EL ÁGUILA (Libro de los Sellos)

El Águila está asociada a la visión, intuición y creatividad.
Pero no se trata de la visión habitual, asociada con las limitaciones o con el miedo, sino que es una visión elevada, panorámica y profunda. Es una visión despegada (sello oculto, Enlazador de Mundos) de lo terrenal, que ayuda a seguir avanzando.
El Águila está viendo la maravilla. Es la penúltima onda del Tzolkin, justo antes de la onda de la Estrella, que es la final. Se pueden ver los defectos o ver las virtudes y la maravilla, como hace el Águila, que pertenece al quinto castillo como onda.
En los sellos es la continuación del mago, y así tiene que ver con la visión de todo lo que en la realidad ordinaria no aparece, es decir, la maravilla.

La creatividad está relacionada con seguir tu impulso en el momento en que se produce. Puede ser ahuyentada por el miedo, pero entonces nunca sabrás lo que hay detrás.
Cuando escuchas la intuición te conviertes en una persona creativa; la intuición es como habla tu ser sabio contigo.
Cuando nos perdemos en los detalles, el Águila nos ayuda a recuperar una visión más general, haciéndonos conscientes del punto del camino en que nos encontramos, y permitiendo observarlo con cierta distancia, sin apegos, con la sabiduría que nos ha aportado el Mago, que es el sello anterior y su onda oculta, innovando y disfrutando con ello.
El Águila, la creatividad, quiere decir que eres creador, que hay algo activamente creador en ti siempre. Es ancestral porque está siempre, no depende de ti. Pero como eres libre, puedes crear y de hecho creas negatividades basadas en miedo, odio, envidia, egoísmo, donde lo que predomina es la falta de conciencia.

El águila aparece como la forma trascendente de la visualización creativa (onda Noche). Por eso liberar al águila, permitirle ver la maravilla es ser creativo y también es traer esa realidad maravillosa a lo que vives.
De alguna forma es importante reconocer ese valor creativo que forma parte de la esencia de cada persona, que se libera a través de visualizar creativamente abundancia de bienes para todos, abundancia de amor y plenitud para todos, y que de alguna manera representa la esencia de la persona, pero que muchas veces es la esencia olvidada. Parte del salto evolutivo para entrar en lo óptimo requiere activar ese potencial, es decir, liberar al águila para que vea la maravilla.
https://viatzolkin.com/e-books-libros-y-calendarios/el-libro-de-los-sellos/

LA LUNA (Libro de los Sellos)

La Luna en el Tzolkin representa la limpieza de emociones, la purificación, y también el agua. Está relacionada con la ancestralidad, con el karma del pasado y con la acumulación de experiencias, recogidas en el subconsciente y en los genes.

Las emociones son la puerta para acceder al más allá. Expresar nuestras emociones, sentir, comunicar y liberar, nos ayuda a superar situaciones pasadas, ancestrales o sociales que estén bloqueadas.

EL SELLO OCULTO:
La Luna propone como propósito limpiar las emociones para potenciar lo que está indicado en su oculto el Humano, que es la libertad y los pensamientos elevados.

De tal manera que limpiar las emociones te hace más libre. Si un ser humano no realiza un trabajo de limpieza de sus condicionantes emocionales en cuanto a su toxicidad; si una persona no se preocupa de limpiar su toxicidad emocional, esa persona está restringida, cohibida, limitada en su libertad, no se puede expresar, porque esa toxicidad emocional le está mermando en la expresión, en la libertad.

LA ONDA OCULTA:
La Luna es la onda asociada a la onda del Sol. Es conveniente limpiar las emociones, para que se potencie lo que indica su onda asociada, que es la luz. Limpiar las emociones te va a producir más luz.

La Luna es un espejo de la luz del Sol. Recibe y aporta la luz del Sol en medio de la oscuridad.

Y la emoción te construye desde los ojos de Dios, que son las neuronas espejo, como ser humano. Para el ser humano, la emoción es similar al Sol. Es pura luz, pura entrega, algo que hace crecer la vida, que hace prosperar. La emoción es un auténtico tesoro que convierte al ser humano en celeste.

Todos los ocultos de la onda del Sol están en la onda de la Luna. Eso significa que de alguna manera, hablar del Sol, según nos quieren transmitir los sabios maya, es lo mismo que hablar de la Luna, y hablar de la Luna es lo mismo que hablar del Sol. De hecho todas las noches, significando oscuro, negro, dan a luz al Sol. El Sol sale de la oscuridad.

El Sol es luz; la luz no encuentra oscuridad por más que la busque, porque la luz disipa por su propia naturaleza, la oscuridad. Y sin embargo en nuestra dimensión, es decir, como seres humanos, experimentamos muchas veces la oscuridad.

La Luna es simplemente, en el lenguaje de la analogía, la forma en que la luz del Sol se te insinúa a tu libertad y a tu conciencia, para que la dejes aparecer. Por eso es la perfección del Sol (tono 10 de su onda), porque es aquello que hace el Sol amorosamente para llegar hasta ti, que quizá estás aterrado, enfadado, lleno de odio, o simplemente sintiéndote basura o metido en la rutina. Y la luz te busca y te encuentra, y esa es la perfección, porque tú eres luz, y entonces se descubre que la Luna es el Dragón, como transcendencia.

Cuando la Luna es el propósito, dice de alguna manera que es necesario limpiar las emociones; como onda, es conveniente limpiar las emociones, para que se potencie lo que indica su onda asociada, que es la luz. Limpiar las emociones te va a producir más luz.

Pero, limpiar las emociones realmente te va a permitir aumentar la libertad (sello oculto el Humano). Entonces, resulta que la libertad está asociada a la luz. Limpiando las emociones estás indirectamente aumentando la luz y directamente, aumentando la libertad.

Es como un cristal. Quizá quieres limpiar un cristal para poder ver a través de él. En tu coche limpias el parabrisas para ver a los demás coches, pero realmente lo que estás haciendo es aumentar la luz dentro. Directamente, de forma práctica te preocupas de poder ver al coche de delante, pero indirectamente estás colaborando para que haya más luz.

Esto trasladado a las acciones de cada persona, significa que de alguna manera cuando estás limpiando las emociones, experimentas más libertad, pero produces a tu alrededor más luz.

La noche (Libro de los Sellos)

La Noche se corresponde con visualizar, soñar, ensoñar, y tiene que ver con la abundancia. Mediante la meditación o ensoñación podemos visualizar la abundancia, y al permitir disfrutar de la imaginación, propiciar que se convierta en realidad.
La Noche representa el poder de la visualización y el sistema de creencias. Está asociado a ensoñar la abundancia, es decir crear la abundancia para todos, pero también a modificar el sistema de creencias, que presenta la realidad como algo encogido lleno de imposibles.
Noche es ver sólo cosas buenas para los demás, sin pactar con lo que quiere que veas lo malo en los demás; es bendecir a todas las personas, decir bien de todas las personas.
La Noche es el tercer sello y nunca puede ser comienzo del año y tampoco es el comienzo del Tzolkin. Es uno de los tres sellos antes de la primera línea temporal representada por la Semilla, primer sello que puede abrir el año, o sea el tiempo real. Aparece una línea que marca el tiempo, y todo lo anterior se sitúa en lo atemporal. Es y existe sin referencia al tiempo. Por ello Noche estaría en lo atemporal.
El Viento es como el fuego del Dragón, las llamas que salen de la boca del Dragón, y la Noche es como las raíces de la Semilla. La Noche está antes de la manifestación, pero muy cerca. Es la puerta del amanecer. 
El Dragón, la solidaridad, el Viento y la Noche sirven para mostrar cualidades de lo sagrado. Lo sagrado, lo anterior al tiempo, se presenta como algo que te cuida y te nutre (el Dragón), pero también se presenta como algo que quiere dialogar contigo (Viento). Lo atemporal sirve como carta de presentación de aquello que nos busca desde dimensiones superiores: aquello que nos espera, nos cuida y nos guía.
https://viatzolkin.com/e-books-libros-y-calendarios/el-libro-de-los-sellos/

El Perro (El Libro de los Sellos)

El Perro se relaciona con el amor incondicional. Representa el amor profundo, verdadero, respetuoso, no invasivo.

Es perfecto en sí mismo, al corresponder al tono 10 de perfección.

Es el amor que surge desde nuestro corazón, de forma espontánea, sin obligaciones ni deudas; con alegría, desde nuestro niño interior.

No está asociado al sufrimiento ni al dolor, sino a la alegría del Mono, que es su oculto.

El amor es el fin del mundo, por lo menos del plano, y se puede vivir en un mundo plano descubriendo que eres más feliz y tienes mejor salud y hasta prosperidad cuanto más pacífico, tolerante, respetuoso, solidario y cosas así seas y enseñes a tus hijos. Pero si el intento es hacia el amor y además incondicional, a lo que te aproximas es al final de un mundo plano y el comienzo de la elevación, o sea a las puertas de otra dimensión.

Hay por lo tanto otro valor asociado al Perro–amor, y es su valor vibracional, como puerta de acceso a dimensiones superiores.

El amor, o sea el Perro, es como un espejo, pero un espejo como el de Alicia en el País de las Maravillas, o sea el acceso a otra realidad.

El Perro ocupa justamente la horizontal 10 y es un final, porque la horizontal 11, o sea la que sigue a la 10, ya no continúa sino que refleja, apareciendo los ocultos en una relación especular, siempre sumando 21. El Perro, horizontal 10, y el Mono, horizontal 11, son lo mismo como ocultos que son, y ocupan la línea del horizonte. El horizonte es la frontera del cielo, y ese es el lugar del Perro.

El Perro, onda 14 del Tzolkin, ocupa el segundo lugar en el castillo 4, el lugar del desafío o del regalo. Como onda segunda su verdadera naturaleza es similar al Mago, que es la segunda onda del Tzolkin, o sea supone aprendizaje, desafío y regalo, y como es blanco supone refinar, pero la madurez, o sea el trabajo realizado, es la expansión de la conciencia para poder acceder a la quinta dimensión, éter o cielo.
Viatzolkin

El Mono (El Libro de los Sellos)

El Mono está asociado a la alegría, osar, jugar, vivir lo que crees; a la inocencia; a experimentar e investigar lo nuevo.

El Mono siente la alegría, disfruta con lo que hace, comprueba, ríe, porque todo parte del amor e inocencia que existe en su interior.

Es propio del Mono reír, jugar, cantar, atreverse a hacer cosas distintas a las esperadas, experimentar, sacar al niño interior, improvisar, disfrutar.

El Mono se asocia también con la inocencia, que es la que permite la alegría, porque la inocencia quiere decir que no hay doblez en tu corazón. Y no hay doblez en tu corazón porque no hay sospecha, pero tampoco hay engaño. Y esto sucede porque tampoco hay miedo.

Si no hay miedo, puedes experimentar, porque el ser humano está hecho para conocer, y cada vez que pasa ante un enigma se activa algo que es constitutivo del ser humano y que le lleva a resolver ese enigma.

Solemos relacionar el Mono con alegría y realmente la alegría es lo que sucede cuando la fuerza desborda. La alegría es la fuerza vital que desborda. Se le relaciona también al Mono con osar, es decir averiguar posibilidades, ensayar cosas nuevas, aprender conociendo.

Todo esto también indica que hay una fuerza empujándote hacia fuera. La depresión te deja sin fuerzas, pero la fuerza te expande, te desborda como alegría y te lleva fuera de ti a conocer lo que te rodea; a conocerlo sin miedo, y eso es osar.

Pero no hay que olvidar que el Mono no es una condición, sino el final de un proceso. El nacimiento del embrión es el final de un proceso, donde el embrión ya maduro inicia otro nivel de la vida.

La situación de la onda del Mono unida a su onda asociada, que es la onda del Espejo, cohesionan toda la estructura de las ondas.

Hay una secuencia que va del Dragón al Espejo, y donde acaba el Espejo comienza el Mono, inaugurando una nueva secuencia que va del Mono, onda 11, a la onda 20, en forma especular, es decir de espejo. De tal manera que el Mono es el centro, surgiendo. Esa es la fuerza. Es un lugar donde se ha integrado toda la energía de la luz en su descenso a la forma, a la materia, y te ha encontrado a ti. O mirándote en el espejo, me ha encontrado a mí; a cada ser humano, como lugar donde la fuerza toma asiento. Esa fuerza luminosa que viene de dimensiones superiores a buscarte, y de nuevo asciende.

