Al ser humano le hace daño todo lo que le saca de la inocencia

Al ser humano le hace daño todo lo que le saca de la inocencia, le hace daño la sospecha. Sospechar de las segundas intenciones de otras personas le saca de la inocencia, le hace daño. Al ser humano cuando le sacas de la inocencia, le sacas del reino, de la casa y le sitúas en un territorio donde tiene que defenderse, porque no es su territorio, no es nadie.

La sospecha tiene su nutrición en el miedo, que es lo que saca al ser humano de la inocencia, donde desde luego no hay miedo y sí hay amor y paz, porque claro si no hay amor y hay guerra, inmediatamente te puedes situar en la sospecha, puedes pensar que detrás de cualquier cosa hay cualquier enemigo.
Entonces, encontramos efectivamente que la sospecha te saca de la inocencia, pero también el miedo y los celos, el pensar que el otro tiene más, recibe más o es más. Eso también te saca de la inocencia, porque la inocencia no va midiendo.

El asunto es cuál es la cascada hormonal que aparece con la sospecha, con el miedo, con la envidia, con la agresividad…. Todo eso está despertando el cortisol y la adrenalina. La inhibición del parasimpático y la activación del simpático despiertan una cascada hormonal que te quema, que te destruye.
Por eso decimos que todos esos sentimientos son negativos. Todo lo que te saca de tu casa, de tu centro, de tu equilibrio, hormonalmente te predispone a las enfermedades. Todo lo que te aleja de la plenitud de la vida te entrega a la no vida.

Entonces, es cuando es el momento de honrar al conocimiento y a la conciencia; de honrar y abrir la puerta a la libertad y elegir. Podemos elegir qué puerta abrir. La elección en sí ya es un paso a la plenitud, porque elegir es activar la libertad, y la libertad, como el amor, pertenecen a las dimensiones de la vida. Siempre eres libre. Aun cuando parezca que las situaciones son adversas, siempre eres libre.

Es necesario soñar. Si no, no vives, solo subvives

Es necesario soñar. Si no, no vives, solo subvives. Para estar vivo, es necesario soñar; es necesario para la estructura corporal entrar en el sueño.
Por eso hay un tiempo de actividad y un tiempo de sueño. Hay un tiempo en que predomina la activación del sistema nervioso simpático y un tiempo en que es necesario la activación del sistema nervioso parasimpático, durante el cual te reconstruyes.

Pero dentro del periodo de relajación y de activación de la actividad, es necesario fisiológicamente conectar con otra dimensión, es decir, no solo descansar, relajarte y dormir.
Si interrumpen tu sueño antes de que entres en el nivel profundo, se produce un grave deterioro de la vitalidad. Y, ¿qué sucede en el nivel más profundo del sueño? Ahí conectas con otras dimensiones, recibiendo una nutrición especial para afrontar aquella tarea que estás desempeñando o una instrucción para situarte en la disposición adecuada para lo que tienes que hacer. Puede ser que recibas una instrucción que te permita recolocarte y resituarte, y entonces hacer aquello para lo cual eres un voluntario.

Todo eso sucede en el nivel profundo, no de la relajación sino del sueño, cuando las imágenes de aquello que parece constituir la realidad desaparecen y entonces aparecen otras imágenes. Hay una realidad donde las cosas parece que son de una determinada manera, pero hay una realidad profunda donde las cosas son de otra.
Entonces, es imprescindible soñar para estar vivo. Es imprescindible soñar para encontrar aquel nivel de la realidad que constituye la plenitud. Eso no solo está asociado a esa relajación. El cine, el teatro, la música, la contemplación, el amor, el enamoramiento, el ensueño, todas aquellas situaciones donde parece que te vas a otro sitio, son imprescindibles, necesarias y fundamentales.

Gran parte del despertar consiste en reconsiderar y reubicar esa necesidad que te revitaliza, y al hacerlo encontrar tu conexión con tu ser espiritual; encontrar y reforzar esa conexión que de alguna manera está recolocando las líneas del tiempo, haciendo transmutar aquello que parecía un karma y que de repente se está convirtiendo en una plenitud, en una maestría.
Es necesario soñar para que la realidad se haga cada vez más real.

7 octubre 2018: Algún día el ser humano conseguirá ser impecable con la palabra. Mientras, podemos intentar ser íntegros y transmitir desde el corazón.

7 octubre 2018. VIENTO Galáctico 8. Onda del Águila. Enlazador 13 y Tormenta 3 en el Tzolkin evolutivo. Nawal 1 Guerrero.

Estamos profundizando en la impecabilidad de la palabra. Sin embargo, un primer paso en estos momentos quizá sea transmitir desde el corazón, para poder contar la verdad personal.
Nuestras palabras pueden no ser correctas pero salir del corazón.

Sabemos que nos queda mucho camino por recorrer, que a veces hablamos de forma errónea, con contenidos inadecuados… Pero quizá el problema no esté siempre en lo que decimos sino por ejemplo en lo que callamos, que nos impide transmitir nuestra verdad personal. O quizá lo inadecuado sea lo que estamos sintiendo, pero que no se puede reprimir o guardar en un cajón.

Hablar de forma “politicamente correcta” puede ser adecuado pero no implica una mejora o bienestar personal o para los demás, que solo se consigue cuando se habla desde lo interior, desde lo que se siente.
Algún día el ser humano conseguirá ser impecable con la palabra. Mientras, podemos intentar ser íntegros (tono 8) y transmitir desde el corazón.

Es necesario soñar

Es necesario soñar. Gracias sabio pueblo maya, que nos señalas la existencia de lo atemporal como algo fundamental instalado en el interior del tiempo.
Sí, podemos afirmarlo con total rotundidad, apoyados en la experimentación clínica y científica de tantas universidades, donde se ve que al interrumpir el sueño profundo la persona se desestabiliza completamente, incluso terminan manifestando enfermedades físicas y mentales.
Es necesario entrar en el sueño profundo; es necesario soñar; es necesario, como dicen los abuelos o sabios, entrar en la otra dimensión. Todos los días, todas las personas tenemos que entrar en la otra dimensión, gracias a Dios, bendito sea. Todas las personas necesitamos entrar en contacto con una dimensión no material, donde no hay éxitos y fracasos, enfermedad, carencia o abusos.
Es necesario salir de esa realidad y entrar en otra donde lo que existe siempre es gozo, contento, plenitud y maravilla. Eso es lo que sucede en la noche, en el ensueño, bendito sea.
Gracias y perdón

6 octubre 2018: No hay seres humanos de segunda o de tercera. Todos somos seres de luz y es el momento de pedir ayuda pero también de colaborar con los demás

6 octubre 2018. DRAGÓN Resonante 7. Onda del Águila. Caminante del Cielo 13 y Tormenta 9 en el Tzolkin evolutivo. Nawal 13 Águila.

Comenzamos en este día la última columna del Tzolkin, en una de las cuatro direcciones o 4 rumbos, expresado por el dragón 7.
En estos momentos estamos recibiendo el apoyo de dimensiones superiores para dar un impulso al proceso evolutivo de la humanidad, que cada vez se muestra como algo más colectivo y solidario. Cada persona está trabajando y experimentando de forma individual, pero con un objetivo que se muestra común.
No hay por lo tanto seres humanos de segunda o de tercera. Todos somos seres de luz y es el momento de pedir ayuda pero también de colaborar con los demás. Todos estamos en el mismo bando, en el mismo camino.
Gracias. Bendiciones.

5 octubre 2018: En este día el sol abre un puerta para que la luz entre y así podamos ver con más claridad lo que sucede y cuál es nuestro camino

5 octubre 2018. SOL Rítmico 6. Onda del Águila. Tormenta 12 y Tormenta 2 en el Tzolkin evolutivo. Nawal 12 Mago.

En este día el sol abre un puerta (tono 6) para que la luz entre y así podamos ver con más claridad lo que sucede y cuál es nuestro camino, pero también para que veamos más claramente quiénes somos. Nuestra luz interior puede hoy conectar con la luz, para expandirse.

Los grandes cambios colectivos están ya en marcha. No nos quedemos en la apariencia, sino vayamos al sentido profundo de lo que está sucediendo. Las transformaciones son necesarias e inevitables, porque el camino de la humanidad es ya irreversible. El salto evolutivo de la humanidad está en marcha, aprobado y corroborado por dimensiones superiores.

Gracias. Bendiciones.

4 octubre 2018: En este día tenemos todos los apoyos para materializar grandes cambios en nuestra vida

4 octubre 2018. TORMENTA Entonada 5. Onda del Águila. Enlazador de mundos 12 y Tormenta 8 en el Tzolkin evolutivo. Nawal 11 Caminante del Cielo.

En este día tenemos todos los apoyos para materializar grandes cambios en nuestra vida. Somos nosotros los que convocamos las transformaciones, pero con la fuerza de dimensiones superiores pueden entrar en nuestro día a día. Ya es el momento de ver de otra forma la realidad (onda del águila), permitiendo que las resurrecciones y los milagros se produzcan.

El águila vuela alto, sin esfuerzo, con la fuerza que surge de su corazón.
Hoy podemos abandonar las viejas costumbres que ya no sirven, los esfuerzos y los sufrimientos que ya no nos ayudan a alcanzar los objetivos, porque ahora estos no son tan materiales como antes.

Disfrutemos de la capacidad para elevar el vuelo, para desapegarnos de lo material y para mirar de otra forma la realidad.

Gracias. Bendiciones.

Conectar con tu cuerpo es también conectar con tus ancestros

Conectar con tu cuerpo es también conectar con tus ancestros, con tu ancestralidad, ya que tu cuerpo es el resultado de la acción de tus cromosomas. Tu cuerpo expresa tus cromosomas, y tus cromosomas expresan a tus ancestros.
Las vivencias de tus ancestros modifican tus cromosomas. Los problemas que hayan vivido tus ancestros y que no hayan sido resueltos adecuadamente producen alteraciones en los cromosomas. Las emociones modifican los cromosomas, aunque esto haya no ha sido conocido por la humanidad hasta finales del siglo XX.

Los cromosomas de todas las ramas familiares han estado viviendo bajo tensión emocional ante los problemas que no resolvían y eso causaba modificaciones en los cromosomas. Ese ha podido ser el origen de muchas enfermedades genéticas, es decir, que están en los cromosomas.
Mientras esto no ha sido conocido, los cromosomas podían ser modificados por las emociones negativas. Pero desde el momento en que esto ha sido reconocido, las personas pueden instalarse en la modificación de sus cromosomas, aportándoles una información elegida conscientemente, a partir de la música, la meditación, las afirmaciones o la repetición de mantras, y también a través de situarte conscientemente en los momentos en que estás viviendo algo maravilloso y reconocerlo. Ese reconocimiento de las experiencias maravillosas también modifica los cromosomas.

Entonces, la conexión con la ancestralidad, a través de la modificación de la información en los genes y cromosomas, aparece abierta en este tiempo desde la conciencia corporal, donde unes la conciencia con el cuerpo; unes la conciencia y te instalas en la información de tu cuerpo.
Cuando reconoces toda la información que tu cuerpo te aporta de gozo, de plenitud; cuando te instalas en el cuerpo y reconoces todo el gozo que te produce simplemente poder moverte, saltar, caminar o ver las cosas maravillosas en tu entorno que te ofrece la madre tierra; cuando la conciencia se sitúa dentro de ti en tu cuerpo y accede desde ahí a hechos maravillosos, entonces has entrado en una alquimia que empieza a modificar las perturbaciones genéticas producidas justamente por lo contrario, por emociones mantenidas que no podían ser resueltas, unas veces por una fuerza mayor, a través de enfermedades y guerras, y otras por la frustración, al no conseguir unos objetivos y vivir forzando el cuerpo para conseguir esos objetivos. Por eso, la conexión con el cuerpo en este siglo XXI es fundamental para reconectarte con los ancestros.
La otra polaridad es la de aquellas personas que viven en lo mental y descuidan y ningunean su cuerpo. Si tú ninguneas tu cuerpo y te da igual que se adentre en la enfermedad, de la mano del no reconocimiento y la frustración, en favor de valores mentales, entonces ahí se está produciendo una polarización extrema, donde el cuerpo está en un detrimento y tú estás situado en un extremo mental, creando una realidad mental desencarnada.

Sin embargo, en este momento vamos hacia la fusión y la integración, hacia aquello que te permite caminar hacia el salto evolutivo, a través de la integridad y de la integración. La integridad tiene un componente moral acerca de tu personalidad y de tu ser espiritual, y la integración contiene un elemento de unión, unión de realidades.
Entonces, por un lado está la integridad, como algo que te unifica y moralmente te mantiene intacto en la impecabilidad, y por otro lado está la integración, que te sitúa en la unión, no en la ruptura.
La unión es el territorio del uno, y el uno es el territorio de la realidad de la maravilla, la realidad Dios.

3 octubre 2018: Los juicios y las etiquetas forman parte de un mundo dual, donde nos creemos con derecho a encasillar

3 octubre 2018. ESPEJO Autoexistente 4. Onda del Águila. Caminante del Cielo 12 y Tormenta 1. Nawal 10 Humano.

Lo que ocurre en nuestro entorno es relevante. Para ver la realidad de forma completa y profunda, para poder percibir la maravilla, el Tzolkin recomienda (tono 4) observar lo que refleja el entorno (espejo 4), tener en cuenta lo que vemos en los demás y dedicar atención a lo que sucede.
Quizá cada persona y cada experiencia nos aporte algo, como piezas de un puzzle, que al juntarlas proporcionan un sentido completo.

Los juicios y las etiquetas forman parte de la dualidad, es decir, de una forma de ver la realidad donde algo es bueno y lo que no está ahí es malo. Y cuando estamos en ese mundo dual de tercera dimensión creemos que estamos capacitados para colocar cada cosa en una de esas dos cajas.
Sin embargo, la propuesta del águila y su sello oculto el enlazador es integrar los dos extremos o polos opuestos (bueno-malo, correcto-incorrecto, etc.), para aceptar todo lo que sucede, sin juzgar y a veces sin ni siquiera entenderlo desde la razón.

Es una forma de “ver”, que nos lleva más allá del espejo y nos introduce en la maravilla (onda de la estrella con la que finaliza el Tzolkin).

Gracias. Bendiciones.