Todas las vivencias son transcendentes

TODAS LAS VIVENCIAS SON TRANSCENDENTES (El poder del agua. El poder de la emoción)

Desde el año 2012 está ocurriendo un cambio dimensional. Ya la película “el sexto sentido” nos informaba de cómo los cambios dimensionales no siempre son percibidos inmediatamente. Al mismo tiempo tampoco sucede nada aparentemente, sino que todo sigue siendo lo mismo, pero con algunas rarezas y singularidades.
Todos los acontecimientos y todas las vivencias son actualmente transcendentes. Por eso es aconsejable que todas las vivencias sean tratadas transcendentemente, es decir desde el alma.

EL PODER DEL AGUA. EL PODER DE LA EMOCIÓN

Estamos en el fin de la oscuridad y eso está dirigido a todos los seres humanos

(27/3/2014)
Estamos en el fin de la oscuridad y eso es lo que significa el 20-12, que tanta alarma provocó en su momento junto a tantas expectativas de acercamiento a la maravilla.
Hablar del 20, según el código Tzolkin es hablar del sol, o sea de la luz, donde el sello 20 es el sol, y también lo es hablar de la sociedad de la estrella o sociedad de seres humanos iluminados, que son criaturas celestes y viven en una dimensión celeste, donde la onda 20 es la estrella.

Esto está siempre dirigido a todos los seres humanos. Por eso no es un asunto folclórico, donde se manifiestan tradiciones ancestrales, ni étnico, donde se refuerzan las barreras y tú no eres yo porque no eres de mi clan, sino que el 20-12 es un asunto que atañe a todos los seres humanos sin excepción.
El 20-12 es el humano iluminado, y eso es lo mismo que hablar del arquetipo humano, que no es creado por el ser humano sino CANALIZADO por el ser humano, para lo cual necesita eliminar los obstáculos de esa canalización.
Entendemos que canalización no es lo mismo que meter una masa en un tubo y empujarla para que salga por el otro lado como un churro o un embutido, o un dibujo con crema pastelera con merengue o chocolate, sino que canalizar dimensiones superiores es expandir tu conciencia, tu ser y tu aura, y expandir también los contenidos de lo óptimo, de tal manera que lo que te rodea es la realidad de lo óptimo, donde reconoces al otro como tú porque los lazos que unen la realidad son amorosos, luminosos, de colaboración y de entrega, y donde no necesitas ser quien no eres, porque no eres el más fuerte ni nunca lo serás, al menos no ininterrumpidamente; si quieres ser el más sanguinario, solo podrás serlo durante un breve tiempo, porque habrá otro que lo será más que tú.

Canalizar lo óptimo es eliminar la referencia a la depredación, al abuso, al miedo y a la necesidad, permitiendo entrar en la consistencia real de la maravilla, donde todo es posible si está acompañado de una emoción amorosa y cuanto más intensa mejor.
El arquetipo del ser humano es el ser humano de la quinta dimensión, que no tiene días nefastos, porque no existe lo nefasto; no necesita mirar qué le depara el futuro o con qué energía se va a encontrar, como quien necesita acertar, sino que se instala en la plenitud y en el gozo.

La referencia al miedo, a la necesidad de sentirte protegido por la capacidad de atemorizar que inhiba a tus enemigos, o a ser más poderoso siendo las demás personas como juguetes en tus manos, son una referencia de tercera dimensión.
La referencia a la necesidad de acertar puede ser de cuarta dimensión, pero estamos en el tiempo del fin de la oscuridad, que es un encogimiento de la realidad, y el humano expandido, o sea la persona que encarna el arquetipo humano, encarna también lo óptimo y la semejanza de lo óptimo.
Hablar de Dios es hablar de tu familia y de ti, y ese es el clan.
De eso han hablado todas las tradiciones, porque era importante no olvidar tu origen, pero ahora es el tiempo de la realidad, o sea de ser.

El 2012 es el paso de lo rígido a otro estado en que no es necesaria la rigidez para dar soporte al espíritu

El cambio anunciado en relación al 20-12 o 2012, que puede tener una traducción como la iluminación del humano, está traduciendo en forma muy evidente el paso de lo rojo a lo blanco.

Evidentemente estamos hablando un lenguaje claramente Tzolkin. Por eso vamos a traducir la idea.
Lo rojo significa lo sólido, la materia, una determinada forma de unirse las moléculas que produce compactaciones sólidas y rígidas, y que podemos reconocer como las cosas: piedras, rocas, el cuerpo, etc. La forma de unirse de las partículas, que en realidad son luz, es rígida. Se trata de la rigidez de la solidez, de forma muy estable.
Lo blanco traduce otra forma de unirse las moléculas que podemos reconocer en el agua y en los líquidos, donde las moléculas se unen y conservan la conciencia de lo que son, pero no necesitan una forma rígida para soportar ese espíritu.

El agua sólida es hielo y cuando el H2O aparece en forma líquida, es agua, y en forma gaseosa, vapor de agua. Todo es un asunto de calor y temperatura.
El hierro, a determinada temperatura también es líquido y no necesita una forma sólida. Sin embargo a temperatura ambiente es sólido y duro, y a una temperatura extrema también podría ser vapor.

Esta es la traducción de lo que habíamos dicho antes. El 2012, como cambio es el paso de lo rígido a otro estado en que no es necesario la rigidez para dar soporte al espíritu.
Así, vemos que ahora todos los gobiernos tratan de encontrar soluciones a los problemas de la crisis económica, favoreciendo la flexibilidad.
La flexibilidad supone que los contratos no son obligatoriamente de larga duración, sino de lo que dura el negocio, y también que las personas tienen que aceptar el desplazarse al lugar donde suceda el negocio, que puede deslocalizarse.
La flexibilidad también supone que las personas que trabajan se adapten a las nuevas necesidades y estén en una formación continua. Es decir, que la flexibilidad es actualmente importante para la economía frente al concepto anterior de solidez. Incluso las empresas se subdividen y se adaptan a las diferentes legislaciones, formando grupos empresariales, lo cual está basado en asociarse, que también es un signo de flexibilidad y adaptación.

En la enseñanza sucede lo mismo. Los planes de estudio son cada vez más flexibles, y donde antes había enseñanzas rígidas, ahora con el sistema de créditos puedes cursar una formación con materias y niveles variados. Incluso con las pruebas de acceso puedes intentar el asunto en cualquier momento, sin el preámbulo previo de primaria, secundaria, bachiller, etc.
Todo esto traduce lo blanco, la flexibilidad.

Esto propone también cambios interiores en las personas y en los niveles de los sistemas de creencias y las prioridades. Cada vez es más importante la creatividad y el disfrute frente a la seguridad, donde incluso puede suceder que el triunfo en lo rígido sea una esclavitud y las personas evolucionadas no quieran ese triunfo, que les esclaviza, eligiendo la plenitud del ser, es decir el gozo, frente a la apariencia que le otorguen los distintivos exteriores.
Lo importante es reconocer que lo blanco, que está asociado al agua y al líquido, es también la emoción, y por tanto reivindicar lo blanco y lo nuevo como el territorio de la emoción y del amor. La magia es el amor. El amor todo lo puede, pero porque el amor todo lo excusa.

El 20 14 es el año del aprendizaje de la maravilla que existe en la emoción

El 20-12, que designa al humano celeste cuya esencia es luminosa, se transforma en el 20-13.
La iluminación sitúa al humano en una realidad transcendente indudable, y por eso el código Tzolkin le considera un caminante del cielo, que sabe que la realidad que transita es celeste, aunque el humano todavía duda, no está seguro y por eso dice “sí, quiero”.

El 20-13, donde el humano iluminado es un caminante del cielo, también iluminado, se transforma en el 20-14, que es el aprendizaje de aquella maravilla que existe en la emoción. La emoción es amor, la belleza es amor, la solidaridad es amor; cualquier emoción es amor y solo en su falta, su carencia, puede haber miedo, odio, envidia, sospecha.

En el 20-14 hay un aprendizaje al reconocimiento de cómo el amor te rodea, te ha acompañado siempre desde tu incursión en esta realidad, y cómo puede expresarse a través tuyo para dar auténtico contenido a lo óptimo y a la vivencia amorosa emocional de Dios, donde el in lak’ech, la incondicionalidad, el servicio y la maravilla toman sentido.

Independientemente de los números, la vivencia que representa en muchos sentidos este momento de la humanidad, donde está siendo canalizada esta intensidad amorosa, podemos encontrar “estados intermedios”.
Los estados intermedios son ese momento entre el sueño y el despertar donde ya no estás durmiendo pero tampoco estás plenamente despierto. También es estado intermedio el momento entre el despertar y el trance, donde sabes que está pasando algo pero todavía no sabes lo que supone.

Hay momentos de existencia intermedia y muchas personas pueden estar viviéndolos; solo necesitan saber que existen, porque eso describe las puertas. La maravilla tiene una puerta.
Hoy es jornada de puertas abiertas.

Era importante no olvidar tu origen, pero ahora es el tiempo de la realidad, o sea de ser.

Estamos en el fin de la oscuridad y eso es lo que significa el 20-12, que tanta alarma provocó en su momento junto a tantas expectativas de acercamiento a la maravilla.
Hablar del 20, según el código Tzolkin es hablar del sol, o sea de la luz, donde el sello 20 es el sol, y también lo es hablar de la sociedad de la estrella o sociedad de seres humanos iluminados, que son criaturas celestes y viven en una dimensión celeste, donde la onda 20 es la estrella.

Esto está siempre dirigido a todos los seres humanos. Por eso no es un asunto folclórico, donde se manifiestan tradiciones ancestrales, ni étnico, donde se refuerzan las barreras y tú no eres yo porque no eres de mi clan, sino que el 20-12 es un asunto que atañe a todos los seres humanos sin excepción.
El 20-12 es el humano iluminado, y eso es lo mismo que hablar del arquetipo humano, que no es creado por el ser humano sino CANALIZADO por el ser humano, para lo cual necesita eliminar los obstáculos de esa canalización.
Entendemos que canalización no es lo mismo que meter una masa en un tubo y empujarla para que salga por el otro lado como un churro o un embutido, o un dibujo con crema pastelera con merengue o chocolate, sino que canalizar dimensiones superiores es expandir tu conciencia, tu ser y tu aura, y expandir también los contenidos de lo óptimo, de tal manera que lo que te rodea es la realidad de lo óptimo, donde reconoces al otro como tú porque los lazos que unen la realidad son amorosos, luminosos, de colaboración y de entrega, y donde no necesitas ser quien no eres, porque no eres el más fuerte ni nunca lo serás, al menos no ininterrumpidamente; si quieres ser el más sanguinario, solo podrás serlo durante un breve tiempo, porque habrá otro que lo será más que tú.

Canalizar lo óptimo es eliminar la referencia a la depredación, al abuso, al miedo y a la necesidad, permitiendo entrar en la consistencia real de la maravilla, donde todo es posible si está acompañado de una emoción amorosa y cuanto más intensa mejor.
El arquetipo del ser humano es el ser humano de la quinta dimensión, que no tiene días nefastos, porque no existe lo nefasto; no necesita mirar qué le depara el futuro o con qué energía se va a encontrar, como quien necesita acertar, sino que se instala en la plenitud y en el gozo.

La referencia al miedo, a la necesidad de sentirte protegido por la capacidad de atemorizar que inhiba a tus enemigos, o a ser más poderoso siendo las demás personas como juguetes en tus manos, son una referencia de tercera dimensión.
La referencia a la necesidad de acertar puede ser de cuarta dimensión, pero estamos en el tiempo del fin de la oscuridad, que es un encogimiento de la realidad, y el humano expandido, o sea la persona que encarna el arquetipo humano, encarna también lo óptimo y la semejanza de lo óptimo, que coloquialmente se denomina con cuatro letras en este idioma puente: D, I, O, S.

Hablar de Dios es hablar de tu familia y de ti, y ese es el clan.
De eso han hablado todas las tradiciones, porque era importante no olvidar tu origen, pero ahora es el tiempo de la realidad, o sea de ser.