El Mono es el centro exacto del telar maya, o sea del Tzolkin, pero es también un comienzo.

El metalenguaje quiere, y así lo presenta, que se considere comienzo al Dragón y por ello hay toda una tradición maya que hace comenzar el Tzolkin con el sello Dragón. Pero también, y el metalenguaje así lo quiere, hay una tradición que considera como inicio al Mono.

Dragón como inicio es como un surgimiento de la nada, como el inicio inicial, pero Mono es como el surgimiento en algo, como una nueva explicación de la realidad, pero la realidad ya está.

El Mono es el centro, está en medio de todo y como oculto, el Perro también.

SELLO ESPEJO (Libro de los Sellos)

El Tzolkin presenta el Espejo como arquetipo de la realidad.
Es el momento de la fusión y del Espejo. El famoso “In lak’ech” es el saludo del Espejo, porque cuando te miras al Espejo y ves una persona, que eres tú, dices “yo soy tu” y además “tú eres yo”.
Por eso la ley del Espejo es tal vez la mejor de las leyes. Y de cualquier manera, más allá de ser una ley, es un instrumento de conocimiento maravilloso.
El Espejo es la verdad, y la verdad y la realidad sólo pueden ser lo mismo.
El Espejo propone observar, contemplar, aceptar lo que es. Pero contemplar no es evadirte. Contemplar no es pensar en otra cosa mientras “pasa” el asunto, sino sumergirte en él, sólo que sin nada. Sumergirte en el asunto con la conciencia desde el vacío. Simplemente mirando, como cuando llegas a un lugar nuevo y simplemente miras para situarte, para entender.
Estás totalmente presente. Eso es lo importante: estar presente y vacío.
Si simplemente miramos, vemos que el Espejo es blanco y contiene como dibujo una especie de escalera ascendente y descendente, o doble, o en Espejo. También podría sugerir una pirámide escalonada.
Podría haber varios horizontes, según se considere, pero ciertamente y sin duda posible, la figura es escalonada. Lo que se quiera representar al niño, a lo inocente dentro de ti, se hace a través de una escalera. Como hablando de niveles, o de subir y bajar.
El Espejo en algunas tradiciones se llama cuchillo y cosas así, o sea de cortar, incluso se sugiere que se ve un cuchillo ceremonial en el glifo; otros ven una pirámide. Algunos presentan este cuchillo como lo que corta el error, espada de la verdad, o como un bisturí que quita el tejido dañado. Todo sirve. La verdad de las cosas corta el error. La verdad de lo que es hace desaparecer lo erróneo.
Personalmente en el Espejo veo una X. La X es utilizada en matemáticas como la respuesta que se busca, es decir la X es la incógnita. Pero es la incógnita para un estudiante, para un estudiante que debe conocer la fórmula que le da la respuesta adecuada.
viatzolkin.com/e-books-libros-y-calendarios/el-libro-de-los-sellos

LA SERPIENTE (El Libro de los Sellos)

La Serpiente representa la energía ascendente. Y ya sabemos que energía y espíritu o chi, aliento, Ruaj es lo mismo.

Esta energía ascendente aparece asociada a energías transcendentes, es decir, a cómo la tierra se va trasformando en algo capaz de subir al cielo. Y eso es la kundalini.

Dentro de cada uno hay una energía ascensional y amorosa, sólo que quizás haya otros programas que dirigen no a amar sino a competir. Es muy importante discernir y meditar; abrir un espacio interior para la escucha; abrir un espacio para la telepatía, para la conexión.

Tenemos la Serpiente y la reconocemos como expresión de la energía vital y la kundalini. Sólo que kundalini tiene mucha literatura detrás y hay algo que puede confundir.

La Serpiente traduce la energía celeste como algo que está dentro de ti en todas tus células, y una de las cosas que te pide es que no olvides que es una energía amorosa porque proviene del Dragón, y una energía celeste, o sea espiritual.

EL SELLO OCULTO:

Hay un metalenguaje en la Serpiente, que es su orientación horizontal, capaz de verticalizarse. Hay una Serpiente dormida en la persona, que le pega a lo más pesado de la Tierra. Serpiente durmiente, que puede despertarse y ascender, asociada al Guerrero, que es su oculto.

Pero el Guerrero aparece en la Serpiente levantada, porque el Guerrero no puede estar tumbado, ya que en metalenguaje sería un Guerrero caído. El Guerrero está de pie, como la cabeza de la Serpiente, ascendiendo.

Y ahí hay un nacimiento. En el despertar de la Serpiente hay un nacimiento.

El Guerrero es la Serpiente porque es su realidad oculta; esto es mostrado como sello, es decir como arquetipo. Pero cuando vemos moverse a la Serpiente, es decir como onda, vemos que la Serpiente es la Semilla, que es su onda oculta.

Es decir que la Serpiente es expansión de la conciencia, Serpiente-Guerrero, pero se mueve, evoluciona como la Semilla por un programa interno.

Hay un programa interno para la expansión de la conciencia, pero como eres un ser totalmente libre sólo se puede activar plenamente si tú quieres y lo solicitas.

La Tormenta (Libro de los Sellos)

La Tormenta está asociada a cambios repentinos, transformaciones y renovaciones; cataliza la autogeneración y acelera los procesos. Actúa favoreciendo el renacimiento, como en el ave Fénix, que resurge a partir de sus cenizas.

La Tormenta significa, en la forma más simple, cambios. Podrían ser cambios de humor, confusión, pero en realidad cuando se trabaja con conciencia aporta facilidad para descubrir tesoros, incluso resucitar.

Hablar simplemente de cambios puede ser caos, pero los cambios de la Tormenta significan precisamente salir de la confusión a la luz, porque la Tormenta es el sello anterior al Sol. Y en un trabajo evolutivo que comenzase en el Dragón y terminase en el Sol, justamente el paso previo al Sol, pero posterior a todos los demás sellos, es la Tormenta.

Normalmente se asocia Tormenta con crisis y crisis con dificultades que quisieras evitar. Y así es o suele ser en una cultura asociada al dolor y al sufrimiento, donde el hipotálamo está tan cargado de recuerdo del dolor que cualquier cosa te duele, y donde dolor y “lo conocido” pasan a ser lo mismo, de modo que necesitas el dolor, que es “lo conocido”, para que no aumente la angustia de lo desconocido.

Pero la conciencia de la realidad más allá del velo supone una sanación del dolor acumulado sin conciencia.

La Tormenta no es repetir. Por ese motivo, las crisis son estupendas, y cualquier persona que ahora se encuentre en el mayor sinsentido de su vida, está cerca de la puerta que le permitirá encontrar el mayor sentido de su vida.

La Tormenta es la resurrección, las grandes transformaciones, vitalidad desbordante. Pero si no sabes qué hacer, te da miedo; si no hay conciencia, piensas que la Tormenta son catástrofes.

Si no estamos en esta dimensión de las ondas, Tormenta significa simplemente crisis, cambios bruscos, no necesariamente exitosos, sino más bien lo contrario, por ejemplo accidentes y peleas. Es decir, algo propicia que cambies urgentemente. Si estás sordo terminarás por enterarte; la solución siempre está muy cerca, en la Tormenta.

La energía de la Tormenta no está hecha para aburrirse, sino que está asociada a grandes trasformaciones, y lo insólito está siempre cerca, de modo que conviene interiorizarse para entenderlo.

La tormenta augura cambios, resurrecciones, transformaciones totales hacia la vida. Es el momento de remover lo que te impide vivir, entendiendo que vivir es sinónimo de ser feliz, de dar gracias, de bendecir, de mirar y sólo ver amigos, sólo ver cosas maravillosas que te rodean.

El Enlazador (Libro de los Sellos)

El Enlazador representa el desapego y la clarividencia; dejar ir, liberar para enlazar con otro presente.

Enlaza con la dimensión celeste y con la dimensión maternal de la Tierra. Ayuda a integrar mundos, ideas, creencias, personas, amigos que no se conocen; tendencias diferentes; mundos distantes; lo personal y lo laboral; masculino y femenino; singular y plural; creatividad y lógica; sentido y sensibilidad.

Pero para enlazar y unir hay que respetar. Unir sin respetar sería más bien anexionarse, apropiarse, forzar, o cosas así. La propuesta a través del Enlazador sería más bien unir con desapego, es decir sin ego, con una actitud de soltar, desaprender, deshacerte de viejos patrones.

El desapego requiere confianza y entrega. Es un nivel de madurez.

Al Enlazador se le suele atribuir una relación con la muerte, pero para nosotros está relacionado con el desapego, que es la muerte y el abandono de los apegos, de alguna manera ir hacia lo nuevo, sin miedo.

Y sobre todo el Enlazador está asociado con la capacidad de enlazar con otras dimensiones, de encontrar cosas nuevas, como el viaje de Colón, que pertenece a la onda del Enlazador.

La sexta Columna:
El número seis del Enlazador se corresponde con la sexta columna, que es una columna de portales dimensionales. Así, el Enlazador es una puerta. Todas las puertas enlazan lugares diferentes. Sólo hay que abrirlas para pasar.

El Enlazador es una cualidad existente en todas las personas, de poder enlazar a esa puerta. El Enlazador está dentro de cada uno, y es el sello y la garantía de éxito, incluso a través del error.

El Sello Oculto:
El Enlazador de mundos es el sello oculto del Águila, que está asociado a la creatividad, intuición y visión. Desapegarnos de la realidad diaria nos permite tener una visión más global pero a la vez más profunda de las cosas, y, desde ahí, la intuición y la creatividad están a nuestra disposición.

Y viceversa, cuanta más creatividad, más te favorece para entrar en conexión o enlazar con otras dimensiones.

Con lo cual, la creatividad está asociada de alguna manera al resultado de encontrar formas de vida más allá de los límites restringidos. Los límites restringidos son, entre otras cosas, los límites del ego.

El desapego expresado por el Enlazador está hablando de una forma de viajar sin ningún peso que te pegue a la tierra, de acceder a otras dimensiones convirtiendo desapego en despegue, despegado del cuerpo, porque el Águila se despega de la tierra y enlaza con su vista dimensiones más allá.
https://viatzolkin.com/e-books-libros-y-calendarios/el-libro-de-los-sellos/

EL CAMINANTE DEL CIELO (Libro de los Sellos)

Al Caminante del cielo se le atribuye expansión y exploración del espacio.

No tiene límites ni ataduras; no está constreñido por su mente; no está encerrado en conceptos. Se le asocia al gozo, a la sensación de plenitud, que va más allá de los límites naturales, entrando en lo sobrenatural.

LA ONDA TIPO:
El Caminante del cielo aparece en la secuencia inicial de trece sellos que llamamos onda tipo, justamente en treceavo lugar, y es por tanto el final de un proceso, de tal manera que es algo que uno se encuentra al final de una tensión, y ese hallazgo es el final de la tensión, cuando menos.

Es el final de la onda del Dragón. Significa que el presente se inicia cuando has hecho el trabajo de vivir la solidaridad asociada al Dragón, y vivirla con tal entrega, con tal intento, que descubres la transcendencia.

Lo que te convierte en un Caminante del cielo es vivir desde la solidaridad del Dragón y descubrir la energía femenina en ti, que no es la energía de la dominación, sino la de la entrega y el servicio a favor de todos. Por eso puede crear la sociedad celeste.

Supone expansión y se le atribuye expansión, exploración del espacio,… Pero si pasamos de la teoría a las vivencias personales, podemos entender que tal vez has hecho una marcha de varias horas para llegar a un paraje bello, y lo que sucede es que mientras vas caminando con tu mochila, ciertamente te vas divirtiendo y vas disfrutando. Pero cuando llegas al paraje que justifica ese esfuerzo, que puede ser la cima de una montaña, una cascada, unas ruinas antiguas, algo que es a donde quieres ir, entonces te quitas la mochila y simplemente disfrutas dejando expandirse tu espíritu en ese lugar bello a donde ibas.

Por eso el Caminante del cielo contiene ese sentido de expansión, que es justamente lo contrario a la tensión, pero sobre todo contiene gozo y contiene libertad, porque eso que haces con esfuerzo, lo haces porque quieres. Has elegido hacer eso y eres totalmente libre en ese momento. Es decir que el Caminante del cielo une libertad, gozo y expansión.