Está el sol, está la luna y algo pasa en medio

Está el sol, está la luna y algo pasa en medio. En medio, en esa interacción entre el sol y la luna, está la tierra.
Eso es el eclipse, pero claro la tierra está llena de vivencias. Hay cosas, piedras y átomos haciendo sus historias, pero los seres humanos tienen un territorio totalmente suyo, que es un territorio de emociones, amor, ilusiones, deseos que se cumplen y deseos que se frustran. Todo ese mundo, toda esa vida, se sitúa en medio de esas dos presencias.

Eso también tiene traducción en la vida de las personas, porque hay determinados momentos en que una persona está cerca de otra, pero también hay otros en que entre una persona y otra surge una explosión de vivencias y emociones, toda una vibración diferente de lo habitual, de las cosas.
Eso es el eclipse, una explosión vibracional, y su referencia no es el mundo-cosa sino el mundo-emoción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *