Las sincronías del ESPEJO

Desde luego que no deja de ser curioso y peculiar la sorprendente sincronía que aparece cuando buscas en un diccionario de hebreo la palabra ESPEJO, sobre todo si estás interesad@ en las tradiciones mayas-aztecas y en general de los pueblos de América. En esas tradiciones “Espejo Su Humo” es el nombre de uno de sus dioses principales, entendiendo que los nombres de los dioses es la forma de trasmitir conceptos y contenidos de sabiduría.
Hay una sabiduría dentro de los nombres. Los nombres de los dioses son vehículos para comunicar sabiduría, no lógica sino iniciática.

El dios Espejo es llamado también Tezcatlipoca. Tezcatlipoca desciende por el hilo de la araña. Baja del cielo a nuestra dimensión siguiendo la línea vertical del hilo de una araña, expresando una conexión con el cielo, con lo óptimo. La conexión con Tezcatlipoca, o sea con el centro de la vida, que también puede ser expresado como el corazón de la vida o como el cielo o lo alto, te mantiene siempre joven, sanando cualquier herida o enfermedad.
Si la muerte y la enfermedad, como dice el mito de la manzana y el pecado de Adán y Eva, son el resultado de esa trasgresión y caída, el significado entonces de Tezcatlipoca es de redención del pecado original, siendo similar entonces a lo que significa Jesús: “Dios es la sanación. Dios es la salud. Dios sana”.

Eso mismo es lo que viene a significar ese hilo de araña que desciende del cielo uniendo el cielo y la tierra, que ABRE el cielo, permitiendo a los humanos ascender al cielo.
Pero eso mismo hace Jesús con la cruz. La Cruz aparece como un vehículo que te lleva al cielo, porque Jesús abre el camino a la resurrección.
Sin embargo, la resurrección y mantenerse siempre igual de joven es lo mismo, porque ambas expresiones están expresando INMORTALIDAD.

La sincronía inicial es que buscando en cualquier diccionario de hebreo-español encuentras que “espejo” en hebreo se dice: Mará y también Rei. Mará se escribe con la mem, la resh, alef y he. Rei se escribe con resh, alef y iod.
Mará se suele traducir como amargo o amargura, por el nombre de una fuente de agua amarga que encuentran los israelitas en su camino hacia el Sinaí al salir de Egipto, es decir, en su viaje pascual hacia la libertad y la tierra prometida.
Mará se traduce como amargo, agua amarga, pero también significa Espejo. Es como mirarse en el espejo, como hace Quetzalcóatl.

Quetzalcóatl, al mirarse en el espejo, inicia una catarsis según la tradición maya que le lleva a dejar su reino y peregrinar en un viaje que termina en las estrellas, quizá en Venus, que también posee en la interculturalidad el significado del amor. Quetzalcóatl se ha reconocido como asesino y violador, siendo ese reconocimiento el inicio de una catarsis que te devuelve a la conexión con lo divino, quizá olvidado en ti, porque las acciones desde el ego en búsqueda del poder, te alejan de esa realidad interior.
Encontramos que “mará” significa “amargo” en hebreo, “espejo”, y también se relaciona con el nombre de María, la Virgen que aparece como madre, pero también como la fuerte, María Magdalena. Es el resultado final de esa catarsis, porque María Magdalena es la invitación a reconocer la acción de lo divino en ti.
“Espejo” aparece como ese recuerdo de la Pascua en las aguas amargas, pero también como Tezcatlipoca o como María.

“Espejo” lo estamos utilizando en un lenguaje místico o religioso, pero también es fundamental para el ser humano de hoy en el lenguaje nada sospechoso de esoterismo como es la psicología. La psicología en general y la psicología transpersonal te invitan a reconocer cómo puedes ver fuera de ti aquello que no aceptas dentro de ti. Las personas son espejo unas de otras, y hay todo un trabajo para limpiar las emociones, útil para los seres humanos del siglo XXI.
También la ciencia anatómica y médica reconoce la existencia de neuronas espejo en el interior de cada persona, que traducen la empatía. Todos los seres humanos están unidos por esa resonancia que aparece en las neuronas espejo.

