11 julio 2019: Enlazamiento tradiciones hermanas

2.
Ahora estamos mirando la propuesta de los hermanos yucatecos y la propuesta de los hermanos quichés, que es una propuesta humilde y sencilla que no quiere imponerse, pero que es visible y cualquiera que se acerque puede verla.

Hoy para los mayas yucatecos es un día tormenta. La tormenta escenifica el poder de la regeneración. Todo lo que existe, todo lo que ha sido convocado a la vida, al entrar en la vida recibe un poder, el poder de vivir. Una de esas cualidades del poder de vivir que tiene todo lo que existe es que por difíciles y adversas que se pongan las cosas, la vida siempre está dispuesta a revivir, a resucitar, a rebrotar con extraordinaria vitalidad.

Todo lo que está vivo puede resucitar, pero también tiene el poder de hacer resucitar a otros, y esto en el ser humano significa que por difícil que estén las cosas tu conciencia puede reconectar con la vida y puedes resucitar de manera extraordinaria. Puedes reinventarte, pero también todo se puede transformar a tu alrededor. Solo que en el ser humano es necesaria la conciencia, porque el ser humano es en parte materia, átomos, partículas subatómicas, pero en parte es conciencia.

Vemos que la tormenta tiene el color azul, que está asociado a la conciencia. Pero también el ser humano, que puede resucitar, tiene el poder de producir resurrección a su alrededor. Vemos que la tormenta pertenece a un grupo de sellos, que son los que dan inicio al año civil, que son la luna, el mago, la tormenta y la semilla.
La luna está hablando del agua cósmica, el agua que viene de más allá del sol y que no está contaminado con las emociones que viven los seres humanos de dolor, miedo, inseguridad, odio, fanatismo, etc. Cualquier ser humano cuando conecta con su agua cósmica no contaminada, conecta con una fuerza emocional y empática que nutre a otras personas y les revive.
Cuando descubres ese poder de tu emoción, te transformas en un mago, en un mago blanco que conoce el poder nutritivo de esa agua que está dentro de sí mismo. Y entonces es cuando aparece la tormenta.
La tormenta es cuando descubres que al dar tu agua no pierdes, sino que, al contrario, recibes todavía más agua; que cuando intercambias amor con otras personas, no pierdes sino que recibes más volumen. Y entonces entras a experimentar lo que significa la tormenta.
La tormenta está asociada al viento, que es su oculto, y juntos forman el concepto del dios creador Huracán. Hay un momento en el que el mago se transforma o actualiza en su interior al dios creador, y eso es la tormenta.

La tormenta, en su forma última de presentación en los 260 días del Tzolkin, aparece como tormenta 12, siendo el 12 algo que significa que todos los hechos milagrosos, toda esa capacidad de amor lo pones en favor de lo existente. Y ahí estás llegando al final del Tzolkin, porque esa vivencia da paso al sol trascendente, al sol 13. Es decir, ahí se produce una iluminación total.

Esta es la experiencia que nos proponen los hermanos yucatecos. Y al contrastarla con la propuesta de los hermanos quichés vemos que la tormenta es también un caminante del cielo. Durante 4 años, hasta el próximo bisiesto que sucederá el 28 de febrero de 2020, es decir que estamos acabando también ese ciclo, cuando los yucatecos hablan de la tormenta los quichés hablan del caminante del cielo, y a partir del próximo bisiesto ya cambia la relación.

Entonces, ahora nos interesa asociar el caminante del cielo con la tormenta. El caminante del cielo es el que explora la realidad, y al hacerlo, como es desde la conciencia, amplía la realidad.
Por eso en este momento es importante explorar la realidad como forma de activar la tormenta, como forma de activar la conexión con el dios creador Huracán.
Esa exploración de la realidad amplía la realidad, y eso significa que la creencia de las personas se modifica y cosas que parecían imposibles sí son posibles. Encuentras en tu exploración que son posibles cosas imposibles. Y eso es hacer milagros, hacer reales la potencialidad de las cosas.

El caminante del cielo pertenece a la energía del día sin tiempo, energía verde.
Hay un mantra que es “quiero conectar con mi agua cósmica”. Y hay un mantra que es “quiero conectar con la energía verde”.
Pedid y se os dará.

Enlazamiento de tradiciones hermanas. 7 de enero

7 de enero
Enlazamiento de tradiciones hermanas. 7 de enero. Tormenta 7 y Humano 11

Desde el enlazamiento de las tradiciones hermanas nos encontramos con dos símbolos, aportados por cada una de las tradiciones, que nos piden encontrar las palabras donde se encuentra su enlazamiento.
Esa es la tarea, objetivo, desafío o invitación de los maestros: encontrar las palabras que unen las dos tradiciones, produciendo gozo y alegría en el corazón de las personas que se acercan a esta contemplación.

Los dos símbolos son la tormenta, desde la consideración del oráculo, y el humano, desde la consideración de los abuelos.
Desde el oráculo, que es la tradición del encantamiento del sueño, encontramos la tormenta con un significado asociado a reinventarse, resucitar o renacer. Es de color azul y produce una explosión de vida.
Y desde la consideración de los abuelos encontramos al humano, con el significado de libertad y pensamientos elevados.

Hay una fuerza resucitadora, capaz de reinventarte, que también es una fuerza liberadora. Ese sería un primer nivel de acercamiento.
Cuando matizamos un poco más vemos que la libertad del humano aparece como fuerza 11, que es cuando pasas más allá de la forma.
El sello 11 está situado en la mitad de los sellos, cuando hay 10 por un lado y empieza a haber 10 al otro lado correspondiendo al interior del espejo. Por un lado están los sellos del 1 al 10 correspondiendo a la forma material y a partir del 11 aparece lo relacionado con la imagen y la luz, que es inmaterial.
Estamos hablando de una libertad asociada a lo que sucede al entrar en la realidad más allá de la forma. Hay una denominación que lo considera como espectral, que significa que liberas luz.

Podemos decir que se trata de la libertad de liberar luz. Cuando eres libre, interiormente te liberas de las ataduras de las leyes de la forma. Cuando transciendes y entras en contacto con esas leyes y no con las de la materia se produce la liberación de la luz.

La liberación de la luz tenemos que asociarla con la resurrección que está en la tormenta.
La tormenta tiene el tono 6, con un significado desde nuestro concepto de Tzolkin de puerta. Decimos que es una puerta porque en la columna 6, que da una explicación ampliada del tono 6, se encuentra la columna de portales. Todo lo que es 6 es un portal.
Cuando colocas el Tzolkin según el Tzolkin de ondas o Tzolkin evolutivo, el tono 6 está asociado a toda la columna de portales. Es una puerta.
La resurrección y ese trabajo de conciencia que supone reinventarte, elimina contenidos que no te sirven e incluye contenidos que habías ignorado pero que forman parte de ti.
El reinventarse de la resurrección es eliminar conceptos falsos acerca de ti e incorporar conceptos de ti que tenías ignorados. Hay un reinventarse como un trabajo de la conciencia, que produce una onda expansiva que se ve traducida en su espejo en la otra tradición como liberar luz.
Estás liberando luz cuando haces el trabajo interior de eliminar lo que no es real en ti, no te pertenece, es producido por el miedo y la envidia, y todo aquello donde actúas que no eres tú en tu programa. Cuando haces esto produces una fuerza, que se traduce en la otra tradición como liberación de la luz.