Hay escenarios físicos y escenarios mentales/espirituales

Hay escenarios físicos y escenarios mentales/espirituales. En los escenarios físicos es donde está instalado el cuerpo, pero en los escenarios mentales o espirituales las imágenes no son soportadas por objetos. No tienen cuerpo, aunque sí realidad, que es espiritual, o sea inmaterial. Pueden ser descritas con palabras, porque las palabras pertenecen a la realidad espiritual y hacen como un puente entre la realidad espiritual y la física.

El reconocimiento de esos escenarios mentales es fundamental para el cuerpo, porque están actuando sobre él, solo que de forma no consciente. Es importante reconocer en qué escenario mental, o sea espiritual, te encuentras, porque si es en uno restringido, tu cuerpo se verá también restringido de energía vital. Sentirá la carencia y entonces creerá que la realidad es una realidad de carencia y de necesidad. Querrá sentirse fuerte y eso le hará actuar en contra de las demás personas, porque si se siente más débil que los demás, creerá estar rodeado de enemigos potenciales.
Por eso es importante reconocer cuáles son los escenarios mentales restringidos y cómo puedes expandirlos, saliendo de ese escenario mental que te lleva a sentirte débil en el escenario material.

Ahí es donde es importante la palabra. La palabra te ayuda a restituir tu conexión con la vida. Te devuelve tu lugar en la vida y eso es parte de lo que se denomina despertar. Cuando te das cuenta de cómo está restringida tu realidad material, a causa de los escenarios mentales y espirituales en que te encuentras restringido, entonces la palabra te permite restituir la conexión con la vida. La palabra puede iluminar tu realidad y, al hacerlo, se despierta tu ser espiritual pleno.
En esos escenarios mentales de restricción simplemente estabas dormido, y te despiertas a través de la iluminación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *