19 junio 2017: Estar centrados en lo que hacemos, con conciencia, entrando lo máximo posible en el presente. Es la acción impecable, que se vuelve sanadora

19 junio 2017. MANO Magnética 1. Onda de la mano. Sol 2 y Noche 3 en el Tzolkin evolutivo. Nawal 7 Imox

Comenzamos en este día la onda de la Mano. Son 13 días para estar centrados en lo que hacemos, con conciencia, como indica su color azul, entrando lo máximo posible en el presente. Es la acción impecable, que se vuelve sanadora (acción sana).
Las manos nos ayudan a transmitir la sanación (reiki, imposición de manos, sanación por arquetipos, etc). Pero la mano o manik también tiene otro significado en relación al reconocimiento de las faltas al amor. Reconocer los errores es liberador, porque convierte una carga en una posibilidad de avanzar.
Por ejemplo, reconocer las veces en las que hemos querido huir de nuestra vida, nos hace estar más centrados y más vivos.

La impecabilidad en la acción, como consecuencia de la toma de conciencia, puede aplicarse en todas las facetas del día a día, en la realización de una terapia, en la comida, al escuchar a alguien, en una meditación…

La transcendencia o tono 13 es la tormenta, que indica como esta acción sana e impecable tiene como consecuencia transcendente las grandes transformaciones.
Además todo sucede en el presente. Cuando realicemos un ajuste interior, el universo nos responde al momento, adaptándose permanentemente a nuestra vibración y necesidades.

Gracias. Bendiciones.

ONDA DE LA MANO: Del 19 de junio al 1 de julio


ONDA DE LA MANO: Del 19 de junio al 1 de julio

TONOS DE LA ONDA:
La onda de la mano termina en la tormenta, por lo que cuando trabajas en esta onda estás avanzando hacia la transformación.
Lo que da fuerza a la sanación (mano) en este camino es la alegría y el juego (tono 5, mono), así como la intuición y la creatividad (tono 9, águila) dan fuerza y posibilitan la sanación instantánea (tormenta, tono 13).
En el camino hacia la transformación, el desafío es el trabajo con la ética y la prosperidad (tono 2, estrella), pero es el que a su vez puede ayudarnos a avanzar.

La liberación se consigue en esta onda con la alineación y el encuentro con uno mismo (tierra, tono 11).
El cambio de energía en esta onda desde la sanación hacia la transformación, se produce con el caminante del cielo (tono 7), donde se puede canalizar y por lo tanto resulta fácil, la eliminación de patrones mentales y restricciones.

La transcendencia se alcanza al llegar a la tormenta, que corresponde a los cambios instantáneos. En nuestras manos está la capacidad y oportunidad de sanación, hacia nosotros y hacia los demás.
La luna aparece como tono 3 en la onda de la mano. Es el tercer tres. Y la luna es la emoción. Pero el número tres es el servicio. Siente, permítete sentir, para ayudar a los seres humanos a ser humanos. De alguna manera es un servicio, que está dentro de ti y lo puedes hacer en cualquier momento. Sueña lo mejor, sueña la abundancia, para que ocurra. Tiéndele un puente a la abundancia.
El espejo se presenta como tono 12 de la onda de la Mano, es decir como algo sanador con vocación de colaborar con la vida, con todo lo existente.
La onda de la mano, que es la tercera onda, la onda del servicio, también es la que enlaza con el sol, con la iluminación. La auténtica sanación es la iluminación, de modo que cuando el sol se abre a la transcendencia, vemos cuál es la naturaleza de esa iluminación, y es todo lo que contiene el castillo verde; algo nuevo, pero que siempre ha estado ahí.

INTERPRETACIÓN:
La onda de la MANO hace referencia a la impecabilidad de la acción, y también a la sana acción y a la acción sanadora. Lo primero que nos encontramos como tono 2 es que la impecabilidad de la acción te sitúa en la armonía de la ESTRELLA en tu interacción con el otro. Es decir que para que la acción sea impecable tu relación con el otro, con el dos, tiene que ser ética, armónica y bella, porque la belleza es algo vibracional. Si no aparece esa vibración de la maravilla y de la belleza, la acción podrá ser correcta y adecuada, pero impecable es algo más que correcto.

La acción impecable también tiene que estar llena de una emoción (LUNA), que solo puede ser amorosa (PERRO) para que sea útil al grupo. El tono 4 nos habla del amor incondicional. Para que una acción sea impecable tiene que estar hecha como indica el perro, es decir, llena de amor incondicional. Y acabamos de ver que lo que le da fuerza (tono 5) es la alegría y la inocencia (MONO).

En el tono 6 la impecabilidad de la acción nos habla de la libertad (HUMANO). Asociamos el tono 6 con la columna 6, donde están todos los portales que te permiten acceder a la resonancia, al nuevo nacimiento.
Entonces vemos cómo en la impecabilidad de la acción también se abre una puerta a la resonancia, desde la libertad. Si una acción es correcta, pero es forzada y no libre, no abre esa puerta a la resonancia porque no es impecable; no lleva en la vibración la sanación.
La libertad abre una puerta que hace un exorcismo y eso sucede en todas las direcciones. Hace un exorcismo sobre la persona que es impecable en su hacer desde la libertad, y hace un exorcismo sobre las personas que reciben el resultado de esa acción. Y por eso es una acción sana y sanadora.

ONDAS DE LA MANO Y EL VIENTO:
La onda asociada de la mano es el viento, ya que el oculto del viento 1 es la tormenta 13, cuya onda comienza en la mano.
La comunicación (viento) va asociada a la sanación y realización (mano): la palabra o el sonido es lo más sanador que hay o, dicho en negativo, lo más ofensor que hay, incluso puede destruir a una persona. Si te cierras a la comunicación, enfermas. Incluso algunas personas asocian el aislamiento con enfermedades graves como el cáncer.
Según el viento se transforma en mago (onda del viento), la mano se va transformando en tormenta (onda de la mano). Esto quiere decir que cada vez que se avanza en la sabiduría, te vas transformando, pudiendo conseguir la sanación instantánea, aunque exija un esfuerzo.
La capacidad de sanación instantánea por lo tanto es posible trabajando con las ondas del viento y de la mano. Podrá exigir un esfuerzo de conciencia, centrándose, pero es posible.
Mano y Viento son de la misma familia y expresan una similitud, donde lo que cambia es el tipo de experiencia.
El Viento es una Mano, que viene a querer decir que el espíritu es la energía que hace todas las cosas. Si algo llega a realizarse, o sea si algo llega a ser real, es desde una dimensión espiritual

Los cuatro tipos de músculos y el Tzolkin


LOS CUATRO TIPOS DE MÚSCULOS (Parte II)
El Tzolkin escenifica exactamente esos 4 tipos de movimientos que decimos que existen en el cuerpo del ser humano.

Si nos situamos en la familia del humano, que es justamente quien hace los movimientos, encontramos a la tierra, la mano, el humano y el viento.

La TIERRA puede ser asociada con el movimiento LENTO y los músculos de la estática. En el código Tzolkin la tierra se asocia con fluir, como fluye la tierra en sus movimientos cósmicos. Evidentemente fluir no es ir rápido, sino acompasado con lo que sucede; es ir pasivamente, transportado por el movimiento en cuestión. El agua tiene un movimiento descendente, de manera que siempre va bajando, pero se convierte en ascendente cuando se transforma en vapor de agua. No es que quiera ir a un sitio concreto, sino que a veces quiere ir abajo y a veces, arriba. De modo que fluir es instalarse en la situación y dejarse llevar, sin oponerse, o sea, sin pelearse.

Además, la tierra tiene como oculto a la semilla, que es exactamente la demostración de la estática y la verticalidad, con un crecimiento constante, pero lento.
También asociamos a la tierra con la alineación, que es lo que hace la semilla y todos los seres humanos, porque se extienden en la verticalidad. Eso es lo que hacen los músculos de la estática.

A la tierra le damos el valor de músculos lentos y a la MANO el de músculos rápidos EXTRA RÁPIDOS, porque es en los brazos donde se encuentran la mayor parte de músculos extra rápidos. Los brazos no están haciendo fuerza para mantener su posición; no necesitan que haya músculos de contracción lenta, de la estática, funcionando. Además permiten la expresión de los actos muy rápidos desde la voluntad. Por eso el mago va a aparecer como su oculto. Los dedos expresan completamente la voluntad a través de movimientos muy rápidos y precisos.

Por otro lado, tenemos al HUMANO, que está entre la tierra y la mano. El humano está en medio. Toca la tierra con sus pies, y la mano toca al humano, pero no a la tierra.
El humano aparece como la parte intermedia entre la tierra y la mano, y por tanto expresa los músculos INTERMEDIOS.
Así como la tierra expresa los músculos de contracción lenta, que simplemente te permiten estar, y en eso son iguales a las rocas, el humano es similar a los animales con sus movimientos que pueden ser mantenidos durante mucho tiempo.

De esta forma, en esta familia tenemos a la tierra, que es la base de todo, asociada a los músculos de contracción lenta, que son los primeros que es necesario aprender. Los músculos de la estática son la base de todo.
Luego tenemos al humano, que con sus pies está tocando la tierra; está encima de la tierra. Expresa los músculos rápidos o intermedios, los músculos que no se cansan y permiten movimientos continuados.
Luego en esta familia está la mano, que no está en contacto con la tierra, sino con el aire y con el humano, el cual sí está en contacto con la tierra.

Como decimos, el humano expresa los músculos intermedios, que en parte son similares a los músculos lentos y se van a nutrir de grasa, y en parte son similares a los músculos extra rápidos, para lo cual se nutren de azúcares. Pero, al contrario de los músculos extra rápidos, le permiten mantenerse en movimiento durante mucho tiempo sin agotarse. Son músculos para hacer. Y resulta que el humano tiene algo que hacer, ya que, junto con la luna, el perro y el mono, pertenece a los 4 sellos que expresan el centro del telar. El humano en la tierra tiene algo que hacer, llegar al centro del telar, al nuevo nacimiento.
En eso son similares a los animales, que poseen músculos muy fuertes, como los músculos lentos, y que además pueden hacer un esfuerzo continuado durante mucho tiempo; pueden cumplir su misión.

Pero ningún animal posee una mano capaz de hacer movimientos tan precisos como el ser humano. Esos movimientos precisos y extra rápidos, que convierten a la mano en mágica (la mano es el oculto del mago), ocupan un gran lugar en el cerebro. Y lo más mágico que se expresa con el sello de la mano es reconocer cuándo no has actuado en favor del amor. Eso es una intuición, una visión extra rápida que sucede como experiencia y el resultado es absolutamente mágico, porque te recoloca y reconecta con la vida.
Una gran parte del cerebro está representando la mano, por lo cual, los movimientos de la mano van a expresar de manera muy especial a la persona; muchas de sus cualidades y dones se expresan a través de la mano. Por eso los músculos extra rápidos se relacionan con el ser de la persona, de la misma manera que los músculos lentos le permiten estar.

Finalmente, si asociamos a la tierra con los músculos lentos, al humano con los músculos intermedios y a la mano con los músculos extra rápidos, encontramos un cuarto elemento que es el VIENTO, asociado a la tormenta, que es su oculto. En el viento encontramos esta energía de la que hablábamos, ESPIRITUAL, donde se ha comprobado que, a través de tus imágenes, la recuperación de las lesiones es más rápida y los resultados deportivos son mejores. Una gran parte de este entrenamiento consiste en realizar decretos, manifestando “estoy superando esta marca”, “estoy alcanzando esta meta”, etc.
Ese es el cuarto tipo de músculo, el que responde a las imágenes y a la palabra. Y está asociado al viento y a la tormenta, ya que a través del decreto del viento, con la palabra, permites que aparezca esa fuerza extraordinaria de hechos milagrosos que asociamos con la tormenta.

Onda evolutiva de la mano: Ensoñar es el “hacer” de los ángeles

onda evolutiva de la mano
ONDA EVOLUTIVA DE LA MANO:
Las ondas evolutivas aportan enfoques diferentes que permiten que se desplieguen contenidos compactados de la realidad. Así, la consideración del Tzolkin desde el punto de vista de las ondas, situando las ondas en las 13 casillas de cada fila, despliega y actúa como portal de las dimensiones compactadas, lo cual favorece el proceso evolutivo.

LA TERCERA FILA:
En el caso de la onda de la mano, al establecer el Tzolkin de ondas aparece en la tercera fila, asociando los contenidos del ensueño de la noche a la actividad de la mano; hay una fuerza creadora del ensueño de la noche que procede de su característica como expresión de la familia verde y del día verde. De modo que ensoñar es el “hacer” de los ángeles.

La onda de la mano, cuando se considera desde esa perspectiva despliega y hace accesible una realidad compactada, que también traduce una expansión de la realidad y por eso es evolutiva.
La mano, que también relacionamos con el peregrinaje sagrado de los Huicholes y su reconocimiento a las faltas del amor, asocia un ensueño creador, que le da realidad al “hacer” de la mano, que es un hacer sanador. Cuando es evolutivo no solo sana el cuerpo sino también la capacidad de acceder a la inmortalidad a través de la plenitud de las vivencias experienciales.

De modo que el propósito de la mano (mano 1) está asociado con el ensueño como servicio (noche 3) de la onda del dragón, es decir, en favor del cumplimiento de la misión desde la solidaridad. En su forma transcendente (tormenta 13), resurrección transcendente, se fusiona con la noche 9 de la onda del águila, es decir, es la sanación de la visión que permite ver la sociedad de la estrella, viendo siempre lo óptimo y conteniendo una fuerza que le impulsa al despliegue total de la onda en su forma transcendente, y que como expresa una tormenta, es una resurrección.

Hay un hecho resucitador (tormenta), que se activa desde la visión (onda del águila en el Tzolkin evolutivo) en el territorio de las vivencias (color azul), que en su máximo despliegue (mano 13), te sitúa en la expansión del castillo verde, onda estrella.

COLUMNA 2:
La consideración de la línea vertical es que donde se sitúa la onda de la mano en el Tzolkin tipo van a aparecer todos los tonos 2 entre la onda 7 y la 19, conteniendo un regalo y también un desafío.
La presencia del 7 a través de la onda 7 de la tormenta y del sello 7 de la mano quiere decir que estamos ante un fenómeno resonante en todos los niveles, que hace referencia a la vibración intrínseca de la realidad que entonces es excepcionalmente accesible.
El propósito de la onda de la mano (mano 1) cuando la onda de la mano está situada en vertical (Tzolkin tipo) se superpone con el tono 2 de la onda de la tormenta que aparece cuando colocamos las ondas en sentido horizontal. El tono 2 de la onda de la tormenta es la iluminación como regalo, el sol.
También, el resto de los lugares ocupados por la onda de la mano son regalos desde este nivel: caminante del cielo 2, mago 2, águila 2, etc., hasta el guerrero 2 en la onda del águila, creando así un puente entre las vivencias del segundo castillo y las del quinto castillo o castillo verde.

Se establece un puente -por eso es evolutivo- que propicia desde la experiencia vivencial el acceso al castillo verde, siempre como regalo, porque el cielo no es conquistable sino siempre un regalo desde la actitud.
El acceso a la experiencia vivencial requiere una actitud de respeto, pero no de miedo sino de paz, es decir de aceptación, y sobre todo una actitud de amor.

La mano: herramienta de sanación que une el corazón y el cerebro

mano
EL SELLO LA MANO:

La sanación, la canalización, la interacción y la realización son propios de la Mano.
La Mano es herramienta de sanación, y asociada al cerebro es herramienta de la conciencia, que une el corazón y el cerebro, lugar de las neuronas espejo.
La canalización es un momento maravilloso, de conexión con otras dimensiones, y tiene gran relación con el éxtasis amoroso, con el clímax, con el momento de máxima intensidad y de máximo encuentro con la vida.
En el ser humano, le aporta una característica a su creatividad, que es canalizar, como algo propio del ser humano.
El contenido de las manos es para interactuar. La imposición de manos, echar una mano a alguien o simplemente el acariciar, es una forma de conectar con nuestra parte espiritual.
Por otra parte, el sello de la Mano se suele traducir como sanar, pero lo que significa es realizar, solo que real y sano es lo mismo. La falta de salud es falta de realidad, es irrealidad. Hay algo carente de verdad, hay un engaño en la enfermedad, o una falta de luz o sea algo ha interrumpido; está interrumpiendo la plena realización, expansión, del ser.
Una de las características más importantes de la mano es que, en la horizontal, es el camino al corazón. Transforma la tierra en el cielo.

