Para resucitar hay que morir

Para resucitar hay que morir. Para resucitar hay que haber entrado en la muerte, en el inframundo, haber bajado a los infiernos. Para resucitar glorioso hay que haber entrado en lo profundo del sinsentido. Pero justamente es lo que tratamos de evitar.
Las personas, de forma habitual aprendemos a huir del fracaso, de la quiebra, de la crisis y del dolor, o por lo menos lo intentamos. Y entonces se produce esa anticipación o previsión, que es lo que justamente impide la canalización, que es vivir en el presente, unificando lo que piensas, lo que sientes y lo que haces.

La anticipación crea y refuerza la dualidad, porque estás en un sitio, en un escenario, en un momento del presente, del aquí y el ahora, pero mental o espiritualmente estás en otro lugar del acontecer. Eso es dualidad. Tú estás en un sitio, intentando evitar que suceda algo, y cuando estás ahí, estás desdoblado mirando aquello que quieres evitar.
Para evitar eso haces muchas cosas, pero no desde el amor sino desde el miedo. No estás viviendo, sino huyendo, porque la vida se construye desde el amor y tú estás en la evitación, en la guerra.

Todo lo que estás construyendo no lo estás viviendo, no has entrado en el tiempo presente desde la plenitud y la libertad, sino desde evitar que suceda algo. Gran parte de las cosas que haces son para evitar que pase algo. Eso es una expresión de la dualidad. No haces lo que quieres, porque ya no eres libre.
El asunto es dejarse llevar, o sea fluir con los acontecimientos, sin entrar en el terror que llena todo de monstruos, sino fluyendo desde la lucidez.

Pero ¿esto es posible? Sí, todas las tradiciones lo afirman. Necesitas saber quién eres y conectar con tu doble espiritual, que ya vive en la dimensión de lo óptimo, en la dimensión de la resurrección.
A lo largo de la vida vas encontrando situaciones que te permiten reforzar el vínculo y la entrega, la confianza.
A lo largo de la vida puedes resucitar varias veces, porque finalmente tienes que salir de la conciencia de tu ser en esta dimensión, protegido por sus creencias, para ser el resucitado y entonces ser un guía de resurrección.

El tono 9 es la forma en la que la luz entra en el inframundo, en la oscuridad

PREGUNTA:
Estoy apenas descubriendo el psicrono…y acabo de leer un comentario en su pagina sobre un caso particular. Me preguntaba si pudieras comentarme algo sobre mi caso. Mi psicrono es Sol solar y mi kin natal es Espejo entonado

RESPUESTA:
El psicrono describe lo que tu alma sabe hacer como resultado de todos los aprendizajes. Es como una acumulación de aprendizajes. En tu caso manifiesta una maestría en lo que expresa a través de su tono 9 solar.
Vemos que ese tono solar es también la forma en que la luz entra en el inframundo, en la oscuridad. Tu psicrono, sol solar de la onda del humano, expresa tu maestría como humano y por tanto como expresión de la libertad plena en el hecho de que puedes llevar luz al interior de cualquier oscuridad, es decir, de cualquier problema.
El tono 9 lo podemos asociar con el jaguar, que se maneja en varias dimensiones con total habilidad. Puede cazar en el agua, en la tierra y en la altura de los árboles. Y ese jaguar es solar y expresa el tono 9. Muestra que hay tanta intensidad en tu luz que puedes entrar, con esa luz que está en una dimensión, en otras dimensiones.
Eso también es una expresión de la libertad, que, en este caso, significa que no está constreñida por las fronteras dimensionales. Tienes libertad para moverte en distintas direcciones.

Desde esa maestría en el alma te sitúas en lo que te propone para esta encarnación, que es utilizar el poder del espejo como forma de comandar la energía de la quinta dimensión en esta dimensión. Es decir, te propone hacer despertar a las personas y a ti mismo al contemplarte en el espejo, que está traduciendo la dimensión Dios. Y entonces lo que haces es despertar al ser espiritual con la esencia en su interior de la divinidad, que está dormido en esta dimensión.

Para eso, para limpiar ese espejo y comandar esa energía que expresa el espejo 5, necesitas situarte en la potencia del 9, pero en este caso como noche 9 (kin oculto). Es decir, para ti todo lo que significa el 9, en cuanto que es solar y jaguar, es importante, porque está tanto en tu kin natal como en tu psicrono. El juego 9-5 y 5-9, que expresa comandar, traer y activar la quinta energía, la energía de la quinta dimensión y adentrarte como luz en el inframundo, es fundamental. Para ti esto es fundamental.
El manejo del 5-9 9-5 contiene elevación de la kundalini (sello 5), exploración y ampliación de la realidad (onda 5). No te sirven los valores estándar, sino tu propia exploración. Y también contiene la emoción, la limpieza del agua (sello 9) y la elevación de tu energía vital (onda 9).

En su viaje nocturno Ra entraba en el inframundo

Los antiguos egipcios tenían una mitología o sistema de creencias que transmitían mediante las palabras. La mitología es ciencia y sabiduría espiritual. Fue creada en aquella época, pero estaba dirigida a nosotros, a las personas que están despertando. Da igual de qué época, porque la persona que está despertando reconoce el lenguaje que le llama por su nombre a despertar. Esa es parte de la iluminación, recuperar tu alma, tu nombre secreto, sagrado y mágico, o sea, quién eres.

Los antiguos egipcios explicaban cómo el sol hacía un viaje diurno por el cielo y un viaje nocturno para volver a aparecer en la salida del sol. El viaje diurno era un momento de plenitud, mientras que en el viaje nocturno Ra entraba en el inframundo y tenía que ir sorteando una serie de obstáculos y enemigos que trataban de impedirle volver a despertar.
Ese viaje nocturno transcurría, de forma escenificada, en la barca de Ra, que surcaba por el agua y tenía que luchar con una gran serpiente que era su enemigo y quería impedir que volviese a resucitar y reaparecer.

En la barca llevaba como a aliados a Heka, Thot y en ocasiones a Seth.
Seth era la energía y la fuerza.
Heka era considerado como el Dios de la magia, pero también el Ka de Ra, del sol. La magia era la fuerza vital del sol. La fuerza vital de la luz quiere decir que todo es posible siempre. Ra, la luz que está en ti, el Ra que está en ti, tiene una fuerza vital que es mágica. Todo es posible cuando estás en esa alineación con tu fuerza vital, con tu luz interior. Todo es posible en esa plenitud.
El otro aliado era Thot, el dios de las palabras. Thot y Heka iban juntos, ya que parte de la magia está en las palabras. Las palabras forman parte de esa energía vital mágica que no está sometida a leyes que la hacen posible o imposible. Las palabras eran uno de los atributos del dios creador Ra, ya que solo con nombrar las cosas, aparecían.

Eso es un espejo del ser humano. Cuando el ser humano está en un determinado despertar, ese Ka o energía está en su interior. Por eso es tan importante el manejo de la palabra, porque convierte la vida en mágica, y entonces la fuerza que existe en el interior tiene una dirección, se armoniza.

Ra va en la barca en ese triángulo, donde por un lado hay una fuerza física, por otro, una energía vital y mágica, y por otro lado está el poder de la palabra.
Todo eso es parte de la barca de Ra en el inframundo.
Pero el inframundo, el estar por debajo de la vida posible, es la situación normal de las personas. Las personas estamos normalmente por debajo de la realidad posible. Por ello necesitamos cohesionar esos tres elementos, estableciendo ese triángulo, para que tenga un vértice superior, que es Ra, lo divino y luminoso, y aparezca como un tetraedro.
Lo que está en contacto con esa realidad del inframundo representada por la gran serpiente es la base del tetraedro. Es tu energía física representada por Seth, tu energía vital, espiritual, mágica representada por Heka, y tu conciencia, palabras y creencias, o sea la forma en que te explicas, en que dices lo que sucede, representado por Thot.