La perfección compite con la maravilla

2/9/2016
La perfección compite con la maravilla. De hecho, la perfección ocupa el terreno de la maravilla, expulsándola de la vida, que entones no llega a ser maravillosa y solo llega a parecer perfecta.
La perfección en este caso pertenece al lenguaje de la máquina, mientras que la maravilla pertenece al territorio del humano, porque no hay perfección en el error, pero la maravilla sí puede comenzar con un error.

La maravilla aparece en todas las posibilidades, en el acierto y en el desacierto. Incluso la desgracia puede ser la puerta de la maravilla, pero no de la perfección. Por eso la perfección habla el lenguaje máquina y la maravilla habla el lenguaje de las emociones y de la visión profunda del águila.
La maravilla no necesita la perfección, sino que, al contrario, la perfección es un territorio donde se excluye la maravilla, porque la máquina no necesita ser maravillosa, ya que solamente tiene como máxima aspiración ser perfecta, y entonces solo puede ser eso, una máquina perfecta.

El territorio del ser humano es el territorio de la maravilla, que es el territorio de las emociones, donde todo es posible, aunque en este momento o en algún momento determinado no haya plenitud.
Se puede ganar perdiendo o perder ganando, pero cuando el ser humano despierta, su ser espiritual se da cuenta de que está siempre dando vueltas entorno a la maravilla y que cuando lo escucha su corazón entonces se encuentra dentro.

El mundo de las emociones y de los sentimientos es maravilloso y por eso no necesita ser perfecto.
Ese es el territorio a explorar en estos momentos.
La vida real es superior al Photoshop.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *