Onda evolutiva del enlazador de mundos

ONDA EVOLUTIVA DEL ENLAZADOR DE MUNDOS:

Cuando sitúas la onda del enlazador en el Tzolkin de ondas, aparece en el sexto lugar, es decir, los 13 tonos de la onda del enlazador se superponen con las 13 formas en que aparece el enlazador. De esta manera el enlazador es como un diccionario, o sea una traducción.
Podemos encontrar los 13 tonos de la onda encantada traducidos, pero de cualquier onda encantada, bajo la forma del enlazador, en las 13 formas en que aparece.
La luz toma una forma para cumplir una misión y eso es el dragón, pero el enlazador es la segunda formulación de esa luz que ha tomado una forma para cumplir una misión. Por eso las 13 formas del enlazador, asociado numéricamente a los 13 tonos, también son una expresión de la luz cumpliendo una misión.

El enlazador 6 es la PRIMERA forma del enlazador, por lo que en el propósito del enlazador, enlazador 1, siempre subyace su característica de 6, que es una puerta por su referencia a la columna 6, asociada a las columnas de Hércules y puerta a la inmortalidad.

La SEGUNDA vez que aparece el enlazador es como enlazador 13 y se superpone al segundo tono de la onda del enlazador, que es la mano 2.
De esta manera, el enlazador asocia el tono 2 a la transcendencia, pero también a la mano. En ese sentido unimos, con alguno de los cien ojos con que se debe considerar el Tzolkin, la presencia de nuestros amados peregrinos de la sierra madre, redimiendo sus ofensas al amor como expresión del arquetipo humano, es decir, haciendo un acto sagrado del juicio de Osiris en favor de toda la humanidad. La mano azul siempre nos trae a la presencia el venado azul, y en concreto la mano 2 es el venado azul como otro, es decir, todo lo que tú puedes hacer por el otro sin esperar recompensa en esta dimensión, solamente por reconocer lo sagrado en el otro.

La TERCERA vez que aparece el enlazador, que como 3 hace referencia a la misión, es como enlazador 7. En esa resonancia aparecen los contenidos de la estrella 3, o sea, la sociedad celeste.
La tercera presentación de la onda del enlazador es la estrella 3 y se superpone sobre el enlazador 7.

La CUARTA forma, que es la que va a decir el “cómo”, o sea cómo ser puerta, aparece adoptando el propósito de enlazar, enlazador 1. Cuando tu propósito es ser enlazador estás creando una puerta, estás abriendo una puerta a la inmortalidad del otro. Si esa es tu decisión, el suceso vendrá después, desde dimensiones superiores, porque tú solamente necesitas abrir la puerta.
Lo que se superpone con el enlazador 1 como cuarta expresión del enlazador, es la luna 4 y aporta la emoción expresada por la luna, como expresión del “cómo” ser enlazador. De modo que el enlazador 1 es una expresión de la emoción.

La QUINTA vez que aparece el enlazador, correspondiendo al tono 5 de la onda del enlazador, que es lo que va a dar fuerza a ese propósito, está expresado con un tono 8, enlazador 8, que es la integridad en el propósito. Da igual tu debilidad personal, porque no es una cuestión de voluntad, sino que es algo que sucede en el corazón, esa alineación desde tu corazón con el corazón del cielo.
El tono 8 es una puerta, porque corresponde a la columna 8, que también es una de las columnas de Hércules. Lo que aparece ahí es un programa o diseño realizado en el corazón de la realidad Dios.
Si la integridad es ser tú mismo, la realidad que está dentro de ti es la semejanza de Dios, y lo que te aleja de esa semejanza de Dios es justamente lo que te hace pesar en el juicio de Osiris, que es el odio, el miedo, la envidia, etc., y lo que te devuelve a esa integridad es el amor. Por eso, es lo que da fuerza al propósito como expresión del tono 5.
La quinta expresión del enlazador es el enlazador 8, de la onda de la tormenta, que es una de las expresiones de Huracán, y en la onda del enlazador es el perro 5.
De modo que el enlazador 8, que da fuerza al propósito, también es traducido por el perro 5; es como decir que el amor incondicional siempre va a dar fuerza al propósito enlazador.

La SEXTA presencia del enlazador es con el tono 2, enlazador 2, y ahí vemos cómo el dos y el seis van unidos, donde el 6 es una de las columnas de Hércules. Está asociado con el mono 6, conteniendo esa puerta, que también está presente en el enlazador, una referencia al osar.
El mono, además de ser una forma del dragón, también es una forma del enlazador (familia Cardinal).
El mono 6 como sexto tono de la onda del enlazador también se va a situar en la sexta columna de Hércules.

La SÉPTIMA formulación del enlazador es el enlazador 9, que es una forma resonante del enlazador, ya que es la forma en que aparece en la columna resonante impulsando hacia la transcendencia. Sobre este enlazador 9 se superpone el humano 7, que es el séptimo tono de la onda del enlazador.

En el enlazador 3, que es la OCTAVA vez que aparece el enlazador, se unen los contenidos del servicio, desde la onda de la semilla, y de la integridad, justamente con el caminante del cielo 8. La integridad del caminante del cielo se superpone sobre el enlazador 3 de la onda de la semilla.

En la columna 9, es decir la NOVENA presentación del enlazador, está el enlazador 10, que es la forma donde se expresa la perfección y el amor incondicional del voluntario, ya que es el tono 10 de la onda de la tierra, y se superpone en esa expresión de amor incondicional del voluntario con el mago 9. Esa expresión del amor incondicional del voluntario que aparece en la novena presentación del enlazador, en la onda del enlazador aparece como mago 9.

Pero en la DÉCIMA presentación del enlazador lo que se ve es el enlazador 4 de la onda de la noche. La décima forma en la columna que expresa justamente el amor incondicional, es con el tono 4 de la onda de la noche que expresa el ensueño, es decir aparece con algo que significa “cómo”. El enlazador 4 es el enlazador que actúa como la noche, y aparece como el águila 10, o sea como una forma de enlazar las cosas a través de la visión amorosa. La visión amorosa de la realidad es una forma enlazadora perfecta.

El enlazador 11 es la DECIMOPRIMERA vez que aparece el enlazador. Hay un gozo en esa forma oculta de cumplir tu misión con respecto al otro, propia del enlazador, que no olvidemos es una expresión de la solidaridad del dragón, pero también de la alegría y desinhibición del mono. También es como la luna, ya que la luna 4 es similar al enlazador 1. La traducción del enlazador 11, como decimoprimer lugar de la onda del enlazador, es el guerrero 11. También hay una expansión de la conciencia gozosa en ser enlazador.

La DÉCIMOSEGUNDA forma en que aparece el enlazador es como enlazador 5, dándole fuerza al viento, y siendo traducido por la tierra 12, o sea ese voluntario en favor de todo lo existente.

Precisamente el enlazador 12, en favor de todo lo existente, aparece en DÉCIMOTERCERA posición. El enlazador 12 se sitúa en la columna 13 y contiene una forma de colaborar con todo lo existente desde la onda del águila, es decir a través de la forma de mirar, a través del ver. Hay un ver amoroso que es transcendente. El tono 13 de la onda es el espejo 13.

Columna 4
La otra forma en que aparece la onda del enlazador es precisamente en la CUARTA COLUMNA. Todos los tonos 4 que van desde la onda 6 hasta la onda 18 expresan la onda del enlazador. Así, el enlazador está asociado al cómo. Hay una manera de ser, una manera de actuar que es enlazadora.
Pero también está haciendo referencia a que esa manera de actuar que expresa el tono 4, se sustenta sobre los otros contenidos del cuatro, que son la semilla (sello 4) como programa y el sol (onda 4) como iluminación.
Hay una manera de ser que traduce un diseño, pero lo que contiene es la luz. Y algo así es lo que encontramos en la autoexistencia.

En esta dimensión en que nos encontramos tenemos una conexión en el interior que nos conecta con dimensiones superiores.
El desapego es una puerta a esa conexión.

Onda evolutiva del Caminante del Cielo: la apertura a la conciencia, la kundalini y el servicio

ONDA EVOLUTIVA DEL CAMINANTE DEL CIELO:

Cuando colocamos la onda del caminante del cielo en el Tzolkin de ondas, se superpone sobre los sellos de la serpiente en la quinta fila.
De esta manera vemos que cualquier traducción desde el punto de vista evolutivo de los contenidos de la onda del caminante del cielo, precisa la presencia consciente de los contenidos de la luz interior, o sea de la kundalini.
Independientemente del valor nominal del sello, todos los sellos que componen la onda del caminante del cielo son una expresión de la kundalini.

Pero al mismo tiempo, la onda del caminante del cielo transcurre enlazando la tercera y la cuarta columna, de tal modo que también precisa evolutivamente de la consideración de los significados del tono 3 como servicio para sus 8 primeros sellos, que son los que se encuentran en la tercera columna, y del contenido práctico del cómo lograr el propósito para los 6 restantes.
De esta manera el caminante del cielo, además de su expresión del día verde (familia señal o del día verde) y de todos los contenidos asociados a lo celeste y lo angélico, precisa la apertura a la conciencia, a la kundalini y al servicio, y también algo relacionado con la manera de vivir como forma de cumplir un propósito.

COLUMNAS 3 Y 4:
La onda del caminante del cielo enlaza las columnas 3 y 4. Como sincronía, aparecen varios sellos repetidos con los tonos 3 y 4, expresando las características que es necesario reconocer en esta onda.
La onda del caminante del cielo situada sobre el Tzolkin de ondas contiene la semilla 3 y la semilla 4, el perro 3 y el perro 4, y la tierra 3 y la tierra 4. Es decir que el servicio y el cómo realizarlo están en el programa, necesitando del amor incondicional y siendo una vivencia abierta al voluntario.

Cualquiera puede ser voluntario para ser un caminante del cielo. De hecho esa es la invitación del Tzolkin en su primera onda. Eso está favorecido desde el programa, siendo la actitud emocional la del amor incondicional.

LA FILA DE LA SERPIENTE:
Si la Tierra es el cielo, y qué otra cosa puede ser un cuerpo celeste, lo que impide que además de serlo lo parezca está en la conciencia de los seres humanos, que es a quienes les parece una cosa u otra. Claro que ese “parecimiento” o conciencia se va a traducir en actitudes, y las actitudes en hechos o formas de vivir. Es decir, según sea la actitud de una persona como expresión de sus contenidos internos, la Tierra va a ser el cielo o el no-cielo.

Hay algunas personas, o quizás sea una sola, que creen que hay serpientes volando por los aires de la Tierra, o quizás sea una sola la serpiente que parecen creer que vuela.
Pero si hay serpientes que vuelan y tú no, no hay serpiente voladora en aquella Tierra que eres tú, por bonito que lo pintes.
Todas las personas viven, como voluntarios o sin apercibirse, aquello que expresa el Tzolkin como SERPIENTE, porque es su luz, y su luz es su energía vital.
Si la persona reconoce su luz hablamos de luz, pero si no, hablamos de energía vital. Sin embargo, todas las personas lo tienen y lo son.

Onda evolutiva de la mano: fuerza creadora desde el ensueño

ONDA EVOLUTIVA DE LA MANO:
Las ondas evolutivas aportan enfoques diferentes que permiten que se desplieguen contenidos compactados de la realidad. Así, la consideración del Tzolkin desde el punto de vista de las ondas, situando las ondas en las 13 casillas de cada fila, despliega y actúa como portal de las dimensiones compactadas, lo cual favorece el proceso evolutivo.

LA TERCERA FILA:
En el caso de la onda de la mano, al establecer el Tzolkin de ondas aparece en la tercera fila, asociando los contenidos del ensueño de la noche a la actividad de la mano; hay una fuerza creadora del ensueño de la noche que procede de su característica como expresión de la familia verde y del día verde. De modo que ensoñar es el “hacer” de los ángeles.

La onda de la mano, cuando se considera desde esa perspectiva despliega y hace accesible una realidad compactada, que también traduce una expansión de la realidad y por eso es evolutiva.
La mano, que también relacionamos con el peregrinaje sagrado de los Huicholes y su reconocimiento a las faltas del amor, asocia un ensueño creador, que le da realidad al “hacer” de la mano, que es un hacer sanador. Cuando es evolutivo no solo sana el cuerpo sino también la capacidad de acceder a la inmortalidad a través de la plenitud de las vivencias experienciales.

De modo que el propósito de la mano (mano 1) está asociado con el ensueño como servicio (noche 3) de la onda del dragón, es decir, en favor del cumplimiento de la misión desde la solidaridad. En su forma transcendente (tormenta 13), resurrección transcendente, se fusiona con la noche 9 de la onda del águila, es decir, es la sanación de la visión que permite ver la sociedad de la estrella, viendo siempre lo óptimo y conteniendo una fuerza que le impulsa al despliegue total de la onda en su forma transcendente, y que como expresa una tormenta, es una resurrección.

Hay un hecho resucitador (tormenta), que se activa desde la visión (onda del águila en el Tzolkin evolutivo) en el territorio de las vivencias (color azul), que en su máximo despliegue (mano 13), te sitúa en la expansión del castillo verde, onda estrella.

COLUMNA 2:
La consideración de la línea vertical es que donde se sitúa la onda de la mano en el Tzolkin tipo van a aparecer todos los tonos 2 entre la onda 7 y la 19, conteniendo un regalo y también un desafío.
La presencia del 7 a través de la onda 7 de la tormenta y del sello 7 de la mano quiere decir que estamos ante un fenómeno resonante en todos los niveles, que hace referencia a la vibración intrínseca de la realidad que entonces es excepcionalmente accesible.
El propósito de la onda de la mano (mano 1) cuando la onda de la mano está situada en vertical (Tzolkin tipo) se superpone con el tono 2 de la onda de la tormenta que aparece cuando colocamos las ondas en sentido horizontal. El tono 2 de la onda de la tormenta es la iluminación como regalo, el sol.
También, el resto de los lugares ocupados por la onda de la mano son regalos desde este nivel: caminante del cielo 2, mago 2, águila 2, etc., hasta el guerrero 2 en la onda del águila, creando así un puente entre las vivencias del segundo castillo y las del quinto castillo o castillo verde.

Se establece un puente -por eso es evolutivo- que propicia desde la experiencia vivencial el acceso al castillo verde, siempre como regalo, porque el cielo no es conquistable sino siempre un regalo desde la actitud.
El acceso a la experiencia vivencial requiere una actitud de respeto, pero no de miedo sino de paz, es decir de aceptación, y sobre todo una actitud de amor.

Onda evolutiva del mago


ONDA EVOLUTIVA DEL MAGO:
La onda del mago es la segunda onda del Tzolkin y la primera de color blanco.
El Tzolkin evolutivo o Tzolkin de ondas aparece cuando se colocan los sellos de izquierda a derecha en vez de en sentido descendente.
Así, la primera onda ocupa la primera fila, situándose sobre los sellos ocupados por el dragón en el Tzolkin tipo, y la segunda onda, que es la del mago, se sitúa sobre los SELLOS DEL VIENTO, de tal manera que hay una correlación, traducción o similitud conceptual entre los sellos del viento y los componentes de la onda del mago.

COLUMNAS 1 Y 2:
Por otra parte, la onda del mago ocupa el primer lugar de las filas 14, 15,…, y 20. El primer lugar corresponde al propósito como primer tono, por lo que la onda del mago es el lugar del propósito de las 7 últimas ondas.
También ocupa el segundo lugar de las 6 primeras ondas, por lo que la onda el mago ocupa el nivel del propósito en las 7 últimas ondas y el nivel del regalo en las 6 primeras.

Traducido al escenario de los castillos, el contenido expresado por el mago -que potencialmente es cualquier persona que se inicia en el Tzolkin- corresponde a los propósitos de las 7 últimas ondas, que expresan el cuarto castillo y cuarta dimensión, y el quinto castillo o castillo verde en plenitud; y también las 6 primeras ondas, que corresponden al castillo rojo y parcialmente al castillo blanco.
El intento que supone esa apertura donde el mago -esa persona que está adentrándose en el Tzolkin- se abre a nuevas posibilidades, desaprende y se desapega de sus conocimientos y valoraciones para acceder a un nuevo ver, forma parte de lo que significa el acceso a dimensiones superiores expresado en el castillo verde.

Onda evolutiva de la estrella: La transcendencia y la iluminación

ONDA EVOLUTIVA DE LA ESTRELLA:

La onda de la Estrella, que como sello se asocia con la belleza, la ética, la estética y la armonía, encuentra su lugar en el Tzolkin en la columna 13 y más concretamente en los 13 últimos sellos.
De este modo, cualquier contenido que queramos darle a la estrella como onda debe incluir la expresión de la transcendencia, que es lo que se atribuye al tono 13.
La onda de la estrella es una vivencia de la transcendencia, como algo espiritual más allá de la materia y de la forma. A este contenido se le añade, como expresión de la sociedad de la estrella donde encuentras a tus pares, el de la pluralidad, donde uno y todos los unos gozan, viven y se nutren de la presencia de los otros, o sea de los demás.

También nos recuerda, posiblemente con algún nivel interrogativo, cómo en los libros sagrados de la tradición sagrada el primer nombre con que se expresa la realidad Dios es con un plural: Elohim. El uno aparece como plural, quizá para incluirte en el uno sin dejar de ser tú.
El uno incluyente de Elohim mantiene abierta siempre la puerta al despertar, donde tú te reconoces en él, invitándote precisamente a entrar en la realidad, ya que uno de los contenidos que expresa el espejo es “ser la realidad”, pero la realidad del amor.
Al mirarte en la realidad del amor permites que el amor te transforme y ahuyente el miedo, dejando fuera todo lo relativo al depredador, que es aquel que busca la vida fuera del amor, o sea en la dominación.
La estrella, cuyo contenido es que encuentras a tus pares, también está hablando de la realidad uno, que se realiza de forma plural. Este es un contenido que está asociado a la transcendencia.

Evolutivamente, todos los tonos 13 de las 13 últimas ondas van a aportar un contenido a la onda de la Estrella, por su situación en la columna 13.
El 13 como tono expresa la transcendencia y como sello el gozo del caminante del cielo. La onda 13 es la tierra, cuyo propósito es la actitud del voluntario, donde quizá podamos encontrar que se trata del voluntario para el amor. La luna 13 es la transcendencia en la onda de la tierra, encontrando el voluntario la emoción como algo transcendente.

Por otra parte, la onda 20 de la estrella, evolutivamente, es decir cuando ordenas el Tzolkin siguiendo las ondas, se va a situar sobre las casillas que ocupan el sello 20 del sol. De modo que uno de los contenidos de la onda de la estrella es el sol.
Los valores del 20 son propiamente los que aporta el sello del sol como luz, pero también como la parte no visible de la luz, ya que el 20 como vinal sería el día sin tiempo, que puede ser traducido a Neftis como la parte no visible de la realidad visible: sincronías, repeticiones, sucesos fortuitos, el que nazcas en un sitio, el que encuentres a una persona, etc. Todo eso entra dentro de los sucesos transcendentes cuando lo miras adecuadamente, reconociendo la actuación de lo uno múltiple sin forma.

Se trata de olvidarse de la guerra y afianzarse en la paz, que nutre la pluralidad y es una expresión de la transcendencia.

Onda evolutiva del águila: La visión de la estrella es resucitadora


ONDA EVOLUTIVA DEL ÁGUILA:
Evolutivamente, cuando situamos el Tzolkin por ondas, la onda del águila corresponde a la fila 19, que tiene un valor de resurrección, ya que se superpone sobre los sellos de la tormenta. La visión de la estrella es resucitadora; algo que aparecía desvitalizado se presenta en plenitud, o sea la resurrección.
La tormenta también es el águila, porque la línea 19 contiene simultáneamente a los sellos de la tormenta y a los de la onda del águila. Esa es parte de la fuerza transformadora de la visión.

COLUMNAS 12 Y 13
En las columnas, el águila se encuentra en la unión enlazadora entre las columnas 12 y 13.
Por una parte, tiene los contenidos del tono 12, que expresa al humano como sello y a la semilla como onda, conteniendo el programa que en su expansión te lleva a lo óptimo, al castillo verde y a la sociedad de la estrella.
La presencia en el final de la columna 12 aporta al águila, como onda y como impulso evolutivo, la característica imprescindible de colaborar con todo lo existente. La creatividad del águila, su intuición y visión sacan su fuerza del estado evolutivo en el cual la persona se ha entregado al programa, siendo su actitud de colaborar con TODO LO EXISTENTE.

Por otra parte, la onda del águila que se inicia en la columna 12 no acaba ahí, sino que enlaza con la columna 13, expresando la transcendencia. Es decir, la onda del águila eleva hasta los niveles de la transcendencia la actitud de colaborar con todo lo existente. Esta actitud, que aparece en la conciencia de algunas personas asociada a la expansión de la conciencia, enlaza con la transcendencia a través del tiempo expresado por la onda del águila, que está enfocada en la contemplación de la sociedad de la estrella.

El águila expresa los contenidos de la onda del viento (onda anterior), que significa comunicación y también Huracán o el corazón del cielo, y aparece como la estrella (onda siguiente).

ONDA ASOCIADA:
La visión del águila en sentido retrógrado se expresa en la onda del mago (onda asociada), uniendo al águila 1 con el enlazador 13. De esta forma, la visión del mago trascendente expresada por el enlazador 13 también aparece en el desarrollo de la onda del águila.

Onda evolutiva del viento: “tú eres otro yo” y “colaborando con todo lo existente”

ONDA EVOLUTIVA DEL VIENTO:

Uno de los componentes evolutivos de la onda del viento viene por su situación en el Tzolkin de las ondas en el nivel 18, es decir el ocupado en el Tzolkin tipo por el sello del espejo, o sea “tú eres otro yo” o la ley del amor.
El viento y el espejo contienen realidades similares, ya que el viento como espíritu da soporte a la realidad, creándola. Por eso dejar entrar el viento en tu vida es una sanación y en muchos casos un auténtico despertar resucitativo.

La onda del viento se desarrolla en su totalidad en la columna 12.
“Tú eres otro yo” como expresión del amor y “colaborar con todo lo existente” son los dos componentes evolutivos que animan el contenido de la onda del viento en un nivel transcendente.

FILA 18, EL ESPEJO:
El espejo (sello 18), que es donde se sitúa la onda del viento evolutivamente, se encuentra y expresa el tercer castillo, que es el castillo del nacimiento al tiempo real. El viento es una forma del espejo.

El espejo es la onda 10, que se asocia con la perfección, pero en la autenticidad, o sea en el programa, en algo que no es el resultado de un esfuerzo sino que expresa y toma forma desde la dimensión del ser siendo, de la gratuidad, de la facilidad y del desvelamiento de la realidad.

Cuando la perfección es el resultado de un esfuerzo, o sea de una dificultad y muchas veces de una competencia, estamos haciendo aparecer como expresión de la realidad cuántica -esa realidad donde tú eres parte de algo que en todas sus partes es igual a ti- el mundo de la guerra, la pérdida, la insatisfacción, la imposibilidad y todos sus corolarios, es decir la envidia, el odio, el miedo, la prostitución, la esclavitud, la infamia, etc.
Entonces, aparece la perfección asociada a la imperfección y no a la vida, pero la perfección es la vida en plenitud, que es la vida del ser siendo. Es decir, ser es fácil, solo tienes que ser, que es lo que eres.

De modo que no hay error. La asociación con el esfuerzo te sitúa en el error, por eso podemos encontrar que justamente es la autenticidad de ser tú mismo, es decir, canalizar lo real, de lo que se trata.
Es decir, no hay una competencia, porque nadie quiere usurpar tu realidad; no se trata de conseguir una plaza entre millones de aspirantes, porque tu plaza solo es para ti. Solo tú llenas ese lugar. Por eso se trata de que lo llenes.

La perfección (10) en el Tzolkin pertenece al color blanco. En el Tzolkin tipo la fila 10 la ocupan los sellos del perro, que es la perfección porque en ese lugar es donde también se produce el nuevo nacimiento.
Pero el nuevo nacimiento es algo que sirve cuando lo enfocas desde un ángulo. Desde otro ángulo lo que sucede, en el 11, es ese nacimiento como entrada en el tiempo consciente. El nacimiento que expresa el 11 es el nacimiento donde tu luz interior, expresada por la serpiente, tu kundalini, vive según la ley del amor del espejo. Y eso produce el nacimiento como ingreso en el tiempo real del amor con que tú has sido llamado a la vida desde dimensiones superiores o exactamente desde el ser siendo, lo cual está expresado con la onda de la semilla.

COLUMNA 12:
De forma evolutiva podemos encontrar que la onda del viento transcurre por completo en la columna 12, de modo que contiene un impulso interno que expresa que toda actividad espiritual evolutivamente contiene una determinación de colaborar con todo lo existente.
El viento evolutivamente colabora con todo lo existente. Tú estás haciendo una actividad realmente espiritual cuando tu decisión ya no es sanar mis cosas, mis proyectos o los de MI gente, sino que trabajas intencionadamente con todo lo existente, reconociendo tu vinculación no solo con una concreción de la realidad, que son tus circunstancias, sino con la realidad expandida que contiene la realidad de lo óptimo, o sea de dimensiones superiores.
Eres un colaborador.

Toda persona que nace en la onda del viento, según va expandiendo la conciencia va recuperando su condición de colaborador activo en favor de todo lo existente, o sea su vocación interna y creadora. Por eso su actividad se realiza en tiempo real de forma sanadora, rescatadora y resucitadora.

Onda evolutiva de la noche

ONDA EVOLUTIVA DE LA NOCHE:

La noche es el número 3 como sello, con lo cual asocia ya de entrada la noción del servicio. Como onda es la 15, incorporando los contenidos del águila, que es el sello 15. La onda 15 se va a situar sobre los sellos que ocupa el sello 15 del águila.
La visión del águila también es azul y por tanto una experiencia vivencial. En sí, el sello del águila aparece como transcendencia en la onda de la noche, que expresa el servicio, de tal manera que le aporta el contenido de servicio transcendente a la humanidad.
Por eso la visión en este caso no significa que necesites gafas para corregir la miopía o la presbicia, ni tampoco que veas muy bien las cosas materiales de esta dimensión, sino que se trata de una experiencia vivencial, es decir, algo que te transforma y ayuda a expandir tu conciencia, y es precisamente a través de las cosas que ves.

La noche significa ver cómo suceden cosas maravillosas a las personas que te rodean, o sea, visualizar. La noche es ensoñar la abundancia y visualizar, pero no porque tengas la abundancia delante de ti, sino porque tu actitud como ensueño te lleva a situarte en una dimensión posible donde lo que sucede es maravilloso para todos.
Es un servicio, porque es algo intencionado. Y también es un ver porque se trata de formar mentalmente esas imágenes. Por tanto, son imágenes que nacen del amor incondicional.

Cuando la noche como propósito, noche 1, se sitúa en la fila 15 donde están los sellos del águila, aparece el águila 2, que es el 2 de la onda del mago, que también es un 2.
La onda del mago contiene algo donde tú estás respondiendo a la propuesta del Tzolkin contenida en la primera onda, de cómo desde la solidaridad entras en el cielo. Entonces, el águila 2 es parte de la respuesta que emocionalmente das: “sí quiero”, “quiero que se realice”. Y como regalo desde la onda del mago tienes, en el águila 2, la apertura de la visión de la maravilla.
Por eso en todo el ensueño contenido en la onda de la noche, entre las vivencias experienciales encontramos unos regalos. Soñar la abundancia y ver la maravilla para las demás personas desapegadamente trae un regalo al alma, porque sana la visión; aparta los ojos de mirar desde el odio, el miedo, el abuso y el engaño, y lo sitúa en la visión de la maravilla.

COLUMNA 10:
La onda de la noche transcurre en el Tzolkin tipo en la columna 10, cuyo contenido fundamental es la expresión del tono 10 como perfección, que a su vez viene de la expresión del amor incondicional.
El ser humano, cuando actúa desde los contenidos del tono 10, no está significando que sea un virtuoso en alguna disciplina, sino que la perfección del Tzolkin es la del amor incondicional, lo que a su vez supone que has ido haciendo una evolución desde el propósito, tono 1, hasta el tono 10.

Como onda, el 10 significa que en tu evolución has llegado al nuevo nacimiento, deshaciéndote de los engaños del depredador y del ego, despojándote del miedo y del juicio, y te encuentras en el espejo, en la vivencia del “tú eres otro yo” y en la realización de la ley del amor.
Esa es la perfección que expresa el 10.

Una de las formas donde esto se vivencia experiencialmente es desde la onda de la noche. Como onda azul indica que es algo que SUCEDE, o sea una vivencia experiencial. No es algo que dices o que pone en un libro, ni una teoría o posibilidad, sino una realización y una experiencia. Por eso la onda de la noche es azul.

Así, aportando contenido a la onda de la noche, tenemos el servicio, el amor incondicional, la ley del amor y también la visión del águila.

El lugar donde se cruzan las dos ondas, es decir cuando la onda de la noche transcurre en el Tzolkin tipo en la columna 10 y cuando la onda de la noche se sitúa en los sellos del águila, se produce en el águila 13, que es esa visión transcendente que completa el servicio que existe en el ensueño.

Onda evolutiva de la tierra: La tierra es un caminante del cielo

Onda evolutiva de la tierra:

La onda de la tierra es la número 13 y por tanto, al colocar el Tzolkin por ondas se instala sobre los kin del caminante del cielo en el Tzolkin tipo.
La onda 13 es la tierra y el sello 13 es el caminante del cielo. Por ese motivo, sobre cada lugar que ocupa un kin del caminante del cielo se va a instalar un kin que pertenece a la onda de la tierra.

De alguna manera, los contenidos asociados al caminante del cielo se suman a los de la tierra. Podemos decir claramente que la tierra es un caminante del cielo.
Pero también se suman los contenidos asociados al 13 como transcendencia, como final de un proceso, donde la conciencia se ha visto implicada porque ha querido hacer ese proceso y es el momento en que ese proceso llega a su culminación.
El caminante del cielo es una expresión de la transcendencia, como lo es también la onda de la tierra.

Por lo tanto, en la onda de la tierra están presentes los contenidos del caminante del cielo y del tono 13 de la transcendencia.

COLUMNAS 8 Y 9:
Además, en el posicionamiento por ondas, también están presentes los contenidos asociados a las columnas 8 y 9. La onda de la tierra está presente en el final de la octava columna, en los cuatro últimos lugares, y en la novena columna, en los nueve primeros lugares.

Esto le confiere a la tierra por una parte los significados asociados al 8. El 8 como tono es una manifestación de la integridad. El 8 como sello (la estrella) es la ética, la estética y la sociedad de la estrella, y el 8 como onda es el humano.
La integridad es una forma de belleza y de comportamiento con las demás personas. Es algo humano, propio de la sociedad de la estrella. Todo eso está asociado al 8, y la onda de la tierra ocupa los lugares finales de la columna 8.
La columna 8 está ocupada por la onda completa de la semilla, que significa el programa. La integridad forma parte del programa. El ser humano intrínsecamente es íntegro, bello y ético, con un comportamiento que agrada y gusta. Te gustan las personas que se comportan de una determinada manera y te sientes bien interactuando con las demás personas, y eso es propio de la sociedad de la estrella, que es el tono 8, y forma parte del programa.
Cuando el programa llega a su máxima maduración, a su final, es cuando a esos contenidos del programa se añade el que la persona lo vive como un voluntario, que es lo propio de la tierra. La tierra le aporta a esa columna 8 la voluntariedad.

El ser humano puede tener un comportamiento íntegro, pero la integridad también supone que tú lo estás eligiendo. Una bola redonda cae por su propio peso por una pendiente, pero eso no es integridad. Eso forma parte del programa, pero no es la integridad humana.
En la integridad humana hay una consciencia que quiere hacerlo así, y cuando aparece esa consciencia para actuar en unión con el impulso interior del programa, aparece para la persona una plenitud.
Eso forma parte del caminante del cielo, que actúa voluntariamente. Por eso se asocia con la tierra, que es esa plenitud que proviene de la integridad, y que te va a conceder lo que significa el tono 9, que es un poder que te impulsa a la transcendencia. La realidad te empodera.

Ese contenido está expresado en la onda de la tierra, porque el voluntario de repente se empodera. Por eso es Quetzalcóatl, con su contenido de rey y voluntario, y eso es lo que está expresado en la tierra, el empoderamiento.
La semilla, en la columna 8, significa el programa, pero cuando el asunto es voluntario hay un empoderamiento. Cuando te sitúas en tu centro alineado, sientes el poder, porque eres íntegro.
El íntegro no es víctima sino un humano con poder. Ese poder quizá le hace estar presente en una situación adversa, pero donde él no es víctima sino voluntario; es necesario pasar por ahí para otras personas, para el arquetipo.
Esos son partes de los contenidos de la tierra, ese empoderamiento.

La onda 13 de la tierra está uniendo la onda 12 del programa (semilla) con la onda 14 del amor incondicional (perro). El empoderamiento permite vivir la incondicionalidad; es el eslabón que te permite entrar en la vivencia del amor incondicional; es el empoderamiento del amor. Eso forma parte de la tierra, como onda desde el Tzolkin.

SELLO 17 Y ONDA 17:
La tierra (sello 17) tiene como transcendencia a la luna, por lo que también podemos asociar la tierra con el inicio del castillo verde, cuando está en forma transcendente como luna (onda 17, comienzo del castillo verde). Cuando la persona que está situada en la tierra, sea o no su sello, porque el Tzolkin está abierto a todas las personas, está viviendo como voluntario, alineado y en forma transcendente, es cuando vivencia el castillo verde.

Los cuatro primeros pasos de la tierra como onda suceden con una vibración similar a la que contiene el castillo verde, porque la integridad y ese empoderamiento son una pertenencia al castillo verde; son un empoderamiento que te faculta para posteriormente vivir la incondicionalidad; es un paso.

Onda evolutiva de la semilla

Onda evolutiva de la semilla:

Cuando colocamos el Tzolkin por ondas, la onda de la semilla se va a situar sobre la horizontal 12, que está ocupada por los sellos del humano.
La onda de la semilla se asocia evolutivamente a los sellos del humano, donde el programa siempre tiene una característica de libertad que te hace más humano y descubre tu humanidad, haciendo florecer tu humanidad desde la libertad y desde algo tan importante como la limpieza de hechizos, que en realidad son los pensamientos elevados.

COLUMNA 8:
La onda de la semilla se sitúa en la octava columna del Tzolkin tipo, que es una columna de portales. Es una de las columnas de Hércules, que contiene portales que te abren a la experiencia de la columna 7, de la resonancia y del lugar del nuevo nacimiento.
Por su ubicación, en la octava posición, cuando ya has rebasado el centro, se sitúa en la fuerza que proviene en sentido inverso directamente de dimensiones superiores a través de tu interior.

El tono 8 habla de integridad donde tu interior corresponde con tu exterior. En el interior hay una fuerza que te conecta directamente con dimensiones superiores y que habla a tu conciencia, a tu corazón y a tu alma.

La columna 8 la relacionamos con la integridad y con esa conexión con la conciencia y con el alma; con la conciencia como vocecita del alma, que te pide que hagas lo que sientes y lo que está en tu interior, entendiendo que en tu interior lo que resuena es el programa.
Por eso hace falta una limpieza de hechizos, para eliminar todo lo que no sea el programa situado en dimensiones superiores, resonando en la conciencia.

Esas dos ubicaciones, la columna 8 y la horizontal 12 van a definir evolutivamente la onda de la semilla.
Por un lado la integridad donde se expresa el alma, y por otro la libertad, que necesita la limpieza de las órdenes negativas y de las palabras contrarias a la vida.