El tiempo del “ser siendo”: Atlantida, la Flor de la Vida, Tzolkin (vídeo)

El tiempo del “ser siendo”: Atlantida, la Flor de la Vida, Tzolkin (vídeo)
En el símbolo de la Flor de la vida podemos hablar de flores, círculos, hexágonos o cubos. Todo está en el mismo escenario. Lo único que cambia es tu conciencia.

Está relacionado con el Tzolkin, porque los dos son frecuencia 20:13. El Tzolkin es algo que está despertando, o quizá son las personas las que están despertando su conciencia a realidades diferentes.
De alguna manera es como si pudiéramos mirar la realidad simultaneamente como círculos, flores, hexágonos o cubos, es decir que habría varias realidades simultaneamente.

Eso tiene relación con el tiempo. Si solo podemos vivir en un tiempo secuencial, donde el pasado ha desaparecido y el futuro tampoco aparece todavía en el presente, entonces es un tiempo fragmentado. Es un tiempo imposible, que pertenece a donde las cosas se acaban y mueren.
Podemos hablar de la Atlántida como algo que está en el pasado y ha desaparecido, pero también podemos decir que la Atlántida es un presente o un futuro.
Cuando solamente hablamos de que es un pasado es porque estamos en la dimensión donde el tiempo es fragmentado; es el tiempo imposible, es decir, el tiempo que se muere.
Sin embargo, en la cuarta dimensión el tiempo es del “ser siendo”.

El concepto de tiempo simultaneo depende de tu conciencia.
Creemos que la frecuencia 20:13 es circular y hace mención a esto.

Quizá un día esté compuesto de muchos días en lugar de muchas horas

Quizá un día esté compuesto de muchos días en lugar de muchas horas.
Normalmente se dice que el día tiene 24 horas, pero en realidad quizá el día tiene muchos días y te despiertas muchas veces en el mismo día.
Quizá ayer es el mismo día que hoy y quizá mañana también.
Quizá ayer y muchos ayeres sean el mismo día en que estamos.

Quizá haya muchos cambios que hacer en la consideración del tiempo.

El tiempo va cada vez más rápido, pero también también va cada vez más lento

El tiempo parece que va cada vez más rápido. Cada vez los cambios se producen de forma más rápida, más inmediata. Hay cosas que están cambiando inmediatamente.
Esto lleva a muchas personas a decir que el tiempo va cada vez más rápido, que cada vez tienen menos tiempo para sí mismos y que todo está cambiando muy rápidamente. Incluso a algunas personas parece que les cuesta adaptarse a esos cambios tan rápidos.

Sin embargo, siendo cierto que los cambios son rápidos y que el tiempo va cada vez más rápido, también lo es que el tiempo va cada vez más lento.
El tiempo va cada vez más rápido, pero al mismo tiempo va cada vez más lento.
Por eso alguien tiene que decir, como para contrarrestar el efecto estresante de la afirmación de que el tiempo va cada vez más rápido, porque las afirmaciones crean una realidad, que también el tiempo va cada vez más lento.

Hay cada vez más intensidad en el tiempo y te está pidiendo que cada vez te adaptes más. Es una llamada a la conciencia, a abrir tus escáneres espirituales y a conectar con tu energía espiritual, con tu yo espiritual y con tu doble espiritual. Se trata simplemente de eso.
Esa especie de estrés e inseguridad de los cambios está favoreciendo encontrar tu doble espiritual, que está situado en un tiempo lento y no en uno rápido. No está situado en un tiempo rápido y quemante sino en uno que te crea, te realiza y te expande, cuya característica es ser lento.

Podemos ver que hay personas que envejecen a un ritmo normal y otras que no lo hacen de la misma manera. Eso está siendo incluso utilizado por la publicidad comercial.
Cualquiera puede observar que no todas las personas envejecen con el mismo ritmo, sino que unas lo hacen con un ritmo más lento y otras con un ritmo más rápido. Pero no estamos hablando de cirugía estética.

La llave de este asunto está en los pensamientos maravillosos, cuando abandonas los del ego, que son estresantes, competitivos y quemantes, y te adentras en el mundo espiritual, basado en el amor incondicional, la ecuanimidad y el acogimiento frente a la exclusión, y sobre todo cuando entras en los pensamientos de reconocimiento de la vida espiritual, con sus energías amorosas indiscriminadas, que no te juzgan.

Entonces puedes empezar a generar unos pensamientos maravillosos.
Los pensamientos maravillosos que crean, co-crean y permiten una realidad, se sitúan en un tiempo que no es quemante sino iluminante. Ya no estás dentro del fuego, o el fuego no te quema, sino que estás dentro de la luz.

Esa rapidez que era necesaria para incomodarte, ya no sucede. Es un tiempo lento de alta intensidad, lo cual ahora significa de alto gozo frente a alta intensidad que te incomoda, estresa y obliga a moverte.
Cuando haces el movimiento de abrir tus escáneres, conectar con tu ser espiritual y entrar en los pensamientos maravillosos, entras en el tiempo adecuado, del ser, del gozo y del amor.

Hay algunas personas distraídas que creen que todos los minutos son iguales

troncos de árboles s
Hay algunas personas distraídas que creen que todos los minutos son iguales.
Y sin embargo tarde o temprano se dan cuentan de que hay minutos largos y minutos breves, porque el tiempo en realidad no hace caso a las maquinarias.
El tiempo es una fuerza de las que sostienen la vida. Es parte de la naturaleza creadora o naturaleza de dimensiones superiores donde se encuentra la realidad Dios.

Casi todo el mundo experimenta en algún momento de su vida los minutos largos, que permiten la aparición de la realidad maravillosa justo en el momento adecuado, y también los minutos cortos, que permiten igualmente que suceda algo extraordinario o que no suceda algo catastrófico.

En realidad, el tiempo es el tiempo de la oportunidad y el tiempo de la conciencia. El tiempo y la conciencia van de la mano.

Es adecuado honrar al tiempo y esperar el tiempo favorable como posible en cualquier momento.

El tiempo da tiempo, es decir da oportunidad y favorece que suceda

El tiempo da tiempo, es decir da oportunidad.
El tiempo da oportunidad y favorece que suceda.

El tiempo en el nivel humano es lo que permite que estén vivas las cosas y que existan ante una conciencia. Las cosas son la realidad y la vida, y aparecen impenetrables a la conciencia, donde el humano ES.
Las cosas, lo sólido y la forma expresan otra dimensión de la vida, que siempre ES.

Las cosas son como la realidad sin tiempo o más allá del tiempo, y sin forma o más allá de la forma. Es la conciencia la que determina la forma de las cosas y eso sucede en el tiempo.
El tiempo es donde las cosas toman forma y se mueven ante una conciencia, siendo parte de un diálogo.

La conciencia, que es donde está el ser humano, hace lo mismo que las cosas, moviéndose, de forma expansiva. Sin embargo, también hay una reticencia y una tendencia a la inmovilidad, que es el equivalente a estar dormido y no querer despertar. Pero no es que no quieras despertar porque intrínsecamente no quieras, sino porque estás dormido en ese momento y no tienes conciencia.
La conciencia es igual que la tierra y el cosmos, que están en permanente expansión. Esa expansión es un florecimiento. Por eso es un viaje ascensional que sucede asociado al tiempo.

El tiempo aparece como una dualidad, que puede ser interpretada simbólicamente como Tezcatlipoca, con sus dos aspectos bueno y malo, vida y muerte o guerra.
Tezcatlipoca también es una expresión del tiempo, en el sentido de que está como en un espejo diciendo desde dónde le estás mirando. Si estás mirando queriendo dominar al tiempo, entonces lucha contigo y normalmente te vence o te transforma, optimizando al dios guerrero enemigo, que podemos entender como Quetzalcóatl.

Tezcatlipoca es como Quetzalcóatl, cuando ha viajado con la luz. Tezcatlipoca como Quetzalcóatl se sitúa donde se pone el sol, con lo cual quiere decir que ya ha transcurrido todo un tiempo de luz, siendo el final de la iluminación.
Pero también está traduciendo de esta manera un nivel, porque sigue estando la dualidad. Cuando te peleas con el tiempo, tratas de dominarlo y convertirlo en dinero, riqueza y poder. Es el tiempo del sufrimiento, de la guerra, del dolor y de los disgustos, y lo más que consigues en ese tiempo es transformarte en Quetzalcóatl.
Quetzalcóatl quiere decir que entras en la cuarta dimensión. Eres el guerrero que ha dejado de guerrear, siendo un guerrero del despertar, un guerrero contra su ego, que mira a las demás personas, a la realidad y a todo como benéfico.
Ese tiempo es la cuarta dimensión.

El otro aspecto del tiempo maravilloso es cuando tú ya te fusionas con el tiempo y con la vida, porque eres la vida; es el tiempo del yo soy siendo. Es la quinta dimensión.

El tiempo tiene esos dos aspectos, uno donde luchas, que es el tiempo sufriente, y otro donde el tiempo ya no te destruye, porque ya eres el tiempo, te has fusionado con el tiempo y has dejado los proyectos de tu ego, y entonces se te abre la entrada.

El guerrero como onda es la última onda del cuarto castillo, que comienza con el voluntario (tierra), tiene como emoción al amor incondicional (perro) y como experiencia y azul a la noche. Eso expresa la cuarta dimensión.
La necesidad de hablar y de soñar la abundancia expresa que todavía no estás en el lugar de la abundancia, ya que lo tienes que soñar. Estás en la cuarta dimensión, porque ya no te peleas con las cosas, dominas a la gente ni eres autoagresivo, sino que eres voluntario y te has alineado a través de lo que expresa la tierra. Tu cuerpo está alineado con el corazón del cielo.
Eso es la cuarta dimensión y expresa un tiempo. El tiempo del guerrero llega al tiempo del guerrero que encuentra la paz.

El otro es el tiempo que expresa la quinta dimensión, donde ya no eres un guerrero, porque no hay guerra. Ya es el tiempo de lo óptimo, donde todo lo que sucede es maravilloso.
Es un momento de iluminación.
La realidad del tiempo es acompañarte en ese proceso y dar tiempo, porque el tiempo no es que sea instantáneo, sino que el tiempo da tiempo. El tiempo abre procesos y te acompaña en los procesos. El tiempo, como las cosas, te acompaña.
El tiempo también es una de las maneras en que la luz toma forma, siendo la forma amorosa y dialogante en que la luz te acompaña a la quinta dimensión.

El tiempo no quiere que le sigas

Portada
EL TIEMPO NO QUIERE QUE LE SIGAS (Extracto del Libro Tiempo de Gracias. Tiempo de Perdón)
El tiempo no quiere que le sigas, sino que le digas in-lak’ech vivencialmente.
El tiempo no quiere que le sigas, ni mucho menos que le domines, algo que por otra parte no puedes hacer, sino que entres en una vivencia donde el tiempo y tu sois lo mismo, o sea in-lak’ech, lo cual supone una transmutación total de la persona y un olvido o renuncia a sus proyectos y planes egoicos, ya que son incompletos y no están basados en la vivencia sino en la evitación de la carencia; no están basados en la plenitud que cuida, atiende y es uno con todo.
El tiempo no quiere que le sigas ni que le domines, ni que le utilices como un gráfico donde consigues tus objetivos, sino que encuentres su parte espiritual, y entonces se produce una fusión y un salto evolutivo dimensional.

La sincronía es una simultaneidad, por eso rompe el tiempo.
La sincronía es la unión o interrelación existente entre dos acontecimientos que suceden en tiempos distintos. Dos hechos son sincrónicos cuando suceden en tiempos diferentes pero manifiestan la similitud o la repetición, expresando de esa manera que están unidos.
Si dos cosas están unidas a pesar de la aparente separación del tiempo, significa que se está considerando el tiempo de forma errónea, porque el discurso lógico dice que separa y sin embargo el contenido une, porque es lo mismo.

Así, la sincronía entre dos acontecimientos rompe el esquema del tiempo; no rompe el tiempo real, sino el conceptual. Esa ruptura del tiempo permite una liberación de lo real dentro de la persona, porque el territorio conceptual expresa el interior real de la persona.
Si lo que se rompe es lo conceptual, se produce liberación de lo real.

http://viatzolkin.com/e-books-libros-y-calendarios/tiempo-de-gracias-tiempo-de-perdon/

El tiempo es oportunidad. No es algo que se acabe

EL TIEMPO ES OPORTUNIDAD (Extracto del Libro “Tiempo de Gracias. Tiempo de Perdón”)
El tiempo es oportunidad. No es algo que se acabe, porque la oportunidad es para acertar, hacer, ser, y no para no ser o no acertar.
El tiempo es oportunidad consciente, que parte de una dimensión de la vida que está constituida solo por amor. El tiempo no es algo que se acabe, sino que su característica consciente y amorosa es que te espera para que realices tu ser, para que florezcas.
El tiempo nunca se escapa; siempre te espera, siempre hay tiempo.

Por eso la peor forma de acercarse al tiempo es como si quisiera escaparse, que te confundieras o que no fueras. Es una estrategia inadecuada para acercarse al tiempo cuando lo que quieres no es SER, sino cualquier otra cosa.
También sucede un desencuentro cuando te acercas al tiempo sin ser consciente de que la dimensión de la realidad es el amor. Pero este es un desencuentro solo para despertar al encuentro.

No necesitamos medir el tiempo, porque es inmedible. Lo adecuado del tiempo es ser tú mismo; SER, con la misma intensidad amorosa, paciente y entregada del tiempo.
Si fuese necesario, el tiempo se detendría solo para darte tiempo. De hecho sucede muchas veces.

http://viatzolkin.com/e-books-libros-y-calendarios/tiempo-de-gracias-tiempo-de-perdon/

Más que un tiempo hay tiempos. El presente, que es el lugar del tiempo, tiene capas

MÁS QUE UN TIEMPO, HAY TIEMPOS (Extracto del Libro “Tiempo de Gracias. Tiempo de Perdón)
Hay tiempos. Más que un tiempo hay tiempos. El presente, que es el lugar del tiempo, en realidad también tiene como capas, de modo que en el tiempo hay muchos tiempos: el tiempo de la epidermis o el de zonas más internas, el tiempo de aquello que se expresa a través de esa concentración de información que son las hormonas, u otros tiempos.
El tiempo es algo encaminado al ser humano. Para ser real necesita que el humano sea más real, por eso cuanta mayor conciencia, más se amplía el tiempo; cuanto más se amplía la conciencia, más se amplía el tiempo.
La expansión de la conciencia accede a un tiempo que no le consume, sino que le potencia a vivir más intensamente. Y la auténtica ampliación de la conciencia se sitúa en la ampliación del corazón.
http://viatzolkin.com/e…/tiempo-de-gracias-tiempo-de-perdon/

El tiempo nunca se escapa; siempre te espera, siempre hay tiempo

EL TIEMPO ES OPORTUNIDAD (Extracto del Libro “Tiempo de Gracias. Tiempo de Perdón)

El tiempo es oportunidad. No es algo que se acabe, porque la oportunidad es para acertar, hacer, ser, y no para no ser o no acertar.
El tiempo es oportunidad consciente, que parte de una dimensión de la vida que está constituida solo por amor. El tiempo no es algo que se acabe, sino que su característica consciente y amorosa es que te espera para que realices tu ser, para que florezcas.
El tiempo nunca se escapa; siempre te espera, siempre hay tiempo.

Por eso la peor forma de acercarse al tiempo es como si quisiera escaparse, que te confundieras o que no fueras. Es una estrategia inadecuada para acercarse al tiempo cuando lo que quieres no es SER, sino cualquier otra cosa.
También sucede un desencuentro cuando te acercas al tiempo sin ser consciente de que la dimensión de la realidad es el amor. Pero este es un desencuentro solo para despertar al encuentro.

No necesitamos medir el tiempo, porque es inmedible. Lo adecuado del tiempo es ser tú mismo; SER, con la misma intensidad amorosa, paciente y entregada del tiempo.
Si fuese necesario, el tiempo se detendría solo para darte tiempo. De hecho sucede muchas veces.

http://viatzolkin.com/e-books-libros-y-calendarios/tiempo-de-gracias-tiempo-de-perdon/