Quizá algunas personas quisieran que todos los días fuesen iguales

Quizá algunas personas quisieran que todos los días fuesen iguales, que el sol siempre saliese a la misma hora, se pusiese a la misma hora e hiciese el mismo calor. Pero esa no es la opción que ha elegido el constructor del reloj cósmico.

Quizá algunas personas les gustaría que todos los días fuesen iguales, creyendo que hay más armonía en lo previsible que en lo imprevisto.

Quizá algunas personas sientan que es más bello lo que se repite de manera incansable, como la fábrica de tuercas que siempre fabrica la misma tuerca, pero ese no es el modelo que ha elegido el creador de la realidad y el creador de los relojes cósmicos, sino que parece que ha elegido la singularidad. Parece que elige asomarse desde lo diverso.

Si la tierra no estuviese inclinada y se moviese siempre de la misma manera, en órbitas circulares alrededor del sol, el cual también se moviese en órbitas circulares y no elípticas, etc., etc., quizá eso produjese días exactamente iguales.
Pero sucede que la tierra está un poco inclinada y no solamente hace ese movimiento circular, que tampoco es circular sino elíptico, sino que además tiene otros muchos movimientos, ya que se mueve de forma más similar a una peonza, y además incluso en ocasiones puede ir más rápido y en ocasiones más lento según aumente su cercanía al sol o a la luna.

Se ve claramente que el modelo elegido contiene singularidad más que repetición.

El tiempo es corto, es rápido, es como le da la gana

El tiempo es corto, es rápido, es como le da la gana, pero cuando la conciencia está presente el tiempo es muy lento.

Si tienes que esperar, el tiempo es muy lento, pero eso es porque de alguna forma estás despierto y estás haciendo algo que no es lo que quieres hacer. Estás haciendo algo.
Cuando te evades y te adentras en un juego o en una fantasía el tiempo es muy rápido.
Entonces, sabemos que el tiempo puede ser lento o rápido. Si hay conciencia, es lento. Si no hay conciencia, es rápido.

Cuando estás esperando, miras para un lado, para otro, miras el reloj, es lento. En otros momentos que te relajas, que la conciencia se pierde, el tiempo es rápido.
Son dos caballos, uno rápido y otro lento. Normalmente vas en el rápido cuando entras en el terreno gustoso, y lento cuando entras en un terreno no gustoso. La cuestión es cambiar los caballos de escenario, traer el caballo lento a lo gustoso, a la conciencia, y dejar el caballo rápido que vaya por la inconsciencia.
La inercia es el caballo y la conciencia eres tú. Si te montas en la inercia llegas a un sitio y si te montas en la conciencia, llegas al otro.

Si conectas con el amor, despierta la conciencia. Dicho en otras palabras, vive el amor con conciencia. No dejes que te atrapen tus pensamientos de éxito, triunfo, resolución. No dejes que te lleven al otro territorio. Lleva la conciencia al territorio del amor y no al territorio del éxito.
Se abren dos puertas diferentes. Quizá tienes que llegar muchas veces al éxito a abrir esa puerta donde aparece un despeñadero por donde caerse muy rápido. Quizá sea mejor abrir experiencialmente la puerta a la conciencia del amor, donde ya no hay tiempo y vuelas.

El tiempo pasa

El asunto es que hoy puedes hacerlo, pero el tiempo pasa. Que empieza otro año significa “el tiempo pasa”. El tiempo pasa, pero estás en hoy. Hoy puedes hacerlo.
Hoy no es un día, hoy es hoy. Hoy puede ser un día de tantos años, de tantos siglos, de tantos milenios como ocupe tu presente.
En el cambio de año, se acaba un año y comienza otro año, y significa “hoy puedes hacerlo”. Que el tiempo pasa, que es el año nuevo, también significa “hoy puedes hacerlo”.
Estás vivo para vivir.

Hay una forma de medir los días donde el día es el amor

Podríamos hablar de los días y considerar que es algo gobernado por el reloj y cualquier forma de medir, y que un día son 24 horas o la forma en que mida el tiempo esa cultura. Pero no, hay una forma de medir los días donde el día es el amor. La aparición del amor es lo que determina un día. Cada vez que aparece el amor es un día.
De esta manera pueden aparecer días interminables, que no eternos, porque tarda en aparecer el amor, y días donde el amor es como un río, una constante y tu disposición y tu actitud es abierta hacia el amor.
Hay días de 24 horas donde te introduces en la inmortalidad, porque todos los instantes son días de amor, de tal manera que cuantos más días, mejor.

Hay algunas personas, sobre todo las que no son felices, que no quieren y se pelean con la idea de cumplir años, cumplir días. Tratan de entrar en la inmortalidad como oponiéndose a vivir, a cumplir, a completar.
Sin embargo, cuantos más días, mejor, solo que el día es el amor. Esos larguísimos días donde no aparece el amor -a lo mejor un día dura 10 años- son lo contrario a la inmortalidad, porque es lo que te hace cumplir.

El tiempo del ser, que es el tiempo del amor, se opone al tiempo de cumplir, que es el tiempo del no amor. Se acaba el tiempo y no ha aparecido el día. O el día está apareciendo constantemente y cada segundo es un nuevo día.

La luz es la que trae la forma

La luz es la que trae la forma. La luz o el fotón, cuando se convierte en bosón, introduce la forma, y entonces aparece la comprensión, el diálogo y la palabra.
El fotón se transforma en bosón y las cosas tienen forma; tienen fronteras definidas por la forma y aparecen palabras para nombrar esas formas.

La luz trae la forma y aporta el diálogo y los conceptos, pero el agua aporta el tiempo. Hay tiempo porque hay agua. Hay oportunidad de resolver algo. Hay oportunidad de que algo aparezca porque hay tiempo sustentado por la emoción, o hay emoción sustentada por el tiempo.
Tanto la luz como el agua saben manejarse en las fronteras. El agua sabe entrar en lo invisible y volver a entrar en lo visible; sabe abrir las puertas. Y la luz sabe entrar en la forma para volver a ser luz, entrando en la forma tantas veces como sea necesario.

La energía del hombre tiene que ver con la luz, porque tiene que ver con la forma, y la energía del tiempo tiene que ver con la mujer, porque tiene que ver con lo eterno, con la eternidad.

Tiempos de alta intensidad

TIEMPOS DE ALTA INTENSIDAD (Subiendo la montaña o la impecabilidad sin esfuerzo)

El tiempo parece que va cada vez más rápido. Cada vez los cambios se producen de forma más rápida, más inmediata. Hay cosas que están cambiando inmediatamente.
Esto lleva a muchas personas a decir que el tiempo va cada vez más rápido, que cada vez tienen menos tiempo para sí mismos y que todo está cambiando muy rápidamente. Incluso a algunas personas parece que les cuesta adaptarse a esos cambios tan rápidos.

Sin embargo, siendo cierto que los cambios son rápidos y que el tiempo va cada vez más rápido, también lo es que el tiempo va cada vez más lento.
El tiempo va cada vez más rápido, pero al mismo tiempo va cada vez más lento.
Por eso alguien tiene que decir, como para contrarrestar el efecto estresante de la afirmación de que el tiempo va cada vez más rápido, porque las afirmaciones crean una realidad, que también el tiempo va cada vez más lento.

Hay cada vez más intensidad en el tiempo y te está pidiendo que cada vez te adaptes más. Es una llamada a la conciencia, a abrir tus escáneres espirituales y a conectar con tu energía espiritual, con tu yo espiritual y con tu doble espiritual. Se trata simplemente de eso.
Esa especie de estrés e inseguridad de los cambios está favoreciendo encontrar tu doble espiritual, que está situado en un tiempo lento y no en uno rápido. No está situado en un tiempo rápido y quemante sino en uno que te crea, te realiza y te expande, cuya característica es ser lento.

Podemos ver que hay personas que envejecen a un ritmo normal y otras que no lo hacen de la misma manera. Eso está siendo incluso utilizado por la publicidad comercial.
Cualquiera puede observar que no todas las personas envejecen con el mismo ritmo, sino que unas lo hacen con un ritmo más lento y otras con un ritmo más rápido. Pero no estamos hablando de cirugía estética.

La llave de este asunto está en los pensamientos maravillosos, cuando abandonas los del ego, que son estresantes, competitivos y quemantes, y te adentras en el mundo espiritual, basado en el amor incondicional, la ecuanimidad y el acogimiento frente a la exclusión, y sobre todo cuando entras en los pensamientos de reconocimiento de la vida espiritual, con sus energías amorosas indiscriminadas, que no te juzgan.

Entonces puedes empezar a generar unos pensamientos maravillosos.
Los pensamientos maravillosos que crean, co-crean y permiten una realidad, se sitúan en un tiempo que no es quemante sino iluminante. Ya no estás dentro del fuego, o el fuego no te quema, sino que estás dentro de la luz.

Esa rapidez que era necesaria para incomodarte, ya no sucede. Es un tiempo lento de alta intensidad, lo cual ahora significa de alto gozo frente a alta intensidad que te incomoda, estresa y obliga a moverte.
Cuando haces el movimiento de abrir tus escáneres, conectar con tu ser espiritual y entrar en los pensamientos maravillosos, entras en el tiempo adecuado, del ser, del gozo y del amor.

Puedes adquirir el libro para leerlo en el ordenador o en el móvil, en formato PDF por 5€, pago seguro por paypal. Información y solicitud en calendariomaya@viatzolkin.com o nueovcalendariomaya@gmail.com

En este tiempo en que se despliega la realidad plegada

En este tiempo de transmutación, de salto cuántico; en este tiempo en que se despliega la realidad plegada; en este tiempo en que la visión cuántica de la realidad nos presenta varias realidades posibles simultáneas, donde es posible que tú saltes de una a otra, simplemente desde la libertad de conciencia; en este tiempo es necesario resituar las cosas, porque la realidad material con su forma rígida es simplemente la forma que toma la realidad para aparecer como comprensible.

Pero al resituar de manera diferente las diferentes realidades, lo que estás haciendo es desplegar, permitir que esa realidad que ha aparecido expandida ante ti, se mantenga expandida, resituando y reforzando la iluminación que has percibido en un momento de expansión de la conciencia, facilitando así que la conciencia se mantenga expandida.
Por eso es momento de resituar y redefinir, desde tu conciencia despierta y no desde la repetición, ya que desde la repetición mantenemos la realidad formal, que es una realidad plegada que oculta parte de la realidad, porque no todas las realidades aparecen como posibles.

La realidad material rígida solamente contempla unas posibilidades en mínimos para la vida, igual que una planta al crecer necesita salir del semillero a un espacio más grande y en su crecimiento todavía requiere espacios más grandes. De la misma manera, la realidad necesita expandirse en la conciencia de las personas.

Honrar la vida

HONRAR LA VIDA (Extracto del libro en preparación “Tiempo de Ser o la impecabilidad sin esfuerzo”)

Es tiempo de honrar. Es tiempo de honrar a la vida. No se puede decir nada malo de la vida, porque es maravillosa. Solo que no es maravillosa del tipo del niño malcriado “quiero esto y lo quiero ya”, sino maravillosa mientras profundiza en la realidad y la hace amplia.

A veces, lo que parece que necesitas en realidad te está haciendo amplio el corazón.
A veces lo que parece que te hace sufrir, te está haciendo amplio el corazón.
A veces la tardanza te está haciendo amplio el corazón.
A veces el aparente abandono y la aparente soledad te están haciendo amplio el corazón.

Es importante hacer amplio y expandir el corazón, entrando en la realidad expandida, donde habla el viento y el corazón no pesa, ampliando el corazón para que el ego se salga por las rendijas.

Tiempos de alta intensidad

TIEMPOS DE ALTA INTENSIDAD (Extracto del libro en preparación “Tiempo de ser o la impecabilidad sin esfuerzo”)

El tiempo parece que va cada vez más rápido. Cada vez los cambios se producen de forma más rápida, más inmediata. Hay cosas que están cambiando inmediatamente.
Esto lleva a muchas personas a decir que el tiempo va cada vez más rápido, que cada vez tienen menos tiempo para sí mismos y que todo está cambiando muy rápidamente. Incluso a algunas personas parece que les cuesta adaptarse a esos cambios tan rápidos.

Sin embargo, siendo cierto que los cambios son rápidos y que el tiempo va cada vez más rápido, también lo es que el tiempo va cada vez más lento.
El tiempo va cada vez más rápido, pero al mismo tiempo va cada vez más lento.
Por eso alguien tiene que decir, como para contrarrestar el efecto estresante de la afirmación de que el tiempo va cada vez más rápido, porque las afirmaciones crean una realidad, que también el tiempo va cada vez más lento.

Hay cada vez más intensidad en el tiempo y te está pidiendo que cada vez te adaptes más. Es una llamada a la conciencia, a abrir tus escáneres espirituales y a conectar con tu energía espiritual, con tu yo espiritual y con tu doble espiritual. Se trata simplemente de eso.
Esa especie de estrés e inseguridad de los cambios está favoreciendo encontrar tu doble espiritual, que está situado en un tiempo lento y no en uno rápido. No está situado en un tiempo rápido y quemante sino en uno que te crea, te realiza y te expande, cuya característica es ser lento.

Podemos ver que hay personas que envejecen a un ritmo normal y otras que no lo hacen de la misma manera. Eso está siendo incluso utilizado por la publicidad comercial.
Cualquiera puede observar que no todas las personas envejecen con el mismo ritmo, sino que unas lo hacen con un ritmo más lento y otras con un ritmo más rápido. Pero no estamos hablando de cirugía estética.

La llave de este asunto está en los pensamientos maravillosos, cuando abandonas los del ego, que son estresantes, competitivos y quemantes, y te adentras en el mundo espiritual, basado en el amor incondicional, la ecuanimidad y el acogimiento frente a la exclusión, y sobre todo cuando entras en los pensamientos de reconocimiento de la vida espiritual, con sus energías amorosas indiscriminadas, que no te juzgan.

Entonces puedes empezar a generar unos pensamientos maravillosos.
Los pensamientos maravillosos que crean, co-crean y permiten una realidad, se sitúan en un tiempo que no es quemante sino iluminante. Ya no estás dentro del fuego, o el fuego no te quema, sino que estás dentro de la luz.

Esa rapidez que era necesaria para incomodarte, ya no sucede. Es un tiempo lento de alta intensidad, lo cual ahora significa de alto gozo frente a alta intensidad que te incomoda, estresa y obliga a moverte.
Cuando haces el movimiento de abrir tus escáneres, conectar con tu ser espiritual y entrar en los pensamientos maravillosos, entras en el tiempo adecuado, del ser, del gozo y del amor.

No todos los tiempos son iguales

NO TODOS LOS TIEMPOS SON IGUALES (Extracto del libro en preparación “Tiempo de ser o la impecabilidad sin esfuerzo”)

Hay algunas personas distraídas que creen que todos los minutos son iguales.
Y sin embargo tarde o temprano se dan cuentan de que hay minutos largos y minutos breves, porque el tiempo en realidad no hace caso a las maquinarias.
El tiempo es una fuerza de las que sostienen la vida. Es parte de la naturaleza creadora o naturaleza de dimensiones superiores donde se encuentra la realidad Dios.

Casi todo el mundo experimenta en algún momento de su vida los minutos largos, que permiten la aparición de la realidad maravillosa justo en el momento adecuado, y también los minutos cortos, que permiten igualmente que suceda algo extraordinario o que no suceda algo catastrófico.
En realidad, el tiempo es el tiempo de la oportunidad y el tiempo de la conciencia. El tiempo y la conciencia van de la mano.

Es adecuado honrar al tiempo y esperar el tiempo favorable como posible en cualquier momento.