Conectar con los guías

CONECTAR CON LOS GUÍAS (El poder del agua, el poder de la emoción)

Todos los problemas están en el nivel de los guías, que son guías para encontrar las soluciones, ya que las soluciones participan del momento evolutivo, y el momento evolutivo participa del salto cuántico.

Sí, ciertamente hay repartidas muchas participaciones, porque se trata de un asunto grupal. Tú nunca estás solo frente a lo que sea, y no solo no estás solo, sino que el avance hacia la plenitud es en realidad el avance al encuentro y al éxtasis.
Siempre estás unido, porque la malla de la vida que une la vida es parte de ti y cuando estás consciente eres parte de la malla de la vida y también de la conciencia.

La conciencia de la vida es el resultado muchas veces de encontrar la solución. Por eso los guías están en el nivel de los problemas, o sea de las soluciones. Porque el asunto no es vivir en la madriguera sino en la plenitud, el gozo, la luz y el disfrute.
No se trata de vivir en la madriguera royendo aquello que has conseguido escamotear, sino de vivir en el gozo, la plenitud y la contemplación de la realidad óptima, cuyo sinónimo es realidad Dios.

EL PODER DEL AGUA. EL PODER DE LA EMOCIÓN

Recuperar tu historia y tu alma

Recuperar tu historia y tu alma (El poder del agua, el poder de la emoción)

Es como si quisieran contarnos otra historia, pero en su momento, no antes, porque la historia YA está contada.
Tú sólo la puedes encontrar en el momento oportuno, que es cuando miras en la dirección adecuada, cuando tu conciencia está conectada, cuando tu corazón está despierto o habitado y vives en él, y cuando has recuperado tu libertad y roto ataduras.
Entonces puedes recuperar tu historia, o sea tu alma y tus alas. La serpiente vuela; la luz vuela en la luz con la luz.

EL PODER DEL AGUA. EL PODER DE LA EMOCIÓN

Liberarse de la intoxicación histórica

LIBERARSE DE LA INTOXICACIÓN HISTÓRICA (El poder del agua, el poder de la emoción).
Estamos ante una intoxicación histórica, porque la historia se puede contar de muy diversas maneras.
La historia, como espejo de la realidad, se puede contar de muy diversas maneras, según los ojos que miran el espejo, o sea según la actitud y la subjetividad, porque en el espejo de la realidad va a aparecer, no la realidad exterior formal, que es luz adoptando formas, sino la que ven los ojos que están traduciendo una realidad interior.

Esas formas aparecen y conforman imágenes según una manera de mirar. Por eso, en este momento en que se produce un cambio dimensional, la historia es tóxica, porque el acceso a la cuarta dimensión, dimensión del voluntario, requiere liberarse de la historia, que es de la dimensión del sufrimiento, no del gozo.
Es la dimensión de la víctima, que contiene los ensueños de la víctima.
Es la dimensión de la enfermedad, que contiene los ensueños de la enfermedad.
Es la dimensión del maltratador, que contiene los ensueños del maltratador.
Es la dimensión del maquillaje, de la apariencia y del miedo, porque eso es lo que se ve en esa dimensión.

Pero en la dimensión del voluntario, la materia y el cuerpo contienen otras leyes, porque paras tu mente que impone la ley del sufrimiento, el abuso, el miedo, el parecer fuerte y la necesidad de tener poder. Al parar la mente, que está dictando esa ley porque ese es su diálogo, permites como voluntario que aparezca la ley del campo unificado de dimensiones superiores.

Al entrar en ese campo unificado nuevo, no llevamos ninguna ley, sino que entramos vacíos de ley, como voluntarios que desean alinearse. Esa alineación es entrar en otro campo unificado. Eso por sí solo cambia todo en tu cuerpo. Eso por sí solo cambia todo en tu alma.

La cuarta dimensión es un periodo similar al que vive un difunto o persona que ha terminado su tiempo en un estado intermedio en que su alma es pesada. En la cuarta dimensión puedes hacer eso conscientemente. Creo que es un privilegio.

EL PODER DEL AGUA. EL PODER DE LA EMOCIÓN

BUENOS Y MALOS: No son conceptos holísticos, es decir, unitivos

Buenos y malos (El poder del agua, el poder de la emoción)

Quizá los conceptos de buenos y malos no sean holísticos, es decir unitivos.
Holístico contiene no solamente la invitación a ver el asunto desde tantos ángulos como posible, porque sea “bueno”, moralmente correcto, más amistoso o más progre, sino que puede significar que esa fragmentación de conocimientos es en realidad un puzle, que puedes reconstruir si te interesa. Es decir, no se trata de algo bueno, correcto, aconsejable o cualquier otro adjetivo que queramos poner, sino que contiene una información.
Hay un puzle y solamente puedes ver la imagen cuando has dispuesto todas las piezas en su sitio.
Existe la posibilidad de ver más allá de los contenidos habituales, que son de buenos y malos, correcto e incorrecto y conflictos de todo tipo.

EL PODER DEL AGUA. EL PODER DE LA EMOCIÓN

Visión holística: integrando, para avanzar en todas las direcciones

VISIÓN HOLÍSTICA (El poder del agua, el poder de la emoción)

El término holístico expresa la necesidad, para tener un conocimiento o acción más real, de integrar la mayor cantidad posible de conocimientos y visiones sobre un asunto concreto. Es una visión integradora, que trata de recuperar la totalidad de la identidad de algo, que ha sido disgregada o troceada, desde los distintos puntos de vista o especializaciones en que se ha considerado.

Es como si el conocimiento avanzase a través de la fragmentación o contuviese un elemento que necesitase fragmentar para conocerlo mejor, y la visión holística restableciese la unidad, pero no la unidad aislada detrás de fronteras de las demás cosas de la realidad, sino la realidad cuántica y holográmica donde cada parte contiene en plenitud al todo.

De modo que al modificar algo en una de las partes que has fragmentado del todo, modificas el todo. Pero no es solo eso, como si estuviésemos hablando del gran todo y del pequeño todo. En una dimensión de la realidad donde está el ser humano, la parte es conceptual y reside en su sistema de creencias.
Al ser modificada esta parte, que es holográfica y cuánticamente el pequeño todo y que también tiene una realidad en el sistema de creencias, no solo modifica el gran todo, sino que además inicia la modificación de todos los pequeños todos. Así, se puede considerar que el gran todo puede ser modificado desde el pequeño todo.

Cuando estamos hablando del gran todo y del pequeño todo, lo hacemos desde el ser humano, que es el espectador o disfrutador de ese gran todo. En su sistema de creencias se encuentran conceptos que pueden ser considerados como pequeño todo, que pueden ser modificados, y entonces modificar la apariencia o la realidad de ese gran todo. Pero esto sucede no en el todo en sí, sino en el que aparece ante la contemplación del ser humano.

Es conveniente reconocer esa posibilidad de cambio del gran escenario, pero también el impacto que tiene tu sistema de creencias sobre el de las demás personas, y cómo cada vez que se hace más luminoso contribuyes a que todos los demás sean más luminosos y por tanto más gozosos, dejando menos espacio al depredador y más a lo óptimo.
Conviene por tanto moverse holísticamente en tantas direcciones como sea posible.

Un ejemplo de visión holística es la mercabá, que avanza moviéndose en todas las direcciones. El contenido de avanzar expresa que es evolutivo dimensionalmente y no involutivo. Por ello, al mismo tiempo que se mueve hacia dimensiones superiores, avanza en todas las direcciones posibles de la realidad.
Esos contenidos son similares a los del termino holístico, por cuanto engloba la totalidad de posibilidades en que puede ser considerado algo.
Holístico significa también que te mueves en todas las direcciones; mejor dicho, que avanzas en todas las direcciones, mientras evolucionas hacia el desenlace, que es el salto cuántico.

EL PODER DEL AGUA. EL PODER DE LA EMOCIÓN

Ver las sincronías

VER LAS SINCRONÍAS (El poder del agua. El poder de la emoción)

Las sincronías son como duendes. Cuantas más ves, más aparecen.
En realidad, son vértices energéticos liberadores. Cuantas más ves, más aparecen, porque verlo es considerarlo y respetarlo.

Hay un desprecio en no ver. Si desprecias a alguien no lo ves, pero si lo aprecias, enseguida conecta con tu corazón. Si no lo ves, es que tu corazón no quiere verlo, porque hay un ver que es desde el corazón.

