La perfección es la consecuencia de haber entrado en el inframundo

La perfección que aparece expresada en el tono 10 es la consecuencia de haber entrado en el inframundo, llevando luz como expresa el tono 9 solar. La perfección, tono 10, es la consecuencia del tono 9. Lo que consigues al vivir el tono 9 es que aparezca el tono 10.
Mientras tienes cosas que aprender o desarrollar en un tono, no puedes pasar al otro.
Si nos focalizamos en la perfección expresada en el tono 10, es la consecuencia, lo que consigues, lo que abres o lo que logras cuando realizas lo que expresa el tono 9.

El tono 9 es el tono solar, pero también está expresando el valor del jaguar, que vive en el árbol, en el agua y en la tierra. Es fuerte en el árbol, en el agua y en la tierra. Esa capacidad de entrar en el agua se asocia con la capacidad de entrar en el inframundo, en la muerte, porque en el agua los mamíferos que necesitan respirar oxígeno se mueren, excepto los que están adaptados, como pueden ser los delfines, las ballenas, etc.
El jaguar es fuerte en el agua porque al entrar ahí la muerte no acaba con él. Eso es una experiencia para todas las personas en su trayecto hacia las dimensiones superiores. El paso a las dimensiones superiores necesita que hayas entrado en la muerte y que la muerte no te haya atrapado, porque seas luz. Si entras en la muerte y tú eres muerte, no estás vivo, no puedes pasar a la dimensión de la vida en plenitud.

En este lenguaje Tzolkin encontramos el 9 asociado a la luna, al agua cósmica. El agua cósmica es el agua que, como nos expresan los astronautas, crea la tierra, con polvo de una supernova. Es el resultado de la evolución, donde las partículas subatómicas van organizando la parte material de la vida, de modo que hay una elevación a través de la interacción. Se van incorporando nuevas partículas subatómicas, desde el hidrógeno, donde todo sucede en el uno, a otras formas, como el carbono o el oxígeno.
Eso se hace a través de la oxidación-reducción. Siempre supone la presencia de calor. El platino, por ejemplo, solo aparece con un calor que no existe en la tierra, solo en las estrellas supernovas. El platino solo es producido en la supernova, de tal manera que cuando encontramos platino en la tierra quiere decir que es polvo de estrellas. Pero, lo que ha compactado ese polvo de estrellas es el agua cósmica, agua que viene de más allá del sol.

Nosotros estamos más acá del sol, pero más allá del sol existe ese agua que ha creado la tierra. Y aparece en el sello 9, porque todos los seres humanos estamos más acá del sol, compuestos en un 70% de agua, que es agua cósmica. No sabemos quiénes somos, nuestra conciencia no está despierta, pero lo que está sucediendo en este tiempo es precisamente el despertar de la conciencia.

Aquí vemos cómo el 9 es recuperar la conciencia de la luz en la oscuridad, que es justo donde estamos nosotros. Es el despertar de la luz en un territorio donde no hay luz, porque si hubiera luz, no aparecería, ya que ya estaría.
Entonces, en esta frontera en que estamos, necesitamos de ese despertar, que lo vemos asociado al tono 9, del despertar del jaguar.

Despertar el jaguar es la parte anterior a la perfección. El tono 9 se asocia con el sello 9, la luna, que es esa riqueza del agua que está dentro de cada persona, aunque la desconozca. El 9, como onda, es también la serpiente, que es una energía de luz. Dentro de ti tienes agua, aunque no la veas, y tienes luz. Cuando conectas con estos dos vectores, cuando vives tu agua y vives tu luz, es cuando puedes acceder a la perfección, que está asociada al amor. Cuando te reconoces como agua y te reconoces como luz puedes salir del estrés, del triunfo, de la necesidad y la defensa, para situarte en el amor.