30 de enero. ¿Qué más se puede pedir en un día como este que conectar con el corazón y desde ahí con el corazón de la tierra y con el corazón del cielo?

30 de enero. TIERRA Lunar 2. Espejo 10 y Guerrero 10 en el Tzolkin evolutivo.
Con tanto cambio, transformación y movimiento a nuestro alrededor, y por supuesto dentro de nosotros, quizá no sea fácil encontrar nuestro centro. Tampoco debe ser el objetivo, pero se agradece.
¿Qué más se puede pedir en un día como este que conectar con el corazón y desde ahí con el corazón de la tierra y con el corazón del cielo?
Esa conexión está asociada a las sincronías, así que es buen momento para ver y escuchar cómo el universo nos acompaña.
Son verdaderos regalos, que hacen que en esta onda del guerrero y el cuestionamiento nos planteemos nuestra disponibilidad para trabajar y colaborar con el proceso colectivo, desde nuestra individualidad.
¿Somos voluntarios?, ¿estamos disponibles?
Son preguntas a realizar en estos días.

Para activar en este día las células madre, que nos centran físicamente en la tierra, es necesario integrar la ley del amor, donde “tú eres otro yo”.
Y las neuronas espejo se activan desde la expansión de conciencia en su vertiente amorosa y sanadora.

Gracias y perdón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.