Recuperar el espejo y limpiar el espejo es fundamental. Reconectar con el espejo, bien sea Quetzalcóatl, Tezcatlipoca, María, Jesús, cualquier nombre sagrado o los contenidos de la ciencia que expresan la empatía y la relación con el otro, avalan la importancia de establecer esa conexión con lo profundo.
Cuando nos situamos en la palabra “Rei”, que significaría también espejo, nos lleva también a lo real. La forma de ser más real es entrar más en conexión con el espejo y sin duda reconocer al otro como otro tú.

Isis contiene una información de la inmortalidad a través del amor

En la búsqueda de la paz y su resonancia, y solo desde esa perspectiva de realización de la paz, tenemos que decir que la Virgen María, con su hijo Jesús niño en brazos, es una representación actualizada de Isis.
Solamente desde esa perspectiva, que es la búsqueda de la paz para todos los seres humanos, tenemos que afirmar que fue España, mejor dicho la península ibérica, uno de los lugares de máximo culto a Isis, como posteriormente lo es de reconocimiento a la Virgen María, con enclaves importantes en Fátima, Covadonga, Zaragoza, Sevilla y en tantos otros. Prácticamente todos los pueblos de España y Portugal tienen una advocación de la Virgen María, que por otra parte es Isis.

Isis contiene una información de la inmortalidad a través del amor, es decir, acerca de la victoria de la vida sobre todas las restricciones: la envidia, el odio, la guerra, el abandono, la depresión, etc. Se trata de una victoria sobre todo lo que no es vida y de cómo se consigue desde el amor.
Por eso Isis viene con su hijo como expresión de una prolongación de la vida, como fecundidad.

El momento de la salida del pueblo de Israel de Egipto sucede en la luna de Isis, porque la pascua corresponde con la primera luna después del equinoccio, que para el pueblo de Egipto era la luna de Isis.
De modo que hay algo asociado a ese pueblo universal -decimos “universal” porque en su dispersión está en todos los sitios- que lo hace aparecer como florecimiento de Isis.

Mirando a ese pueblo universal podemos amarlo o no, pero eso solo va a mostrar de alguna manera la forma en que miras.
Jesucristo en su victoria sobre la muerte, que también lo es sobre el odio, la persecución, el juicio, etc., actualiza el florecimiento de Isis, ya que sube a ese vehículo dimensional que es la cruz, inaugurando de alguna manera ese nuevo “atravesar” o “pasar” más allá, solo que ahora lo sitúa en todos y cada uno de los días, es decir en “ya estamos”.

La península ibérica para los romanos era Hispania, pero desde el florecimiento de Isis es TARSIS, que significa algo así como rocío, es decir cómo la tierra se llena de pequeñas gotas de agua. Rociar, espolvorear gotas de agua, o sea diseminarse por toda la tierra conservando el valor agua, es algo que nos une con Isis como nave que surca sobre las aguas.

La implantación de Isis en España como rocío y su relación con el mundo marítimo y con la navegación es lo que asienta España como condicionante para enlazar con el mundo maya, que también expresa agua. Pero no solo con el mundo maya, sino con la relación que existe entre Teotihuacán y Tiahuanaco como centros ceremoniales en favor de la vida en forma primigenia, ya que en muchos centros ceremoniales posteriormente se van a realizar sacrificios humanos, pero no inicialmente.

Igual que existen la pirámide del sol y la pirámide de la luna, también están en la cercanía de Tiahuanaco la isla del sol y la isla de la luna. Los Uros, representantes de la cultura inicial de Tiahuanaco, que en su propia consideración son “jasoni” o pueblos del agua, tenían como máxima expresión de la divinidad a la luna. También Isis era representada por la luna, al igual que la Virgen María. Según dice en el apocalipsis 12:1 “una gran señal apareció en el cielo: una mujer vestida del sol, con la luna debajo de sus pies, y una corona de doce estrellas sobre su cabeza”.
Casualmente estamos hablando del capítulo 12 y versículo 1 del Apocalipsis, pero 12-1, o sea 13, que es la onda encantada. También son 13 las columnas del Tzolkin o 12+1, ya que la columna central, lugar del nuevo nacimiento como Isis y la Virgen, es uno, donde todos los sellos son ocultos entre sí y está bordeada de 6 y 6 columnas que también son ocultos entre sí, es decir 12+1.

Lo que describe apocalipsis 12:1 es una mujer, que es lo que decimos que inicia el Tzolkin como dragón y energía femenina. Aquello que se inicia como dragón-energía femenina en el Tzolkin, va a ocupar los cuatro primeros castillos, pero no va a aparecer en el quinto.
Sin embargo, el quinto castillo va a ser iniciado por la luna. La mujer aparece como luna, y esa luna 1 se muestra con 12 estrellas, es decir 12 kines que completan la onda, estando la luna como onda asociada a la del sol, donde los ocultos de una están en la otra.
Como castillo, lo que comienza con la luna va a terminar con la onda de la estrella, siendo su último sello el sol 13.

Todo esto contiene referencias a Isis y a la paz.
Actualmente también está sucediendo una activación de los códigos genéticos de todas las personas en favor de la paz.
Por eso tenemos que decir que Jonás, que significa paloma, paloma de la paz, es retratado en el libro de los libros viajando a España, Tarsis, como rocío. Hispania aparece vinculada a Isis a través de sus múltiples santuarios, pero también al pueblo de Isis, o sea al pueblo de la libertad, en el retrato en el cual Jonás, la paloma, viaja a España en barco.
Jonás en realidad podría decirse IONH. La transcripción del nombre hebreo en caracteres latinos podría ser IONH, de tal manera que podemos hablar de Ionh, el de la ballena, siendo Jonás también la señal que da Jesucristo explicando su resurrección a los tres días, como Jonás.

Por eso las ballenas hablan de la paz. Conviene escuchar a las ballenas hablar de la paz. Conviene cantar con las ballenas. PAZ.

Si decimos que la virgen María es un 14, como el Mago, no estamos hablando de teología, dogmas o creencias, sino de LENGUAJE

Si decimos que la virgen María es un 14, como el Mago, no estamos hablando de teología, dogmas o creencias, sino de LENGUAJE, quizá propio de la época de los lenguajes, o sea de la comunicación.
En la época de la comunicación un solo lenguaje no es suficiente, estando claro que es necesario conocer más.

Como descifradores del lenguaje podemos decir que la Virgen es el mago, porque es el 14 como el mago, o por lo menos es el 14 como el amor incondicional del perro, que aparece como onda 14.
Que la virgen es el 14 es facilísimo. No hay más que sumar a Jesucristo, que es uno, a los doce apósteles, o sea + 12, y añadir a la Virgen, para encontrar 14.
Jesucristo y los 12 representan una unión donde quizá Jesucristo aparece como transcendencia, pero en todo caso el 1 + 12 aparece como 13, es decir como una onda encantada donde los 13 tonos están unidos en un campo unificado.

La onda encantada es un 13, ya que está compuesta por 13 tonos. El 13, además del caminante del cielo como sello y la tierra como onda, también expresa la totalidad de la onda encantada y, como tono 13, la transcendencia.
Pero el 14, además del mago como sello 14 y el perro como onda 14, también tiene un valor propio como indicativo del oculto.

Encontramos que la Virgen, en el grupo de los 12 discípulos y Jesucristo, aparece como elemento 14, ya que está desde el principio y también en el final; es una constante.
Mientras que la unión entre Jesucristo y los 12 discípulos es el motivo principal de los evangelios, la presencia de la Virgen en ese grupo, en la cual es una constante, está más en la sombra.
En realidad la Virgen también es un símil de la iglesia, y la iglesia un símil de la Virgen.
La iglesia es un símil precisamente por su capacidad de gestar al mundo espiritual. Como los kines perro 13 y mono 1, contiene el nuevo nacimiento, por lo menos programáticamente. El bautismo es un nuevo nacimiento.
En ese sentido es igual que el Tzolkin, al menos programáticamente, o sea como lenguaje. Los dos proponen un nuevo nacimiento.

