridad y la muerte, y otra es desde lo femenino la representación de la vida y la reproducción, que también podemos considerar como la luz, y entonces sería como la luz en la oscuridad.

Por otro lado, representando la parte masculina también hay dos elementos, dos dioses. Uno sería SETH, a quien se considera dios del desierto y es como una fuerza, y el otro sería OSIRIS, dios de la agricultura.
No hay que entender masculino y femenino como hombre y mujer, sino como la parte A y la parte B o como la parte azul y la parte roja, ya que es una explicación dual de la realidad.

Seth es la deidad de la fuerza bruta, lo incontenible y lo tumultuoso, y Osiris sería lo contrario, puesto que la agricultura es fuerza domesticada, vitalidad domesticada y dirigida.
De alguna forma en Osiris es como que la naturaleza se relaciona contigo porque te ve, y en Seth la naturaleza no te ve. Un volcán explota, un rayo cae, cualquier cosa sucede, pero si estás, estás, y si no estás, no estás, mientras que la forma en que se comportan los contenidos que expresa Osiris son en favor del ser humano, porque la agricultura solo existe en unión con seres humanos.
Podemos hablar de una fuerza que se manifiesta en la expulsión de lava y fuego en un volcán, pero también podemos ver una fuerza en expansión en un campo de cereales o en un bosque. Una es una fuerza sin control y otra es una fuerza ordenada.
Quizá el terremoto o el volcán siguen un orden, pero no es un orden humano. Por eso podríamos hablar de fuerza oscura o de la oscuridad en la luz y en la fuerza luminosa.

Hay 4 elementos -en realidad hay un quinto elemento pero está situado en otro nivel-,Osiris, Seth, Neftis e Isis, que son hermanos, lo que significa que son distintas manifestaciones de un mismo origen. Son hijos de padre y madre, porque la mitología nos dice que son de un mismo padre y madre; son distintas expresiones de un mismo origen, y eso significa hermanos.

Es lo que sucede cuando estamos viendo el símbolo de yin y yang del Tao, donde esa imagen está divida en dos partes, lo que llamamos yin y lo que llamamos yang. Pero en realidad en ese caso solo estaríamos haciendo referencia a una de las divisiones, porque dentro de cada uno hay una representación del otro: hay algo en la parte yin que pertenece al yang y algo en la parte yang que pertenece al yin.

Si encontramos que masculino y femenino podría corresponder a yin y a yang, veríamos que por un lado está la muerte (Neftis) y esa fuerza bruta o ciega (Seth), con cosas en común. Desde el punto de vista del ser humano eso es lo no deseable; ni es deseable la muerte ni estar en medio de una fuerza descontrolada, que precisamente lo más fácil es que te lleve a la muerte.
Por otro lado están Osiris e Isis como algo favorable para el ser humano: esa agricultura y esa diosa de la maternidad, de la vida que se reproduce, contienen elementos favorables al ser humano, y se pueden unir en un sentido.

Entonces resulta que algo que está en la parte de lo masculino tiene una conexión con algo que está en lo femenino, y viceversa, volviéndose a formar dos parejas que están en oposición, en cuanto a favorable y no favorable.
En este caso también le quitamos el valor absoluto a favorable y desfavorable, para significar solo dos cosas diferentes. Igual que masculino y femenino podríamos denominarlo rojo y azul, esta forma en contra o a favor de la vida podríamos denominarla manera A y manera B.

Entonces sucede que se forman 4 elementos: masculino y favorable, masculino y desfavorable, femenino y favorable, femenino y desfavorable.
Esos 4 elementos podríamos atribuirlos a estas representaciones de las fuerzas de la mitología egipcia o a la descripción de las fuerzas de la naturaleza que expresa el taoísmo (yin, yang, yin dentro del yang, y yang dentro del yin).
Es como un patrón, que tiene múltiples adaptaciones, igual que femenino y masculino podemos estar hablando de frío y calor, luz y oscuridad, material e inmaterial, etc.
Pero de esta manera, yin, yang, yin dentro del yang y yang dentro del yin se pueden considerar hermanos porque tienen un mismo origen. Son tan hermanos de padre y madre como estas cuatro representaciones de la divinidad Isis, Osiris, Seth y Neftis. Y además forman dos parejas, de la misma manera que Isis y Osiris forman una pareja, donde encontramos eso favorable a la vida, y Seth y Neftis forman otra pareja, que expresa lo desfavorable.

Este aspecto de favorable y desfavorable puede parecer muy agrandado y conectar con nuestros miedos, pero en realidad todos estos dioses han sido considerados como favorables en algún momento. A Seth, dios del desierto, las caravanas se encomendaban para no tener percances, es decir que también era favorable.
Son solamente conceptos que están expresando lo mismo pero con idiomas diferentes.

