La mano: herramienta de sanación que une el corazón y el cerebro

mano
EL SELLO LA MANO:

La sanación, la canalización, la interacción y la realización son propios de la Mano.
La Mano es herramienta de sanación, y asociada al cerebro es herramienta de la conciencia, que une el corazón y el cerebro, lugar de las neuronas espejo.
La canalización es un momento maravilloso, de conexión con otras dimensiones, y tiene gran relación con el éxtasis amoroso, con el clímax, con el momento de máxima intensidad y de máximo encuentro con la vida.
En el ser humano, le aporta una característica a su creatividad, que es canalizar, como algo propio del ser humano.
El contenido de las manos es para interactuar. La imposición de manos, echar una mano a alguien o simplemente el acariciar, es una forma de conectar con nuestra parte espiritual.
Por otra parte, el sello de la Mano se suele traducir como sanar, pero lo que significa es realizar, solo que real y sano es lo mismo. La falta de salud es falta de realidad, es irrealidad. Hay algo carente de verdad, hay un engaño en la enfermedad, o una falta de luz o sea algo ha interrumpido; está interrumpiendo la plena realización, expansión, del ser.
Una de las características más importantes de la mano es que, en la horizontal, es el camino al corazón. Transforma la tierra en el cielo.

EL TONO 7:
El primer tono 7 del Tzolkin es la Mano, sello 7.
El tono 7, en la transmisión del conocimiento de los creadores del Tzolkin, está especialmente resaltado como instrumento de canalización, de dimensiones superiores. Canalizar es emitir y recibir, y el tono siete presenta la sanación, la Mano, como centro y lugar del suceso canalizado.
Esto nos sitúa en que la Mano la podemos utilizar sin conciencia, como algo en la tercera dimensión, para simplemente hacer cosas; también la podemos utilizar desde la cuarta dimensión, es decir con conciencia, para todas las acciones que contienen conciencia como es expresar cariño, hacer mudras, etc. La persona que utiliza mudras conoce su poder; la persona que acaricia como expresión amorosa, conoce su poder. Todos esos elementos y otros del mismo estilo, hablan de la conciencia.
El estudio de los tonos siete de todas las ondas es muy instructivo para las personas interesadas en adentrarse en la sabiduría de la malla, de la red que une a todas las personas y que queda patente y manifiesta para los más dubitativos por las neuronas espejo y la creciente realidad de telepatía y metalenguaje que nos acompaña diariamente, a poco que estés atento a la sincronía de los sucesos.
En esta consideración encontramos que el primer tono 7 sería la Mano, y la Mano está asociada a canalizar y a sanar. Pero el segundo tono 7 es el Sol en la primera columna, que corresponde al número 20, mostrando como en una primera instancia es necesaria la sanación, pero la auténtica sanación es la iluminación, el segundo tono resonante.
Pero además de reunir significados de canalizar, es decir aquello que viene facilitado desde dimensiones superiores, el tono 7 también muestra, por su relación con la columna siete, algo que te encamina al nacimiento de tu ser auténtico más allá de lo convencional y lo lógico.

EL SELLO OCULTO
La Mano es el oculto del Mago; la realidad oculta tras la apariencia contemplativa del Mago es la acción expresada por la Mano, que parece quizá poco activa pero simplemente es. Porque se trata de canalizar, y canalizar es abrir paso a otra realidad, donde tal vez actúas únicamente como un catalizador, quedando inalterable pero produciendo una gran transformación.
Y eso es máxima actividad, mientras que la agitación, que es aparente actividad, es en realidad estéril en el mejor de los casos.
No es momento de destruirse, de agredirse, sino de sanarse y canalizar. Quizá sanarse es empezar a gustar de lo atemporal.

(puedes adquirir El Libro de los Sellos en

EL LIBRO DE LOS SELLOS

)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *