Los colores: Cuando ves a una persona estás viendo lo rojo, pero cuando hablas con ella se trata de lo blanco

Cuando ves a una persona, estás viendo lo rojo. El volumen que ocupa en el espacio esa persona a través de su cuerpo, es el rojo.

Pero cuando hablas con esa persona y expresa emociones y sentimientos, eso es lo blanco. Incluso sus pensamientos son blanco, porque de alguna manera están cargados de emoción. Si valoras algo, está cargado de una emoción positiva, pero si lo denostas, lleva una emoción negativa.

Además, esa persona con la que hablas está asociada a un lugar y unas circunstancias concretas, no en abstracto, sino en concreto. Estás hablando en un parque, un coche, un lunes, un día que llueve, la persona se ha caído, se ha levantado, está sentada, etc.
Todo eso es el azul.

Esa persona que tiene un cuerpo, con la que estás hablando y te está expresando sus emociones y sentimientos, con unas circunstancias concretas diferentes en cada momento ya que el azul está traduciendo algo similar al fuego, constantemente cambiando, además de todo esto, está en proceso.
Por ejemplo, si es un niño está creciendo, o está estudiando ingeniería o ahorrando para casarse. Es decir, además de circunstancias concretas, un tren o una caída, que es el azul, está “en procesos”.

Los procesos más sencillos son el crecimiento en los niños, o el envejecimiento en las personas mayores, pero además hay otros, como puede ser el estudiar algo, un proyecto para crear una empresa, casarse, aprender canto…
La persona está en una serie de procesos, que son diferentes de su cuerpo, de si es una persona alegre o triste y de si está sentado en un parque o se ha caído en un charco.
De alguna manera, esos procesos, consciente o inconscientemente suponen su forma de proyectarse en el futuro. Eso es el amarillo.

De esa manera el rojo y el amarillo van juntos, porque es un cuerpo y está ocupando un espacio, pero también es un ser en el tiempo.
Y el blanco y el azul también van juntos, porque hay una relación entre las emociones y lo que te sucede. Por ejemplo, sucede que te has caído en un charco y te has enfadado, apareciendo la emoción.

Estos 4 colores describen este nivel dimensional. Sin embargo, el quinto color habla de un nivel más profundo. Es otro nivel dimensional diferente, donde ya no se trata de si en este momento estás contento o triste, creciendo o envejeciendo, y del volumen que ocupas en el espacio, sino de la realidad espiritual.
Hace referencia a tu ser espiritual, aunque no en plenitud, sino de tu ser espiritual accesible desde esta dimensión, es decir, como se manifiesta tu ser espiritual en esta dimensión.
De esa manera es una expresión de la quinta dimensión.

Ahora nos queda desarrollar todo el contenido de lo verde, pero primero es necesario dejar claro cada territorio y cada concepto.
Para reconocer lo verde hay que fijarse en todo lo que ocupa una quinta posición.
Esto lo desarrollaremos en una siguiente comunicación.

Gabriel García Márquez nace asociado a la luna y a lo verde, a cómo colaborar para que lo verde sea para todos, y transciende en un momento en que la luna es justamente transcendente, haciendo transcendente a la tierra

La luna es el sello 9, pero también es la onda 17 y el inicio del castillo verde. Por eso podemos relacionar la luna con lo verde, o sea lo óptimo.

El señor García Márquez nace el 6 de marzo de 1927, en un año luna 12, donde justamente el tono 12 traduce al espejo.
El tono 12 traduce cómo puedo colaborar con todo lo existente y la luna 12 está en el mismo centro del telar, asociada al humano 2. Claro, no vamos a quitarle su lugar central por el simple hecho de que el perro 13 o el mono 1 estén más en el centro, ya que no vamos ni a sacar el metro ni a recurrir a los abogados ni a los jueces, sobre todo porque la consecuencia de colaborar con todo lo existente en el centro del espejo es actualizar, o sea hacer real y actual el amor incondicional que expresa el perro 13.
De modo que el uno es el otro, pero tú no puedes situarte como actualizador del amor incondicional si no te mueves libremente y movilizas todos tus recursos con la intención de colaborar con todo lo existente.

La luna 12 es el año en que nace el señor García Márquez, de modo que él es como una expresión de ese año. Pero resulta que el día que él fallece, es decir que pasa a mejores, es un día 17 según el año común y luna 13 Tzolkin.
Es un momento muy puntual donde la vibración es transcendente desde los contenidos que expresa la luna. Por un lado es el agua, pero concretamente este día lo que expresa es la transcendencia de la tierra, es decir algo que une el 17 sello de la tierra con el 17 onda de la luna y todo ello en un día sincrónicamente también 17.
Es decir la luna 13 traduce cómo la tierra es un lugar transcendente, precisamente porque da nacimiento en las ondas al amor incondicional expresado por el perro, que es la siguiente onda.

Así, el señor Gabriel García Márquez nace asociado a la luna y a lo verde, a cómo colaborar para que lo verde sea para todos, y transciende en un momento en que la luna es justamente transcendente, haciendo transcendente a la tierra.
Pero al mismo tiempo, el día en que él nace, que según el código que manejamos como Tzolkin marcaría su misión, es exactamente humano 1, lo cual muestra su propósito en relación con la libertad y los pensamientos elevados.
El humano 1 significa que su oculto es luna 13, justamente como el día de su fallecimiento.

El día de su fallecimiento, luna 13, ha sucedido muchas veces, pero el que él ha elegido es el día en que comienza la apertura del acceso a la vida eterna para los humanos, asociado a los humanos unidos, es decir los humanos que encuentran lo que les une, que es un poco lo que expresa la Era Común.
El día luna 13 que Gabriel García Márquez elige para transcender es cuando Jesús se reúne con sus discípulos para cenar, lavándoles previamente los pies, siendo un arquetipo para las personas, porque realmente lo que está sucediendo es la apertura de una puerta para que toda la humanidad, pero toda-toda-toda, pasada-presente-y-futura, acceda a lo óptimo.

La luna 13 está guiada por el Caminante del Cielo 13, es decir lo que expresa el dragón como solidaridad, energía acogedora, iniciadora, energía femenina, pero en forma transcendente.

En la descripción a través del psicrono del banco de datos de las energías del alma, encontramos al caminante del cielo 4, es decir, representante de lo que podemos denominar como energía áurea o energía de lo óptimo, precisamente porque expresa el amor incondicional, exactamente “cómo realizar el amor incondicional”, ya que el tono 4 del caminante del cielo responde al cómo de la onda del perro.
El oculto de su psicrono es la estrella 10.
También el caminante del cielo 4 expresa algo de la luna, porque su guía es la luna 4.

Sí, gracias humano 1, luna 13, caminante del cielo 4, estrella 10, gracias 17.

EL ESPEJO: La familia (Extracto del Libro de los Sellos)

Esta familia, formada por la Noche, la Estrella, el Espejo y el Caminante del cielo, es la que siempre ocupa el día fuera del tiempo. Hablar de la Noche y del Espejo es hablar de realidades muy poco materiales, y hablar de la Estrella y del Caminante del cielo es más bien hablar de realidades celestes.
Así la unión del elemento blanco como agua y estas realidades celestes, presentan a la emoción, el agua, como algo celeste, como fuerzas angélicas.
Pasar de la consideración de lo sólido a la realidad de fuerzas angélicas actuantes, es un paso evolutivo.
El Espejo es la realidad, o sea la verdad. Sólo que el Espejo en esta familia, se sitúa en otro nivel, porque la secuencia de 13 sellos de la onda tipo marca un nivel; la continuidad hasta la presentación de todos los 20 sellos marca un segundo nivel. El segundo nivel lo vives si quieres; si no, no lo vives.