La poesía es necesaria. La poesía es imprescindible. Por eso siempre está presente en la vida

La poesía es necesaria. La poesía es imprescindible. Por eso siempre está presente en la vida.
La poesía es necesaria para la vida y por eso siempre está presente, siempre existe. Solo que muchas veces no se ve.
La poesía siempre está presente, pero a veces de forma invisible. Hace falta una cierta actitud para verla. En realidad, es necesario un cierto despertar de la conciencia para encontrarla, pero siempre acompaña al ser humano; forma parte de su interior.

A veces parece que lo más importante es el éxito, en cualquiera de sus versiones, pero en algún momento de la vida, sobre todo en momentos de lucidez, te das cuenta de que sólo el éxito no es suficiente.
El éxito económico proporciona seguridad y entonces parece como un gran valor, pero cómo has logrado el éxito también es importante para ser feliz.
Hay un éxito que aleja los miedos, por lo menos algunos, pero no lleva a la felicidad, porque también en el éxito sigue habiendo miedos. El éxito material aleja un tipo de miedos, pero también te rodea de otros miedos.
El éxito es inevitable, porque el ser humano tiene una programación para ello, pero llega un momento en que te das cuenta de que es necesario que vaya acompañado de otra cosa; empiezas a necesitar que también vaya acompañado de otros valores que no son materiales, que le hacen adecuado. Te hace falta la poesía, la belleza, el amor, la empatía, la alegría, etc.

La mujer está hecha de risas y la madre de poesía

La mujer está hecha de risas, o sea de emociones, que como un río dan vida a todo lo que encuentran a su paso. Pero las madres están hechas de poesía.

Sí, hay un momento en que la risa se convierte en poesía. La risa es como una luz buscando una realidad y la poesía es como la luz cuando crea la realidad y la hace aparecer.
Vemos el sol y creemos que es el sol, pero lo que vemos es la luz, porque la realidad material del sol está envuelta en la luz que rodea al sol.
Todas las personas son como el sol, una realidad material, pero están envueltas en la luz que son las circunstancias que le rodean.

Hay un momento en que te rodean las risas. Es un momento muy importante. Hay un momento en que las circunstancias son risas. Pero hay un momento en que las circunstancias son poesía, y, entonces, naces, sabes quién eres y lo que tienes que hacer. Además, eres voluntario para ello.