EL CAMINANTE DEL CIELO (Libro de los Sellos)

Al Caminante del cielo se le atribuye expansión y exploración del espacio.

No tiene límites ni ataduras; no está constreñido por su mente; no está encerrado en conceptos. Se le asocia al gozo, a la sensación de plenitud, que va más allá de los límites naturales, entrando en lo sobrenatural.

LA ONDA TIPO:
El Caminante del cielo aparece en la secuencia inicial de trece sellos que llamamos onda tipo, justamente en treceavo lugar, y es por tanto el final de un proceso, de tal manera que es algo que uno se encuentra al final de una tensión, y ese hallazgo es el final de la tensión, cuando menos.

Es el final de la onda del Dragón. Significa que el presente se inicia cuando has hecho el trabajo de vivir la solidaridad asociada al Dragón, y vivirla con tal entrega, con tal intento, que descubres la transcendencia.

Lo que te convierte en un Caminante del cielo es vivir desde la solidaridad del Dragón y descubrir la energía femenina en ti, que no es la energía de la dominación, sino la de la entrega y el servicio a favor de todos. Por eso puede crear la sociedad celeste.

Supone expansión y se le atribuye expansión, exploración del espacio,… Pero si pasamos de la teoría a las vivencias personales, podemos entender que tal vez has hecho una marcha de varias horas para llegar a un paraje bello, y lo que sucede es que mientras vas caminando con tu mochila, ciertamente te vas divirtiendo y vas disfrutando. Pero cuando llegas al paraje que justifica ese esfuerzo, que puede ser la cima de una montaña, una cascada, unas ruinas antiguas, algo que es a donde quieres ir, entonces te quitas la mochila y simplemente disfrutas dejando expandirse tu espíritu en ese lugar bello a donde ibas.

Por eso el Caminante del cielo contiene ese sentido de expansión, que es justamente lo contrario a la tensión, pero sobre todo contiene gozo y contiene libertad, porque eso que haces con esfuerzo, lo haces porque quieres. Has elegido hacer eso y eres totalmente libre en ese momento. Es decir que el Caminante del cielo une libertad, gozo y expansión.

La exploración que te lleva a la libertad

En el segundo castillo sucede una cosa que es conveniente señalar y resaltar.

El segundo castillo se inicia con el caminante del cielo y continúa con las ondas del enlazador, la tormenta y el humano.

El caminante del cielo tiene un significado de explorar, ampliar la realidad, salir de lo conocido, del lugar de confort, de esa seguridad que te aísla de la forma evolutiva de la vida. La persona se sitúa en este castillo cuando se despierta su explorador, cuando se despierta esa energía que le lleva a ampliar la realidad.

Y en ese castillo se encuentra con dos experiencias fundamentales, la muerte y la resurrección. Se encuentra con la muerte porque lo siguiente que va a vivir es la onda del enlazador. El enlazador enlaza con dimensiones superiores y encuentra, es un solucionador.

El sello del enlazador, cimi o keme, es propiamente el sello que significa la muerte. Puede ser la muerte del ego, la muerte del salir del falso yo, que te creas para complacer las expectativas del ambiente, pero significa básicamente la muerte. Hay una experiencia de muerte.

Muchas personas normalmente queremos conseguir el triunfo y huir de la muerte. Sin embargo, hay que entrar en la muerte y encontrar la resurrección.

La siguiente onda es la de la tormenta. La séptima onda es la tormenta. La primera resonancia aparece expresada en el mundo de las ondas con la tormenta, asociada a reinventarse y al ave fénix, que resucita de sus cenizas. Para encontrar la resurrección hay que entrar en la muerte, en aquello que te cuestiona todas tus creencias y tus apegos.

Es en este castillo donde sucede la ampliación de la realidad. El caminante del cielo es también un junco, que vemos con sus raíces en la tierra, atravesando el agua para encontrarse con el sol, buscando el sol.

Es el rico mundo de las emociones. Hay un viaje a través de la emoción que te saca del egoísmo, te saca del yo primero, y ese es el preludio de la resonancia de la tormenta, de resucitar, para expandirte como un humano en la libertad.

ONDA EVOLUTIVA DEL CAMINANTE DEL CIELO:

Cuando colocamos la onda del caminante del cielo en el Tzolkin de ondas, se superpone sobre los sellos de la serpiente en la quinta fila. De esta manera vemos que cualquier traducción desde el punto de vista evolutivo de los contenidos de la onda del caminante del cielo, precisa la presencia consciente de los contenidos de la luz interior, o sea de la kundalini.Independientemente del valor nominal del sello, todos los sellos que componen la onda del caminante del cielo son una expresión de la kundalini.
Pero al mismo tiempo, la onda del caminante del cielo transcurre enlazando la tercera y la cuarta columna, de tal modo que también precisa evolutivamente de la consideración de los significados del tono 3 como servicio para sus 8 primeros sellos, que son los que se encuentran en la tercera columna, y del contenido práctico del cómo lograr el propósito para los 6 restantes.De esta manera el caminante del cielo, además de su expresión del día verde (familia señal o del día verde) y de todos los contenidos asociados a lo celeste y lo angélico, precisa la apertura a la conciencia, a la kundalini y al servicio, y también algo relacionado con la manera de vivir como forma de cumplir un propósito.
COLUMNAS 3 Y 4:La onda del caminante del cielo enlaza las columnas 3 y 4. Como sincronía, aparecen varios sellos repetidos con los tonos 3 y 4, expresando las características que es necesario reconocer en esta onda.La onda del caminante del cielo situada sobre el Tzolkin de ondas contiene la semilla 3 y la semilla 4, el perro 3 y el perro 4, y la tierra 3 y la tierra 4. Es decir que el servicio y el cómo realizarlo están en el programa, necesitando del amor incondicional y siendo una vivencia abierta al voluntario.
Cualquiera puede ser voluntario para ser un caminante del cielo. De hecho esa es la invitación del Tzolkin en su primera onda. Eso está favorecido desde el programa, siendo la actitud emocional la del amor incondicional.
LA FILA DE LA SERPIENTESi la Tierra es el cielo, y qué otra cosa puede ser un cuerpo celeste, lo que impide que además de serlo lo parezca está en la conciencia de los seres humanos, que es a quienes les parece una cosa u otra. Claro que ese “parecimiento” o conciencia se va a traducir en actitudes, y las actitudes en hechos o formas de vivir. Es decir, según sea la actitud de una persona como expresión de sus contenidos internos, la Tierra va a ser el cielo o el no-cielo.
Hay algunas personas, o quizás sea una sola, que creen que hay serpientes volando por los aires de la Tierra, o quizás sea una sola la serpiente que parecen creer que vuela.Pero si hay serpientes que vuelan y tú no, no hay serpiente voladora en aquella Tierra que eres tú, por bonito que lo pintes.Todas las personas viven, como voluntarios o sin apercibirse, aquello que expresa el Tzolkin como SERPIENTE, porque es su luz, y su luz es su energía vital. Si la persona reconoce su luz hablamos de luz, pero si no, hablamos de energía vital. Sin embargo, todas las personas lo tienen y lo son.

EL CAMINANTE DEL CIELO:

EL CAMINANTE DEL CIELO (Libro de los Sellos): Al Caminante del cielo se le atribuye expansión y exploración del espacio. No tiene límites ni ataduras; no está constreñido por su mente; no está encerrado en conceptos. Se le asocia al gozo, a la sensación de plenitud, que va más allá de los límites naturales, entrando en lo sobrenatural.
LA ONDA TIPO:El Caminante del cielo aparece en la secuencia inicial de trece sellos que llamamos onda tipo, justamente en treceavo lugar, y es por tanto el final de un proceso, de tal manera que es algo que uno se encuentra al final de una tensión, y ese hallazgo es el final de la tensión, cuando menos.Es el final de la onda del Dragón. Significa que el presente se inicia cuando has hecho el trabajo de vivir la solidaridad asociada al Dragón, y vivirla con tal entrega, con tal intento, que descubres la transcendencia. Lo que te convierte en un Caminante del cielo es vivir desde la solidaridad del Dragón y descubrir la energía femenina en ti, que no es la energía de la dominación, sino la de la entrega y el servicio a favor de todos. Por eso puede crear la sociedad celeste.Supone expansión y se le atribuye expansión, exploración del espacio,… Pero si pasamos de la teoría a las vivencias personales, podemos entender que tal vez has hecho una marcha de varias horas para llegar a un paraje bello, y lo que sucede es que mientras vas caminando con tu mochila, ciertamente te vas divirtiendo y vas disfrutando. Pero cuando llegas al paraje que justifica ese esfuerzo, que puede ser la cima de una montaña, una cascada, unas ruinas antiguas, algo que es a donde quieres ir, entonces te quitas la mochila y simplemente disfrutas dejando expandirse tu espíritu en ese lugar bello a donde ibas.Por eso el Caminante del cielo contiene ese sentido de expansión, que es justamente lo contrario a la tensión, pero sobre todo contiene gozo y contiene libertad, porque eso que haces con esfuerzo, lo haces porque quieres. Has elegido hacer eso y eres totalmente libre en ese momento. Es decir que el Caminante del cielo une libertad, gozo y expansión.
LA ONDA 13Como final de onda, el 13 indica transcendencia. Pero el Tzolkin también muestra la onda 13, que comienza en la Tierra y termina en la Luna.El uno siempre es Dragón, pero el trece es como sello, es decir de forma individual, un Caminante del cielo, y como onda, es decir como asunto grupal, Tierra.
LA ONDA DEL CAMINANTE:El Caminante del cielo, en su onda propia termina en la Serpiente, y la Serpiente es energía, kundalini, una energía de elevación, pero asociada al gozo. Hay un intercambio de contenidos entre la situación del sello en el lugar 13, y la situación del propósito, Caminante del cielo, como onda en el lugar quinto, que es el de la Serpiente. Por ello, Caminante del cielo siempre es energético. Su gozo, su expansión, su exploración del espacio son enclave de plenitud y de fuerza. Y su conexión es directa con el Dragón, porque el Dragón es rojo, y el Caminante del cielo también es rojo y un inicio, sólo que en otro nivel.
En la onda del Caminante del cielo se encuentra la Tormenta 7, que es la energía del año maya 2012-2013.La Tormenta resonante canaliza al Caminante del cielo, y el Caminante trae el cielo a la Tierra. El Caminante favorece experiencias gozosas, o sea celestes, sin referencia a los valores del depredador. La frontera dimensional se acerca. Es el momento de experimentar el gozo y el disfrute que te ofrece la vida sin tener que comprarlo.Disfrutar y compartir. Encontrar y generar espacios de encuentro y de colaboración sin ánimo de lucro. Encontrar más allá del disfrute del dinero, de las marcas, de las cadenas comerciales que por algo se llaman cadenas, el disfrute de las emociones de la creatividad y de la solidaridad. La Tormenta resonante canaliza al Caminante del cielo, y es por ese motivo por el que te propone experiencias que no son producidas por el dinero ni por la publicidad ni por las sugerencias de parecer alguien importante.
En el tono 4 de esta onda aparece el Guerrero. El Guerrero, que es la expansión de la conciencia, ayuda al Caminante del cielo a vivir esa plenitud que posee, de manera que parte de la tarea evolutiva del Caminante del cielo sea expandir la conciencia.
https://viatzolkin.com/e-books-libros-y-calendarios/el-libro-de-los-sellos/

El caminante del cielo: exploración, expansión y gozo

EL CAMINANTE DEL CIELO (Libro de los Sellos)

Al Caminante del cielo se le atribuye expansión y exploración del espacio.
No tiene límites ni ataduras; no está constreñido por su mente; no está encerrado en conceptos. Se le asocia al gozo, a la sensación de plenitud, que va más allá de los límites naturales, entrando en lo sobrenatural.
La Onda Tipo
El Caminante del cielo aparece en la secuencia inicial de trece sellos que llamamos onda tipo, justamente en treceavo lugar, y es por tanto el final de un proceso, de tal manera que es algo que uno se encuentra al final de una tensión, y ese hallazgo es el final de la tensión, cuando menos.
Es el final de la onda del Dragón. Significa que el presente se inicia cuando has hecho el trabajo de vivir la solidaridad asociada al Dragón, y vivirla con tal entrega, con tal intento, que descubres la transcendencia. Lo que te convierte en un Caminante del cielo es vivir desde la solidaridad del Dragón y descubrir la energía femenina en ti, que no es la energía de la dominación, sino la de la entrega y el servicio a favor de todos. Por eso puede crear la sociedad celeste.
Supone expansión y se le atribuye expansión, exploración del espacio,… Pero si pasamos de la teoría a las vivencias personales, podemos entender que tal vez has hecho una marcha de varias horas para llegar a un paraje bello, y lo que sucede es que mientras vas caminando con tu mochila, ciertamente te vas divirtiendo y vas disfrutando. Pero cuando llegas al paraje que justifica ese esfuerzo, que puede ser la cima de una montaña, una cascada, unas ruinas antiguas, algo que es a donde quieres ir, entonces te quitas la mochila y simplemente disfrutas dejando expandirse tu espíritu en ese lugar bello a donde ibas.
Por eso el Caminante del cielo contiene ese sentido de expansión, que es justamente lo contrario a la tensión, pero sobre todo contiene gozo y contiene libertad, porque eso que haces con esfuerzo, lo haces porque quieres. Has elegido hacer eso y eres totalmente libre en ese momento. Es decir que el Caminante del cielo une libertad, gozo y expansión.

EL LIBRO DE LOS SELLOS

Onda del Caminante del cielo: del 17 al 29 de diciembre

Onda del Caminante del cielo: del 17 al 29 de diciembre

La energía del caminante del cielo, que no tiene límites ni restricciones mentales, va siempre asociada, en una forma que no se ve (onda oculta), a la energía del guerrero, que representa la expansión de la conciencia:
Según vamos trabajando en la eliminación de las restricciones y patrones limitantes de comportamiento, estamos expandiendo la conciencia, y de esta forma conseguimos aumentar la energía (serpiente, tono 13 en la onda del caminante del cielo) y alcanzamos la sociedad celeste (estrella, tono 13 en la onda del guerrero).

La onda del caminante del cielo lleva a la serpiente (tono 13). Esto quiere decir que una persona avanzando en la eliminación de los límites y restricciones mentales, aumenta su energía corporal y fuerza vital.
En esta onda, la liberación (tono 11) se consigue mediante la noche: cuando visualizas y dejas a tu intuición que te sugiera imágenes, recibes abundancia.
La perfección llega con el viento (tono 10): permitir al espíritu que se expanda lleva a tener buena salud y energía. Esta comunicación (viento) está guiada por el amor incondicional (el guía del viento en esta onda es el perro)
El sello que da fuerza al caminante del cielo es la tierra (tono 5), por lo que la alineación ayuda a superar los límites, incluyendo los mentales.

En la onda del Caminante del cielo se encuentra la Tormenta 7, que es la energía del año maya 2012.
La Tormenta resonante canaliza al Caminante del cielo, y el Caminante trae el cielo a la Tierra. El Caminante favorece experiencias gozosas, o sea celestes, sin referencia a los valores del depredador.
La frontera dimensional se acerca. Es el momento de experimentar el gozo y el disfrute que te ofrece la vida sin tener que comprarlo.
Disfrutar y compartir. Encontrar y generar espacios de encuentro y de colaboración sin ánimo de lucro. Encontrar más allá del disfrute del dinero, de las marcas, de las cadenas comerciales que por algo se llaman cadenas, el disfrute de las emociones de la creatividad y de la solidaridad.
La Tormenta resonante canaliza al Caminante del cielo, y es por ese motivo por el que te propone experiencias que no son producidas por el dinero, la publicidad o las sugerencias de parecer alguien importante.

En el tono 4 de esta onda aparece el Guerrero. El Guerrero, que es la expansión de la conciencia, ayuda al Caminante del cielo a vivir esa plenitud que posee, de manera que parte de la tarea evolutiva del Caminante del cielo sea expandir la conciencia.

La onda de la tierra comienza aquí abajo y termina en el cielo

Si nos paramos a considerar la onda de la tierra vemos que se inicia en el sello de la tierra. El propósito de la onda es la tierra y su desarrollo termina en la luna, que es el tono 13.
Entonces, podemos considerar que estamos ante una escalera que se inicia en la tierra, que también significa aquí abajo. Significa aquí, que es donde estamos, como humanidad y como persona concreta, y al relacionarlo con la luna adquiere el valor de abajo.
Así, la onda de la tierra comienza aquí abajo y termina allá, en el cielo, porque la luna se sitúa en el cielo, como un escenario diferente y opuesto al de la tierra. Podemos encontrar que la onda de la tierra comienza aquí, abajo, y nos invita y nos permite subir allá arriba; es el camino para subir arriba.

Si a esto le sumamos otros valores añadidos vemos que esta posibilidad se refuerza al ser la tierra el inicio del cuarto castillo, que también es un equivalente de la cuarta dimensión. El ascenso, la elevación desde aquí abajo en la tierra a arriba en el cielo, es lo que sucede cuando vives la cuarta dimensión.
La tierra inicia el cuarto castillo, con su equivalencia de cuarta dimensión, y termina como onda en la luna 13, y a su vez la luna como onda es el inicio de la quinta dimensión.
Vemos que hay un camino de elevación que une la tierra con el cielo, que es similar a adentrarse consciente y voluntariamente en la cuarta dimensión.

También podemos añadir para completar la expresión del diálogo, que la tierra es la onda 13, siendo el 13 el valor de la trascendencia, que se superpone sobre los sellos del caminante del cielo.
De esta forma, transitar la onda de la tierra, como onda 13, es lo mismo que desplegar los sellos del caminante del cielo como sello 13. De alguna manera, aquel que voluntaria y conscientemente se adentra en la cuarta dimensión en su camino hacia el cielo, es un caminante del cielo.

El caminante del cielo: expansión y exploración del espacio

EL CAMINANTE DEL CIELO (Libro de los Sellos)
Al Caminante del cielo se le atribuye expansión y exploración del espacio.
No tiene límites ni ataduras; no está constreñido por su mente; no está encerrado en conceptos. Se le asocia al gozo, a la sensación de plenitud, que va más allá de los límites naturales, entrando en lo sobrenatural.

LA ONDA TIPO:
El Caminante del cielo aparece en la secuencia inicial de trece sellos que llamamos onda tipo, justamente en treceavo lugar, y es por tanto el final de un proceso, de tal manera que es algo que uno se encuentra al final de una tensión, y ese hallazgo es el final de la tensión, cuando menos.
Es el final de la onda del Dragón. Significa que el presente se inicia cuando has hecho el trabajo de vivir la solidaridad asociada al Dragón, y vivirla con tal entrega, con tal intento, que descubres la transcendencia. Lo que te convierte en un Caminante del cielo es vivir desde la solidaridad del Dragón y descubrir la energía femenina en ti, que no es la energía de la dominación, sino la de la entrega y el servicio a favor de todos. Por eso puede crear la sociedad celeste.

Supone expansión y se le atribuye expansión, exploración del espacio,… Pero si pasamos de la teoría a las vivencias personales, podemos entender que tal vez has hecho una marcha de varias horas para llegar a un paraje bello, y lo que sucede es que mientras vas caminando con tu mochila, ciertamente te vas divirtiendo y vas disfrutando. Pero cuando llegas al paraje que justifica ese esfuerzo, que puede ser la cima de una montaña, una cascada, unas ruinas antiguas, algo que es a donde quieres ir, entonces te quitas la mochila y simplemente disfrutas dejando expandirse tu espíritu en ese lugar bello a donde ibas.
Por eso el Caminante del cielo contiene ese sentido de expansión, que es justamente lo contrario a la tensión, pero sobre todo contiene gozo y contiene libertad, porque eso que haces con esfuerzo, lo haces porque quieres. Has elegido hacer eso y eres totalmente libre en ese momento. Es decir que el Caminante del cielo une libertad, gozo y expansión.

EL LIBRO DE LOS SELLOS

Onda del Caminante del Cielo: del 1 al 13 de abril

ONDA DEL CAMINANTE DEL CIELO

La onda del caminante del cielo lleva a la serpiente (tono 13). Esto quiere decir que una persona avanzando en la eliminación de los límites y restricciones mentales, aumenta su energía corporal y fuerza vital.
En esta onda, la liberación (tono 11) se consigue mediante la noche: cuando visualizas y dejas a tu intuición que te sugiera imágenes, recibes abundancia.
La perfección llega con el viento (tono 10): permitir al espíritu que se expanda lleva a tener buena salud y energía. Esta comunicación (viento) está guiada por el amor incondicional (el guía del viento en esta onda es el perro)
El sello que da fuerza al caminante del cielo es la tierra (tono 5), por lo que la alineación ayuda a superar los límites, incluyendo los mentales.

En la onda del Caminante del cielo se encuentra la Tormenta 7, que es la energía del año maya 2012.
La Tormenta resonante canaliza al Caminante del cielo, y el Caminante trae el cielo a la Tierra. El Caminante favorece experiencias gozosas, o sea celestes, sin referencia a los valores del depredador.
La frontera dimensional se acerca. Es el momento de experimentar el gozo y el disfrute que te ofrece la vida sin tener que comprarlo.
Disfrutar y compartir. Encontrar y generar espacios de encuentro y de colaboración sin ánimo de lucro. Encontrar más allá del disfrute del dinero, de las marcas, de las cadenas comerciales que por algo se llaman cadenas, el disfrute de las emociones de la creatividad y de la solidaridad.
La Tormenta resonante canaliza al Caminante del cielo, y es por ese motivo por el que te propone experiencias que no son producidas por el dinero, la publicidad o las sugerencias de parecer alguien importante.

En el tono 4 de esta onda aparece el Guerrero. El Guerrero, que es la expansión de la conciencia, ayuda al Caminante del cielo a vivir esa plenitud que posee, de manera que parte de la tarea evolutiva del Caminante del cielo sea expandir la conciencia.