Amar la dualidad

Amar la dualidad. Si, está claro que ese es el camino del guerrero, es decir, de aquel que se adentra en la plenitud y en la felicidad sin esfuerzo.
Amar la dualidad, amar lo que te afirma, amar lo que te es afín, y amar lo que te enfrenta, lo que te niega. Si, ese es el camino de la maravilla.

Eres fuerte en lo que te afirma, en lo que te refuerza, en lo que te es afín. Ahí eres fuerte, ahí eres tú, ahí estás a gusto. Pero lo que te niega amplía tu gozo. Mágicamente te trae el sustento que permite expandir la conciencia. Hay una puerta hacia la realización.
Sí, amar la dualidad, caminar saltando y bailando como el agua entre las rocas.

2 pensamientos en “Amar la dualidad

Responder a Marta Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *