Onda evolutiva de la semilla

ONDA EVOLUTIVA DE LA SEMILLA

FILA 12:
Cuando colocamos el Tzolkin por ondas, la onda de la semilla se va a situar sobre la horizontal 12, que está ocupada por los sellos del humano.
La onda de la semilla se asocia evolutivamente a los sellos del humano, donde el programa siempre tiene una característica de libertad que te hace más humano y descubre tu humanidad, haciendo florecer tu humanidad desde la libertad y desde algo tan importante como la limpieza de hechizos, que en realidad son los pensamientos elevados.

COLUMNA 8
La onda de la semilla se sitúa en la octava columna del Tzolkin tipo, que es una columna de portales. Es una de las columnas de Hércules, que contiene portales que te abren a la experiencia de la columna 7, de la resonancia y del lugar del nuevo nacimiento.
Por su ubicación, en la octava posición, cuando ya has rebasado el centro, se sitúa en la fuerza que proviene en sentido inverso directamente de dimensiones superiores a través de tu interior.

El tono 8 habla de integridad donde tu interior corresponde con tu exterior. En el interior hay una fuerza que te conecta directamente con dimensiones superiores y que habla a tu conciencia, a tu corazón y a tu alma.

La columna 8 la relacionamos con la integridad y con esa conexión con la conciencia y con el alma; con la conciencia como vocecita del alma, que te pide que hagas lo que sientes y lo que está en tu interior, entendiendo que en tu interior lo que resuena es el programa.
Por eso hace falta una limpieza de hechizos, para eliminar todo lo que no sea el programa situado en dimensiones superiores, resonando en la conciencia.

Esas dos ubicaciones, la columna 8 y la horizontal 12 van a definir evolutivamente la onda de la semilla.
Por un lado la integridad donde se expresa el alma, y por otro la libertad, que necesita la limpieza de las órdenes negativas y de las palabras contrarias a la vida.

ONDA DE LA SEMILLA: Del 18 al 30 de marzo

ONDA DE LA SEMILLA: Del 18 al 30 de marzo

El propósito en esta onda es la semilla. En términos generales se le relaciona con acertar, siendo florecer sinónimo de acertar.
La semilla es el sello 4, por lo que tiene una característica de lo que es el tono 4, que es la conciencia de la autoexistencia. Significa que lo mejor para acertar es ser como eres, confiando en el programa.
Se trata de una experiencia a realizar durante la vida, aprendiendo a confiar y permitiendo ser como eres, sin tratar de ser de otra forma.
Acertar es ser como eres y florecer es permitirte ser como eres. Esa es una condición imprescindible para llegar a ser un ser celeste.
La maduración de la semilla la convierte en un guerrero espiritual (tono 13 de la onda), estando el guerrero asociado a la expansión de la conciencia. Es precisamente la expansión de la conciencia lo que te permite confiar en ser lo que eres y acertar.

La serpiente, que es la onda asociada, en esta onda de la semilla es además lo que representa el desafío u oportunidad para evolucionar (tono 2). Así, el cuidado de la energía vital ayuda a mostrar la esencia de uno mismo.
El servicio hacia los demás (tono 3) se realiza por medio del enlazador de mundos, en el sentido de unir perspectivas y enfoques diferentes.
La forma de trabajar en esta onda (tono 4) es mediante la sanación. También aquí se aprecia la relación entre la sanación del cuerpo y la subida de la energía vital (serpiente).
Pero todo esto hay que hacerlo como indica el tono 5, que es la estrella y lo que da fuerza, es decir con ética e integridad, participando en la creación de la sociedad celeste y cuidando todo el proceso.

SELLO 4 Y TONO 4:
A la semilla como sello se le da el sentido de florecer, siendo el sello oculto la tierra. Una semilla se planta en la tierra justamente para florecer, algo que está claro para cualquier persona que tenga un trozo de tierra, un jardín o un simple tiesto.

Si estamos hablando de personas y utilizamos estos contenidos como símbolos, encontramos que en el código Tzolkin la semilla tiene una fuerza desde dentro, que podríamos llamar fuerza autoexistente, que le viene dado por ocupar el lugar 4 en los sellos. Esa fuerza es expansiva, hacia fuera, y va a dar como resultado el florecimiento.
Así, algo asociado al 4, que es la forma de la forma, red que da forma a todas las cosas o el aspecto formal, está asociado a la semilla como sello, porque ocupa el lugar 4.

La forma de todas las cosas responde a leyes internas; es autoexistente. La forma de un árbol, de un perro, de una estalactita, de una nube…, todo se forma desde dentro, desde su conciencia interior de ser nube, estalactita, perro o árbol.
Si de repente tuvieses conciencia de ser algo, por ejemplo estrella, tomarías la forma de una estrella; si tuviese conciencia de ser un peine, tendrías forma de peine.
Es importante saber qué te dices a ti mismo que eres.
La forma que tiene un perro le viene de sus cromosomas, que es algo interior.
La forma de una nube le viene dado por cómo se asocian las moléculas de agua.
Una estalactita se va formando durante mucho tiempo, porque va persiguiendo esa idea. Le da igual que pase una hormiga, vuele un murciélago o que haya una guerra en la cercanía. La estalactita va a su rollo, sin consultar a nadie. No sigue ninguna moda momentánea.

Hay un programa en la semilla que va desde su autoexistencia expandiéndose hacia el florecimiento, y que humanamente podemos traducir por “sé como eres” o “sé tú”.
La semilla como sello, desde su autoexistencia se asocia con la tierra. Nutre su autoexistencia de la tierra. Esto en el código Tzolkin, que está hecho para las personas del siglo XXI, significa que ese programa interior autoexistente va a sacar una nutrición especial de la tierra, que significa voluntario.
El ser voluntario va a potenciar tu fuerza autoexistente.
El ser voluntario va a afianzar y a dar fuerza a tu raíz de adentrarse en la realidad, para ser tú.

LA SEMILLA COMO ONDA:
Eso sucede a nivel de sello, pero también hay un diálogo donde se utiliza la semilla como onda. Aquí la semilla no va a sacar la fuerza para expandir su realidad de ser voluntario, porque ese es un trabajo personal, sino que se asocia con la serpiente, que significa luz interior y es el número 5.
La semilla como onda al mismo tiempo va a verse potenciada y va a potenciar la luz interior y el cinco.

El 5 es lo óptimo, porque es el castillo verde, el dodecaedro, el éter y el cielo.
La semilla como onda no se dirige a una persona, como sello, sino que está hablando de un trabajo grupal que hace activar tu luz y la de todas las personas. La luz interior viene expresada por la serpiente, que es la onda asociada a la semilla. Es decir, tú eres más tú siendo voluntario y activando tu luz interior y tu kundalini.
La kundalini en una persona inhibida no puede florecer. Al mismo tiempo la activación de la kundalini propicia la aparición de la quinta dimensión, de la sociedad de la estrella y del éter.
Por eso, la semilla como onda está activando la luz interior y propiciando la aparición de lo óptimo.

Onda de la semilla: Del 14 al 26 de octubre

ONDA DE LA SEMILLA: Del 14 al 26 de octubre

El propósito en esta onda es la semilla. En términos generales se le relaciona con acertar, siendo florecer sinónimo de acertar.
La semilla es el sello 4, por lo que tiene una característica de lo que es el tono 4, que es la conciencia de la autoexistencia. Significa que lo mejor para acertar es ser como eres, confiando en el programa.
Se trata de una experiencia a realizar durante la vida, aprendiendo a confiar y permitiendo ser como eres, sin tratar de ser de otra forma.
Acertar es ser como eres y florecer es permitirte ser como eres. Esa es una condición imprescindible para llegar a ser un ser celeste.
La maduración de la semilla la convierte en un guerrero espiritual (tono 13 de la onda), estando el guerrero asociado a la expansión de la conciencia. Es precisamente la expansión de la conciencia lo que te permite confiar en ser lo que eres y acertar.

La serpiente, que es la onda asociada, en esta onda de la semilla es además lo que representa el desafío u oportunidad para evolucionar (tono 2). Así, el cuidado de la energía vital ayuda a mostrar la esencia de uno mismo.
El servicio hacia los demás (tono 3) se realiza por medio del enlazador de mundos, en el sentido de unir perspectivas y enfoques diferentes.
La forma de trabajar en esta onda (tono 4) es mediante la sanación. También aquí se aprecia la relación entre la sanación del cuerpo y la subida de la energía vital (serpiente).
Pero todo esto hay que hacerlo como indica el tono 5, que es la estrella y lo que da fuerza, es decir con ética e integridad, participando en la creación de la sociedad celeste y cuidando todo el proceso.

SELLO 4 Y TONO 4:
A la semilla como sello se le da el sentido de florecer, siendo el sello oculto la tierra. Una semilla se planta en la tierra justamente para florecer, algo que está claro para cualquier persona que tenga un trozo de tierra, un jardín o un simple tiesto.

Si estamos hablando de personas y utilizamos estos contenidos como símbolos, encontramos que en el código Tzolkin la semilla tiene una fuerza desde dentro, que podríamos llamar fuerza autoexistente, que le viene dado por ocupar el lugar 4 en los sellos. Esa fuerza es expansiva, hacia fuera, y va a dar como resultado el florecimiento.
Así, algo asociado al 4, que es la forma de la forma, red que da forma a todas las cosas o el aspecto formal, está asociado a la semilla como sello, porque ocupa el lugar 4.

La forma de todas las cosas responde a leyes internas; es autoexistente. La forma de un árbol, de un perro, de una estalactita, de una nube…, todo se forma desde dentro, desde su conciencia interior de ser nube, estalactita, perro o árbol.
Si de repente tuvieses conciencia de ser algo, por ejemplo estrella, tomarías la forma de una estrella; si tuviese conciencia de ser un peine, tendrías forma de peine.
Es importante saber qué te dices a ti mismo que eres.
La forma que tiene un perro le viene de sus cromosomas, que es algo interior.
La forma de una nube le viene dado por cómo se asocian las moléculas de agua.
Una estalactita se va formando durante mucho tiempo, porque va persiguiendo esa idea. Le da igual que pase una hormiga, vuele un murciélago o que haya una guerra en la cercanía. La estalactita va a su rollo, sin consultar a nadie. No sigue ninguna moda momentánea.

Hay un programa en la semilla que va desde su autoexistencia expandiéndose hacia el florecimiento, y que humanamente podemos traducir por “sé como eres” o “sé tú”.
La semilla como sello, desde su autoexistencia se asocia con la tierra. Nutre su autoexistencia de la tierra. Esto en el código Tzolkin, que está hecho para las personas del siglo XXI, significa que ese programa interior autoexistente va a sacar una nutrición especial de la tierra, que significa voluntario.
El ser voluntario va a potenciar tu fuerza autoexistente.
El ser voluntario va a afianzar y a dar fuerza a tu raíz de adentrarse en la realidad, para ser tú.

La onda de la semilla se sitúa en la octava columna del Tzolkin tipo, que es una columna de portales

Onda evolutiva de la semilla
La onda de la semilla se sitúa en la octava columna del Tzolkin tipo, que es una columna de portales. Es una de las columnas de Hércules, que contiene portales que te abren a la experiencia de la columna 7, de la resonancia y del lugar del nuevo nacimiento.
Por su ubicación, en la octava posición, cuando ya has rebasado el centro, se sitúa en la fuerza que proviene en sentido inverso directamente de dimensiones superiores a través de tu interior.

El tono 8 habla de integridad donde tu interior corresponde con tu exterior. En el interior hay una fuerza que te conecta directamente con dimensiones superiores y que habla a tu conciencia, a tu corazón y a tu alma.

La columna 8 la relacionamos con la integridad y con esa conexión con la conciencia y con el alma; con la conciencia como vocecita del alma, que te pide que hagas lo que sientes y lo que está en tu interior, entendiendo que en tu interior lo que resuena es el programa.
Por eso hace falta una limpieza de hechizos, para eliminar todo lo que no sea el programa situado en dimensiones superiores, resonando en la conciencia.

Cuando colocamos el Tzolkin por ondas, la onda de la semilla se va a situar sobre la horizontal 12, que está ocupada por los sellos del humano.
La onda de la semilla se asocia evolutivamente a los sellos del humano, donde el programa siempre tiene una característica de libertad que te hace más humano y descubre tu humanidad, haciendo florecer tu humanidad desde la libertad y desde algo tan importante como la limpieza de hechizos, que en realidad son los pensamientos elevados.

Esas dos ubicaciones, la columna 8 y la horizontal 12 van a definir evolutivamente la onda de la semilla.
Por un lado la integridad donde se expresa el alma, y por otro la libertad, que necesita la limpieza de las órdenes negativas y de las palabras contrarias a la vida.

Justamente donde se sitúa la limpieza de hechizos, que es en la horizontal 12, es desde donde se va a potenciar las neuronas espejo. Y en la columna 8 es donde se sitúa la presencia de la vocecita de la conciencia pidiendo integridad y recordando el programa. Ese es el nivel vibracional desde donde se activan las células madre, como afirmación de estar vivo, de la vitalidad y de la recreación.

En esa activación de las células madre que reconstruyen el cuerpo, encontramos a Tezcatlipoca, descendiendo por la tela de araña. La araña corresponde al sello de la semilla en otras tradiciones, donde cada sello se relaciona con un animal.
En la tela de araña es por donde desciende Tezcatlipoca, pero un Tezcatlipoca siempre joven, que nunca enferma y se autosana. Eso muestra con bastante claridad que estamos hablando de lo que busca ahora la ciencia, que es la potenciación de la autosanación.
Vemos como Tezcatlipoca desciende por la tela de araña, por la tela del cuarto sello, suponiendo una activación y un símil de la autosanación, de la capacidad de estar siempre sano, que es lo que producen las células madre.

El lugar en el que se cruzan la columna 8 y la horizontal 12 en el Tzolkin tipo es el que ocupa el kin humano 9, conteniendo una fuerza para la transcendencia. El programa tiene una fuerza que te impulsa, donde se cruzan las dos posiciones, que es el humano 9.
El tono 9 te potencia para continuar y llegar a la transcendencia o final, desde la libertad.

El humano 9, kin 152, al situar la onda de la semilla sobre los sellos del humano, hace aparecer al mono 8, que es el sello anterior en esa misma onda.
Entendemos que aquí hay una llamada extraordinaria de atención, porque el mono 8 es el comienzo del año, comienzo del descenso a tierra o comienzo de un nuevo ciclo en las tradiciones de los mayas de Guatemala.

Esto da una especial relevancia a este sello mono 8, ya que expresa un inicio desde algún nivel de la tradición, que siempre expresa un conocimiento oculto, iniciático y no lógico, que traduce una realidad más allá de lo aparente.
Esa tradición señala sobre el tablero del Tzolkin tipo por un lado el programa (onda semilla), es decir, hay un diseño realizado en dimensiones superiores. Por otro lado señala algo que solo se ha conocido en el tiempo actual, que es la capacidad de recrear la vida desde las células madre, que es como hablar de la inmortalidad. El programa también contiene la inmortalidad.
También asocia a ese tesoro que está compuesto en parte de un programa maravilloso, la presencia de personas o de ángeles entregadas a conservar ese tesoro hasta que tu quieras. Y estos son los mayas.

El color azul del mono 8 significa que se trata de una experiencia y de una vivencia experiencial que te transforma. Eso se activa desde la integridad, tono 8. Está en tu autenticidad, en la escucha de tu conciencia, es decir, en tu apertura al diálogo y en tu inocencia.
Todo eso es lo que expresa el mono 8, sin olvidar que también es una expresión, y eso es fundamental, de tu libertad. Por eso ese diálogo y esa experimentación es también un aprendizaje de la libertad.

La presencia del concepto Tezcatlipoca que expresa cómo cuando desde la integridad y la inocencia te adentras en el programa y activas tus células madre de la inmortalidad, está indicando que en el programa lo que se activa y te hace Tezcatlipoca es una energía divina.
La onda de la semilla, que es una columna de hércules, junto con la onda de la serpiente te llevan a un nacimiento, que está recogido bajo el nombre de Tezcatlipoca, que es una de las formas de la divinidad.
La divinidad desciende en el programa, y tú viviendo el programa también eres Tezcatlipoca, haciendo presente esa naturaleza divina.
La onda de la semilla, del programa y de la realización de Tezcatlipoca es el final del castillo azul, cuyo inicio es la onda de la serpiente.

Onda de la semilla: Se relaciona con acertar y forecer, y con la conciencia de la autoexistencia

onda semilla
ONDA DE LA SEMILLA: Del 25 de agosto al 6 de septiembre

La energía de la semilla (sembrar, ser uno mismo) va asociada de forma oculta a la energía de la serpiente, que es de cuidado del cuerpo y subida de la kundalini.

El propósito en esta onda es la semilla. En términos generales se le relaciona con acertar, siendo florecer sinónimo de acertar.
La semilla es el sello 4, por lo que tiene una característica de lo que es el tono 4, que es la conciencia de la autoexistencia. Significa que lo mejor para acertar es ser como eres, confiando en el programa.
Se trata de una experiencia a realizar durante la vida, aprendiendo a confiar y permitiendo ser como eres, sin tratar de ser de otra forma.
Acertar es ser como eres y florecer es permitirte ser como eres. Esa es una condición imprescindible para llegar a ser un ser celeste.

TONOS DE LA ONDA:
La maduración de la semilla la convierte en un guerrero espiritual (tono 13 de la onda), estando el guerrero asociado a la expansión de la conciencia. Es precisamente la expansión de la conciencia lo que te permite confiar en ser lo que eres y acertar.

La serpiente, que es la onda asociada, en esta onda de la semilla es además lo que representa el desafío u oportunidad para evolucionar (tono 2). Así, el cuidado de la energía vital ayuda a mostrar la esencia de uno mismo.
El servicio hacia los demás (tono 3) se realiza por medio del enlazador de mundos, en el sentido de unir perspectivas y enfoques diferentes.
La forma de trabajar en esta onda (tono 4) es mediante la sanación. También aquí se aprecia la relación entre la sanación del cuerpo y la subida de la energía vital (serpiente).
Pero todo esto hay que hacerlo como indica el tono 5, que es la estrella y lo que da fuerza, es decir con ética e integridad, participando en la creación de la sociedad celeste y cuidando todo el proceso.

SELLO 4 Y TONO 4:
A la semilla como sello se le da el sentido de florecer, siendo el sello oculto la tierra. Una semilla se planta en la tierra justamente para florecer, algo que está claro para cualquier persona que tenga un trozo de tierra, un jardín o un simple tiesto.

Si estamos hablando de personas y utilizamos estos contenidos como símbolos, encontramos que en el código Tzolkin la semilla tiene una fuerza desde dentro, que podríamos llamar fuerza autoexistente, que le viene dado por ocupar el lugar 4 en los sellos. Esa fuerza es expansiva, hacia fuera, y va a dar como resultado el florecimiento.
Así, algo asociado al 4, que es la forma de la forma, red que da forma a todas las cosas o el aspecto formal, está asociado a la semilla como sello, porque ocupa el lugar 4.

La forma de todas las cosas responde a leyes internas; es autoexistente. La forma de un árbol, de un perro, de una estalactita, de una nube…, todo se forma desde dentro, desde su conciencia interior de ser nube, estalactita, perro o árbol.
Si de repente tuvieses conciencia de ser algo, por ejemplo estrella, tomarías la forma de una estrella; si tuviese conciencia de ser un peine, tendrías forma de peine.
Es importante saber qué te dices a ti mismo que eres.
La forma que tiene un perro le viene de sus cromosomas, que es algo interior.
La forma de una nube le viene dado por cómo se asocian las moléculas de agua.
Una estalactita se va formando durante mucho tiempo, porque va persiguiendo esa idea. Le da igual que pase una hormiga, vuele un murciélago o que haya una guerra en la cercanía. La estalactita va a su rollo, sin consultar a nadie. No sigue ninguna moda momentánea.

Hay un programa en la semilla que va desde su autoexistencia expandiéndose hacia el florecimiento, y que humanamente podemos traducir por “sé como eres” o “sé tú”.
La semilla como sello, desde su autoexistencia se asocia con la tierra. Nutre su autoexistencia de la tierra. Esto en el código Tzolkin, que está hecho para las personas del siglo XXI, significa que ese programa interior autoexistente va a sacar una nutrición especial de la tierra, que significa voluntario.
El ser voluntario va a potenciar tu fuerza autoexistente.
El ser voluntario va a afianzar y a dar fuerza a tu raíz de adentrarse en la realidad, para ser tú.

LA SEMILLA COMO ONDA:
Eso sucede a nivel de sello, pero también hay un diálogo donde se utiliza la semilla como onda. Aquí la semilla no va a sacar la fuerza para expandir su realidad de ser voluntario, porque ese es un trabajo personal, sino que se asocia con la serpiente, que significa luz interior y es el número 5.
La semilla como onda al mismo tiempo va a verse potenciada y va a potenciar la luz interior y el cinco.

El 5 es lo óptimo, porque es el castillo verde, el dodecaedro, el éter y el cielo.
La semilla como onda no se dirige a una persona, como sello, sino que está hablando de un trabajo grupal que hace activar tu luz y la de todas las personas. La luz interior viene expresada por la serpiente, que es la onda asociada a la semilla. Es decir, tú eres más tú siendo voluntario y activando tu luz interior y tu kundalini.
La kundalini en una persona inhibida no puede florecer. Al mismo tiempo la activación de la kundalini propicia la aparición de la quinta dimensión, de la sociedad de la estrella y del éter.
Por eso, la semilla como onda está activando la luz interior y propiciando la aparición de lo óptimo.

ONDA DE LA SEMILLA: Lo mejor es ser como eres y confiar

onda semilla

ONDA DE LA SEMILLA (Del 8 al 20 de diciembre)
La energía de la semilla (sembrar, ser uno mismo) va asociada de forma oculta a la energía de la serpiente, que es de cuidado del cuerpo y subida de la kundalini.
El propósito en esta onda es la semilla. En términos generales se le relaciona con acertar porque florecer es sinónimo de acertar.
Como por otro lado la semilla es el sello número 4 tiene una característica de lo que es el tono 4, que es la conciencia de la autoexistencia y significa que lo mejor para acertar es ser como eres, confiar en el programa. Eso en sí mismo es una experiencia que haces durante la vida. Se aprende a confiar y a permitirse ser como se es, sin tratar de ser de otra forma.
Acertar es ser como eres, y florecer permitirte ser como eres. Esa es una condición imprescindible para llegar a ser un ser celeste.
La maduración de la semilla la convierte en un guerrero espiritual; el guerrero está asociado con la expansión de la conciencia; es precisamente la expansión de la conciencia lo que te permite confiar en ser lo que eres y acertar.
Luego el propósito está siempre asociado al tono 13.
La serpiente, que es la onda oculta, es además en esta onda de la semilla lo que representa el desafío, la oportunidad para evolucionar. Así, el cuidado de la energía vital ayuda a mostrar la esencia de uno mismo.
El servicio hacia los demás se realiza por medio del enlazador de mundos, en el sentido de unir perspectivas y enfoques diferentes.
La forma de trabajar en esta onda es mediante la sanación. También aquí se aprecia la relación entre la sanación del cuerpo y la subida de la energía vital (serpiente).
Pero todo esto hay que hacerlo como indica el tono 5, que es la estrella y lo que da fuerza, es decir con ética e integridad, participando en la creación de la sociedad celeste y cuidando todo el proceso.