Pero al igual que Anubis, que en su relación con la Nun-letra 14 es un 14, la Virgen y la línea 10 del Tzolkin, que puede ser el perro como sello y el espejo como onda, son una expresión de aquel lugar en que se une lo visible y lo invisible, es decir el paso de la realidad visible, que es Isis, a la realidad no visible, que es Neftis. Isis y Neftis, aunque parecen dos realidades diferentes, en realidad expresan una misma dimensión, una siendo la parte exterior, que siempre contiene la parte interior no visible, y es en la parte exterior, en lo visible, en la consciencia, donde es necesario encontrar el barco que te traslada al interior.

Por eso es un paso de lo no visible a lo visible como nacimiento, y en sentido retrógrado un paso de lo visible al interior de lo no visible, del día verde y de lo óptimo, es decir de la inmortalidad, ya que la inmortalidad en el mundo de los muertos es invisible, no aparece, no se encuentra hasta que aquello que es puerta te encuentra a ti y tu lo reconoces.
Anubis encuentra, llega hasta ti, encuentra tu corazón y te devuelve tu alma. Ese es el nuevo nacimiento espiritual a la inmortalidad.

La Virgen es la expresión de la continuación. Está al principio, como generación del inicio, Jesucristo, pero también al final, ya que en la cruz Jesucristo le dice a María “mujer, he ahí a tu hijo”, es decir anuncia un nuevo nacimiento que es una continuación, porque quien va a ser gestado a través de esa puerta también está ahí, y es aquel discípulo que ha seguido desde el principio y que es el único de los discípulos que está ahí, como mostrando la existencia de un camino, puesto que alguien lo ha caminado, hasta la cruz, hasta la Maat, donde al ser pesado su corazón se encuentra que es lo suficientemente ligero como para entrar en la nueva dimensión.

Anubis está encargado de esto en la mitología egipcia, y el lenguaje cristiano dice que ese cometido es similar a lo que sucede en el útero maternal de la iglesia, a través del bautismo, y la capacidad regeneradora sacramental de reconocimiento del pecado, como agua que limpia y te impulsa hacia la vida eterna.

Por eso es curioso y sincrónico considerar que este 14 contiene dos posibilidades, una de ellas la del mago, que es el 2 como onda, donde está reproducido el diálogo (“mujer, he ahí a tu hijo”) que es un tema de dos para dar origen a la continuación, al 3, porque el hijo es resultado de dos, del padre y de la madre.
En el 14 también está el 10, ya que el sello 10 también aparece como onda 14. En ese caso el 10 es el horizonte, allí donde se une lo visible o lo que se ve, con lo invisible o lo que no se ve. Eso también es una expresión de amor, que como referencia se situaría en la Nun, letra 14, es decir lo que hay más allá de la muerte, letra 13. El 14, Nun, es la nueva generación más allá de la muerte.

Todos estos contenidos están especialmente vivos en este año 2014. El segundo vinal del año civil Haab comienza el 15 de agosto, como siempre, pero este año viene conectado a la vivencia del venado azul, ya que la luna 3 es el tono 3 de la onda de la mano.
Hay una gran experiencia a través del perdón, donde conectas con tu alma a través del perdón.
Hay una sanación al reconocer cómo recibes alegría, fuerza vital, así cómo recuperas tu alma al conceder el perdón.
No eres una víctima, sino un voluntario, ya que el tono 3 significa servicio, pero servicio voluntario.