EL TONO 7:
El primer tono 7 del Tzolkin es la Mano, sello 7.
El tono 7, en la transmisión del conocimiento de los creadores del Tzolkin, está especialmente resaltado como instrumento de canalización, de dimensiones superiores. Canalizar es emitir y recibir, y el tono siete presenta la sanación, la Mano, como centro y lugar del suceso canalizado.
Esto nos sitúa en que la Mano la podemos utilizar sin conciencia, como algo en la tercera dimensión, para simplemente hacer cosas; también la podemos utilizar desde la cuarta dimensión, es decir con conciencia, para todas las acciones que contienen conciencia como es expresar cariño, hacer mudras, etc. La persona que utiliza mudras conoce su poder; la persona que acaricia como expresión amorosa, conoce su poder. Todos esos elementos y otros del mismo estilo, hablan de la conciencia.
El estudio de los tonos siete de todas las ondas es muy instructivo para las personas interesadas en adentrarse en la sabiduría de la malla, de la red que une a todas las personas y que queda patente y manifiesta para los más dubitativos por las neuronas espejo y la creciente realidad de telepatía y metalenguaje que nos acompaña diariamente, a poco que estés atento a la sincronía de los sucesos.
En esta consideración encontramos que el primer tono 7 sería la Mano, y la Mano está asociada a canalizar y a sanar. Pero el segundo tono 7 es el Sol en la primera columna, que corresponde al número 20, mostrando como en una primera instancia es necesaria la sanación, pero la auténtica sanación es la iluminación, el segundo tono resonante.
Pero además de reunir significados de canalizar, es decir aquello que viene facilitado desde dimensiones superiores, el tono 7 también muestra, por su relación con la columna siete, algo que te encamina al nacimiento de tu ser auténtico más allá de lo convencional y lo lógico.

EL SELLO OCULTO
La Mano es el oculto del Mago; la realidad oculta tras la apariencia contemplativa del Mago es la acción expresada por la Mano, que parece quizá poco activa pero simplemente es. Porque se trata de canalizar, y canalizar es abrir paso a otra realidad, donde tal vez actúas únicamente como un catalizador, quedando inalterable pero produciendo una gran transformación.
Y eso es máxima actividad, mientras que la agitación, que es aparente actividad, es en realidad estéril en el mejor de los casos.
No es momento de destruirse, de agredirse, sino de sanarse y canalizar. Quizá sanarse es empezar a gustar de lo atemporal.

(puedes adquirir El Libro de los Sellos en

EL LIBRO DE LOS SELLOS

)

La mano: sanación, canalización, realización,…

Sello Maya de la Mano

Sello Maya de la Mano


SELLO MANO (Extracto del Libro de los Sellos):

La sanación, la canalización, la interacción y la realización son propios de la Mano.
La Mano es herramienta de sanación, y asociada al cerebro es herramienta de la conciencia, que une el corazón y el cerebro, lugar de las neuronas espejo.
La canalización es un momento maravilloso, de conexión con otras dimensiones, y tiene gran relación con el éxtasis amoroso, con el clímax, con el momento de máxima intensidad y de máximo encuentro con la vida.
En el ser humano, le aporta una característica a su creatividad, que es canalizar, como algo propio del ser humano.
El contenido de las manos es para interactuar. La imposición de manos, echar una mano a alguien o simplemente el acariciar, es una forma de conectar con nuestra parte espiritual.
Por otra parte, el sello de la Mano se suele traducir como sanar, pero lo que significa es realizar, solo que real y sano es lo mismo. La falta de salud es falta de realidad, es irrealidad. Hay algo carente de verdad, hay un engaño en la enfermedad, o una falta de luz o sea algo ha interrumpido; está interrumpiendo la plena realización, expansión, del ser.
Una de las características más importantes de la mano es que, en la horizontal, es el camino al corazón. Transforma la tierra en el cielo.

EL NÚMERO 3:
El tono tres identifica el servicio y te trasforma, como fuego. Esa transformación es sanadora, como se manifiesta a través de la onda tres del Tzolkin, ocupada por la Mano.
Mano es sanación y canalización, y su característica es, como el fuego, de rapidez. Esto se puede extrapolar a la tercera onda del Tzolkin personal de cada persona, que libera sanación para la persona. Si meditas tu tercera onda, activas procesos de sanación y transformación internos. Solo necesitas ensoñar tu tercera onda, sea cual sea.

EL COLOR AZUL:
El sello de la Mano es de color azul, igual que la Noche, el Mono, el Águila y la Tormenta. Lo azul aparece por primera vez en las ondas con la Mano, que es canalizar, como realización y al mismo tiempo como sanación, autosanación.
Uno de los valores más importantes de todos los sellos azules es que representan el presente, de modo que hasta que tú no estás viviendo lo representado por estos sellos azules, sea cual sea su contenido, no estás en el presente. Es decir, sólo estás en una realidad mental.
Por eso el presente es un nuevo nacimiento, según el Mono, y también es una canalización, según la Mano, porque ha aparecido una persona nueva. Tú eres una persona nueva cuando resuelves lo que te paraliza o lo que te hace anticipar, es decir lo que te preocupa, o cuando resuelves lo que te deprime fácilmente. El máximo valor del azul es hablar del presente realizándose en ti.

http://viatzolkin.com/e-books-libros-y-calendarios/el-libro-de-los-sellos/

La sanación, la canalización, la interacción y la realización son propios de la Mano

LA MANO (Extracto del Libro de los Sellos)

La sanación, la canalización, la interacción y la realización son propios de la Mano.
La Mano es herramienta de sanación, y asociada al cerebro es herramienta de la conciencia, que une el corazón y el cerebro, lugar de las neuronas espejo.
La canalización es un momento maravilloso, de conexión con otras dimensiones, y tiene gran relación con el éxtasis amoroso, con el clímax, con el momento de máxima intensidad y de máximo encuentro con la vida.
En el ser humano, le aporta una característica a su creatividad, que es canalizar, como algo propio del ser humano.
El contenido de las manos es para interactuar. La imposición de manos, echar una mano a alguien o simplemente el acariciar, es una forma de conectar con nuestra parte espiritual.
Por otra parte, el sello de la Mano se suele traducir como sanar, pero lo que significa es realizar, solo que real y sano es lo mismo. La falta de salud es falta de realidad, es irrealidad. Hay algo carente de verdad, hay un engaño en la enfermedad, o una falta de luz o sea algo ha interrumpido; está interrumpiendo la plena realización, expansión, del ser.
Una de las características más importantes de la mano es que, en la horizontal, es el camino al corazón. Transforma la tierra en el cielo.

EL TONO 7:
El primer tono 7 del Tzolkin es la Mano, sello 7.
El tono 7, en la transmisión del conocimiento de los creadores del Tzolkin, está especialmente resaltado como instrumento de canalización, de dimensiones superiores. Canalizar es emitir y recibir, y el tono siete presenta la sanación, la Mano, como centro y lugar del suceso canalizado.
Esto nos sitúa en que la Mano la podemos utilizar sin conciencia, como algo en la tercera dimensión, para simplemente hacer cosas; también la podemos utilizar desde la cuarta dimensión, es decir con conciencia, para todas las acciones que contienen conciencia como es expresar cariño, hacer mudras, etc. La persona que utiliza mudras conoce su poder; la persona que acaricia como expresión amorosa, conoce su poder. Todos esos elementos y otros del mismo estilo, hablan de la conciencia.
El estudio de los tonos siete de todas las ondas es muy instructivo para las personas interesadas en adentrarse en la sabiduría de la malla, de la red que une a todas las personas y que queda patente y manifiesta para los más dubitativos por las neuronas espejo y la creciente realidad de telepatía y metalenguaje que nos acompaña diariamente, a poco que estés atento a la sincronía de los sucesos.
En esta consideración encontramos que el primer tono 7 sería la Mano, y la Mano está asociada a canalizar y a sanar. Pero el segundo tono 7 es el Sol en la primera columna, que corresponde al número 20, mostrando como en una primera instancia es necesaria la sanación, pero la auténtica sanación es la iluminación, el segundo tono resonante.
Pero además de reunir significados de canalizar, es decir aquello que viene facilitado desde dimensiones superiores, el tono 7 también muestra, por su relación con la columna siete, algo que te encamina al nacimiento de tu ser auténtico más allá de lo convencional y lo lógico.

