Podemos asegurar que Buda está esperando a Jesucristo

Podemos asegurar que Buda está esperando a Jesucristo. Podemos asegurar que Buda, que es esa iluminación que ocurre a través de tu trabajo interior, está esperando a Jesucristo. Está esperando a encontrar la realidad Dios.

El trabajo espiritual es el trabajo encaminado a encontrar la realidad Dios. Está en el lado del ser humano. El ser humano, un ser humano normal, corriente, cualquiera, tiene un camino para el Buda, para la iluminación interior. Es una energía ascendente, a través del despertar de tu conciencia.

Pero hay una energía descendente, hay algo que viene a ti. Tú vas desde tu conciencia y eso traduce la kundalini de la tierra, la iluminación de la materia, pero hay un vector que maneja la energía complementaria, que parece la energía opuesta, donde hay una fuerza descendiendo desde el corazón amoroso de la realidad Dios. Hay una fuerza que está descendiendo a ti desde la realidad amorosa del centro amoroso de la vida.

Hay una que asciende desde tu trabajo interior, lo cual sucede en el tiempo. La conciencia, el cuerpo y el tiempo están en el mismo sitio. El cuerpo está en el tiempo, por eso se hace viejo. La conciencia está en el tiempo.
Pero en el no tiempo, que es lo eterno, lo que está siempre aunque tu conciencia no sea presente en ese momento, aunque tú no estés en el intento de conectar con tu realidad Dios, ese camino está siempre abierto sustentando tu intento. En el no tiempo, hay una energía que desciende hacia ti desde el corazón amoroso del corazón amoroso de la vida. He repetido dos veces “el corazón amoroso”. Del centro del centro hay algo que desciende a ti, hay algo que dice “tú eres mi descendiente, tu eres mi hijo, yo te engendro”.

Hay una energía que desciende a ti y hay una energía donde tu asciendes. Eso no está inventado por el ser humano. Eso está en la posibilidad, está en lo real esperando ser configurado, ser activado.

Meteorito en Titicaca

Es importante leer el Tolkin. Es importante leer los 260 símbolos del Tzolkin, recuperando el valor de los 5 colores.
Es importante saber que hay 52 sellos, que van a hablar del color rojo, expresando en el color rojo la creación de la realidad, y que pueden aparecer como primer castillo, que es la realidad que existe antes de tu despertar, o como sexto castillo, que es la realidad en la que ingresas después de tu despertar. Nos referimos al despertar de la conciencia.

También hay otros 52 sellos, que son los que van del número 53 al 102, que van a expresar el color blanco. Independientemente de que sean rojos, blancos, azules o amarillos, todos los sellos entre el 53 y el 104 están expresando lo blanco como castillo blanco. Lo blanco es emoción, es aquello que te une. Son todos los vínculos que te unen a otras personas y todos los vínculos que te unen a la realidad profunda. Son las neuronas espejo. Es el amor que une.

Todos estos sellos, del 53 al 104 van a expresar lo blanco. Lo van a expresar como castillo 2, que es todo ese amor que existe antes de tu nacimiento y de tu despertar; todo ese amor que te crea y te espera. Y eso está expresado como castillo 2, iniciado por la onda del caminante del cielo y te va a llevar a la quinta dimensión en el castillo verde. Pero también va a aparecer como castillo 7 después de tu despertar. Castillo donde eres resonante.

El sello 105, que es la serpiente 1 inicia el tercer castillo que es el castillo del despertar. Es donde sucede el nacimiento, el despertar de la conciencia. El castillo azul se inicia con la serpiente 1 y finaliza con el guerrero 13. Serpiente 1-Guerrero 13 son ocultos. Están presentando una forma de entrar en el presente.

Es importante retomar esa conexión donde los sellos no son 1 ni 13 sino tienen un valor 52 de castillo, de 4 ondas. Es importante situarse en la serpiente 1-guerrero 13 y vivir esa propuesta.
La sincronía que encontramos es que un día serpiente 1 en el año 2007 cae un meteorito en el lago Titicaca. Pero sucede que ese día, 15 septiembre 2007, que es serpiente 1, también es viento 1 en el psicrono.
Es decir, el propósito de elevar la kundalini, el propósito de situarte ante tu antípoda águila 1, que supone el despertar del águila, también contiene el propósito que está expresando el viento 1. La serpiente 1-guerrero 13 es también viento 1-tormenta 13. Hay trascendencia en la expansión de la conciencia, y esa trascendencia es también trascendente en su reinvención, en su resurrección. La expansión de la conciencia y la resurrección van juntos.

Lo maravilloso es que ese meteorito que cae el día 15 de septiembre del año 2007 como serpiente 1 y psicrono viento 1 despierta una nube de arsénico; extrae de la tierra ese polvo de arsénico. Invitamos a reconocer para qué sirve el arsenicum álbum en homeopatía, que se relaciona con dolores agudos en todo el cuerpo, con insomnio y ataques de ansiedad por la noche, con miedo a la muerte y malhumor, con problemas digestivos, úlceras, varices y fiebre. Encontramos toda clase de dolores y malestares que viven las personas, asociados al estrés, al miedo y a la desconexión con el cuerpo, junto con una invitación a elevar la kundalini y encontrar palabras de luz. Todo esto sucede en los bordes del lago Titicaca.

Encontramos que la kundalini de la tierra se expresa a través de esas sincronías: Elevar la kundalini, elevar el águila, liberar el águila que ve la maravilla y expresar a través de tus palabras la luz. Son sanación para el arquetipo y gozo para la persona.

Subir tu energía vital te permite reconocer al otro

Subir tu energía vital te permite reconocer al otro. La energía vital, que también se llama kundalini, es una energía luminosa, y por tanto es una energía iluminadora. Permitir que esta energía luminosa se eleve dentro de ti solo puede suceder cuando encuentras la realidad espiritual dentro de ti.

La kundalini no solo supone un ascenso en el cuerpo de esa energía, sino la conexión entre tu ser material y tu ser espiritual. De modo que cuando esa energía luminosa asciende va expandiendo a la vez tu conciencia y tu auto-conciencia, y es justamente ahí cuando reconoces al otro.

Cuando se expande tu conciencia las sombras desaparecen y se despierta en la luz la maravilla. La luz elimina tu miedo, y al eliminar el miedo puedes reconocer al otro, sin el velo del miedo. La luz va a eliminar la envidia, y al eliminar la envidia vas a gozar con la maravilla del otro. La luz va a eliminar el sentido de víctima, el sentido de carencia, el sentido de incorrección, de juicio, y te permite reconocer al otro como otro tú, porque has eliminado de tu interior todas esas distorsiones.

Podemos afirmar que reconocer al otro supone una sanación de tu ser espiritual, y entonces encontramos que esa sanación que te permite ser tú plenamente, está abriendo una realidad mágica. Reconocer al otro desde tu sanación luminosa interna, que elimina distorsiones, te introduce en una realidad diferente de la realidad habitual del daño emocional.

Esa realidad es mágica, porque es una expansión de la realidad plegada. Ese reconocimiento del otro, desde la luz que necesita esa sanación interior, está abriendo un nuevo tiempo. Desplegar la realidad plegada es abrir un nuevo tiempo, un nuevo tiempo de lucidez, de plenitud, de amor y de gozo.

La kundalini de la tierra asciende, y en su elevación y ascensión crea las alas del águila

La kundalini de la tierra asciende, y en su elevación y ascensión crea las alas del águila.
La kundalini del cielo desciende como el agua. La kundalini amorosa del cielo desciende despertando las emociones, desciende como agua cósmica, y es esa kundalini amorosa del cielo que desciende como agua la que genera y crea la kundalini ascendente de la tierra, que en su evolución crea las alas del águila que se elevan.

Desciende el amor y la emoción. Es una energía que va buscando la debilidad, va descendiendo. El amor te va a buscar en el inframundo, el amor te va a buscar en el mundo de la muerte, donde crees que no hay vida, y cuando crees que no hay vida, el amor te está buscando, para llevarte a la elevación, para llevarte al cielo. Esa elevación genera alas.

Los antiguos egipcios hablaban de esto, los antiguos mayas hablaban de esto, y el descenso de Dios en forma de su hijo a la tierra también habla de esto. Entrar en el agua de la muerte, que es de lo que habla el bautismo, también habla de esto.

La dualidad contiene una energía que desciende, que es el amor, y una energía que asciende, que necesita la conciencia, la determinación de la conciencia, el despertar de la conciencia. Supone desplegar las alas del águila. Recuperar tu inocencia te sitúa en la elevación.

Respuesta a una pregunta sobre la evolución planetaria actual

Compartimos la respuesta a una pregunta, por si es de interés.

PREGUNTA:
Estoy muy conciente de este cambio de esta evolución de la fusion y cada dia los signos de ello son mas evidentes.Vivo en el Peru y mi ciudad esta al pie de los Andes, siento la muy urgente necesidad de encontrar algo muy diferente , despierto con la enorme sensación de que estoy por encontrarme con alguien o algo muy diferente que me espera. El Perú en general ha despertado y se torna diferente, estamos con mas energia, fuerza, optimismo y union a pesar de tanta atrocidad que vemos todos los dias . Veannos en el MUndial de Rusia por ejemplo.Necesito saber mas al respecto.

RESPUESTA:
Estamos en un momento donde se están produciendo muy grandes cambios para la humanidad, que van precedidos de grandes cambios para cada una de las personas.
En ese nivel de las personas concretas, hay algunas que son llamadas a producir esos cambios, porque van a dar soporte al resto de la humanidad; van a ayudar a dar el salto a la humanidad. Es como si la cogiese en brazos y saltase; como un bebé que no se da cuenta de cómo está siendo transportado.

Usted parece ser una de esas personas que está llamada a la conciencia del cambio y así transportar al resto. Y en este año, que es luna cósmica y habla del agua cósmica, es importante que usted conecte con su agua. Las circunstancias personales van a ir surgiendo cada día, pero la parte que usted puede hacer es mantener despierta su conciencia.

La elevación de la kundalini de la tierra también es la forma en que el agua de manera invisible sube al cielo. Nosotros vemos el agua caer en la lluvia desde el cielo, pero no la vemos subir. Eso es parte de la elevación de la kundalini y en cada persona hay un agua que tiene que elevarse. Encontrar los valores del agua es importante y uno de ellos es que es de todos los sitios y no de un lugar. Es cósmica y está descendida en un lugar para cumplir una misión.
El agua de los Andes contiene actualmente la mayor cuenca si encontramos que tanto el Amazonas como el Río de la Plata y muchos otros ríos provienen de ahí.
Pero sucede que el Amazonas, siendo el de mayor caudal visible, tiene un caudal también subterráneo que le duplica y eso sin contar el resto de los ríos, de los cuales el Río de la Plata también maneja un caudal extraordinario. Entonces eso nos lleva de nuevo a lo que le decíamos al principio: es importante conectar con el agua personal y encontrar que es cósmica.

Sin duda que usted tendrá un maravilloso encuentro en este tiempo, porque cuando conecta con su agua cósmica se vuelve magnética y atrae.
Este año es luna cósmica y el próximo es mago magnético. Esa es una propuesta para que cada persona pueda vivirlo.

La kundalini, es ascendente y sube, pero primero tiene que bajar

LA KUNDALINI (Extracto del libro en preparación “Tiempo de Ser”)
La kundalini, como la savia de los árboles, es ascendente y sube, pero primero tiene que bajar. La primera tarea para el trabajo con la kundalini es abrir los chakras superiores para propiciar el descenso de la luz, que es la kundalini celeste.

En nuestro código determinamos que la fuerza que va desde la tierra al corazón del cielo es ascendente, aunque desde un código celeste sería descendente, porque el centro estaría en el lugar celeste, y siempre lo que va hacia el centro es descendente.
Así, en nuestro código, del centro de la tierra hacia fuera, es decir, de los pies a la cabeza del ser humano, decimos que es ascendente.

La primera tarea es abrir la puerta a la kundalini celeste, para que descienda por el cuerpo hasta conectar con la tierra. Y en un segundo momento, abrir la puerta a la kundalini de la tierra, para que ascienda y vaya a buscar a la kundalini celeste del cielo.

Entonces es preciso abrir en primer lugar los chakras superiores, progresivamente hasta abajo, incluyendo a ser posible chakras espirituales de naturaleza no corpórea, y posteriormente abrir los chakras inferiores para favorecer el ascenso.
Eso evita muchos problemas, como que la energía se quede retenida en chakras superiores, pero sin enraizamiento, lo cual provoca alejamiento de la realidad.

Esa doble apertura, a una fuerza descendente, que se incorpore al interior de la tierra, y una segunda apertura a una fuerza transcendente que vaya a buscar lo celeste, evita muchos problemas.

El corazón es el lugar privilegiado y de intercambio de estas dos energías. A partir de ahí, del cuarto chakra y del timo en la proximidad del corazón, se puede comenzar a nutrir los distintos cuerpos del aura; los distintos cuerpos aurales pueden ser meditativamente nutridos desde el corazón y el cuarto chakra, favoreciendo su expansión, limpieza y descarga.

La luz descarga y limpia, y la tierra lo devuelve. Cualquier cosa que generaba un problema, al contacto con la tierra se ve alquimizado y se transforma, devolviéndolo la tierra con vitalidad.

Por eso el tercer paso, después de conectar conscientemente con la energía celeste y la energía de la tierra, es abrir el corazón a la kundalini del cielo, a la energía Dios, a la paz y al amor.
Es el tercer punto meditativo, que configura una nueva realidad, nutriendo al espíritu y al ser.

La kundalini es ascendente y sube, pero primero tiene que bajar

árbol enraizado s
La kundalini, como la savia de los árboles, es ascendente y sube, pero primero tiene que bajar. La primera tarea para el trabajo con la kundalini es abrir los chakras superiores para propiciar el descenso de la luz, que es la kundalini celeste.

En nuestro código determinamos que la fuerza que va desde la tierra al corazón del cielo es ascendente, aunque desde un código celeste sería descendente, porque el centro estaría en el lugar celeste, y siempre lo que va hacia el centro es descendente.
Así, en nuestro código, del centro de la tierra hacia fuera, es decir, de los pies a la cabeza del ser humano, decimos que es ascendente.

La primera tarea es abrir la puerta a la kundalini celeste, para que descienda por el cuerpo hasta conectar con la tierra. Y en un segundo momento, abrir la puerta a la kundalini de la tierra, para que ascienda y vaya a buscar a la kundalini celeste del cielo.

Entonces es preciso abrir en primer lugar los chakras superiores, progresivamente hasta abajo, incluyendo a ser posible chakras espirituales de naturaleza no corpórea, y posteriormente abrir los chakras inferiores para favorecer el ascenso.
Eso evita muchos problemas, como que la energía se quede retenida en chakras superiores, pero sin enraizamiento, lo cual provoca alejamiento de la realidad.

Esa doble apertura, a una fuerza descendente, que se incorpore al interior de la tierra, y una segunda apertura a una fuerza transcendente que vaya a buscar lo celeste, evita muchos problemas.

El corazón es el lugar privilegiado y de intercambio de estas dos energías. A partir de ahí, del cuarto chakra y del timo en la proximidad del corazón, se puede comenzar a nutrir los distintos cuerpos del aura; los distintos cuerpos aurales pueden ser meditativamente nutridos desde el corazón y el cuarto chakra, favoreciendo su expansión, limpieza y descarga.

La luz descarga y limpia, y la tierra lo devuelve. Cualquier cosa que generaba un problema, al contacto con la tierra se ve alquimizado y se transforma, devolviéndolo la tierra con vitalidad.

Por eso el tercer paso, después de conectar conscientemente con la energía celeste y la energía de la tierra, es abrir el corazón a la kundalini del cielo, a la energía Dios, a la paz y al amor.
Es el tercer punto meditativo, que configura una nueva realidad, nutriendo al espíritu y al ser.

La ayahuasca tiene dos componentes y eso establece un maridaje que crea una nueva realidad

La ayahuasca tiene dos componentes y eso establece un maridaje o enlazamiento que crea una nueva sustancia y una nueva realidad.
Eso no lo hemos inventado ni tú ni yo sino que sucede, es así. De la misma manera, el desplazamiento de la kundalini, desde los lugares más altos del viejo mundo como es el Tíbet en el Himalaya, y que se transforma en kundalini del agua, viene precedido por un enlazamiento de la humanidad, que establece también un maridaje.

Una de las primeras expresiones de este movimiento está asociado con la lengua española. La kundalini del agua, que se desplaza del Tíbet a los Andes, aparece en estos últimos tiempos asociada con un nuevo territorio unitivo que está acotado como frontera por el idioma español.
Este desplazamiento del agua, de la kundalini del agua donde aparecen las emociones, ha sucedido y se ha asentado en los Andes en un lugar donde previamente se había asentado la realidad espiritual asociada al idioma español.
Esto no hace de menos a los cientos y miles de idiomas que estaban hablando los pobladores anteriores a la llegada del español a la zona. Buscar un motivo de conflicto por esto es una reminiscencia y una oposición a la expansión de la kundalini emocional del agua que borra fronteras, porque precisamente cada idioma es una frontera, y hablar de cien o mil idiomas es hablar de cien o mil fronteras.

El territorio de América básicamente es poblado desde dos direcciones, una hacia el este, buscando el sol, con los pueblos que vienen desde Siberia, Mongolia, etc., cuyos idiomas aparecen asociados a estos cientos y miles de idiomas que hablan algunas de las naciones nativas americanas, que también se denominan originarias. Además, muchos de estos pueblos son extraordinariamente chamánicos, teniendo de hecho la palabra chamán un origen asiático.

La otra línea de población de América es la que va siguiendo el sol, del este al oeste.
De esta manera, los que van desde el viejo mundo hacia el este se unen con los que van desde el viejo mundo al oeste. Esa es América.

En realidad hay dos masas continentales y no cinco o seis. Una es el viejo mundo, donde Asia, Europa y África, con sus islas, están unidas prácticamente caminando.
La otra masa continental es la que une la Antártida, América del sur, América del norte y Groenlandia.
América del Norte y América del Sur están unidas a través del territorio en Centroamérica (Panamá, Honduras, etc.), llegando ese territorio por una parte hasta el polo norte, que es una masa de agua con islas donde se encuentra Groenlandia, que realmente está en América, y por otro lado hasta el polo sur.

El nuevo continente une los dos polos y es una masa alargada de tierra emergente. Cuando había menos hielo la Antártida era visible. Por eso en los mapas antiguos de los siglos XV y XVI ya aparecía la Antártida, porque aunque ya estaba bajo el hielo se reproducían mapas más antiguos donde no tenía hielo. Eso ha sido comprobado desde los satélites, que pueden medir a través del hielo la forma de las costas, comprobando que coincide con la que aparecía en esos mapas.
Esto está unido con América.

De hecho la cultura más antigua en América data de hace 20.000 años y está en la zona del sur, cerca de la zona de influencia de Tiahuanaco y Atacama, de donde son las momias más antiguas. Son pueblos del agua.
Toda esta gente se relaciona con los pueblos de las islas del pacífico (Australia, Tasmania, Papúa, etc.) y tienen idiomas con esa reminiscencia, expresando una cultura similar (nombres de dioses,…) y también racialmente similar.

Entonces, en América es donde se asienta la kundalini emocional, donde el uno reconoce al otro, al dos, y donde el dos reconoce al uno.
Los que van en una dirección reconocen a los que van en la otra dirección. Parecen extraños, alejados, que no tienen vínculos comunes, pero sí los tienen.

Cuando los chamanes convocaron a los habitantes de Veracruz en México – los Totonecas y toda esta zona está relacionada con Teotihuacán, varios miles de años antes de la llegada de los aztecas y naguales-, lo hicieron donde fue a desembocar, parar o tocar tierra Cortés.
Podemos hablar de guerras pero también de una realidad mágica que transciende los conflictos políticos e incluso los económicos, que es una forma de crear ese maridaje, de la misma manera que, como decíamos al principio, entorno a la ayahuasca se crea un nuevo componente.
Pero ciertamente para formar la ayahuasca hay que cortarla, ya que no se forma si la liana sigue siendo una liana, extrayendo su vitalidad de la nutrición de las lianas, sino que cuando se corta y se cocina, es decir, cuando hay un cocinamiento o desmenuzamiento, se crea una nueva realidad.
Cuando Cortés llega allí, los chamanes dicen “vienen nuestros antepasados”. Muchas personas que viven todavía en el mundo de la guerra deben pensar qué querían decían los hombres sabios con la expresión “vienen nuestros antepasados”, ellos son nosotros, nosotros somos ellos.

Hay un despertar que va más allá de las palabras, las imágenes y los conceptos

Hay determinados lugares que solo aparecen en determinados momentos.
Quizá siempre están, solo que aparecen cuando son mirados con los ojos del alma o con los ojos del espíritu. No vamos a entablar un debate acerca del alma o del espíritu, porque no es una cuestión de palabras, sino de realidad. Hay determinados momentos donde la interacción con la realidad produce transformaciones permanentes, transformaciones vibracionales permanentes.

Hay un despertar, una vibración de las partículas, de los átomos, de las moléculas, de los cromosomas, que va más allá de las palabras, de las imágenes y de los conceptos.
Se trata de una reconexión, de un enlazamiento y también de un reconocimiento de un saber.

El agua está viniendo a la tierra de más allá del sol, de más allá de la luz. Es un proceso gradual, ininterrumpido, constante. No solo la kundalini del agua se ha trasladado del Tíbet a los Andes, sino que la kundalini del agua se despierta en cada persona, la kundalini de la emoción, del espíritu y de la realidad espiritual; la kundalini que te despierta al conocimiento de la unidad, del origen común de todas las personas y de la realidad espiritual existente en todas las cosas. Todo es importante, nada sobra, todo merece respeto, cuidado y atención.

La mujer es la dueña del agua. Se trata de facilitar el acceso de esa sabiduría del agua y de la mujer a todos los centros de decisión, indiscriminadamente.

Una Serpiente dormida no es ejemplo de kundalini; sólo una Serpiente erguida con todos los sentidos abiertos

EL GUERRERO (Extracto del Libro de los Sellos)
El Guerrero está asociado al cuestionamiento y a la expansión de la conciencia. Cuestiona dudas e incita a reflexionar, promoviendo la evolución y la ampliación de conciencia.
Los Guerreros son las personas que están trabajando voluntariamente en la expansión de la conciencia. Actúan como una luz que elimina el error, quizá hablando, pero si no hay receptividad pueden hablar sin palabras, al ser de la persona, a sus ángeles, a sus guías, o ante una idea.
Cuestionarse es dialogar con la idea en sí, sin necesidad de relacionarlo con una persona.
El Guerrero pide tomar conciencia del proceso en el que nos encontramos, para vivir más plenamente el presente. La expansión de la conciencia es como una llama que se empieza a extender, despertando conciencias.

EL SELLO OCULTO
El sello oculto del Guerrero es la Serpiente.
Una Serpiente dormida no es ejemplo de kundalini; sólo una Serpiente erguida con todos los sentidos abiertos.
Por eso la Serpiente es el modelo de kundalini. Algo firmemente asentado en la Tierra y la conciencia hacia el cielo mostrando también esa energía ascendente de la Tierra.
Permitir a la conciencia expandirse implica disponer de mucha energía para amar, vivir, disfrutar y compartir.