Cuando se sientan fuertes y pletóricos, respiren. Cuando se encuentren débiles y sin fuerzas, respiren. La respiración, es decir la vida, les acompaña en todos los momentos. No se olviden de respirar, para conectar con lo que son, para oxigenarse, para recibir energía y vida.

Son fuertes y débiles a la vez, sensibles y racionales, grandes y pequeños. Son lo que son, y eso no pueden disimularlo, porque su vibración cada vez llega más, sobre todo a los seres de luz.

Su estructura vibracional está cambiando. La organización de las moléculas, su ADN, las células madre, todo ello está transformándose para ayudarles en su evolución. Vibracionalmente son diferentes a hace unos años. Se les siente diferentes. Están avanzando.

Gracias.