Se como el agua, hermano

“Se como el agua, hermano”. Eso decía el abuelo Bruce Lee y esas palabras tan sabias son especialmente útiles en estos momentos, donde hay una guerra de información, con informaciones contradictorias.

En esta guerra mundial de informaciones, en este fuego cruzado de informaciones, hay un camino, que es el camino del agua. De alguna manera es el camino del ser humano libre, que ha limpiado sus emociones y ha conectado con su agua cósmica, con su ser espiritual no contaminado por las emociones.

En esta guerra mundial de informaciones, donde a través del relato, la palabra, el cuento te quieren someter, hacerte sumiso a través del miedo, cuando conectas con el agua, actúas como el agua y eres como el agua, hermano. Entonces te adaptas, y al adaptarte sigues siendo libre, porque no te bloqueas.

Por una parte, eres lúcido y no te lo crees, y entonces sigues siendo libre, porque no eres víctima de ese espejismo que te quiere dominar a través del miedo. Sigues siendo libre, como el agua que fluye, pero al mismo tiempo tampoco entras en conflicto, tampoco entras en la guerra.

No crees la información dominante, que quiere dominarte, pero tampoco te peleas con ella. Ahí parece que se resume el “se como el agua”, fluye, sin entrar en la guerra. Si entras en la guerra es que hay en tu interior guerra. Si luchas contra la oscuridad, te atrapa la oscuridad. Si eres como el agua, no luchas, no entras en guerra, pero eres libre.

Dicho de otra forma, ser libre no es decirle a la gente lo que tiene que hacer, no es decirle a la gente “estás confundido”, “te están engañando”, “los poderes ocultos te engañan”. Ser libre no es decir al otro lo que tiene que hacer, sino hacerlo tú. Tú eres libre.

ONDA EVOLUTIVA DE LA LUNA:

Cuando colocamos el Tzolkin en la secuencia de sus ondas, encontramos que la luna, como onda 17, se va a superponer sobre los sellos que en la fila 17 ocupa la tierra. De modo que todos y cada uno de los 13 sellos de la luna van a sumar su contenido a cada uno de las 13 presentaciones del sello de la tierra, en el orden en que aparecen estos sellos numerados por las columnas.
Sabemos que la tierra significa esa alineación voluntaria con el corazón del cielo y el corazón de la tierra, por lo que todo lo relacionado con la entrada en el castillo verde es un acto donde está presente el VOLUNTARIO. Es decir, al castillo verde no se entra por casualidad, ni a ver qué pillo, ni siquiera por simple curiosidad o porque voy a hacer lo que hacen todos, sino que se trata de la respuesta a un acto donde está presente la conciencia del voluntario, es decir, el voluntario consciente.
Ese voluntario consciente normalmente ha sido probado en la cuarta dimensión, donde la persona no se deja arrastrar por emociones tóxicas, sino que se deshace de ellas, las identifica y las dice “no me interesáis”, “esa persona que actúa por odio, envidia, juicio, etc. no soy yo”, “borro de mi programa todas esas exigencias, revanchas y victimismos”, etc.

COLUMNAS 11 Y 12:
Casi toda la onda de la luna, excepto su tono 13 o transcendencia, se encuentra en la columna 11, asociada al tono 11 de liberación. Quiere decir que la limpieza emocional supone una gran emisión de luz (sol, onda asociada) y una gran liberación. Y cuando se transcienden las emociones (columna 12) se entra en un proceso diferente, de colaboración con el entorno.

LA LUNA (Libro de los Sellos)

La Luna en el Tzolkin representa la limpieza de emociones, la purificación, y también el agua. Está relacionada con la ancestralidad, con el karma del pasado y con la acumulación de experiencias, recogidas en el subconsciente y en los genes.
Las emociones son la puerta para acceder al más allá. Expresar nuestras emociones, sentir, comunicar y liberar, nos ayuda a superar situaciones pasadas, ancestrales o sociales que estén bloqueadas.

EL TONO 9:
La primera vez que se presenta la Luna en el Tzolkin, o tal vez es presentada, es como Luna solar, o sea Luna 9. Junto con el tono 5 es un tono de poder, de fuerza. Esta fuerza proviene de dimensiones superiores, o sea no es de nuestra dimensión, que es temporal, sino de una dimensión más allá del tiempo y más allá de nuestros criterios, que son más bien de supervivencia y de carencia.
Esa fuerza amorosa de actividad constante es presentada en el Tzolkin Tipo en la primera onda, como Serpiente, sello 5 y onda 9 de fuerza, y como Luna, sello 9 de fuerza y castillo 5, también de fuerza porque es esa fuerza la que lo realiza; no es una fuerza humana, es pura fuerza Big Bang, y esa es la garantía del éxito.
De modo que en el programa, o sea en la presentación, esa fuerza amorosa Big Bang se asocia a Serpiente o energía vital, kundalini y a Luna, agua, emoción.Energía vital, kundalini, está claro que es fuerza, pero lo que muchas veces las personas negamos, no reconocemos, incluso huimos, es de la emoción, y es precisamente el mundo emocional el que te hace humano y te abre el cielo.
La Serpiente es el sello 5 y la Luna el 9, pero la Serpiente se va a convertir en Luna, o sea en nueve, en su presentación como onda, y entonces su potencia es de llevarte al nuevo nacimiento.
Pero la Luna, sello 9, donde te puede llevar como onda es al salto cuántico, o sea a dimensiones superiores de la vida manifestadas por el castillo verde. La Luna, en esta primera presentación, ya se presenta como situada en un lugar misterioso y no inmediato, que precisa ser revelado, y todas las personas que nacen con un tono 9 tienen un acceso muy directo a una sabiduría desconocida, a la cual es posible que le tengan temor, y en nuestro deseo, todo lo contrario, fervor.
El 9 es un impulso a la máxima realización.

El tono 9 se denomina “Solar”

El tono 9 se denomina solar. Si se le pone ese nombre es para señalar o remarcar que lo que significa ese tono es que hay luz. Y no solo hay luz, sino vida, porque en nuestra dimensión de la tierra, el Sol es imprescindible para la vida, para la fotosíntesis. Tanto las plantas, como los animales y los seres humanos necesitan la luz del sol. Cuando esa luz falta aparecen tumores y malformaciones. Entonces, el tono solar está mostrando no solamente luz sino también vida.

El tono solar, tono 9, está ocupado en la primera manifestación del Tzolkin por el sello de la luna. Hay una información encriptada en ese posicionamiento. Decimos que la luna es solar y sin embargo la luna normalmente no coexiste con el sol, ya que su territorio es la noche y el territorio del sol es el día. La luna puede significar la noche o la ausencia de sol, y el sol puede significar el día, la actividad, etc.

Vemos que intencionadamente se le da el nombre de solar a algo que se expresa con la luna. Es decir, todos los valores del sol asociados a la vida, también se asocian con la luna. En la oscuridad también hay luz.

La oscuridad para los seres humanos puede ser la depresión, la ruina, los problemas, la enfermedad, la cárcel. Todo ese mundo de carencias puede representar también la oscuridad. Sin embargo, lo que estamos diciendo es que, en la ausencia, en la carencia, también hay luz, también hay vida, como valoración primera.

Si profundizamos siguiendo la línea del Tzolkin vemos que la luna no solamente se asocia con ese territorio de la noche en el cual también hay luz, sino que cuando situamos a la luna como onda es justamente ahí cuando comienza lo óptimo, si consideramos lo óptimo como el quinto castillo, castillo verde. Donde comienza lo maravilloso es donde parecía que no había luz, que no había día, que no había vida. Entonces, vemos que está revalorizado ese posicionamiento.

Al mismo tiempo vemos que la luna aparece como inicio del castillo verde cuando está situada como onda 17 y no como sello 9. Eso nos lleva a ver qué ocupa el lugar 9 como onda, para ver si ahí también se extrae la misma simbología.

En el lugar 9 como onda aparece la serpiente, que también simboliza la energía luminosa que está dentro del ser humano, que en algunas tradiciones se llama kundalini. Efectivamente también la kundalini está calificada como luz en la oscuridad.

Es decir, donde parece que no hay luz, en el cuerpo y en los instintos, también hay luz, solo que no se ve, por eso es luz en la oscuridad.

Esa luz en la oscuridad representada por la serpiente como onda 9, abre un lugar mágico, que es el presente, el castillo azul. De esta manera vemos la relación que hay entre el presente y lo óptimo, la relación entre el castillo 3 y el castillo 5, porque en su inicio siempre hay algo que ha sido calificado como 9, como luz en la oscuridad. De esa manera, la carencia, la enfermedad, es una puerta. No son fuerzas hostiles. Es simplemente una puerta, que ahora sí llama a tu conciencia.

