La alegría es una expresión de lo sagrado, o sea de lo óptimo

La alegría es una expresión de lo sagrado, o sea de lo óptimo.
Sí, gracias, gente pura, o sea bandid@s pur@s, porque ser solo puro es un poco aburrido, y le debe faltar algo de lo óptimo o de lo sagrado, por lo menos en la dimensión del ser humano. Evidentemente en la dimensión de las hormigas, las abejas y las tortugas ya no es preciso ser además de puro, bandido, porque solo con ser puros ya se divierten, ya que no necesitan despertar.

Bueno, en un día mono 3 todo es posible, mejor dicho todo es posible cuando te sitúas vibracionalmente en el castillo verde, y para eso todos somos voluntarios, aunque a veces parezca lo contrario.

El tercer día del castillo verde en el primer año después del 2012, aparece como mono 3, es decir cuando aparece el tiempo real del castillo verde; cuando el castillo verde abre su puerta y se hace presente, porque el tiempo, lo azul y lo que aparece en tercer lugar en el código Tzolkin está asociado en el castillo verde como puerta inicial, momento temporal inicial y primer sello azul, con el mono, con el osar y con la inocencia.

Pero si situamos el mono como expresión de la inocencia y del osar es porque la irreverencia del mono es inocencia y muestra cómo muchos contenidos mentales de dimensiones inferiores, por ejemplo la dimensión del “mío y no tuyo”, del “para mí y no para ti” y del “todo para mí” está constituida con patrones mentales rígidos, estériles e infructuosos, y por infructuosos, contrarios a la vida. Es decir hay patrones mentales que pertenecen al depredador, y el mono, desde su inocencia y pureza, se lo salta.

El mono se bandidea porque no queda atrapado en la trampa del depredador, y la prueba está en la alegría, que es un florecimiento de lo óptimo y una expresión de lo sagrado.
Por supuesto la alegría es la expresión del corazón sano. Por eso sabemos que expresa lo sagrado, porque lo sagrado y lo óptimo encuentran su alineación y expresión desde el corazón, alineado con el corazón amoroso de la vida.
En la columna resonante esto se traduce en una alineación con el corazón amoroso de la tierra y con el corazón amoroso del cielo.

La alegría te redime de la víctima.
Si tu vibración es víctima, quizá porque tu linaje sea víctima o victimario, la alegría desde el corazón, o sea inocente, te redime de ello.
Si juzgas, si tu hígado está enfermo, también la alegría te sana.
Si tu vibración es de añoranza, o sea si tu pulmón está triste, también la alegría que procede del corazón, sana.
No puede coexistir el miedo con la alegría. La vibración de la alegría destruye el miedo, lo hace imposible.
Por supuesto, no hay que confundir la alegría con la euforia química, que en realidad extorsiona al corazón; ni tampoco es alegría la burla, el escarnio o situaciones que provengan de la humillación, la venganza o la superioridad, que solo muestran tu lado emocional enfermo, y que ni son alegres ni inocentes.

Bendito 3, porque el 3 es el tiempo y la transformación para el ser humano es solamente una cosa. Solo una, pero que puede ser dicha de infinitas maneras. La transformación es el paso de la infelicidad a la felicidad, o sea la resurrección, bueno quizá la iluminación o la enamoración o algo de eso.
Sí, gracias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *