Liberar el colibrí es liberar el corazón, dejándolo libre de hechizos y confiando en su sabiduría

liberar small
Liberar el colibrí es liberar el corazón, dejándolo libre de hechizos y confiando en su sabiduría.

Confiar en la sabiduría del colibrí es confiar en la sabiduría del amor. Por eso quizá sobran órdenes y restricciones, faltando libertad y confianza, porque el amor no es fruto de la coerción, represión o legislación, sino que saca su fuerza y realidad de dimensiones superiores. El amor es la esencia y realidad divina.

Por eso, recuperar la conciencia de lo sagrado es un acto voluntario, que solo puede ser resultado de la conciencia.
Quizá se puedan poner normas que sirvan para la educación de los niños, pero luego hay que crecer y liberarse de las normas, pasando de la ley al amor.

Pasar de la ley bajo el miedo, al amor como vivencia de la realidad Dios, es liberar al colibrí.
En el nivel del corazón, en el cuarto chakra, se encuentran dos triángulos formando una estrella de seis puntas, que también es una expresión del agua, al ser la forma en que el agua cristaliza, y la estrella de David, que es quien inicia la construcción del templo y la construcción de lo sagrado. Recuperar lo sagrado también es liberar al colibrí.

La vida humana es sagrada, de modo que honrar la vida también es liberar el colibrí.
Por supuesto, también es imprescindible recordar -gracias Malala- que la mujer es sagrada. Honrar a la mujer también es liberar al colibrí.
No es necesario ser fiel al clan. Es necesario ser fiel al arquetipo humano y a lo sagrado.
Gracias Malala. Gracias Malalas
Bendiciones Malala. Bendiciones Malalas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *