ONDA DE LA TORMENTA: Del 27 de abril al 9 de mayo. Transformaciones repentinas y sanadoras

ONDA DE LA TORMENTA: Del 27 de abril al 9 de mayo

La energía de los cambios sanadores (onda tormenta) va siempre asociada, en una forma que no se ve (onda oculta) a la energía del amor incondicional (perro).
Según avanzamos desarrollando ese amor incondicional, se van produciendo sanaciones, a menudo repentinas, en nosotros y en otras personas, hasta llegar a alcanzar la sabiduría del espíritu, en su vertiente comunicadora (viento, tono 13), y la alegría (mono, tono 13 en la onda oculta).
Las transformaciones y los cambios, por lo tanto, no tienen que implicar un camino de sufrimiento y dolor, sino que van dirigidos a alcanzar la alegría, el juego y la inocencia.

La onda de la tormenta es la onda de las transformaciones repentinas y sanadoras.
Partiendo de una dinámica de cambios bruscos, regeneraciones y auto-sanación, estamos caminando hacia la alegría y el juego. La sanación nos ayudará a encontrar la alegría (tono 9 da fuerza al 13).
Aquí nos desafía precisamente lo que nos libera en la onda oculta: la elevación de conciencia, fusión e iluminación. Para crecer, tendremos que “rendirnos”, en su concepción más positiva, ante la luz.
El servicio a los demás es nutrir y proteger (dragón, tono 3).
Para realizar esos cambios sanadores, esta onda nos recomienda utilizar la comunicación y la palabra, siempre desde el espíritu (viento, tono 4).
La fuerza la podemos obtener visualizando la abundancia, en este caso concreto creando y creyendo en las sanaciones repentinas, en los milagros (noche, tono 5).
Para liberarnos y descargar tensiones, es importante la limpieza de las emociones (luna, tono 11).

La tormenta es la onda séptima, expresando los contenidos del tono 7 resonante.

La tormenta se asocia a grandes transformaciones, a reinventarse y a resucitar. Eso no quiere decir que todas las grandes transformaciones sean evolutivas. Las múltiples transformaciones pueden ser simplemente la forma en que actúa un estafador, que cambia de nombre y de aspecto para no ser reconocido y conseguir sus logros depredadores. Además, en ocasiones las grandes transformaciones son ocurrencias desastrosas.
Una gran transformación puede ser encontrar un entorno maravilloso y urbanizarlo para venderlo y así hacerte rico, despreciando la flora, la fauna y la belleza majestuosa de la madre tierra en aquel entorno.
Sin embargo, encontrar el valor evolutivo, es decir, aquello que te permite acceder al encuentro de tu alma, es importante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *