El significado de la resonancia en un oráculo personal

Compartimos la respuesta a una pregunta sobre la resonancia, por si es de interés.

Pregunta: Buenas, muchas gracias por tomarte el tiempo de contestar, se agradece, por mi parte, queria preguntarte acerca de mi oraculo. Lo pregunte varias veces pero nunca me supieron explicar presisamente. La cuestio es que todo mi oraculo me da super resonante 24/01/87 año de la luna resonante, mi kin : Monoresonante azul 111 en la luna del mono resonante azul 11/7(se repite kin), crono psi da en mono 11/1 magnetico, que cae justo en el medio del tzolkin 131, onda encantada de la serpiente. Bueno queria saber que siginifica la repeticion del sello del kin y del psi crono y del kin lunar, y que representaria todoe ste connlglomerado de resonancia, lo interpreto como enyoguizacion, o sea chakra coronilla, desde ya te mando un abrazo gigante, graciaaas

Respuesta:
Dices que has preguntado en otras ocasiones y a otras personas y nunca te han sabido contestar precisamente. Sin embargo, nosotros creemos que siempre que has consultado tu oráculo has recibido alguna información interesante acerca de ti. Creemos que siempre has recibido algo que te ha resonado y por eso has seguido interesándote y ahora preguntas de nuevo. Sea cual sea la persona que te responde mirando el Tzolkin, siempre dice algo interesante para ti. Quizá no sea definitivo, porque el Tzolkin es una puerta que se abre y te va preparando para un salto dimensional, pero siempre que preguntas, algo te nutre.

Agradecemos que hoy quieras dirigirte a nosotros y preguntar, porque con el Tzolkin sucede que alguien pregunta y se dirige hacia alguien que responde. Parece que quien pregunta está en una posición humilde, pero en realidad siempre que hay alguien que pregunta lo está haciendo desde la sabiduría, y quien responde está siempre respondiendo a la sabiduría que le interroga, y es la sabiduría quien le está cuestionando. La sabiduría es el lugar de los guías.
Tu pregunta es textualmente “quería saber que significa la repetición del sello del kin y del psi crono y del kin lunar, y que representaría todo este conglomerado de resonancia”

Parece que lo quieres es saber por qué aparece la resonancia o lo resonante de una forma tan manifiesta en tu oráculo, ya que tu tono es el tono 7, que es resonante; la luna en que apareces es la 7; tu psicrono es el mono 1 que está en la columna resonante, en el centro del telar; y tu año de nacimiento también es resonante porque es luna 7.

Lo primero que habría que determinar es cuál es el significado del tono 7 resonante.
En el Tzolkin, el primer siete que aparece es la mano azul. Entonces, la primera información que tenemos acerca de que aparezca varias veces la resonancia asociada a tu nacimiento, es que te está pidiendo que te adentres en la impecabilidad de la acción. Tenemos que tener en cuenta que la impecabilidad de la acción expresada por la mano tiene dentro en su interior, oculta, la experiencia de la magia, es decir, la experiencia del mago. Ser impecable descubre en ti al mago.
También hay que considerar que cuando aparecen las ondas, el 7 viene expresado por la tormenta, que también es azul. En la tormenta encontramos la autogeneración, es decir, el reinventarse, y por ahí nos encontramos con significados como resucitar y hechos milagrosos.
Entonces, cuando te adentras en la experiencia que te propone el 7 desde los valores de las ondas, donde estás interactuando con las demás personas, esa impecabilidad de la acción en tu interior, es decir, en tu diálogo contigo mismo, se transforma en algo que propicia y hace aparecer los hechos milagrosos, la resurrección y la autogeneración.
La autogeneración y el reinventarse son el resultado de una iluminación. Hay una luz que se enciende dentro de ti y transforma la realidad.

Encontramos que, tanto desde los sellos como desde las ondas, aparece asociado al 7 el color azul. Entonces, nos interesa tanto o más comprender qué es la resonancia como comprender qué es el azul, ya que todo lo que aparezca como 7 va a tener una resonancia de lo azul. El azul se asocia fácilmente con la transformación, según aquel esquema de generación-rojo, refinamiento-blanco, transformación-azul y maduración-amarillo. El azul lo asociamos con esa transformación, que está preparando la maduración. El azul favorece la maduración.

Pero entonces, aquí hace falta la conciencia. Ya cuando hablábamos de autogeneración nos referíamos a algo donde aparecía la conciencia, y también para ser impecable hace falta la conciencia, porque la impecabilidad no es el comportamiento de una máquina que siempre hace lo mismo. Ser impecable exige que puedas ser no impecable, pero que elijas esa impecabilidad incluso cuando el resultado te sea desfavorable. Por eso, una de las formas de ser impecable no es no cometer errores, sino reconocer tu error. Reconocer el error te transforma cuando eres impecable, porque modifica tu comportamiento, ya que lo que converge en la impecabilidad es en parte la conciencia, y esa conciencia es la que te transforma. Cada vez que reconoces un error resucitas de aquello que te llevaba en esa dirección y modificas la trayectoria.
Entonces, en esa resonancia necesitamos que aparezca la conciencia; necesitamos que aparezca también esa forma de ser impecable que es el reconocimiento del error. Reconocer cuándo actúas en favor del ego y en contra del amor es fundamental para una persona que es mono, ya que el perro, amor incondicional, es su oculto. Y reconocer cuándo estás actuando en contra de tu ser espiritual dentro de ti, es fundamental para ser impecable, es fundamental para que aparezca el mago y es fundamental para que aparezcan los hechos milagrosos.

Por todas las manifestaciones del 7, tú estás encaminado a esas experiencias. Además del sello 7 y de la onda 7, para explicarnos qué significa la resonancia, tenemos la columna 7.
En la columna 7 resonante, encontramos la resonancia en el lugar 7, pero además también la encontramos en la confluencia del 10 y el 11. Lo que sucede entre el sello 10, perro, y el sello 11, mono, también es resonante.
La columna 7 es la columna central del Tzolkin en las verticales, pero el lugar central en las horizontales es lo que sucede entre el 10 y el 11. Por eso en la intersección entre la columna 7 y las horizontales 10 y 11 encontramos el mono 1, con su oculto perro 13.
Eso en tu carta aparece como la expresión del psicrono. El psicrono está hablando del alma, es decir, de lo que has aprendido a través de todas las encarnaciones, de modo que ese lugar expresa que tu alma ha aprendido y tiene una maestría en esa resonancia. El mono 1 es el lugar del nuevo nacimiento. El lugar del nuevo nacimiento sucede cuando experimentas y vives que tu amor es trascendente, perro 13, y entonces se produce esa transformación que supone una experiencia donde te reinventas plenamente y resucitas.

Todo eso está en tu carta.
Tu alma se encarna en esta encarnación porque tiene el conocimiento de la experiencia del nuevo nacimiento y toma un cuerpo para vivir una vida donde expresar el conocimiento como un catalizador, ayudando a otras personas en esa experiencia. Tu carta te habla de impecabilidad, de hechos milagrosos y de favorecer la experiencia del nuevo nacimiento.
Uno de los valores que se consideran asociados a la columna 7 es canalizar, ser canal. Todo esto seguramente ya te lo habrán dicho y muchas más cosas posiblemente.

Nosotros también querríamos decirte que tu fecha de nacimiento, 24 de enero, es la misma que la de José Arguelles, Valum Votan. Su psicrono también era el mono 1 y puedes ver cómo con sus aportaciones ha favorecido ese tipo de experiencias a otras personas. Sin embargo, él era como kin natal mono 11.

Para ti es especialmente importante ver que eres mono 7 pero también perro 7. Es importante expresar esa sabiduría, alegría y recuperación de la inocencia que expresa el mono 7, pero también es importante saber que eres una expresión del amor incondicional en forma resonante. Tu guía es la noche 7, es decir, las imágenes que aparecen en tu mente también son resonantes. Entonces, una de las cosas que quizá puedas hacer es observar tus pensamientos y conectar con aquellos que atraen abundancia para todos. Y el oculto de la noche 7 es el espejo 7, de modo que es importante que descubras en qué forma tu empatía es resonante, el reconocimiento del otro.
Eso sucede en la onda de la serpiente, que está hablando de tu energía vital. Cuanto más resonante te muestres desde tu inocencia y tu alegría, mayor va a ser tu energía vital y más elevada tu kundalini.
Mientras, el perro 7 está en la onda de la semilla. Es decir, cuanto más expreses el amor incondicional, más permitirás el crecimiento de tu programa; más abundancia y más maravilla habrá en tu entorno y en tu vida.

1987, que es tu año de nacimiento y que también es resonante, es también el año en que José Arguelles, con el cual tienes parece ser bastantes sincronías, convoca la convergencia armónica, es decir, da un paso y convoca a todas las personas de todo el mundo; se abre al mundo.
Pero también es sincrónico que cuando nos haces la pregunta, que es el 17 de agosto, es también justamente la fecha de la convergencia armónica que convocó Arguelles en 1987, la cual aconteció los días 16 y 17 de agosto.

Hay muchas sincronías entre tus datos y estos datos. Sin embargo, el diálogo con el Tzolkin es un diálogo y no un estudio. Por eso nunca hay una última palabra, porque la última palabra es la que pone fin al diálogo. El diálogo está abierto.
Gracias y bendición.

Es importante escuchar la resonancia que despierta en ti

Pregunta: ¿el caminante pertenece al camino del amor incondicional? No tiene religión, no conoce las costumbres de los abuelos… Es chamán por naturaleza, no?

Respuesta: Afirmativo. Es importante escuchar la resonancia que despierta en ti. En realidad, no es alguien, no es un ser aparte, sino un símbolo. De lo que se trata es de despertar una resonancia en tu interior donde tú eres el caminante.
Entonces, si todo lo que has dicho te describe, tenemos que decir que la respuesta es afirmativa.

La resonancia o tono 7 representa el presente (escrito)

La resonancia o tono 7 de alguna manera representa el presente, pero no un presente basado en lo que ves, que sería más superficial, sino un presente interior, vibracional, basado en tu conexión vibracional con la realidad profunda.

Por eso se dice resonante, haciendo alusión no a la vista sino al oído.
El oído no lo puedes cerrar. No tiene como los ojos un párpado que lo cierra, porque la conexión con el viento, es decir, con la palabra, no puede ser negada. La resonancia es ese presente cuando conectas con el viento, con la palabra, con el espíritu, y entonces, tu espíritu, tu palabra interior, tu parte del viento que está dentro de ti, se despierta.
Gracias y bendición.

La transcendencia y la resonancia van juntas (vídeo)

La transcendencia y la resonancia van juntas en este periodo de 4 años después del bisiesto (vídeo)

Es un deseo de la humanidad anticiparse a los sucesos.
Gastamos energía en esa anticipación, que siempre tiene un punto de miedo
Sin embargo, es importante ver lo que sucede. Invitamos a reescribir la historia encontrando qué hay detrás de la tormenta.
Lo que sucede merece un respeto. Venimos a ver la maravilla y no a esforzarnos.

Todos los años bisiestos son mago. Este año es mago 10.
El mago abre un periodo de 4 años donde la tradición de los abuelos y Valum Votan presentan los mismos sellos asociados.

En este periodo en concreto, abierto por el mago, siempre que desde la tradición de los abuelos se presente un sello en tono 13, desde la tradición de Valum Votan aparecerá el tono 7 de la misma onda.
Por ejemplo el 14 de marzo de 2016 aparecerán la tormenta 13 y la serpiente 7 de la onda de la tormenta.

Estamos en un ciclo de 13 años de ondas rojas donde algo está tomando forma y surge una realidad. Ahora estamos en el décimo año (mago 10, onda serpiente), y en este ciclo también se encontraba el año 2012.
En el año 2019 comenzará un nuevo ciclo, de 13 años de ondas blancas, en contacto con energías inmateriales y espirituales.

En el momento de la convergencia armónica, el 16 de agosto de 1987 era dragón 1 desde la tradición de los abuelos y águila 3 en el código de Valum Votan.
El dragón 1 tiene como transcendencia al caminante del cielo y el águila 3 tiene como propósito también al caminante del cielo.
Ese es el momento en que se abre a las personas este código del Tzolkin: el servicio iba con el propósito.

Ahora la transcendencia va con la resonancia

Hay un momento resonante en el día en el que un acontecimiento o una persona van a aproximarse a ti activando el in lak’ech del espejo

Cuando hablamos del tiempo, quizá tengamos la sensación de que mañana nos estaba esperando ese señor “tiempo”.
Si lo analizamos, quizá a veces consideramos el tiempo como la piel, la nariz o los ojos, o sea algo que está ahí y que va a estar siempre, de forma pasiva, como una cuerda enganchada a no se dónde que no se sabe si se acabará o no.

También puede ser que encontremos otros contenidos “vivenciales”, que no son momentos pasivos sino transformadores y llenos de conciencia, y expresan un determinado valor conceptual de eso que nos acompaña siempre y que llamamos tiempo.
De eso habla de alguna manera el Tzolkin. Lo podemos aplicar a cualquier periodo de tiempo, y en todos habría un momento similar a la columna resonante o al salto ascensional que se traduce en donde se unen las columnas 13 y 1.

Como periodo temporal podemos considerar la duración de una vida humana, un año terrestre, un año platónico, un mes lunar o simplemente un día. En todos esos periodos hay un momento resonante similar a la columna 7, y un momento transcendente, que es donde la columna 13 unifica el 14 con el 1.

Quizá sea importante buscar en el trayecto del día cuál es el momento resonante. Para cada día y cada persona se va a presentar en un momento similar a lo descrito por la onda del espejo.
Hay un momento en el día en que un acontecimiento o una persona va a aproximarse a ti activando, si lo escuchas, el in lak’ech del espejo, cargado de esa fuerza resucitadora (tormenta 2), luminosa como servicio (sol 3), que quiere que actúes solidariamente, como quien cumple una misión (dragón 4).
Sí, siempre hay algún momento así, donde se potencia la comunicación (viento 5) y donde la fuerza creadora del ensueño (noche 6) es una puerta que puedes abrir desde tu voluntad para que aparezca de forma resonante tu propio programa y ser quien eres (semilla 7), integrando tu kundalini y tu luz (serpiente 8), para que también encuentres una fuerza que potencie el enlazamiento (enlazador 9), reconociendo tus faltas al amor (mano 10), lo cual te nutre, sana y te construye como agente activo de la sociedad de la estrella (estrella 11), asentando tu alma en una realidad donde todos son bienvenidos (luna 12) y capaz de albergar la plenitud del amor (perro 13), que recupera en ti la inocencia plena, la alegría plena y la sabiduría plena (mono 1).

No se trata de un proceso lógico, porque lo que activa al dragón 4 a actuar como luz cumpliendo una misión no es la lógica, sino por un lado el programa, ya que el asunto está instalado en el alma del ser humano, y por otro lado la conciencia y el osar del mono 1, que es un osar alegre, inocente y sabio.

Sí, hay un momento resonante cada día.

En la frecuencia 13:20 conviene priorizar su resonancia como parte del diálogo

Caminante 13
En la frecuencia 13:20, desde su valor mantra de despertar resonancias interiores, conviene priorizar su resonancia como parte del diálogo.

No todos los Tzolkin son una expresión directa de la frecuencia 13:20, ya que muchos Tzolkin son simplemente secuencias de días o secuencias de trecenas.
La frecuencia 13:20 es posible desde cualquier cosa que sea el uno, el inicio. De modo que a la simple secuencia le falta la conexión, que es el uno, y por tanto en ese caso lo único que te dice es “conéctate”. La conexión en sí es un acto mágico y un acto del despertar de la conciencia.

El comienzo no está en la nube, sino que hay un comienzo del Tzolkin en lo personal. Cuando el Tzolkin se te aproxima, hay un comienzo en lo personal y eso determina muchos conceptos y muchos contenidos en el diálogo, que de forma personal te sitúan ante el 13 personal y ante el 20 personal.
Hay un 13:20 tipo, y el despertar siempre sucede en el territorio del primer 13, el prototipo del 13, que también es el prototipo de Quetzalcóatl, junto con muchos otros contenidos raciales y culturales.

El 13 y lo rojo está hablando de la materia y lo sólido. En el cerebro humano es el cerebro reptil, que en su nivel transcendente es lo que significa el tono 13. Está expresado también por Quetzalcóatl.
Pero reptil y depredador no es lo mismo, sino que existe una forma transcendente del cerebro reptil que expresa una fuerza transcendente hacia la vida amorosa, que no compite porque no tiene miedo. Esta fuerza es el amor, siendo el despertar del cerebro reptil transcendente y de Quetzalcóatl el despertar del amor.
Todo lo rojo es expresión del cerebro reptil. Por tanto, cuando nos situamos en el tono 13 es porque el reptil vuela, es decir, se ha convertido en transcendencia.

Conviene decir, como en una oración o mantra, el nombre 13. Para ello no vamos a recurrir a lenguajes fraccionarios, sino al lenguaje que el 13 de Quetzalcóatl ha elegido para el siglo XXI:

1. Caminante del cielo transcendente (tono 13), cuya raíz está en la solidaridad y energía femenina (onda dragón). Le aporta energía femenina a la energía reptiliana. Por eso es una energía amorosa en su forma transcendente.
Es guiado por el voluntario transcendente (tierra 13)
2. Voluntario transcendente (tierra 13), cuya raíz está en la propia kundalini (onda serpiente), ya que cuando la kundalini accede a su forma transcendente se descubre como voluntario.
Está guiado por el dragón 13.
3. Energía femenina transcendente (dragón 13), cuya raíz de donde saca la fuerza es la emoción (luna).
Está guiada por la propia kundalini (serpiente 13), que es luz en forma transcendente, porque la serpiente pertenece a la familia polar, que expresa la luz, y corresponde a la parte de luz de la persona.
4. Kundalini transcendente (serpiente 13), que es la luz de cada persona en su nivel transcendente, extrae su raíz y su fuerza de la vivencia del despertar de Quetzalcóatl (onda caminante del cielo), es decir del despertar de la fuerza de la vida en favor de la vida desde el amor.
Está guiada por la emoción en grado transcendente (luna 13), entendiendo que la emoción expresada por la luna es el agua como algo proveniente de más allá del sol, más allá de la luz y más allá de la forma.

De modo que el nombre es:
Caminante del cielo 13, guiado por tierra 13, guiado por dragón 13, guiado por serpiente 13, guiado por luna 13.

Esta expresión del 13 como reptil, es también una expresión de la tortuga, que sustenta la vida con su caparazón. De hecho, el caparazón de la tortuga expresa con su redondez cóncava las líneas que rodean a la tierra; su caparazón sigue en parte las líneas del aura de la tierra.

Podemos encontrar un símil en la anterior localización de la kundalini de la tierra, en el Himalaya, donde el mar muerto es como la tortuga del Himalaya.
El Himalaya asciende porque la masa tectónica de la India y Australia se está metiendo por debajo del Himalaya, levantándolo, mientras se está produciendo un hundimiento del mar muerto y de la región de los grandes lagos en África. De modo que la cabeza que levanta el Himalaya la sustentan los pies de la tortuga -gracias tortuga abuela – en el mar muerto -gracias mar muerto, gracias pueblos del mar muerto-.
En la nueva ubicación de la kundalini del agua, la resonancia del mar muerto estaría en el lago Titicaca –gracias lago Titicaca, gracias pueblos del lago Titicaca-.

El 20 siempre es amarillo. Gracias 20. Gracias amarillo.

Tenemos que aprender a distinguir entre nuestro propio disco rayado, deteriorado y desafinado, y la resonancia del arquetipo, es decir de lo óptimo

Los símbolos de sabiduría, de cómo acceder a la sociedad de la estrella, es decir, a la magia – hablamos de la magia de la vida, que es el amor- traducen idiomas diferentes.
Por eso, de la misma manera que hay palabras en distintos idiomas, e incluso dentro del mismo idioma distintas expresiones según los enfoques, hay símbolos diferentes para decir lo mismo: cómo llenar de contenido la vida, cómo expandirte, cómo gozar, cómo agradecer, porque el agradecimiento rezuma gozo.

Sin embargo, extrañamente, curiosamente o asombradoramente -o sea, que te deja pasmado-, hay personas que utilizan la simbología de cómo llegar al amor y al gozo al estilo de los hinchas de los clubes de futbol, para golpearse, insultarse y agredirse, lo cual te convierte en Sherlock Holmes, porque te quedas pasmado.

En realidad tenemos que aprender a distinguir -pero, claro, eso es un trabajo interno- entre nuestro propio disco rayado, deteriorado y desafinado, y la resonancia del arquetipo, es decir de lo óptimo.
Lo mejor es vaciarse de contenidos, romper la fidelidad al clan, al desafinamiento del clan; o sea, lo mejor es dejar de ser seguidor de un equipo.
El seguidor de un equipo tiene algo de positivo, trabajar dentro del grupo, dimensionarse dentro del grupo, todo lo cual se hace desde el amor. La nutrición del grupo es desde el amor, pero si su afinación es contra otro grupo, contra “esos bastardos”, el amor se vuelve tóxico, porque para conseguir más amor, que es nutritivo, necesitarás encontrar más bastardos que llevar a tu grupo, y, claro, los llevarás con la cabeza cortada.

De eso hablan todas las tradiciones: Quetzalcóatl, los gemelos del Popol Vuh, Seth y Osiris, Caín y Abel, Gilgamesh, Krisna, Judas, Pilatos, Marx, Bakunin, Robespierre,…
La guerra no es santa.

Nos encontramos en un periodo donde la sincronía y el metalenguaje están abiertos en su intento de conectar con el corazón del hombre

En estos momentos nos encontramos en un periodo donde la sincronía y el metalenguaje están abiertos en su intento de conectar con el corazón del hombre.
La onda en que nos movemos, onda de la semilla que contiene el programa, en este momento, es decir en este año de 2014 en la época común, va a transcurrir ocupando el 8, 9, 10, 11, 12, 13, 14, 15, 16, 17, 18, 19 y 20, de la misma manera que lo hace la onda de la estrella, solo que la onda de la estrella lo hace en el mandala, o sea en el mundo mágico contenido en el Tzolkin, y nosotros estamos transitando sobre los números asociados al mes de diciembre.

Este año, la semilla va a comenzar igual que la onda de la estrella, con un 8. La onda de la estrella comienza con el sello 8 y la semilla comienza en el día 8.
Y las dos van a culminar con un 20, la estrella con el sello 20, que es el sol en tono 13, y la onda de la semilla también va a llegar a su momento transcendente, es decir a su tono 13, el día 20.

Estamos ante un momento sincrónico, que nos encamina a adentrarnos con plena conciencia en la onda que contiene al voluntario, es decir a la tierra (onda próxima), al que está alineado con el corazón del cielo, y que va a ocupar sincrónicamente el lugar de la onda oculta de la estrella, es decir la onda del dragón.

Son momentos donde la canalización de lo divino está abierta, porque la canalización y la resonancia son similares.

Es un momento adecuado para pedir, si puedes formular con claridad tu petición

Hola. Es un momento adecuado para pedir.
Si puedes formular con claridad tu petición, es un momento adecuado para pedir.
El color azul en el código Tzolkin se asocia con el tiempo y con el presente, y también con la conciencia y con la transformación. En estos momentos que vienen expresados con el azul, estás en el presente.

Si en el presente te sitúas en la conciencia, es un buen momento para pedir porque es el momento de producir transformación.
También el mono, como nuevo nacimiento, refuerza esa transformación, y el tono 6, donde situamos el concepto de las columnas de Hércules como puertas, añade a ese momento la posibilidad de abrir una puerta. Es un momento adecuado para pedir, desde la conciencia.
Pedir, unido a la resonancia de dimensiones superiores o a la resonancia de la realidad Dios, establece un diálogo y favorece una respuesta.

El Tzolkin es un fractal del tiempo que te sirve para comparar vivencias

El Tzolkin tipo es como un fractal del tiempo y te sirve para comparar vivencias y extraer contenidos a través de las comparaciones, pero además hay un Tzolkin real que comienza con tu onda natal -también podría comenzar con tu kin natal-, de modo que encuentras tu séptima columna comenzando con el mismo sello del propósito de tu onda natal en tono 4, terminando con un sello en tono 10, que es precisamente el anterior al propósito, reproduciendo la misma relación entre el sol y el dragón.
Esto expresa una resonancia que te traduce a ti de forma muy personalizada.

Si naces en la onda de la noche, que pertenece a la familia del día verde, vas a encontrar que tu séptima columna o columna resonante comienza con la noche 4, que es la columna séptima a partir de tu onda natal y corresponde también con la décima onda desde tu onda natal.
En esa columna se van a encontrar dos fuerzas, igual que en la columna tipo resonante. La primera proviene desde el propósito expresado en la primera onda como noche, y que tiene los contenidos de la familia del día verde.
A su vez, hay otra fuerza que proviene del que es el sello anterior al propósito de tu onda natal, que en el caso de la noche 1 sería el viento 13. En tu Tzolkin personal, comenzando por la noche 1, el viento 13 ocuparía el lugar 260, es decir se cargaría de la energía del sol 13, y en tu columna resonante personalizada va a aparecer como viento 10, sobre la matriz energética expresada en el Tzolkin tipo como sol 10.
De modo que las dos fuerzas transcurren en cualquier Tzolkin personal -en este caso estamos utilizando la noche 1 y el viento 13-, y aunque no son ocultos sí se cargan posicionalmente de los contenidos ocultos expresados por la luz cumpliendo una misión y la luz en sentido retrógrado desde dimensiones superiores, porque no estamos utilizando un código donde los ocultos son cosas sino conceptos, y se expresan en un lenguaje de analogías.

Estas dos fuerzas se encuentran en el humano 13 – caminante del cielo 1. Si estos dos kin fuesen una cosa, cada vez que pasaras por encima dirías “vaya, ya estoy pisando humano 13 y caminante del cielo 1”, o cuando apareciesen a la altura de tu cabeza dirías “tengo que esquivar esta cosa para que mi cabeza no se golpee”.
Pero no es una cosa, sino que establece un diálogo con la conciencia: “hay una posibilidad de que cuando el humano acceda al nivel transcendente se transforme en un ser celeste, en un caminante del cielo”. Cuando humano 13 ocupa el sello 130 y caminante del cielo 1 ocupa el sello 131 podemos encontrar que lo que en sentido amplio se llama nuevo nacimiento, aparece en concreto como el surgimiento de un ser celeste, que es lo que representa el caminante del cielo cuando el ser humano llega a un nivel transcendente. Pero eso solo sucede cuando la conciencia está presente. Si no, puedes pasas mil veces y no pasa nada.
Humano 13-caminante del cielo 1, implica un salto cuántico, un nuevo nacimiento. Has pasado varias veces por ahí. Si tienes 20 años has pasado por todos los kin casi 30 veces y si tienes más de 50 has pasado más de 70 veces. Sin embargo, la experiencia del nuevo nacimiento no se produce todas las veces, ya que hace falta una especial actitud y presencia de la conciencia. Significa que has llegado al espejo, onda 10, pero no de cualquier manera, sino estando tu conciencia presente.

Pero aun tienes que llegar al tono 13 de esa onda 10 que expresa la transcendencia. Primero tienes que llegar a un lugar que es descrito como perfección, amor incondicional, espejo, onda 10, y después todavía tienes que llegar a la transcendencia.
No se trata por lo tanto de “pasaba por aquí y como hacía mucho calor me he sentado a la sombra”, aunque también pudiera ser.

Según el Tzolkin, cuando el perro, ese señor con sus cuatro patas en la tierra, llega a ese lugar, empieza a separarse de la tierra ingrávidamente y a darse cuenta de que puede vivir por encima del horizonte.
Si nos acordamos del señor o señora Anubis y traducimos horizonte por Anubis, nos damos cuenta de que cuando llegas a ese lugar te haces ingrávido. Cuando antes la pesadez de tu cuerpo te hacía estar sobre la tierra y todo lo más que podías hacer es dar un salto y brevemente separarte de la fuerza de la gravedad, ahora en aquel lugar a donde has llegado, la gravedad no existe para ti y vives separado de la tierra, porque los señores monos, que tampoco son cosas sino conceptos de posibilidades, están expresando la vivencia sin gravidez, que es justamente lo que sucede cuando te encuentras con Anubis, que tu corazón se hace cada vez menos pesado y te va llevando al encuentro de sus pares, a la sociedad celeste de la estrella.
La ingravidez hace referencia a la ley de la gravedad, que existe en una dimensión determinada, la dimensión material. Estar liberado de esa ley expresa gráficamente que estás entrando en otra dimensión, donde también hay otras leyes.
Y aquello que propone el Tzolkin tipo sucede en todos los Tzolkin temporales donde sitúes como primera onda tu onda personal.
Aquello que aparece en el Tzolkin tipo como ingravidez, que es la transformación del perro en mono, utilizando un sistema de ANALOGÍAS puede ser expresado en relación a la columna resonante, ondas 10 y 11, en todas las ondas natales, independientemente del sello que aparezca, siempre que encuentres que el sello es un concepto y no una cosa.

Por otra parte, el perro 13 y el mono 1, que son los sellos 130 y 131, se corresponden en el Tzolkin de ondas con la semilla 7 y la tierra 7. La semilla expresa el programa y la invitación a ser como eres según tu programa, es decir dejar al programa que se realice. El programa significa que algo es real y que solo está esperando a que le permitas manifestarse, porque ya existe.
Mientras, una de las cosas que puede significar la tierra es ser voluntario para cumplir una misión, ya que el voluntario es el que está en conexión con el corazón de donde parte esa misión, de la cual tú eres la forma en que se realiza.
Es decir que el perro 13, que indica una transcendencia, también contiene que la transcendencia y el amor incondicional, que quizá nos parecen algo muy difícil, son cosas reales, que tú no tienes que crear sino permitir que existan.
Pero lo que ocupa el sello 131, que es el mono 1 y su traducción como tierra 7, es otra cosa. El mono es OSAR. Claro que osar significa que es algo que haces conscientemente, con mucha presencia de tu intento, de tu conciencia y de tu voluntad.
Osar no es soplar la flauta por casualidad, sino “atreverse a”, porque nos interesa considerar cada cosa al menos con 100 ojos –aunque la mayoría estén dormidos quizá algún ojo esté despierto-.
La tierra, con el significado de ser voluntario, refuerza el contenido del osar. Osar es querer hacer algo y atreverte a hacerlo, y ser voluntario es querer hacer eso que tienes que hacer que ya conoces. De modo que el mono y su osar, y la tierra y su ser voluntario, expresan una voluntad despierta, que es imprescindible para que aparezca la resonancia.

La resonancia no proviene del sello, porque el sello no es una cosa. Proviene de tu actitud. La resonancia es una transformación de tu conciencia. Y abrir todas las posibilidades a la resonancia es mejor que cerrarlas.

Otra de las características de la resonancia y del nuevo nacimiento es que, comenzando por tu onda natal, tu sello 131 siempre va a aparecer en tu onda natal como sello 11, siendo una expresión de lo que significa el tono 11 espectral, como liberación asociada al cumplimiento de tu misión.
El sello 131 del Tzolkin tipo es el mono 1, que por cierto es el psicrono del señor Arguelles -gracias don José y bendiciones-, y cuando partimos del Tzolkin de ondas, si colocamos al mono 1 en el Tzolkin tipo, aparece el mono 11, es decir doblemente 11, sello 11 y tono 11.
La primera manifestación del tono 11 es el sello 11 en tono 11, es decir el mono 11. El primer tono 11 es también el primer sello 11.
De modo que algo del tono 11 espectral, que tiene un contenido de liberación asociado a su oculto la misión, también está presente en la resonancia.

Podemos decir que hay resonancia activa en el hecho de que el señor Arguelles sea también de forma natal Mono 11. En una determinada forma de acercarse al Tzolkin, cualquier cosa que hagamos los posteriores va a tener relación con esa primera huella, que está señalada resonantemente con mono 11-mono 1.
Por supuesto el oculto del mono 11, que está en la primera columna, es el perro 3, que está en la última columna.
Conviene rescatar el contenido del tono 11 espectral como algo asociado a lo que sucede en la resonancia, independientemente de la cosa sello, es decir del aspecto formal del sello.