La realidad aparece sola cuando tú modificas tu interior

17/2/2017
La realidad aparece sola cuando tú modificas tu interior.
La realidad, que es la expresión de dimensiones superiores y del corazón amorosa de la vida, o sea de Dios, quiere comunicarse contigo. El problema es que el ego distorsiona la realidad y te impide esa comunicación. Entonces, la evolución que sucede al despertar el ser espiritual es desmontar toda esa visión de la realidad creada desde el ego y abrirse a la realidad de dimensiones superiores que viene a ti.
No necesitas hacer nada, porque tú no la creas, de modo que el trabajo es desmontar los conceptos que has creado para sentirte seguro, y lo otro aparece, porque siempre te acompaña. Y, de hecho, posiblemente ya has venido a esta encarnación con esa conexión abierta a cumplir tu misión.

¿La realidad está bien hecha?

¿LA REALIDAD ESTÁ BIEN HECHA? (Extracto del libro en preparación “Tiempo de Ser”)
La realidad y lo existente ¿están bien hechos o están mal hechos?
Al contemplar la realidad y la vida desde nuestra particular visión y diálogo podemos determinar que la vida está mal hecha, con cosas que no deberían suceder, o quizá podemos situarnos en otra actitud.

Habría dos imágenes, la de una persona diciendo que la vida está mal hecha y la de otra que no mostrase enojo ante la vida sino atención y observación.
Y entonces la pregunta que alguien, algo o tú mismo podría hacer ante esas dos imágenes sería si es más adecuado, correcto o práctico juzgar y enfadarte con la vida o centrarte y observar, aumentando tu conciencia.

Si dices que la vida está mal hecha también estás diciendo que el creador lo hace mal, que no sabe o directamente que es malo.
Sin embargo, si te sitúas ante los acontecimientos por inexplicables que sean con los escáneres de la percepción y de la conciencia abiertos, entonces no estás diciendo que la vida está mal y que el creador de la vida está mal, sino que tú estás aprendiendo, siendo convocado a un conocimiento al que te preparas para recibir diligentemente.

Podemos ver al águila desde su altura como maestro del viento mientras mira y ve. Se para en el aire, siendo también la figura de la elevación. Para ver como el águila necesitas alejarte.
También tenemos al jaguar o al ocelote, que está quieto e inmóvil en el acecho, concentrado en su visión. Cuanto más inmóvil, más rápido será después.
Y también la serpiente se sitúa en la quietud.

Cuando dices que la vida está mal, te sitúas en la víctima y tu energía no se eleva sino que disminuye.
Cuando te elevas y te sitúas en la observación es cuando conectas con las fuerzas superiores que crean la vida, que también están dentro de ti, porque tú eres su canal.

Podemos decir que sucedió una cosa muy mala hace 500 años. El guerrero preguntador no daría esa respuesta como válida porque si algo pasó hace 500 años fue extraordinario y maravilloso; bendición y plenitud.

Ciertamente dentro de ti hay un águila bendecidor. Solo necesita que le liberes de hechizos, es decir, que le liberes.

Hay un momento en que las palabras, en lugar de transmitir, velan y ocultan

Hay un momento en que las palabras, en lugar de transmitir, iluminando la realidad y haciendo aparecer nuevas posibilidades de lo real, velan y ocultan. Sucede cuando las palabras se repiten constantemente y se convierten en lugares comunes, en expresiones ya hechas y simplemente repetidas. Ciertamente de alguna manera traducen lo conocido y lo cotidiano, y aquí unimos estos dos conceptos, conocido y cotidiano.
Pero cuando te manejas y te mueves siempre en lo conocido hay una parte de ti que no se realiza, ya que el ser humano está abierto a lo desconocido, o, mejor dicho, está viajando a lo desconocido.
Dentro del ser humano conviven dos fuerzas o energías, una que se instala en lo conocido y en lo que le da seguridad, y otra que le impulsa hacia lo desconocido, a ampliar lo conocido.

Lo que hay que cambiar es lo que ves, no la realidad

Lo que hay que cambiar es lo que ves, no lo que sucede.
Cambiar lo que ves expresa una actitud que depende de ti, de tu trabajo interior.
Tú puedes modificar lo que estás viendo, según digas que sucede una cosa u otra. Si estás en la actitud de la víctima y explicas todo lo que sucede desde ahí, solo pueden suceder cosas malas que te agreden. Pero si estás en la actitud del voluntario, que también es la actitud del explorador o caminante del cielo, quizá todavía no entiendes muy bien qué sucede y estás simplemente tratando, con ecuanimidad y desde la conciencia, de situarte en el lugar donde todo tiene sentido, porque en tu interior, desde tu conexión espiritual con dimensiones superiores, vivencias que todo tiene sentido.

Por eso, no se puede pedir que las cosas sean diferentes, ya que la realidad o lo real pertenece a la dimensión Dios, y por eso no puede ser mejorada, porque es óptima. Sin embargo, la realidad subjetiva, que es desde donde tú ves, sí puede ser mejorada, cuando ves desde los ojos de Dios. Ese es el trabajo personal.

Sólo vivimos la parte más conocida de la realidad

Hay muchas posibilidades que permanecen inéditas. Es como si solo ocupáramos la parte más repetida de la realidad, y de esa forma muchas posibilidades quedasen sin ser reales, porque no se realizan.
Ante cualquier paisaje las personas gustamos de trazar caminos, lo que significa que a todo el mundo se le ocurre pasar por aquel lugar exactamente, mientras que la mayor parte del territorio todo lo más es accesible, si está cerca de ese camino, a través de la vista, pero nunca nadie lo pisa.

Algo así pasa con la realidad, donde solo utilizamos la parte más conocida. O sea solamente vivimos la parte más conocida de la realidad.
Claro, de vez en cuando aparece una persona más creativa o más distraída y traza un nuevo camino, llegando a encontrar alguna maravilla que estaba pasando desapercibida, y al contarlo a otras personas, empiezan a recorrer ese mismo camino.

La realidad contiene la maravilla para cualquier expectativa, claro que esa expectativa tiene que estar dentro del rango de lo real, aunque sea de lo real resonando en el interior de la persona.
Es importante encontrar el camino al interior para encontrar el acceso a lo real maravilloso, expandido.
Quizá entonces encuentras que el camino al interior de la realidad pasa por encontrar primero tu corazón.

El encaje de la realidad también es allanar caminos y hacerlos transitables para los cojos

El encaje de la realidad también es allanar caminos y hacerlos transitables para los cojos.
Este es el tiempo.
Hoy todos los caminos son rápidos, porque están abiertos y hay muchas personas, tal vez ángeles, encajándolos.
Hoy todos los sueños se hacen realidad. Elije lo óptimo, please. Sueña tan maravilloso como puedas; es urgente.
Acompañar a las personas mayores, o sea que llevan mucho tiempo en la malla, es importante.
Gracias abuel@s.

Tú eres la realidad, pero no estas sol@, sino en la malla, solo que despertando

¡Las partículas subatómicas están volando!
No están quietas. Están volando, ¡pero en nada!, o sea en la nada, en ningún sitio, y sin embargo parece o creemos que están ahí, en un sitio, en un lugar. Pero no hay lugar.
El “lugar” o el “sitio” eres tú. Tú eres la realidad, y las partículas subatómicas se asoman volando a ti, porque no estas sol@, sino en la malla, solo que despertando.

Las partículas subatómicas se están moviendo constantemente, a velocidad supersónica, en ninguna parte o sea en el vacío. Tú puedes decir “la partícula está ahí¬ ” y entonces se queda como quieta o algo así y entonces ya sabes dónde está y puedes estudiarla.
“Estudiarla” es decir lo que pasa y conocer leyes que quieren decir que eso es lo que pasa.

Se puede elegir que las particulitas están o estén donde la ley es amor, paz, felicidad, salud y cosas así.
Sí, creo que ese es el secreto. Gracias y perdón.