La gente divertida no es la que hace reír

La gente divertida no es la que hace reír, sino la que se ríe fácilmente.
Decimos que la gente divertida es la que se ríe y no la que hace reír, porque a veces la gente que hace reír lo hace desde la sátira, desde actitudes ácidas, desde la ridiculización. A veces, hay personas que hacen reír poniéndose en actitudes de ridiculizar personas, situaciones, instituciones, riéndose de algo de sí mismo.
Eso hace reír a mucha gente, porque a veces son como espejos de sí mismos y se ríen de su propia parodia.
Pero la gente divertida es la que se ríe fácilmente.

Cuando una persona se ríe fácilmente, te invita a reírte, pero desde la pura inocencia. Si un niño se ríe o incluso una persona mayor empieza a reírse, otras empiezan también a reír. Es como una invitación.
Por eso encontramos que la gente divertida es la que se ríe fácilmente