Moisés, Jesucristo, Quetzalcóatl y Pacal Votan son una puerta a la inmortalidad, es decir a la vida en plenitud

Se considera al chacal que es un cánido, como un carroñero que se alimenta de cadáveres. La pregunta sería si visto desde el alma podría ser como un San Bernardo, que no te devora sino te da la vida.
A Anubis se le representa como un chacal, pero Anubis encuentra mágicamente al corazón preso y lo libera, enfermo y lo sana.
Anubis encuentra al corazón enterrado bajo un montón de escombros y lo aligera, mostrándole el camino a la inmortalidad.
Por eso encontramos que Anubis es el perro, el sello 10, que representa el amor incondicional, pero que evolutivamente se va a situar sobre la horizontal 14 ocupada en el Tzolkin tipo por los sellos del mago, y en el alfabeto primordial fonético –gracias y reconocimiento al pueblo del alfabeto primordial fonético, que no son precisamente los filisteos, pero gracias también a los filisteos, que hoy se llaman palestinos- va a aparecer como la letra 14, la Nun, que en el tarot sería la templanza.

Josué, hijo de Nun, de la tribu de Efraín -que es el segundo Israel y el segundo que recibe el nombre de Israel-, guía al pueblo en el paso en espejo al de la salida de Egipto, pero ahora al interior de la tierra prometida. Josué aparece en la escritura asociado a la cruz, liberando el ejército que pelea con los amalecitas, mientras Moisés está orando a Dios con los brazos en cruz.
También podemos ver claramente la cruz en el juicio de Osiris; solo hay que mirar la imagen del juicio de Osiris para ver una cruz que es la balanza, la Maat.
Moisés con los brazos en cruz es similar a la Maat y también es una representación visual en un formato diferente del juicio de Osiris, como paso a lo óptimo.

La Maat en ocasiones aparece como serpiente emplumada, como Quetzalcóatl. La Maat también aparece en ocasiones como Jesucristo, con los brazos en cruz, dando el veredicto que franquea el paso a todos sin excepción, “padre perdónalos”.
Moisés, Quetzalcóatl, Jesucristo y la Maat se explican mutuamente sumando sus contenidos. También el sepulcro de Pacal Votan contiene una cruz que es una Maat, porque ahora es la serpiente en la cruz, donde unifica los contenidos de Quetzalcóatl-serpiente emplumada con Jesucristo en la cruz.
Por eso sabemos que los sabios dimensionales atraen enlazadoramente a los que están a un lado del mundo, fijan la fecha y realizan la profecía.

Anubis busca a las personas sufrientes y les devuelve el alma. En la dimensión del conflicto la visión se distorsiona y todo el mundo aparece con contenidos negativos, y en la dimensión de la guerra todo el mundo aparece como tu enemigo, robándote y humillándote.

En el año 26-25 a.C, César Augusto fijó el calendario egipcio, que a partir de entonces empezaba siempre el 29 de agosto, de forma que el último mes, llamado Mesore, comenzaba el 25 de julio.
Debido a este acontecimiento sincrónico ocurrido hace más de 2.000 años, hoy podemos traducir los días del calendario egipcio, que a partir de entonces incluía también los bisiestos, al año común. De este modo podemos encontrar que el día en que se celebraba la fiesta de Anubis, que era el 22 del mes Mesore, es en nuestro calendario el día 15 de agosto, porque desde el 25 de julio hasta el 15 de agosto hay 22 días.

De ese modo, la Virgen de la Paloma, que es la festividad junto con otras advocaciones marianas el 15 de agosto, es similar o por lo menos festeja lo mismo que lo que los egipcios llamaban Anubis.
La Virgen Alada o Virgen de la Paloma y ese chacal, que en realidad es un perro amoroso que rescata el alma y lo lleva ante la cruz de la Maat, es similar a la Virgen María, que también ante la cruz recibe el encargo de transformar el alma y gestar un nuevo hijo: “mujer, he ahí a tu hijo”.

Moisés, con su decálogo, Jesucristo con su “amaos los unos a los otros”, Quetzalcóatl con sus enseñanzas y Pacal Votan con su Tzolkin, son una puerta a la inmortalidad, es decir a la vida en plenitud.
Para las personas que se nutren con el Tzolkin es importante reconocer en el inicio del segundo vinal, que siempre es el día 15 de agosto, una información nutriente, sobre todo en un año 20-14 donde se asocia la luz del 20 con el mago del 14, que en realidad es el amor incondicional evolutivamente, ya que el mago ocupa el mismo lugar que el perro como onda.

