Lo bueno de la dualidad es que siempre hay alguien que te compra

Lo bueno de la dualidad, o sea de la polarización o de la polaridad, es que siempre hay alguien que te compra. Si ofreces algo, estadísticamente siempre va a haber un número de personas a quien no les interesa y un número de personas a quien sí les interesa. Si todo se polariza, sucede que alguien dice sí, y está obligando a que aparezca alguien que diga no.

Podemos pensar que el mundo en que estamos es negativo por la dualidad. Pero eso nunca lo dirías ni nunca lo dirás un día que estés feliz. Un día en el que estés feliz, un día en el que tu vibración se haya conectado con la inocencia y con la alegría, no encontrarás nada negativo en la dualidad o en la polarización, sino que encontrarás que es maravilloso poder decir que sí y poder decir que no, sin que suceda nada, siendo libre y entonces expresando tu interior, tu corazón y tu verdad. Así, encontrarás personas que te acompañan por su resonancia, aunque haya otro grupo polarizado que aparentemente no.

En realidad, estás abriendo un camino para que tu afirmación, desde la inocencia, llegue al punto máximo de intensidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *