En recuerdo de José Arguelles: Tu ser mágico necesita, para florecer, la experiencia del nuevo nacimiento

Hoy, mono 11. En recuerdo de José Arguelles

Tu ser mágico necesita, para florecer, la experiencia del nuevo nacimiento.
La experiencia del nuevo nacimiento o nacimiento consciente está expresada en el código Tzolkin por la onda del mono.
La experiencia del nuevo nacimiento, mono 1, es el resultado del amor incondicional transcendente, perro 13, de modo que cuando vivencias este amor incondicional en forma transcendente, automáticamente, o sea vibracionalmente, despiertas la conciencia y conectas con tu ser espiritual.

La conexión con tu ser espiritual o nuevo nacimiento abre un proceso en el cual tu ser espiritual te lleva a vivenciar el ensueño en forma transcendente: noche 13 en la onda del mono.
Cuando vivencias el ensueño en forma transcendente aparece tu ser mago. La vida es mágica para ti porque conoces y creas realidad desde tu ensueño, noche 13. La noche 13 produce la semilla 1, o sea, despierta tu programa maravilloso.
Desde el mono 1 la semilla 1 es el 14, el mago. El 14 es el lugar del mago. Y entonces la serpiente se convierte en águila. La serpiente 2, desde el mono, es el 15, el águila.
La serpiente vuela cuando tu programa interior aparece como mago.

La sincronía del mono 8

El psicrono, que se inicia el 26 de julio con el dragón 1, termina el 24 de julio con el mono 8, quedando entonces el 25 de julio como día fuera del tiempo.
La presencia del mono 8 como final del tiempo expresa una sincronía enlazadora con los hermanos que consideran que el tiempo tiene que comenzar con el mono 8.

Entendemos que cuando uno se baja del autobús, del avión o del tren en el final de destino, está terminando algo y en ese mismo sitio se inicia algo. El que desciende de un vehículo en el que ha viajado termina como viajero e inicia la actividad para la que ha ido allí.
Eso mismo expresa un recién nacido. El parto es el final de su estancia como embrión y el inicio de su nueva situación.
Por ese motivo entendemos que hay una sincronía entre situar 8-mono como final o como principio.

El mono 8, al estar en la onda de la semilla, está representando el florecimiento de la semilla, o sea esa fuerza que desarrolla un plan. Ciertamente, entendemos que ese florecimiento del inicio del despliegue del plan, aunque sea en su octavo proceso de elaboración, puede estar expresado por el mono 8.
La columna 8, que es donde se encuentra la onda de la semilla a la que pertenece el mono 8, se encuentra asociada a la columna 6, donde se encuentra la onda de la serpiente, rodeando la columna resonante del nacimiento.
Situar como principio o final y situar como envolviendo el nacimiento parecen expresar contenidos similares.

En la columna sexta se encuentra la onda de la serpiente como expresión de la kundalini, que es la fuerza luminosa de cada persona. Y vemos que la unión con el mono 8 se produce desde el perro 6, donde el 6 indica enlazamiento y el perro expresa amor.
Evidentemente, para iniciar algo en otro lugar tienes que conectar, o sea enlazar con ello. De modo que asociado al mono 8 hay una fuerza amorosa enlazadora que también está activando la luz de la persona.

En la singularidad que realza este lugar, mono 8, se encuentra que cuando sitúas las ondas en horizontal, sobre ese lugar 151 se va a situar el espejo 8, que a su vez está en la columna resonante en el Tzolkin tipo.
De modo que evolutivamente expresa algo asociado al nacimiento que se produce en la columna resonante.

El nuevo nacimiento necesita una nutrición que proviene de dimensiones superiores

Thot, Mono 1, Isis
El árbol de la navidad está hecho con uves, como el árbol de Isis.
Podemos dibujar un árbol de navidad esquemáticamente y hacerlo con varias uves. En eso tiene un cierto parecido o resonancia con el árbol que es Isis, si bien es verdad que en el árbol de Isis las uves tiene su vértice en la parte de los humanos, o sea hacia la tierra, y la V se abre hacia el cielo, mientras que el árbol de la navidad está construido sobre un abeto, y el vértice está arriba y se abre hacia abajo.

Hay una resonancia en los dos, sobre todo si tenemos en cuenta que el árbol de Isis no es solamente un árbol sino que junto al árbol y nutriéndose de los pechos de Isis se encuentra una figura humana, el faraón, que en este caso aparece como un lactante.
En el árbol de la navidad el niño que nace es Jesucristo, como la unión de la humanidad y la divinidad, y el faraón significa lo mismo, hijo de Dios.
El nacimiento de Jesucristo es la invitación a que todas las personas se reconozcan y reconozcan el nacimiento de lo divino dentro de cada persona.

Si nos remontamos un poco en la historia o en el cuentecito vemos que es el resultado de unas palabras dichas; es una comunicación o viento sobre el que hay una respuesta. Hay unas palabras de un ángel, como un emisario de dimensiones superiores de la realidad Dios, y hay una respuesta por parte de un ser humano, María, elemento femenino de la humanidad, que responde “hágase en mí según tu voluntad”. El ángel le dice “Dios va a nacer en ti” y la respuesta desde el humano en la figura de María es “hágase según tu voluntad”. Hay un diálogo.

En el árbol de Isis también nos encontramos con un niño que está lactando, y si la curiosidad, intuición, casualidad o cualquier otra circunstancia nos lleva a mirar el nombre del niño, que es el faraón, nos podemos encontrar que es Tutmoses o Tutmosis, que es traducido como nacido de Thot. Entonces, a partir de ese momento lo que conviene es saber quién es Thot.

Thot es el nombre griego del dios egipcio Dḥwty.
Thot es el nombre griego de este concepto evolutivo -los dioses son conceptos evolutivos- y también es equivalente a Hermes, de modo que hace una referencia a la iniciación como nacimiento y a la sabiduría hermética o sabiduría de los iniciados.

En sí mismo Thot es la sabiduría, pero también es el resultado de la sabiduría, es decir que podemos estar hablando de Thot como una cosa, pero también englobar dentro de ese concepto evolutivo la forma en que se manifiesta.
Es decir, si por ejemplo estamos hablando del mono, algo que vamos a hacer, podemos atribuirle el nuevo nacimiento, pero también el osar, que es una actividad de sabiduría a través de la cual amplías tus conocimientos y tu conciencia, y también podemos estar hablando del presente, porque es azul.
No podemos darle a cada concepto un solo valor, porque el asunto debe ser contemplado desde muchas perspectivas, desde los cien ojos de argos, la luz.

Thot es el dios de la sabiduría. Es un mono o babuino azul. Por eso encontramos una sincronía con el mono uno azul, presente en el nuevo nacimiento, centro del telar o centro del Tzolkin, y entrada en el tiempo experiencial, porque es el castillo azul. Es el resultado de una vivencia experiencial y te sitúa en un nuevo tiempo. Es un auténtico nacimiento consciente.

Hemos encontrado que el Tzolkin en sí mismo es el árbol de Isis, que es nutritivo y adherente. La persona que empieza a conocer el Tzolkin, puede que como un juego, porque lo hacen sus amigos o como simple curiosidad, cada vez encuentra más atracción hacia ese conocimiento que proviene del Tzolkin.
El mono azul está en el centro del Tzolkin, que también es Isis como árbol. Significa nuevo nacimiento, y justamente llegando a él es cuando la nutrición que proviene del Tzolkin se ve claramente potenciada. Hay nutrición antes pero llegado a ese momento es el alimento apropiado para el que nace al nuevo nacimiento. El nacido de la sabiduría necesita nutrirse de la leche de la sabiduría.

El nuevo nacimiento necesita una nutrición que proviene de dimensiones superiores, a través de los sellos, columnas y filas. Todo ese desciframiento o meditación es una nutrición.

La recitación de las ondas desde tu Tzolkin personal es especialmente nutritiva.
Invitamos a todas las personas a que reciten las 20 ondas, situando en primer lugar la natal. Es una recitación que lleva algún tiempo, no sólo unos minutos, porque entre medias se producen muchos ensueños espontáneos donde hay nutrición.
Otra forma de nutrición más elaborada es recitar las 20 ondas a partir de tu onda inicial en sentido fluyente, asociándolas a las 20 ondas en sentido inverso que determinan los ocultos. Decir el primer kin de tu onda con el último de la onda 20 va a producir una confluencia en el centro, indicándote una experiencia especial. En esa confluencia equivalente a perro 13-mono 1 hay una experiencia especial para cualquier persona.
También es nutritivo recitar las ondas evolutivas y sus ondas ocultas en sentido inverso.

Todas esas recitaciones despiertan la nutrición proveniente de dimensiones superiores, que es vibracional y participa del ensueño.

Thot es el Dios de la palabra; el creador de todas las palabras. Todas las palabras pronunciadas desde Thot, es decir al pie del árbol, contienen una vibración creadora de la realidad, porque el azul significa el presente, la vivencia, la realidad y la conciencia.
Todo eso está representado con el azul, el mono azul y el babuino Thot. Crea presente, crea realidad y crea conciencia.

Interesa el nuevo nacimiento, el “hijo de Dios”, o sea Sa-Ra

cascada chiapas
El conflicto entre Seth y Osiris, que son dos hermanos y hombre, es entre iguales.
También expresa que el conflicto está en un determinado nivel, en el de la tierra, porque en esa mitología la tierra Geb es hombre mientras que el cielo Nut es mujer. Por tanto el conflicto entre Osiris y Seth es un conflicto en la dimensión de la tierra y entre iguales.

El asunto es descrito como envidia, que desde nuestra posición en el siglo XXI sabemos que no es compatible con la propuesta del Tzolkin, que es la ley del amor del espejo, donde tú eres otro yo o “in lak’ech”.
Podemos traducir que el conflicto entre Osiris y Seth es un conflicto contra el in lak’ech, o también podemos traducir que el conflicto en la tierra para el hombre es un conflicto contra la falta de amor. La solución que presenta el Tzolkin a través del dragón es la solidaridad, que en su nivel transcendente aparece como caminante del cielo o habitante del cielo.

Sin embargo el conflicto que aparece en la tradición de la mitología griega presenta un gran agravamiento, ya que no se trata de un conflicto entre iguales sino que está institucionalizado y se ha hecho el dueño. El acto depredador está institucionalizado y ya lesiona al cielo. El agravamiento es que se pasa de un conflicto entre iguales a un conflicto con la vida.

En la versión Osiris-Seth la solución es sencilla. El cielo, en forma de las figuras femeninas de Isis y Neftis, interviene y reconstruye lo dañado gracias al amor, porque resucita a Osiris y al infractor simplemente le envía al desierto, dándole oportunidad en el aislamiento de entrar dentro de sí mismo a reestablecer el daño.
Es un conflicto entre iguales. El cielo a través de la energía femenina y del amor, reconstruye el daño; existen mecanismos de recuperación.
Luego está todo lo referente a la porción decimocuarta de Osiris, que deja de estar en la dimensión de lo visible para estar como un puente en la dimensión de la diosa; puente que va a mantenerse abierto a través de Isis como lugar del nuevo nacimiento.

Pero en el caso de la cultura donde la mujer adopta la posición de abajo, inferior y tierra, y es el hombre el que pretende ocupar la posición superior o cielo, lo que aparece es Urano, impidiendo vivir a sus hijos. Por miedo a que alguien le quite de estar arriba y de ser el jefe, impide a todos vivir. Eso produce frustración de la energía femenina.
Tanto si consideramos la energía femenina como expresión del cielo, como si la consideramos como expresión de mujer, esa actitud produce frustración, que a su vez produce una explosión como algo imprescindible para la liberación, es decir, una guerra. Ya no es un conflicto entre dos iguales, sino que la depredación institucionalizada se asienta sobre la frustración y la guerra como necesidad.
Es un agravamiento tremendo.

La revuelta contra Urano es tremendamente violenta, ya que Urano es castrado además de eliminado del poder. Está encabezada por su hijo Cronos y no es en absoluto similar al conflicto entre Osiris y Seth, ya que se trata de todos contra el opresor y además en favor de la mujer, que ve impedida la vida de sus hijos; es decir, en favor del cielo, porque es un conflicto contra la vida.

Pero no es una historieta de hace varios miles de años, sino que se sitúa en la vida de cada persona, que debería poder elegir si el cielo es Urano o Nut, y si la tierra es Gea o Geb. Es decir, cada persona debería elegir si se mueve en favor del amor o en favor del depredador.

En la historieta de Urano el asunto no se resuelve; queda abierto, ya que Cronos vuelve a hacer lo mismo, impidiendo por miedo la expansión de la vida de sus hijos, y a su vez en algún momento debe ser derribado de ese lugar para que la vida pueda existir.
Es derrotado por Zeus, pero lo que queda es abierta la interrogación de cuál es el camino de Zeus o cuál es el camino del Olimpo.
El camino de Isis es el del nuevo nacimiento y la iluminación y el camino de la sexualidad sagrada, de la porción 14 y del oxirrinco.

Sí, es un poco código esta terminología, pero en el Tzolkin el 14 es el mago y el amor, pero el amor incondicional. Pero cuando el amor incondicional, o sea el perro, aparece como transcendente, es un nuevo nacimiento, ya que estamos hablando del perro 13 y el mono 1. Hay un camino.

La historieta de Zeus y la inmortalidad sigue inscrita en un mundo de conflictos y de guerras. Sin embargo existe el recuerdo de la inmortalidad.
Alguna gente quiere revestirse del nombre, pero solo son cortacabezas; hay una usurpación. Interesa el nuevo nacimiento, el “hijo de Dios”, o sea Sa-Ra.
Sí, existen los hijos, hijos de Dios.

Hay una sabiduría en la repetición, que es la de la supervivencia, pero en este presente hay una sabiduría abierta para la transformación

En el centro del Tzolkin se inicia el mono 1.
Decimos que en el centro del Tzolkin se inicia el mono 1, ya que en el centro-centro del Tzolkin no se encuentra el mono 1, porque entonces tendríamos que decir que en el centro del Tzolkin se encuentra el mono 1, y lo que decimos es que “se inicia”, al ser el centro del Tzolkin la frontera entre el perro 13 y el mono 1.
Ese es de modo puntual el centro-centro del Tzolkin. Sin embargo, como dándonos a entender que la verdad admite formulaciones diversas y no solamente una única y absoluta formulación, también podemos decir que en el centro del Tzolkin se encuentra el mono 1.

El mono 1 tiene una unión con el perro 13 ya que ambos son ocultos y expresan la misma realidad desde dos enfoques diferentes, externa e internamente. De esta manera podemos decir que en el centro del Tzolkin se encuentra el mono 1; también podríamos decir que en el centro del Tzolkin se encuentra el Perro 13; o también, utilizando la fórmula con la que hemos iniciado esto decir que en el centro del Tzolkin se inicia, o sea comienza, el mono 1.
Aunque también sería válido y en algunos momentos pudiera ser de lo más instructivo, reconocer que el centro del Tzolkin hace presente la máxima expresión del amor incondicional.

En estos momentos hay algunas personas por ahí matando a la gente por algo que quieren denominar “verdades”, y sin embargo la verdad no tiene nada que ver con el terror. Nosotros creemos que lo más importante es entenderse y que lo que sobra para entenderse son fórmulas rígidas.
El mono que encontramos en el centro del Tzolkin puede recibir la característica conceptual de ciencia. El mono puede significar “ciencia”, pero ciencia a través de la experimentación, porque mono también significa osar, o sea atreverse a hacer algo diferente de lo habitual.

Lo habitual aparece muchas veces como sabiduría. La repetición, que es sinónimo en algún grado de lo habitual, supone un cierto conocimiento, ya que instintivamente repites algo productivo, es decir algo que te aporta algo, y sin embargo no repites o excluyes lo que es lesivo o te daña.
De esta manera podríamos considerar que lo repetitivo, o sea lo habitual, contiene sabiduría. Ciertamente, creemos que lo repetido subsiste porque contiene sabiduría. Sin embargo, el Tzolkin propone que hay más sabiduría, y concretamente una sabiduría máxima, en salir de lo repetido y osar y experimentar.
Además, para las personas que consideran que hay sabiduría en el diálogo con dimensiones superiores que sucede en el escenario del Tzolkin, esto sucede o aparece bajo el color azul, cuyo significado es presente, o sea que es el momento de hacerlo, y también conciencia y transformación.

Hay una sabiduría en la repetición, que es la sabiduría de la supervivencia, pero ahora, en este presente y tiempo actual, hay una sabiduría abierta para la transformación.
Este es el tiempo de la oportunidad al nuevo nacimiento, lo cual sucede imprescindiblemente con la conciencia presente en hacer algo que no es repetido sino nuevo.
De alguna manera, amplías la conciencia, que es el auténtico saber. La auténtica sabiduría es la conciencia, y en parte la conciencia solo la puedes ampliar desde la ignorancia, es decir entrando en el territorio de lo desconocido.

Todas las plantas, animales e insectos se reproducen, alimentan y mueren, al igual que los seres humanos. Sin embargo el ser humano se diferencia por el cómo hace las cosas

Interesa seguirle la pista al CUATRO, que significa el CÓMO, porque estamos en un momento de grandes cambios y transformaciones donde interesa saber cómo entrar en lo nuevo, como propiciar lo nuevo y cómo armonizarse con las nuevas situaciones donde las personas y la realidad son percibidas de una forma nueva.

La sociedad de los seres humanos se distingue precisamente del resto de seres vivientes sobre la madre tierra precisamente por cómo hacen las cosas.
Todas las plantas, animales e insectos se reproducen, alimentan y mueren, al igual que los seres humanos si reducimos la vida a reproducirse y nutrirse hasta que se acaban las pilas.
Sin embargo el ser humano se diferencia por el cómo, por cómo hace las cosas, porque no solamente modifica condiciones como puede hacer un castor creando un embalse, sino que crea y hace cosas respondiendo a una creatividad, poniendo gran interés en cómo: cómo lograr esto, cómo hacer esto, etc.
Si el hombre está explorando el cosmos y enviando allí mecanismos inteligentes es porque ha desarrollado al máximo la respuesta al cómo.

Y en estos momentos, donde la creatividad ha encontrado la puerta abierta y se expande, nos interesa encontrar en el Tzolkin, que contiene un mensaje cifrado, las propuestas asociadas al cómo.
La columna 7 es diferente al resto, al igual que el ser humano es diferente de las demás especies y seres que habitan la tierra.
En el resto de las columnas existe un doble espejo, de tal manera que lo que aparece en el cuadrante superior izquierdo tiene su oculto en el cuadrante inferior derecho (ejemplo dragón 1-sol 13) y lo que está en el cuadrante superior derecha tiene su oculto en el cuadrante inferior izquierdo (ejemplo dragón 7-sol 7). Hay un doble espejo: arriba-abajo y derecha–izquierda.

Sin embargo en la columna central no es así, teniendo los ocultos solo un espejo. Eso expresa una realidad donde todo es más claro y parte de la dificultad ha sido superada.
Nos interesa qué sucede aquí.
Vemos que el tono 4 justamente inicia esa columna 7.
También en la columna 7 personalizada, que aparece entre las ondas 10 y 11 al considerar la onda en que naces como primera onda, el número 4 abriría la columna.

El 4 en los sellos es la semilla y está hablando del programa para florecer, que significa estar vivo en plenitud.
La primera vez que aparece el sello 4 y el tono 4 lo hace en la semilla 4. Su oculto, es decir el sello 4 en sentido inverso, que es la tierra 10, en este caso aparece asociado con la perfección.
De modo que ya empezamos a encontrar que en la respuesta al cómo va a aparecer la perfección. El cómo realizar el propósito va a ser siempre a través de una perfección, porque su oculto es un tono 10.
El cómo te lleva a la perfección y explica el camino del ser humano, donde partiendo de formas muy cercanas a la tierra y a las demás especies, hay un “cómo” como inicio del desarrollo de la perfección.

El ser humano, por las evidencias que tenemos, era bastante similar a otras especies que había en la tierra, y por su modificación a través de los “cómos” ha ido floreciendo.

El cómo, la pregunta asociada al tono 4, es favorable al ser humano.
Lo que está en el sello 4 es un programa. Quien haya puesto ese programa te propone un viaje, un tao, una expansión hacia la perfección, porque el 4 va con el 10.
Pero el 10 contiene el nuevo nacimiento, ya que en la transcendencia de la onda 10 es donde se produce el nuevo nacimiento; la perfección está en el nuevo nacimiento, de modo que cualquier cómo que te quiere llevar a la perfección, te lleva al nuevo nacimiento.

El nuevo nacimiento es la explosión de lo real. Hay gente que habla del Big Bang y cree que puede estar significando que no hay dimensiones superiores, sino solamente un interrogante. Sin embargo, el Big Bang de lo que está hablando es de las fuerza que tienen las células madre de expandirse sin fin.
El cómo es una puerta a la expansión, porque hay un programa que está asociado a la perfección, y la perfección a un nuevo nacimiento.

Entonces, nos interesa examinar cada una de las posibilidades que se pueden formar de columnas resonantes e interpretar cada uno de esos tonos 4, en función de la columna, lo cual le da un oculto desde la onda y un oculto en la columna, que es el oculto resonante.
Desde la onda te da el oculto en el doble espejo y desde la columna resonante el número 4 te da tu oculto resonante. Ese es el trabajo.

El nuevo nacimiento es fruto del pasado y también del futuro

A partir de tu Tzolkin personal puedes extraer del corazón del Tzolkin un mensaje dirigido a ti de forma muy personalizada.
Se trata de algo parecido a lo que significaría adentrarte en una segunda generación de interpretación del Tzolkin, donde hay partes que se mantienen, pero también hay nuevos enfoques.

Estamos en una realidad móvil cambiante, que aparecer diferente según desde donde la mires como escenario. También estamos ante una actuación de la conciencia, como actor dentro de un escenario, que es móvil o cambiante, porque los nuevos contenidos la transforman constantemente y se produce niveles de transformación tan diferentes que actualizan como vivencia el binomio de dormir-despertar o resucitar.
Es decir, una conciencia puede estar dormida, sumida en actos mecánicos; puede estar despertándose y entonces su vivencia es totalmente diferente, porque de repente se descubre como actora y dice “puedo hacer esto o esto otro”, o “si oso y me atrevo, ¿qué sucede?”; y también puede encontrarse en otro nivel, como si hubiera resucitado.
El escenario es múltiple, el actor es múltiple, y el guion también podría interactuar con los distintos niveles de la realidad y parecer diverso.

Encontramos que existe un Tzolkin tipo, sobre el que está basada toda la interpretación propuesta en una primera generación, que puede ser muy rica y variada, e incluso algo más que muy rica y muy variada.
Sin embargo, el guion también puede enfocarse desde nuevas perspectivas, y ser ese Tzolkin tipo como la regla o las normas explicativas que permiten el encuentro del Tzolkin personal.

La resonancia presente en la columna séptima o resonante es el punto de unión entre las ondas décima y undécima, y su centro es el punto de unión de una línea temporal fluyente y otra temporal retrógrada, que se unen en el lugar del nuevo nacimiento.

EL NUEVO NACIMIENTO es fruto del pasado y también del FUTURO.
El nuevo nacimiento no solo depende de tu pasado, sino que posiblemente depende sobre todo de lo atemporal eterno, que desde un presente solo fluyente se sitúa en el futuro. Pero tú ahora no estás ahí; solo estás yendo hacia allí, aun sin saberlo.
Cuando estás dormido, estás yendo hacia lo atemporal, y al despertarte por la mañana dependes de ayer, que fue posiblemente cuando te acostaste en esa cama, pero sobre todo dependes de lo que va a constituir el día.
Cuando te estás levantando estás yendo hacia esos encuentros que van a ir sucediendo, en muchos casos sin que tengas noticias de ellos.

Por eso, entre las múltiples resonancias de la columna resonante personal se la puede considerar como el lugar donde el pasado y el futuro se encuentran, o donde naces a ser más tú.
Eso tiene una determinación según el código Tzolkin, porque aparece respondiendo al cómo, es decir con un tono 4 y con el sello que es el propósito de tu onda natal.
Esa columna resonante que contiene la onda décima va a iniciarse con un tono 4 personal donde responde a cómo ser tu propósito, cómo encontrar la realización del propósito de tu onda natal.

El trabajo en la onda siempre es un trabajo grupal, porque es cómo te relacionas con los demás, y el trabajo del sello es un trabajo personal. El inicio de la columna resonante lo primero que te dice es que eres resonante en relación a los otros.
La resonancia siempre es grupal. Se inicia con un tono 4, que significa cómo, y que es el mismo de tu propósito o primera onda.

Si la onda natal es la primera onda, del dragón, la columna resonante personalizada se inicia con el dragón 4, teniendo como oculto al sol 10; cuando es la segunda onda la que se sitúa como inicio personal, tiene como columna resonante algo que se inicia con el mago 4; si se trata de la tercera onda, se inicia con la mano 4; si es la cuarta onda, con el sol 4, y así sucesivamente.
Estos inicios de la columna resonante personal van asociados con el final de la columna resonante: el dragón 4 con el sol 10, que representa el cuarto sello en sentido retrógrado desde la onda 11 personal; el mago 4 con el caminante del cielo 10; la mano 4 con el enlazador 10; el sol 4 con la tormenta 10, y así sucesivamente.

Entonces aparecen dos casos. El primero es cuando la onda natal es la primera, siendo el final de la columna resonante el oculto del inicio de la columna resonante (dragón 4-sol 10). Pero en las siguientes 19 no es su propio oculto, sino una nueva figura que contiene el oculto pero solo en el tono (tonos 4 y 10), donde el sello que aparece con el tono 10 es el anterior al que aparece con el tono 4 (Mago 4-C.Cielo 10, Mano 4-Enlazador 10, etc.), y eso también se cumple en el caso de la pareja dragón 4-sol 10.

Por una parte se establece una pareja de ocultos en la dimensión todavía no resonante, que forma las parejas mago 4-mano 10, mano 4-mago 10, sol 4-dragón 10, etc., que es la forma normal de aparecer los ocultos.
Y por otra parte está la forma resonante de aparecer los ocultos, que convierte al mago 4, cuando es inicio de la columna resonante personal, como asociado con el caminante del cielo 10, a la mano 4 con el enlazador 10, al sol 4 con la tormenta 10, etc.
Esas son las dos posibilidades, la del oculto normal y la del oculto resonante, que tienen interpretaciones diferentes.

En el caso normal está diciendo cómo realizar el propósito, es decir el mago 4 está realizando el propósito del mono. Pero cuando enfocas desde una conciencia abierta a la resonancia, el mago 4 lo que te está respondiendo es a cómo ser resonante.
Es decir, cambia tu escenario de forma dimensional y pasas a trabajar en otra dimensión, desde la normal a la del venado azul, cuya consecuencia es unir el pasado y el futuro.

La consecuencia es el nuevo nacimiento, y muchas otras más.

Cuando nutres lo real en una persona, le devuelves su alma

Nutrir lo real es un privilegio porque permite la plenitud y lo óptimo.
Pero nutrir lo real también es un lugar, no geográfico como pueda ser el emplazamiento de una ciudad, una montaña o un río, sino un lugar dimensional donde se produce la materialización y desmaterialización, es decir la transformación real; el surgimiento de lo real y el desurgimiento de lo no real, donde lo no real desaparece y lo real aparece con consistencia, con solidez.

Por eso hay una actitud donde encuentras vivencialmente que cuando nutres la realidad eres feliz; cuando nutres lo real en una persona, le devuelves su alma, y cuando descubres lo real en un lugar, encuentras su alma.
Todo eso pertenece a nutrir la realidad; es un privilegio. Pero al mismo tiempo existe un lugar donde esto es posible. Es un lugar deslocalizado, no como los del mundo de la apariencia, sino un lugar real donde estás o no estás, y sabemos que es real porque ahí se produce la transmutación, es decir la materia aparece y algo desaparece.

Ese lugar tiene que ver con el conejo de la luna, que llega a la luna en el código Tzolkin más allá de la frontera que separa las dos realidades de lo sufriente y lo óptimo, en el castillo verde, y llega allí a través de su actitud.
Pero esa actitud sincrónicamente también la encontramos en las palabras de un maestro que señala el lugar del nuevo nacimiento. Es el maestro que dice “mujer, he ahí a tu hijo” y señala a Juan, lo cual es un arquetipo de nuevo nacimiento; ese mismo maestro dice “tomad y comed, este es mi cuerpo, tomad y comed todos de él”. Pero al mismo tiempo establece un puente dimensional entre la realidad del viejo y del nuevo mundo.
A las personas del viejo mundo les señala una actitud y les invita a un enlazamiento cultural, pero también a las personas del nuevo mundo les señala una actitud, una realidad y un enlazamiento.

No sobra nadie. La totalidad significa todos.

El comienzo del Mono (extracto del Libro de los Sellos)

El Tzolkin tiene dos comienzos: uno es el Dragón y otro es el Mono, lo cual significa simplemente que el Mono es el nacimiento de Dios, porque el Dragón es un inicio pero desde lo inimaginable, y el Mono es un inicio en la dimensión humana. Y este es el tiempo de nacer a Dios, o de que Dios nazca en tu realidad.

Cuando tú naces no tienes consciencia. Eres totalmente dependiente, pero a través del aprendizaje y el desarrollo vas adquiriendo fuerza y conocimientos y un cierto nivel de consciencia. Pero eso no es un nacimiento, sólo significa que el nacimiento abre o inicia un proceso de aprendizaje y maduración de algo, pero no es un nacimiento.

Sólo que de nuevo puede aparecer un nuevo nacimiento, como consecuencia del proceso de aprendizaje y de una decisión libre y luminosa, descrito en el desarrollo del Tzolkin en la onda 10, que culmina en el Perro 13 y la onda 11 con el Mono 1.

De esta manera el momento del nacimiento como un recién nacido, pasa a ser Dragón y reunirse con todos los otros procesos míticos. Y el Mono es ese nacimiento consciente fruto de una decisión, o sea el nuevo nacimiento.

Este nuevo nacimiento se encuentra en la columna 7. Cada vez que te abres a la canalización, algo nace en ti; te abres a renacer.

El Mono está en el centro del telar (Extracto del Libro de los Sellos)

El Mono uno junto con el Perro trece constituyen el centro del Tzolkin, lugar privilegiado del centro de la columna siete, que muestra dónde se fusiona la energía expansiva del Sol con la energía receptiva de la Tierra, y cómo el hombre, cuando se encuentra en el centro de ese encuentro amoroso, puede vivir un nacimiento espiritual.
El Mono 1 es también el centro de la Estrella que se dibuja en el centro del Tzolkin, en el rombo de portales que duplican los portales de las columnas.
Ese es el lugar donde es posible entrar en otra dimensión.
El centro del Tzolkin es un lugar donde tienen que pasar todos los seres humanos ascensionalmente. Es el lugar de nuevo nacimiento.
En ese centro está situado un sello que significa alegría. Sí, alegría, pero también inocencia, o sea inocente, o sea absuelto. O sea inocente y sabio, porque el Mono en el Tzolkin no es tonto, ni en la realidad tampoco. El Mono es sabio, significa un nuevo nacimiento, alegría, inocencia, pero también ciencia, como resultado de experimentar qué es lo que hace el Mono, o sea sabiduría. Y es precisamente esa experimentación, o los resultados acumulados de esas experiencias del osar, los que realizan esa metamorfosis, o sea algo que en parte es una transformación y en parte un nacimiento, el nacimiento de lo nuevo.
Pero experimentación y nuevo, como resultado solo pueden dar nuevo y sabio, nunca nuevo descerebrado, porque el viaje evolutivo es hacia mas conciencia.
La experimentación abre camino a la conciencia.

Y la conciencia rompe el karma. O sea trae absolución, liberación del karma. Y eso es alegría, no la acumulación de sensaciones o de propiedades o de prestigio social o estético.
La liberación del karma es un nuevo nacimiento que libera también las vivencias ancestrales, o sea a tus ancestros, simplemente porque están presentes en ti en los cromosomas. Y eso es alegría.