Anubis, con su cuerpo negro, también resuena con las vestimentas negras de aquellos del cuellecito blanco, que para algunos son chacales y quizá sean San Bernardos.

Este próximo 15 de agosto, en que se inicia el segundo vinal, también se asocia al evento de nuestros amados huicholes con su venado azul, ya que el 15 de agosto será Luna 3, que es una expresión de servicio desde la emoción, pero en favor precisamente del venado, o sea de la mano.
Encontrar y expresarse desde el alma es un servicio en favor de la sanación del arquetipo, porque el venado azul es nutrición y sanación, pero empieza pidiendo perdón.

Perdónenme. Gracias y bendiciones para ustedes. Maat y, quizá en espejo, “te amo”.

El arquetipo de voluntario de la Virgen María se transforma vivencialmente en lo óptimo, dando sentido a la realidad Dios

La Virgen y Jesucristo son la misma persona. Sencillamente porque eres tú.

Puede haber una María histórica y un Jesús histórico, no lo afirmamos ni lo negamos, pero también hay un arquetipo donde María significa un diálogo con dimensiones superiores donde dice “hágase tu voluntad”. Es como el voluntari@.
Jesús es un arquetipo donde el voluntari@ representando al arquetipo María se transforma vivencialmente en lo óptimo, dando sentido a la realidad Dios. Es la realidad de dimensiones superiores, que es lo que expresa el caminante del cielo, por lo menos en alguna de las formulaciones.

La Virgen María está representando la cuarta dimensión y el cuarto castillo, que comienza con el voluntario (onda de la tierra), conteniendo el amor incondicional (onda del perro), el ensueño (onda de la noche) y la expansión de la conciencia (onda del guerrero).
El arquetipo Jesús o arquetipo Cristo representa el acceso a lo verde, el castillo verde y la dimensión de lo óptimo.
Pero siempre sucede en la misma persona, o sea en ti, es decir, la persona que está siguiendo el Tzolkin.

El Tzolkin tiene una puerta que se puede ver desde muchos ángulos distintos. Está expresada por el día sin tiempo, en Santiago, y por el primer día en Santa Ana y San Joaquín.
La puerta son los abuelos de Jesús, los padres de María. Santa Ana y San Joaquín, como puerta, dan origen al voluntario María o voluntario tierra, que se va a transformar en luna: la tierra inicia el cuarto castillo, y esa misma energía o persona se transforma en la luna en el quinto castillo.
Pero es el mismo, sello 17 y onda 17, y todo ha comenzado en la puerta del 26 de julio, San Joaquín y Santa Ana, que proviene del día verde, que contiene a su vez el arquetipo de Santiago.

Detrás de la materia aparente de la tierra, lo que se encuentra es la luz cumpliendo una misión

CUARTO DÍA EPAGÓMENO – ISIS
El cuarto día epagómeno está dedicado a Isis, que es la hermana y esposa de Osiris, y se corresponde con la familia de la tierra, el viento, la mano y el humano.

Isis y Osiris forman una pareja, donde se unen las polaridades masculino-femenino.
También la familia Central representada por Isis es complementaria a la familia Portal que representa Osiris. Tienen una característica de unificación de polaridades, ya que se expresan en la mitología egipcia como una pareja masculino-femenino, donde también surge un hijo como una actualización.

Esto en el Tzolkin está expresado por la X, es decir por los 4 rumbos, que corresponden al espejo y a su oculto la noche, y representan lo horizontal y “el aquí”. El espejo para vivir el aquí propone la ley del amor, y su oculto la noche, el ensueño. Esa es la propuesta, considerar a cualquier persona bajo el “tú eres otro yo, yo soy otro tú”, y soñar la abundancia.

Hay otra pareja, que es la formada por Horus-Familia Polar y Seth-Familia Cardinal.
El paso de la luz a la materia y de la materia a la luz, es decir la entrada de la luz creando una realidad material y la aparición del ser humano como materia capaz de transformarse en luz, supone una transmutación total de la persona y de su cuerpo, no como hecho social, sino como experiencia personal.
En esta pareja ya no hay una referencia al masculino-femenino y a la complementariedad, sino a un trabajo personal.

Este salto evolutivo está expresado en el rombo que aparece en el Tzolkin, que corresponde a la estrella, lugar del nuevo nacimiento.

ISIS Y LOS SELLOS DE LA FAMILIA CENTRAL:
Isis es presentada como madre con su hijo en brazos, siendo comparable esta imagen con la de la Virgen María.
En la familia Central la tierra llega a su máxima expansión con el humano.
El humano es la expansión de la tierra, y la tierra es el origen y por eso es madre.
Detrás de la materia aparente de la tierra, lo que se encuentra es la luz cumpliendo una misión, apareciendo la tierra como un ser espiritual y al mismo tiempo como madre del ser humano y de todo lo que existe en la tierra.

Isis tiene la característica de estar asociada al único día que es fasto, ya que el resto de días epagómenos son nefastos o neutros. De esa manera enlazamos la realidad de Isis con encontrar el corazón de la Tierra, es decir encontrar el amor en tu realidad material.

Pero Isis, además de madre, también es considerada en la mitología egipcia como la gran maga. Isis tiene una tarea que cumplir y eso es fasto para todos los seres humanos, que son una expansión de Isis.
Reconocer su tarea es importante, ya que encontrarla, aceptarla y cumplirla es el contenido de la cuarta dimensión. Es decir, es la salida de la dimensión del depredador a un aquí más allá del depredador, donde se prepara, cumpliendo su misión, al ascenso dimensional evolutivo.

Isis busca el cuerpo troceado de su esposo Osiris, y lo encuentra. Esa es su tarea: busca y encuentra el cuerpo troceado de su esposo, es decir de su yo herido, y lo sana. Isis sana su cuerpo herido y muerto, y lo reconstruye, y esa es la acción de la MANO y el resultado de su sabiduría como maga.

Pero esa sabiduría es expresión del espíritu, porque su reconstrucción no está en la forma, sino que también le da todo el contenido espiritual de Osiris, de modo que Osiris encuentra su lugar como Dios del más allá.
Así, la vocación de Isis es abrir la vida en el más allá, siendo esto una expresión del VIENTO-espíritu.

Por otra parte, Isis es IS-IS.
“IS” es HUMANO y en IS-IS encontramos dos veces IS, es decir el humano y al sello 2, que es el viento.
Isis es Madre TIERRA y se presenta con las dos manos abiertas en una cruz, expresando la mano y su capacidad de sanación.

La Virgen María tiene un niño, como Horus, y se la representa con la luna bajo sus pies.
Isis la personificación de la luna y la madre de Horus, pero sin referencia al pene, porque esa es la única parte que no se encuentra de Osiris.
Eso le hace similar a la Virgen maría, cuyo hijo tampoco nace como referencia al pene. Y más allá vemos a Sara, como madre arquetipo que también da origen a una descendencia sin referencia al pene, porque sus palabras son “ahora que estoy pasada, ¿sentiré el placer y además con mi marido viejo?”, indicando por “pasada” que sus ovarios ya no fabrican óvulos, y cómo ese hijo que se le anuncia no es fruto del orden natural sino sobrenatural.

De esta manera Isis y Horus refuerzan y expresan el nuevo nacimiento como acceso a una realidad espiritual; expresan al viento, el espíritu.

Ante este nuevo nacimiento, Nefti ayuda al hombre, es decir a Isis.
Nefti ayuda a Isis a encontrar el cuerpo de Osiris; de alguna manera ayuda al ser humano a encontrarse, a alinearse con el corazón del cielo y el corazón de la tierra y a acceder a la estrella, que es el rombo del Tzolkin y el lugar del nuevo nacimiento.