Todas las personas y todas las cosas están dentro de ti

Todas las personas y todas las cosas están dentro de ti. Todas las personas y todas las cosas están dentro de ti porque forman parte de ti.
Tú eres tú, todas las personas y todas las cosas que te rodean. Todas las personas y todas las cosas que te rodean son lo que tú dices, lo que interpretas de la realidad, lo que tú ves. Es una proyección tuya, una construcción, una explicación que tú formas. De manera que todas las personas y todas las cosas que te rodean son lo que tú dices que conforma la realidad.

Pero eso sucede en todas y cada una de las personas, de tal manera que entonces hay algo que une a todo; hay algo como inerte, como pasivo, pero que une a todo y que a su vez da soporte a esa visión individual de cada persona.
En realidad todo está unido. Todo está unido y es uno. Todo, compuesto de muchos, pero uno. Hay una unión entre todas las cosas. La realidad que te rodea, compuesta de muchos, es un uno, que también eres tú.

Nosotros vemos el sol o creemos que vemos el sol, pero lo que vemos es la luz del sol y no la materia del sol.
La tierra es como la materia del sol. La tierra es la realidad de lo que vemos en nuestra dimensión, que une a todos. La tierra y el sol son espejo. De alguna forma son las dos manos de Dios.
En el sol vemos la luz pero no vemos la materia. En la tierra vemos la materia pero no vemos la luz, porque nosotros somos la luz. Y es importante serlo. Eso es parte del despertar.
En nuestra dimensión, todo está pegado a la tierra. Da igual que estés cabeza abajo o cabeza arriba. Da igual en qué parte de la antípoda estés. Lo que toca la tierra son los pies, ya que parado sobre tu cabeza aguantarías poco.

Cada persona, con su realidad, es como la luz del sol. Hay algo material que une a todo, más misterioso de lo que a simple vista parece, y luego está lo que cada persona emite. Eso es luz, porque es inmaterial.
Los pensamientos, los sentimientos y las emociones de todas las personas es luz. El arte, la belleza, la armonía, la generosidad, el amor, todo eso es luz. Es similar a la parte inmaterial del sol. Y la tierra, los cuerpos de las personas y todas las cosas son lo que dan soporte a esa luz.

Si estás hecho para ser luz, ¿crees que es posible que seas feliz no siendo luz?
Camina en la belleza, camina en el amor, camina en el arte, camina en la generosidad. Ese es el camino del ser humano en el despertar.

El Sol está asociado a la iluminación y la elevación de conciencia


EL SOL (Libro de los Sellos)

El Sol está asociado a la iluminación y la elevación de conciencia.
La luz siempre nos acompaña aunque no siempre sepamos verlo; hace que desaparezca la oscuridad, las dudas y los miedos, y nos ofrece una visión más enfocada, brillante y real de las cosas.
La iluminación es ocupar todo tu espacio y ser transparente, dejar pasar la luz del Sol. Puede expresarse con “hay luz, y tú eres luz con la luz”; no te la quedas, la das, la dejas pasar. Es una maduración, es decir algo que llega a ser real porque esa es su realidad. No se la inventa uno, sino que “la encuentra”.
La iluminación te está esperando.
El ser humano está hecho para la iluminación, sea esto lo que sea.

EL NÚMERO 20:
El Sol es el último sello, el número 20, vinculado a la onda 20, que es la onda de la Estrella, la última del Tzolkin.
El Tzolkin se inicia con Dragón 1, o sea con Dragón como onda, con la propuesta de la solidaridad y la energía femenina como propósito, para transformarte en un habitante del cielo.
Pero después de completar el viaje del Tzolkin, es decir de vivir todas las ondas, resulta que la onda 20 es la onda de la Estrella, que te lleva a la iluminación del Sol 13, última casilla o iluminación. No por ser la casilla 260, sino por haber vivenciado su contenido.
Si se ha producido la iluminación se acaba el Tzolkin, no hay que repetir y lo que sigue podría ser denominado la onda veintiuno. Y esto sucede al cumplir la onda de la Estrella.
El Sol 13 es el final de la onda de la Estrella y nos expresa la realidad de una sociedad similar a la nuestra, pero de seres iluminados.
Quizás eres Sol y te gusta la luz como tarea, pero evolutivamente el asunto no es tanto lucir o brillar, como hacer aparecer la Estrella, la luz en los demás; el Sol, como encontrar soles, o sea estrellas.

LA ONDA:
El Humano trece es el final de la onda del Sol.
De esta manera el Humano es un Sol, un bebé Sol, un Sol en desarrollo y aprendizaje, y los pensamientos elevados serían la maduración de un proceso, la culminación.
Ciertamente sería entonces comprensible que interiormente sea un Dragón, con sus palabras como luz expresando su pensamiento. Y ese pensamiento solar sólo puede ser elevado.

EL LIBRO DE LOS SELLOS

El sol está asociado a la iluminación y a la elevación de conciencia

sol
EL SOL (Extracto del Libro de los Sellos):
El Sol está asociado a la iluminación y la elevación de conciencia.
La luz siempre nos acompaña aunque no siempre sepamos verlo; hace que desaparezca la oscuridad, las dudas y los miedos, y nos ofrece una visión más enfocada, brillante y real de las cosas.
La iluminación es ocupar todo tu espacio y ser transparente, dejar pasar la luz del Sol. Puede expresarse con “hay luz, y tú eres luz con la luz”; no te la quedas, la das, la dejas pasar. Es una maduración, es decir algo que llega a ser real porque esa es su realidad. No se la inventa uno, sino que “la encuentra”.
La iluminación te está esperando.
El ser humano está hecho para la iluminación, sea esto lo que sea.

EL NÚMERO 20:
El Sol es el último sello, el número 20, vinculado a la onda 20, que es la onda de la Estrella, la última del Tzolkin.
El Tzolkin se inicia con Dragón 1, o sea con Dragón como onda, con la propuesta de la solidaridad y la energía femenina como propósito, para transformarte en un habitante del cielo.
Pero después de completar el viaje del Tzolkin, es decir de vivir todas las ondas, resulta que la onda 20 es la onda de la Estrella, que te lleva a la iluminación del Sol 13, última casilla o iluminación. No por ser la casilla 260, sino por haber vivenciado su contenido.
Si se ha producido la iluminación se acaba el Tzolkin, no hay que repetir y lo que sigue podría ser denominado la onda veintiuno. Y esto sucede al cumplir la onda de la Estrella.
El Sol 13 es el final de la onda de la Estrella y nos expresa la realidad de una sociedad similar a la nuestra, pero de seres iluminados.
Quizás eres Sol y te gusta la luz como tarea, pero evolutivamente el asunto no es tanto lucir o brillar, como hacer aparecer la Estrella, la luz en los demás; el Sol, como encontrar soles, o sea estrellas.

EL SELLO OCULTO:
El sello oculto del Sol es el Dragón, que es el comienzo del Tzolkin. El Sol en tono 13 es el final del Tzolkin, siendo así el Sol el último de los sellos, y sin embargo el primero.
No puede el Dragón ser el primero sin existencia del Sol, puesto que el Dragón es el Sol entrando en la manifestación. El Dragón es el Sol, o sea la luz, sólo que es la luz oculta que desciende a la materia, a la forma. El Dragón es el oculto del Sol, por eso es luz oculta, pero luz.
De esta manera, en el Tzolkin, el Sol, la luz, se sitúa como lo primero y lo último.
Dragón está en un extremo, inicia la cosa, pero como oculto, el Sol ocupa el extremo final, de modo que Dragón–Sol contienen la realidad. Mono–Perro está en medio de todo, envuelto por la realidad, abrazado amorosamente por Dragón–Sol.

EL LIBRO DE LOS SELLOS

La tierra conoce más la luz que el propio sol (vídeo)

La tierra conoce más la luz que el propio sol (vídeo)
La tierra la vemos opaca. Parece no contener luz, no conocer la luz, sobre todo si la comparamos con el sol. El sol emite luz y la tierra aparece como opaca, sin luz.
Sin embargo la tierra es polvo de estrellas, polvo de supernova, que ha ido oxidándose por la acción del agua, que viene más allá del sol.
Todo esto pertenece a una visión diferente a la que nos podría sugerir lo que vemos.
Estamos diciendo que la tierra conoce más de la luz que el sol.
El plasma de las estrellas es la quinta presentación de la materia, el quinto elemento, después de la tierra, el agua, el fuego y el gas.
La tierra es polvo de supernova y conoce la dimensión de la supernova. La tierra es igual que el sol, pero antes.
Después llega el agua, desde más allá del sol. Es importante conectar con el agua, es decir con las emociones, a nivel evolutivo.
El agua está dentro de cada ser humano, y es necesario reconocerla y escucharla. El agua se mueve con otro ritmos distintos.
Estamos ahora ante momento de recogimiento e interiorización.

El Sol: La luz hace que desaparezcan la oscuridad, las dudas y los miedos

EL SOL (Extracto del Libro de los Sellos)

El Sol está asociado a la iluminación y la elevación de conciencia.
La luz siempre nos acompaña aunque no siempre sepamos verlo; hace que desaparezcan la oscuridad, las dudas y los miedos, y nos ofrece una visión más enfocada, brillante y real de las cosas.
La iluminación es ocupar todo tu espacio y ser transparente, dejar pasar la luz del Sol. Puede expresarse con “hay luz, y tú eres luz con la luz”; no te la quedas, la das, la dejas pasar. Es una maduración, es decir algo que llega a ser real porque esa es su realidad. No se la inventa uno, sino que “la encuentra”.
La iluminación te está esperando.
El ser humano está hecho para la iluminación, sea esto lo que sea.

EL NÚMERO 20:
El Sol es el último sello, el número 20, vinculado a la onda 20, que es la onda de la Estrella, la última del Tzolkin.
El Tzolkin se inicia con Dragón 1, o sea con Dragón como onda, con la propuesta de la solidaridad y la energía femenina como propósito, para transformarte en un habitante del cielo.
Pero después de completar el viaje del Tzolkin, es decir de vivir todas las ondas, resulta que la onda 20 es la onda de la Estrella, que te lleva a la iluminación del Sol 13, última casilla o iluminación. No por ser la casilla 260, sino por haber vivenciado su contenido.
Si se ha producido la iluminación se acaba el Tzolkin, no hay que repetir y lo que sigue podría ser denominado la onda veintiuno. Y esto sucede al cumplir la onda de la Estrella.
El Sol 13 es el final de la onda de la Estrella y nos expresa la realidad de una sociedad similar a la nuestra, pero de seres iluminados.
Quizás eres Sol y te gusta la luz como tarea, pero evolutivamente el asunto no es tanto lucir o brillar, como hacer aparecer la Estrella, la luz en los demás; el Sol, como encontrar soles, o sea estrellas.

http://viatzolkin.com/e-books-libros-y-calendarios/el-libro-de-los-sellos/Sol

La luna, la tierra, el sol y en definitiva el tiempo están instalados en una realidad cambiante

¿Qué es el tiempo?
Podemos pensar que es algo objetivo basado en una constante.
Podemos pensar que la tierra se mueve siempre con la misma velocidad en una órbita, en un recorrido que es SIEMPRE el mismo.
Podemos pensar que el sol también se mueve siempre a la misma velocidad con un recorrido que es siempre el mismo.
Podemos pensar que la luna también se mueve siempre a la misma velocidad, desarrollando un contenido que es siempre el mismo.

Sin embargo, sabemos objetivamente que la luna se está alejando de la tierra, con lo cual sus fases inexorablemente no pueden ser siempre las mismas.
La luna, la tierra, el sol y en definitiva el tiempo están instalados en una realidad cambiante, donde más que siempre, como repetición, lo que sucede es la inexorabilidad de la irrepetición.

La luna se está alejando de la tierra.
La tierra se ha estado formando a partir de polvo estelar, de tal manera que los movimientos que realiza ni han sido siempre los mismos ni van a ser siempre los que están siendo ahora.

Por eso, considerar el tiempo como expresión de una constante es un hechizo. La realidad del tiempo es oportunidad, que abre lo óptimo amorosamente para ti.
Puedes modificar el pasado, que también es un hechizo, y en realidad lo que sucede es que te estás despertando.
Lo que llamamos futuro es el despertar, y eso es algo que está siendo, siendo.