Es necesario soñar. Si no, no vives, solo subvives

Es necesario soñar. Si no, no vives, solo subvives. Para estar vivo, es necesario soñar; es necesario para la estructura corporal entrar en el sueño.
Por eso hay un tiempo de actividad y un tiempo de sueño. Hay un tiempo en que predomina la activación del sistema nervioso simpático y un tiempo en que es necesario la activación del sistema nervioso parasimpático, durante el cual te reconstruyes.

Pero dentro del periodo de relajación y de activación de la actividad, es necesario fisiológicamente conectar con otra dimensión, es decir, no solo descansar, relajarte y dormir.
Si interrumpen tu sueño antes de que entres en el nivel profundo, se produce un grave deterioro de la vitalidad. Y, ¿qué sucede en el nivel más profundo del sueño? Ahí conectas con otras dimensiones, recibiendo una nutrición especial para afrontar aquella tarea que estás desempeñando o una instrucción para situarte en la disposición adecuada para lo que tienes que hacer. Puede ser que recibas una instrucción que te permita recolocarte y resituarte, y entonces hacer aquello para lo cual eres un voluntario.

Todo eso sucede en el nivel profundo, no de la relajación sino del sueño, cuando las imágenes de aquello que parece constituir la realidad desaparecen y entonces aparecen otras imágenes. Hay una realidad donde las cosas parece que son de una determinada manera, pero hay una realidad profunda donde las cosas son de otra.
Entonces, es imprescindible soñar para estar vivo. Es imprescindible soñar para encontrar aquel nivel de la realidad que constituye la plenitud. Eso no solo está asociado a esa relajación. El cine, el teatro, la música, la contemplación, el amor, el enamoramiento, el ensueño, todas aquellas situaciones donde parece que te vas a otro sitio, son imprescindibles, necesarias y fundamentales.

Gran parte del despertar consiste en reconsiderar y reubicar esa necesidad que te revitaliza, y al hacerlo encontrar tu conexión con tu ser espiritual; encontrar y reforzar esa conexión que de alguna manera está recolocando las líneas del tiempo, haciendo transmutar aquello que parecía un karma y que de repente se está convirtiendo en una plenitud, en una maestría.
Es necesario soñar para que la realidad se haga cada vez más real.

Ninguna terapia puede alargar la vida, dar vida

Ninguna terapia puede alargar la vida, dar vida. Ninguna terapia puede dar ningún extra de vida, porque la vida, el origen de la vida, está en un lugar diferente que el de la terapia. La terapia es algo que sucede en tu entorno, en tu dimensión, y la vida se crea en otra dimensión, en la dimensión Dios, en la dimensión fuente, en la dimensión vida.

Lo que sí puede hacer la terapia es rescatarte, recuperarte, sacarte del inframundo, recolocarte en la vida, desde la sub-vida. La terapia puede abrirte puertas a una ampliación de la vida, pero mientras todavía tienes vida, es decir, mientras en la dimensión de la vida continúas en esa fase de experimentación-aprendizaje.

Pretender tener ese poder es excesivo. El terapeuta, aun conectándose con lo más profundo de la vida, actuando como intermediario, lo que hace es volver a situar en el escenario a una persona que está sufriendo enfermedades o desvaríos. Está situado en la aportación de una solución.
Quizá es la persona encargada de encontrar la solución para todo el linaje, para todos los ancestros. Entonces, puede tener una ayuda a través de uno o varios terapeutas, de manera que pueda terminar esa obra y dar esa respuesta a todo el linaje.
También puede ser que la persona está respondiendo a un hecho concreto. Puede estar resolviendo un karma suyo y entonces el terapeuta le está ayudando a encontrar la solución, a abrir la puerta adecuada.

Pero cuando la persona ya ha terminado su función, ningún terapeuta puede mantenerlo vivo, porque si la persona en su interior no tiene ese aliento de vida, ya se ha terminado. Ningún terapeuta puede mantenerlo vivo. Es un hecho.
Lo importante es que todas las personas que están vivas se den cuenta de que son ellos los que tienen que vivir, porque son ellos los que todavía están en ese proceso de solución o búsqueda de solución.

Lo que hace el terapeuta es ayudarte a vivir mientras estás vivo. Ayudarte a encontrar vida mientras estás vivo. Pero no puede darte un día más si no lo tienes.

No tengas miedo a vivir bellamente

NO TENGAS MIEDO A VIVIR BELLAMENTE (Extracto del libro en preparación “Tiempo de Ser o la impecabilidad sin esfuerzo”)

El espíritu te invita a vivir bellamente, encontrando la estrella como experiencia y viviendo en la estrella como realidad.
El espíritu te invita a vivir bellamente, a encontrar lo óptimo y vivir desde lo óptimo, porque detrás de lo óptimo, la ética, la armonía, la belleza y la poesía no está la ruina sino la abundancia.
La abundancia está detrás de vivir con corazón, asumiendo tus emociones, porque hay muchos ángeles colaborando en esa realidad dimensional.
Detrás de la acción con corazón no hay ruina sino prosperidad y abundancia, ya que no necesitamos todo lo que nos ofrece la complicidad comercial.
La realidad del ser humano es luminosa cuando vive desde la emoción y el amor incondicional en forma transcendente. Su emoción es luz y su cuerpo emite e intercambia fotones. Eso es gozo.

Pero además, se abren oportunidades y puertas, y la realidad que aparece es consistente. No tengas miedo a vivir bellamente.

Si venimos para durar un rato y luego morir, parece deseable por lo menos no tener dolores

Si venimos para durar un rato, 50 u 80 años y luego morir, entonces parece deseable por lo menos no tener dolores.
Sin embargo, si nacemos y vivimos para transcender, entonces quizá haya que plantearse la función de cada cosa, porque es posible que no sobre nada y todo tenga su utilidad encaminada a la transcendencia y al salto evolutivo.
Si acertar no es envejecer mientras miras el dinero que has ganado, sino que es expandir la conciencia, gozando de la vivencia en nuevas dimensiones de la vida, entonces es posible que los criterios no sean los mismos.

Extracto del Libro “Tiempo de Gracias. Tiempo de Perdón”:
http://viatzolkin.com/e-books-libros-y-calendarios/tiempo-de-gracias-tiempo-de-perdon/