Osiris es el dios troceado, mientras que Isis es la fuerza de la divinidad que une a través del amor y que tiene fruto

Osiris, troceado por su hermano Seth en 14 trozos que se distribuyen por todo el territorio conocido -por todo lo que se puede considerar “ecuménico”- es el dios de la civilización, de civilizarse y del civilizaje, es decir, de aprender y transmitir; las herramientas o útiles con los que haces casas, manejas el río o permites cosechas en la agricultura, todo eso es un aprendizaje y está relacionado con Osiris.

Osiris es un concepto que aparece troceado. Podemos entender que el conocimiento es un troceamiento, y al mismo tiempo es reconstruido por Isis.
Podemos determinar que hay un conocimiento que trocea y un conocimiento que reúne, que es fecundo por sí mismo; es el florecimiento desde sí mismo.
Osiris, el dios de la civilización, es el dios troceado, mientras que Isis es la fuerza de la divinidad que une a través del amor y que tiene fruto, no usando la fuerza natural sino la del amor, que es una fuerza transcendente, ya que lo que crea no está en la dimensión de los frutos naturales sino en la de los transcendentes.

Al mismo tiempo podemos determinar que aquella historia del asesinato por envidia, simplemente sucede en una dimensión donde existe la envidia y donde todos los seres humanos pertenecen a la dimensión del asesinato, aunque sean de la mafia y ni lo hayan visto, ni oído, ni quieran hablar sobre el tema. Están en la dimensión de la muerte y es a través de la reconstrucción de Isis donde encuentran una salida a la transcendencia dimensional.

Pero esa historia de asesinato en realidad solamente es así en la dimensión del asesinato. En otra dimensión, Seth no es envidioso, sino una fuerza creadora y creativa. Es la fuerza de la vida, pero sin conciencia. La conciencia está en el ser humano y esa fuerza creativa no precisa ser autorizada por la mente del ser humano. Por eso Seth no es asesino y mentiroso, sino vital, vitalista y creador de vida.
Pero las personas en una determinada dimensión pueden ver a la vida como enemiga, porque son amigos de la no vida. Por eso es necesario llegar a un punto donde se produce esa transmutación.

Eso está explicado a través de Anubis.
Donde Seth aparece como envidioso, Anubis es un chacal carroñero, pero en realidad es una fuerza amorosa que te busca y te lleva a la transmutación. Es una fuerza que se caracteriza como femenina, porque uno de los epítetos con que se conoce a Anubis es el señor de las vacas lecheras, entendiendo la leche como nutrición a través de la energía femenina. También es conocido Anubis como el señor que abre caminos. Lo hemos oído en la Pascua: algo abre camino a través de lo imposible.
Pero no hablamos de religiones, sino de idiomas, lenguajes y contenidos, que enlazadoramente, sumándose, contienen al estilo de Isis, un fruto.

Moisés, Jesucristo, Quetzalcóatl y Pacal Votan son una puerta a la inmortalidad, es decir a la vida en plenitud

Se considera al chacal que es un cánido, como un carroñero que se alimenta de cadáveres. La pregunta sería si visto desde el alma podría ser como un San Bernardo, que no te devora sino te da la vida.
A Anubis se le representa como un chacal, pero Anubis encuentra mágicamente al corazón preso y lo libera, enfermo y lo sana.
Anubis encuentra al corazón enterrado bajo un montón de escombros y lo aligera, mostrándole el camino a la inmortalidad.
Por eso encontramos que Anubis es el perro, el sello 10, que representa el amor incondicional, pero que evolutivamente se va a situar sobre la horizontal 14 ocupada en el Tzolkin tipo por los sellos del mago, y en el alfabeto primordial fonético –gracias y reconocimiento al pueblo del alfabeto primordial fonético, que no son precisamente los filisteos, pero gracias también a los filisteos, que hoy se llaman palestinos- va a aparecer como la letra 14, la Nun, que en el tarot sería la templanza.

Josué, hijo de Nun, de la tribu de Efraín -que es el segundo Israel y el segundo que recibe el nombre de Israel-, guía al pueblo en el paso en espejo al de la salida de Egipto, pero ahora al interior de la tierra prometida. Josué aparece en la escritura asociado a la cruz, liberando el ejército que pelea con los amalecitas, mientras Moisés está orando a Dios con los brazos en cruz.
También podemos ver claramente la cruz en el juicio de Osiris; solo hay que mirar la imagen del juicio de Osiris para ver una cruz que es la balanza, la Maat.
Moisés con los brazos en cruz es similar a la Maat y también es una representación visual en un formato diferente del juicio de Osiris, como paso a lo óptimo.

La Maat en ocasiones aparece como serpiente emplumada, como Quetzalcóatl. La Maat también aparece en ocasiones como Jesucristo, con los brazos en cruz, dando el veredicto que franquea el paso a todos sin excepción, “padre perdónalos”.
Moisés, Quetzalcóatl, Jesucristo y la Maat se explican mutuamente sumando sus contenidos. También el sepulcro de Pacal Votan contiene una cruz que es una Maat, porque ahora es la serpiente en la cruz, donde unifica los contenidos de Quetzalcóatl-serpiente emplumada con Jesucristo en la cruz.
Por eso sabemos que los sabios dimensionales atraen enlazadoramente a los que están a un lado del mundo, fijan la fecha y realizan la profecía.

Anubis busca a las personas sufrientes y les devuelve el alma. En la dimensión del conflicto la visión se distorsiona y todo el mundo aparece con contenidos negativos, y en la dimensión de la guerra todo el mundo aparece como tu enemigo, robándote y humillándote.

En el año 26-25 a.C, César Augusto fijó el calendario egipcio, que a partir de entonces empezaba siempre el 29 de agosto, de forma que el último mes, llamado Mesore, comenzaba el 25 de julio.
Debido a este acontecimiento sincrónico ocurrido hace más de 2.000 años, hoy podemos traducir los días del calendario egipcio, que a partir de entonces incluía también los bisiestos, al año común. De este modo podemos encontrar que el día en que se celebraba la fiesta de Anubis, que era el 22 del mes Mesore, es en nuestro calendario el día 15 de agosto, porque desde el 25 de julio hasta el 15 de agosto hay 22 días.

De ese modo, la Virgen de la Paloma, que es la festividad junto con otras advocaciones marianas el 15 de agosto, es similar o por lo menos festeja lo mismo que lo que los egipcios llamaban Anubis.
La Virgen Alada o Virgen de la Paloma y ese chacal, que en realidad es un perro amoroso que rescata el alma y lo lleva ante la cruz de la Maat, es similar a la Virgen María, que también ante la cruz recibe el encargo de transformar el alma y gestar un nuevo hijo: “mujer, he ahí a tu hijo”.

Moisés, con su decálogo, Jesucristo con su “amaos los unos a los otros”, Quetzalcóatl con sus enseñanzas y Pacal Votan con su Tzolkin, son una puerta a la inmortalidad, es decir a la vida en plenitud.
Para las personas que se nutren con el Tzolkin es importante reconocer en el inicio del segundo vinal, que siempre es el día 15 de agosto, una información nutriente, sobre todo en un año 20-14 donde se asocia la luz del 20 con el mago del 14, que en realidad es el amor incondicional evolutivamente, ya que el mago ocupa el mismo lugar que el perro como onda.

Anubis, con su cuerpo negro, también resuena con las vestimentas negras de aquellos del cuellecito blanco, que para algunos son chacales y quizá sean San Bernardos.

Este próximo 15 de agosto, en que se inicia el segundo vinal, también se asocia al evento de nuestros amados huicholes con su venado azul, ya que el 15 de agosto será Luna 3, que es una expresión de servicio desde la emoción, pero en favor precisamente del venado, o sea de la mano.
Encontrar y expresarse desde el alma es un servicio en favor de la sanación del arquetipo, porque el venado azul es nutrición y sanación, pero empieza pidiendo perdón.

Perdónenme. Gracias y bendiciones para ustedes. Maat y, quizá en espejo, “te amo”.

Neftis, Isis y Anubis pueden aparecer como dioses, entidades o seres poderosos, pero sobre todo se trata de conceptos dirigidos al alma

Neftis representa lo que no se ve y está oculto bajo la forma, e Isis lo que se ve. La unión entre lo que se ve y lo que no se ve es el horizonte.
Hay una línea por encima de la cual están las cosas que se ven y por debajo las que no se ven. Por ejemplo, en un árbol se ve el tronco y las ramas pero no las raíces.

El horizonte es Anubis. Podemos decir que Anubis es donde se une lo que se ve y lo que no se ve.
Estas palabras pueden ser oscuras y crípticas. Sin embargo para las personas cuyo corazón o alma se despierta simplemente por oír hablar en los términos del código Tzolkin, aun sin comprender los significados tanto como a veces creen que quisieran comprender, es decir para las personas a quien el Tzolkin les interesa, atrae, despierta y alegra, el Tzolkin contiene un horizonte que se sitúa entre las horizontales 10 y 11.

La horizontal 10 contiene lo que expresa el perro y la horizontal 11 lo que viene expresado por el mono, que es el oculto del perro, siendo la línea que separa las filas 10 y 11 el espejo.
Entras en el espejo (onda 10) cuando llegas al 10, y a partir del 11 naces dentro del espejo.
De esta manera, aparece relacionado con la mitología egipcia de Neftis e Isis, puesto que hay algo que se ve y algo que no se ve, y ambos están siempre unidos.

Neftis, Isis y Anubis no son dioses, aunque aparentemente pudieran parecerlo. Dentro del mundo hipotético, que a veces se transforma en un mundo real, alguna persona puede hacer una petición u ofrenda como consideración de dios, pero son sobre todo conceptos para el despertar del alma.
Dentro de una determinada forma de vivencia, que seguramente no es la tuya al menos plenamente, pueden aparecer como dioses, entidades o seres poderosos, pero sobre todo se trata de conceptos dirigidos al alma.

En este espacio temporal que se ha inaugurado, es decir en este largo presente, la importancia se sitúa en el alma.
También la resonancia se sitúa en este tiempo en la energía femenina, como una energía que no quiere imponerse sino que es amorosa, precisamente porque te hace a ti y al otro importante y no busca imponerse. Una de las cosas que contiene la energía femenina es que hace bello todo, la vivencia, el lugar y el atuendo.
En estos momentos es importante escuchar esta vivencia que está presente en todas las personas, porque todas las personas son, como microcosmos, una expresión de la totalidad.
En unas personas está más presente y forma parte en esta encarnación de su tarea primordial, pero está en el interior de todas las personas, y escucharla forma parte del despertar de la conciencia.

Estos conceptos de la mitología egipcia, Isis, Neftis y Anubis, permiten situarse ante un conocimiento atemporal, puesto que ya no tienen sustento en ningún país, corporación o ejército y sin embargo siguen estando ahí accesibles, en ese horizonte entre lo que se ve y lo que no se ve.
Si añadimos –añadir o sumar, que contiene una cruz, es importante para la paz y la felicidad- el contenido del código Tzolkin, nos dice que las filas 10 y 11 forman parte del paso al interior del espejo.
También hay un espejo derecha-izquierda y un lugar donde se pasa, que es la columna resonante, donde en el centro está el nuevo nacimiento.

Anubis en esta consideración egipcia es el que hace el pesaje del corazón.
Hay muchas personas a quien quizá no les gusta, desde tal vez algo herido en su interior, que exista un idioma enlazador que una a muchas personas y que contenga la palabra pesaje para expresar lo que hace una balanza cuando pesa, pero quizá ese idioma enlazador, cuando está hablando de lo que sucede en la tienda de ultramarinos mientras determinan la cantidad que te vas a llevar de azúcar o de lo que sea, también misteriosamente establece una unión fonética resonante con el paso a la libertad.
El pesaje podemos relacionarlo fonéticamente con “pesaj”, la pascua, el paso a la libertad, la entrada a la libertad y la salida del inframundo al mundo real.
Evidentemente con 3.000 idiomas podrían suceder otras cosas, pero no ésta.

Anubis hace el pesaje del corazón y sabemos que el pesaje es también la pascua, que a su vez también es la nave de Isis, el paso y el atravesar la muerte hacia la inmortalidad.
Esto está situado sobre una resonancia fonética, pero la persona que lo escuche hoy puede pertenecer a de las muchas etnias enlazadas en ese idioma que habla del pesaj para decir que está determinando el peso de algo.
También de lo que está hablando es del paso a la libertad. Esto que decimos “otro mundo es posible hoy”, es la pascua.

El encargado es Anubis, en el horizonte de este lugar resonante donde se pasa a una nueva vida, y es un perro o cánido.
Este año nos encontramos con esta resonancia donde aparece el mago, que es el sello 14, y en la parte que no se ve se encuentra el 10, porque evolutivamente donde se encuentra el sello 14 se puede situar la onda 14, que es la del Perro, cuando se coloca el Tzolkin en forma de ondas.
La horizontal 14 va a contener la onda 10. Hay algo que se ve, en este caso el 14, y hay algo dentro que no se ve, que es el 10. El horizonte, el lugar del pesaje del corazón o lugar donde se pasa, tiene que ver con el mago.

Todo este año 14, también como un hecho sincrónico o como una de esas retumbantes casualidades –bueno, digo retumbantes pero podría decir resonantes, estruendosas-, está iniciando el acceso al mago 10 (año maya 2015).