http://viatzolkin.com/e-books-libros-y-calendarios/el-libro-de-los-sellos/

El presente es resucitar, simplemente quizá porque eso es lo que está sucediendo

El presente es resucitar.
Simplemente, quizá porque eso es lo que está sucediendo, aunque a lo mejor crees que el presente es quizá que no tienes trabajo o que tu relación se ha roto, porque además era incluso insuficiente.
Pero el presente es resucitar, porque es una expansión. El presente es “ser”, pero no hacia la decrepitud, sino un ser siendo al cual le sobran las estrategias del miedo y de la carencia.

En el código Tzolkin el presente aparece asociado al color azul y lo primero que aparece en la secuencia de los 20 sellos como azul, es la noche.
La NOCHE expresa un presente real, aunque muchas veces sea también una indicación de que no estás en el presente, ya que quizá eres algo parecido a un dragón de komodo dispuesto a comerse ansiosamente a sus crías, lo cual es simplemente una aberración.
La noche tiene el significado de soñar la abundancia, pero apostillamos que es abundancia para todos, no para ti, porque entonces sería un poco código komodo, o sea depredador puro, y expresaría no tiempo, es decir, no felicidad, no plenitud y no ser siendo.
El tiempo en código Tzolkin viene expresado porque estás conectado con la abundancia, no con la carencia, y porque tu relación con todos es amorosa. Eso es la realidad del tiempo, ya que el tiempo es amor y tú estás en el tiempo como expresión del amor.

El azul y el tiempo también vienen expresados por la MANO, es decir por el venado azul y por vivir la vida desde lo sagrado. El venado azul y la mano implican sanación, como nos muestran los maestros huicholes –gracias, caminantes de lo sagrado-, cuando con el reconocimiento de haber actuado no en favor del amor sino en contra del amor producen reparación.

Uno de los componentes del presente es el ensueño, pero otro de los componentes es el reconocimiento de la falta de amor y su reparación. Ese reconocimiento es un despertar de la conciencia. Ese reconocimiento es una expansión.
El ensueño, como ideación, y el venado azul o la mano, como sanación, permiten otra cualidad del tiempo, que es el estar “naciendo constantemente” (MONO), o sea ser siendo, desde la inocencia, el osar, la alegría y la reconexión permanente con la vida.

Otro de los componentes del tiempo es la conexión; hay una conexión con la realidad, que puede ser reconocida en el ÁGUILA, porque todo lo que ves expresa cómo te relacionas.
Solo cuando está sanado ese contacto con la realidad, accedes a un tiempo real; cuando está sanada la visión y no hay miedo, odio ni carencia, entonces la visión, o sea el águila, conecta con la maravilla, o sea con la estrella.
Hay un tiempo real que es el de la estrella, la sociedad celeste y la sociedad de la luz.

El quinto sello azul que nos presenta el tiempo en el código Tzolkin, después de la noche, la mano, el mono y el águila, es la TORMENTA. La tormenta expresa hechos milagrosos instantáneos. A veces se asocia a la tormenta con el reinventarse, con el ave fénix o con el resucitar. Para nosotros, sobre todo, es una expresión del tiempo real, como tiempo de pasar del no ser al ser.
Hay un espejo como frontera de la realidad. Cuando te miras en el espejo recibes una imagen, que es una representación de ti, o sea hace aparecer otro tú. Por eso es una expresión del in lak’ech y también una frontera entre las realidades.
El espejo es el sello 18, que en la secuencia del año civil Haab expresa los 18 periodos normales, después de los cuales están los días epagómenos y el día verde, como una indicación de que cuando llegas al espejo entras en la segunda realidad.
La tormenta, en esa expresión de los 20 sellos, es el tiempo al otro lado del espejo. Le puedes poner a ese tiempo los contenidos que quieras, pero la tormenta en esa secuencia es la primera expresión del tiempo después del espejo, o sea el tiempo de la otra realidad, que es una realidad celeste donde aparece lo divino en ti y la realidad Dios; nada que ver con don komodo.

Así, hay 4 expresiones del tiempo antes del espejo: el ensueño –gracias ensueño-, el venado azul o la mano –gracias venado azul-, el mono –gracias alegría e inocencia-, y el águila – gracias conexión amorosa con la realidad-, y el 4+1, más allá del espejo, es la tormenta, reinventarse, la resurrección y la expresión de Huracán.

Cualquier otra cosa puedes considerarlo como sub-tiempo o anti-tiempo: el cabreo, el miedo, el egoísmo, etc. Todo eso expresa que no has conectado con tu alma, porque el alma está en el tiempo, pero en el tiempo real. Sí, gracias, almas.

EL SELLO DE LA MANO (Extracto del Libro de los Sellos)

La sanación, la canalización, la interacción y la realización son propios de la Mano.
La Mano es herramienta de sanación, y asociada al cerebro es herramienta de la conciencia, que une el corazón y el cerebro, lugar de las neuronas espejo.
La canalización es un momento maravilloso, de conexión con otras dimensiones, y tiene gran relación con el éxtasis amoroso, con el clímax, con el momento de máxima intensidad y de máximo encuentro con la vida.
En el ser humano, le aporta una característica a su creatividad, que es canalizar, como algo propio del ser humano.
El contenido de las manos es para interactuar. La imposición de manos, echar una mano a alguien o simplemente el acariciar, es una forma de conectar con nuestra parte espiritual.
Por otra parte, el sello de la Mano se suele traducir como sanar, pero lo que significa es realizar, solo que real y sano es lo mismo. La falta de salud es falta de realidad, es irrealidad. Hay algo carente de verdad, hay un engaño en la enfermedad, o una falta de luz o sea algo ha interrumpido; está interrumpiendo la plena realización, expansión, del ser.
Una de las características más importantes de la mano es que, en la horizontal, es el camino al corazón. Transforma la tierra en el cielo.

EL TONO 7:
El primer tono 7 del Tzolkin es la Mano, sello 7.
El tono 7, en la transmisión del conocimiento de los creadores del Tzolkin, está especialmente resaltado como instrumento de canalización, de dimensiones superiores. Canalizar es emitir y recibir, y el tono siete presenta la sanación, la Mano, como centro y lugar del suceso canalizado.
Esto nos sitúa en que la Mano la podemos utilizar sin conciencia, como algo en la tercera dimensión, para simplemente hacer cosas; también la podemos utilizar desde la cuarta dimensión, es decir con conciencia, para todas las acciones que contienen conciencia como es expresar cariño, hacer mudras, etc. La persona que utiliza mudras conoce su poder; la persona que acaricia como expresión amorosa, conoce su poder. Todos esos elementos y otros del mismo estilo, hablan de la conciencia.
El estudio de los tonos siete de todas las ondas es muy instructivo para las personas interesadas en adentrarse en la sabiduría de la malla, de la red que une a todas las personas y que queda patente y manifiesta para los más dubitativos por las neuronas espejo y la creciente realidad de telepatía y metalenguaje que nos acompaña diariamente, a poco que estés atento a la sincronía de los sucesos.
En esta consideración encontramos que el primer tono 7 sería la Mano, y la Mano está asociada a canalizar y a sanar. Pero el segundo tono 7 es el Sol en la primera columna, que corresponde al número 20, mostrando como en una primera instancia es necesaria la sanación, pero la auténtica sanación es la iluminación, el segundo tono resonante.
Pero además de reunir significados de canalizar, es decir aquello que viene facilitado desde dimensiones superiores, el tono 7 también muestra, por su relación con la columna siete, algo que te encamina al nacimiento de tu ser auténtico más allá de lo convencional y lo lógico.