Las sincronías son como duendes. Cuantas más ves, más aparecen. Porque tú te estás transformando y respetando, amando lo posible y lo real, o sea la manifestación de dimensiones superiores.

EL PODER DEL AGUA. EL PODER DE LA EMOCIÓN

Evitar los automatismos

Evitar los automatismos (El poder del agua. El poder de la emoción).

De vez en cuando conviene recapitular, reconsiderando los contenidos, aunque solo sea para evitar los automatismos.
Los automatismos tienen una utilidad, ya que favorecen la rapidez y cuando los instalas no necesitas pensar. Es como bajar por un tobogán o subir en un ascensor.
Junto con los automatismos aparece el elemento máquina, que parece hacer más descansada o menos fatigosa cualquier tarea. Pero toda máquina precisa de una revisión periódica y de un mantenimiento.
Por eso tal vez conviene, de vez en cuando, recapitular o reconsiderar los contenidos desde otro ángulo.

EL PODER DEL AGUA. EL PODER DE LA EMOCIÓN

Dejar de repetir

DEJAR DE REPETIR (El poder del agua. El poder de la emoción)

Si la posibilidad es de acertar, ¿por qué repetir?
Quizá venimos a este tiempo de la posibilidad para acertar y encontramos muchas ayudas para dirigir la atención hacia ese designio y esa meta.
Aunque también la posibilidad es de repetir incesantemente, como esas frutas en una batidora que dan vueltas y vueltas hasta que deciden hacerse zumo, transmutando y abandonando la individualidad para entrar en esa energía colectiva, que transforma.
La persona puede estar repitiendo desde su sota, caballo y rey de la individualidad, hasta que transciende y encuentra un nuevo escenario o espacio de realización evolutiva, que supone una transformación y una sumación, aun manteniendo su individualidad central en los momentos necesarios.

Hay una experiencia de entrega y una experiencia de individualidad. Si solo tienes la experiencia de individualidad, en algún momento puedes sentir la necesidad de la experiencia de entrega, que es transcendente, siendo la individualidad como un catamarán a la deriva en el océano. Puedes estar ahí mucho tiempo, pero en algún momento sentirás que es insuficiente, y tu conocimiento telepático y espiritual te lo hará saber, aunque quizá no lo escuches.

Por eso merece la pena, aun sin grandes conocimientos o expectativas, abrirse a la transcendencia, por lo menos a su posibilidad, que es el contenido que acompaña a la humanidad desde el principio en todas las culturas y en todos los momentos.
Quizá este momento sea el de la oportunidad para acertar, escuchando la sinfonía completa y no como un disco rayado que siempre repite los mismos acordes.

EL PODER DEL AGUA. EL PODER DE LA EMOCIÓN

Estamos recuperando el vuelo

ESTAMOS RECUPERANDO EL VUELO (El poder del agua. El poder de la emoción)
Hay un componente sanador intrínseco en el simple diálogo. Es un hecho relevante que merece ser subrayado.
Puede parecer que colaborar en la sanación de una persona necesita de grandes conocimientos. Sin embargo, simplemente el diálogo es profundamente sanador.
El intercambio de palabras, sobre todo con una carga emocional amorosa, despierta unas reacciones químicas que en el caso de una persona que se encuentra bajo condiciones enfermantes, física o espiritualmente, activa la sanación.

La simple atención ya mueve y transmite un flujo vital, posiblemente a través de la red de neuronas espejo que une a todas las personas, sobre todo si colabora o coopera la conciencia despierta.
Todas las personas somos sanadores desde el amor cuando permitimos que esas conexiones espirituales se activen. Y en ese sentido es importante saberlo, conocerlo y quererlo.

Todo es posible y en este momento de la humanidad, más. Precisamente como todo es posible, también es necesario vivenciarlo.
La conciencia de la que hablamos anteriormente pertenece a la dimensión del alma, donde nadie es enemigo y todo lo más es alguien que ha perdido el rumbo.

Dentro de cada persona hay un ángel, un ser alado, un águila, capaz de ver la maravilla y vivirla. De hecho, estamos viviendo algo que podríamos denominar la recuperación del vuelo.

EL PODER DEL AGUA. EL PODER DE LA EMOCIÓN