La mujer es redonda como el sol en su intimidad

La mujer es redonda como el sol en su intimidad, porque la mujer es abrazadora.
La mujer es abrazadora porque está encargada de expandir la luz, de crear esa fotosfera que permite que todas las cosas aparezcan. La mujer hace aparecer todas las cosas y las coloca armoniosamente.
En el momento evolutivo en el que estamos es fundamental resituar y reordenar todos los contenidos, y reconocer el valor de la luz, la armonía, la estética y la ética, así como todos los valores que en el código maya se atribuyen a la estrella, como la integridad y el ocuparse de todos, porque claro, la estrella como onda está asociada al dragón.
La energía femenina que reconocemos en el dragón, que es la luz que toma forma, también podemos reconocerla en la estrella y en la energía del día verde.

Por eso es importante que cada persona resitúe esto interiormente, favoreciendo el que haya nuevas leyes, acuerdos y normas en los estados, para que la energía femenina y la energía de la mujer se vean reconocidas, y, como en una carrera de relevos, pasarle el relevo.

Hay un tiempo y hay otro tiempo. Si decimos que hay otro tiempo, pero hacemos lo mismo, estamos en el mismo tiempo.
Ahora es el tiempo de la armonía, la paz y el amor.