Es importante ver que hay algo que se expresa con 4 y algo que se expresa con 5, y el 5 siempre expresa una realidad dimensional diferente.
En la tradicional occidental o europea normalmente lo que se utilizan son 4 vectores. Si miramos la astrología – que actualmente es mundial pero ha tomado especial fuerza en este ámbito cultural que podemos relacionar con la cultura europea, aunque su origen se sitúe más bien posiblemente en Asia-, vemos que solamente utiliza 4 fuerzas: fuego, aire, agua y tierra.
Sin embargo podemos encontrar que esas 4 fuerzas están en relación contigo, explicando en tu carta astral fuerzas externas, pero tú eres la conciencia que las unifica en ti, y entonces tú eres el quinto elemento.
Por otro lado también hay un sistema de 4, que es el que se utiliza en las cartas o barajas: oros, copas, espadas y bastos, o trébol, picas, diamantes y corazón, que sobre todo van a adquirir más transcendencia si consideramos su utilización en el tarot.
El tarot tiene arcanos mayores pero además arcanos menores, que son las cartas de la baraja, normalmente la baraja española, que tienen un significado de fuerzas: el fuego o bastos, el agua o copas, la tierra u oros y el aire o espadas.
También serían una expresión de las fuerzas que rodean a tu conciencia. Estos 4 elementos son fuerzas, las fuerzas que dialogan, pero el centro es la persona.

De modo que si estamos en una dimensión puramente material, donde queremos éxitos y logros, podemos a través del tarot o de la astrología ver qué fuerzas o qué circunstancias nos rodean. Pero lo importante evolutivamente es descubrir lo que sería la quinta fuerza, el quinto elemento, aquello que está representado como el 5.
Primero hay que poner orden, porque la división entre luz y oscuridad señala a la luz como el lugar del ser humano y la no luz, o sea la oscuridad, no es que sea ni buena ni mala, solamente que no estarías por ahí merodeando o acechando el descuido si supieras que todo es tuyo.
Horus es el hijo y expresa un nivel donde tú como conciencia tienes un control o un poder sobre la fuerza ciega o la fuerza bruta, porque Horus “vence” a Seth. En ese nivel ya no hay oscuridad, porque el “vencimiento” de Horus-tu es lo mismo que entrar en la sociedad celeste de la estrella.

No hacer suposiciones no significa que a partir de ahora vayas a comprobar cada cosa. Comprobar qué cosas son las que crees, es decir los valores que dan sentido a tu realidad, también y sobre todo deben ser comprobados, porque si no, son suposiciones y no te llevan al 5.

El agua es lo sagrado, más allá de la luz; el lugar de procedencia del humano (Libro de las Sincronías)

El agua es lo sagrado. Sí, lo sagrado más allá de la luz; el lugar de procedencia del humano.

El Tzolkin habla de 52 tipos de años que se vuelven a repetirse incesantemente, casualmente expresados por la familia portal, que es la familia del agua, formada por luna, mago, tormenta y semilla. Son 52 tipos de experiencias para toda la humanidad (4 sellos X 13 tonos), pero también cada persona vive 52 experiencias expresadas por los 52 sellos de su familia. Y también cada castillo está compuesto por 52 sellos.
El 52 es un número que expresa lo que tienes que aprender; algo que tienes que experimentar.
Pero 52 también habla de agua, hablando de lo sagrado. Habla de agua hablando de lo sagrado, del humano, de la Tierra, del espíritu, de la luz, de canalizar. Es el camino a lo sagrado, olvidado, del human@; el camino de reencontrar al humano sagrado.

En el Tarot, el 2 es lo sagrado femenino, la sacerdotisa, y el 5 es lo sagrado masculino, el sumo sacerdote. Quizás se trata de integrar lo sagrado escindido, separado, enajenado, donde si eres hombre no tienes nada que ver con lo femenino o si eres mujer no tienes nada que ver con lo masculino; solo que en el espejo, que va más allá de lo aparente. Y es el camino de ascenso en las dimensiones.

A nivel personal, es la fusión interior masculino-femenino, pero a nivel exterior, es el reconocimiento de la energía femenina y escucha de la mujer, porque hay algo de voluntario en la experiencia de la mujer, y no se puede ser cómplice de la brutalidad, de la esclavitud, del silencio forzado.
Hoy es importante un trabajo en la conciencia personal reconociendo la energía femenina, la energía de la entrega, de la solidaridad, pero devolviendo a su sitio real a todas las mujeres y colaborando activamente en ello, como construcción y reconstrucción de lo sagrado.

Juan, el águila, representa a Escorpio, y Escorpio es el agua en astrología.
Todo esto son idiomas, formas de hablar: la astrología, el Tarot, los sólidos platónicos…; es como una escuela de idiomas.
Hablar los lenguajes de las tradiciones es como la traducción que realiza un intérprete en los congresos.

En astrología hay 4 elementos, conteniendo cada uno 3 signos, y nos interesa saber qué dice este idioma sobre cada uno de los tres signos del elemento agua.
Cada uno de los tres signos que componen el agua es agua, pero además es otro elemento.
Así, CÁNCER es AGUA-TIERRA. El cangrejo camina por la Tierra en el borde del agua, es decir en ese lugar donde la Tierra y el agua se encuentran.
PISCIS es AGUA-AIRE, porque los peces en el agua se mueven como los pájaros en el aire. Y además Piscis está al lado de Acuario, siendo acuario el “aguador celeste”, alguien que está vertiendo agua desde el cielo, y corresponde al tiempo de hoy.
ESCORPIO es AGUA-FUEGO, porque es el agua que asciende, manifestado por el escorpión, cuya cola quemante se levanta hacia el cielo.

En Piscis el agua desciende buscando al ser humano, y en Escorpio el agua asciende y habla del nuevo nacimiento, de la necesidad de volver a nacer; es esa agua ascendente, por eso está hablando de la vida.

No con mi dinero ni con mi silencio. Sí con mi amor, con mi reconocimiento. Perdón, gracias, te amo. Aquí estoy.