La luz está sin ser vista en el ser humano, en su cuerpo, en sus instintos, en aquello que no es racional, en aquello que protege la vida, incluso sin la presencia de la conciencia. La luz está abriendo, conectando con el presente, pero el presente mágico.

El presente es lo que haces en cada momento, esa oportunidad que tienes de hacer algo diferente de lo que haces siempre, de hacer voluntariamente un cambio. Y al introducir ese cambio diferente en lo que haces, te estás encaminando a lo óptimo.

La serpiente como onda abre el tercer castillo, castillo azul del presente, cuando haces cosas diferentes de las que haces habitualmente, repetidamente y un poco por inercia, cuando lo haces por una decisión de entrar en lo nuevo. Eso te conecta con otra formulación del 9, que es la luna, pero que ahora como onda, que ocupa el lugar 17, está abriendo el castillo verde.

Esto nos conecta con otros dos valores que son el caminante del cielo como onda (onda 5), que significa ampliar la realidad, explorar, que es el lugar donde estaba la serpiente, y por otro lado nos comunica con la tierra, que es el sello 17, que es el lugar que va a ocupar la luna, esa luz en la oscuridad.

El valor de la tierra lo identificamos como la conciencia del voluntario, que ocurre cuando estás alineado, situándote en un momento de máxima lucidez, porque todo tiene sentido, has conectado con el corazón amoroso de la vida.

Entonces es importante conectar con esa luna, esa luz en la oscuridad, que también hace una referencia a la energía luminosa, a la energía interna. La luna la relacionamos con el agua, y el agua con las emociones. Por eso es importante conectar con el agua, dar valor a ese agua en tu interior, a esas emociones, a esa conexión con el agua cósmica, con el ser extraterrestre durmiente en cada persona.

Las hormonas responden a las emociones. Las emociones despiertan una respuesta hormonal, en el presente. Esa respuesta hormonal sucede en el presente, no es un efecto del pasado o del futuro, sino que aparece en el presente. Forma parte del presente, que es donde está la onda 9 abriendo el camino del presente, encaminándote, a través de esa exploración y ampliación de la realidad cuando te sitúas como voluntario y encuentras la realidad donde eres un voluntario, hacia lo óptimo, hacia el castillo verde.

 Las hormonas en el mundo de comprar y vender, que es lo que creemos que es lo real, el mundo de lo que vemos, no aparecen, es como que si no existieran. Sin embargo, las hormonas dan vida. Esos envíos, esos mensajes que son las hormonas, son los que activan el cuerpo y los que están creando vida en la oscuridad. Son luz en la oscuridad. Por eso es tan conveniente encontrar esa luz en la oscuridad, porque estamos más en la oscuridad que en la luz.

El orden de los días de la semana

El año común mostró al comienzo del nuevo milenio que era común, a pesar de las diferencias de las culturas locales, y lo mostró gracias a los ordenadores, que en todo el mundo tuvieron que ser reactualizados a la nueva fecha que comenzaba con el 2000 en lugar del 1000. Y cuando decimos “en todo el mundo” queremos decir que pasó en Australia, África, Asia, Europa, Antártida, América y cualquier isla de cualquier mar.

Entonces, efectivamente existe algo que une a toda la humanidad. El asunto era la economía, pero en realidad estaba mostrando cómo los seres humanos estaban unidos aunque no se dieran cuenta.

Una de las formas en que se expresa el tiempo en el año común es a través de las semanas: lunes, martes, miércoles, jueves, viernes, sábado y domingo. ¿Significa algo este orden?, ¿tiene algún sentido más allá de la apariencia?

Algunas páginas que explican esto dicen que sucedía en la astrología helenística, ya que era de esa forma como atribuían a quienes presidían las primeras horas de cada día, solamente que ellos lo hacían desde el domingo, día del sol.

Antes, el orden iba del día del Sol al día de Saturno y ahora nosotros vamos del día de la luna al del Sol.

El domingo en la forma más generalizada no se trabaja. Si decimos que vamos del domingo al sábado significaría que vamos de “no trabajar” a “sí trabajar”, mientras que si decimos que vamos de lunes a domingo, vamos de “trabajar” a “no trabajar”.

Aunque algunas personas puedan creer que la semana empieza en domingo, el famoso weekend expresa que la semana termina en domingo. Es decir, vamos del esfuerzo al descanso. Y eso como biorritmo es maravilloso. Es maravilloso que trabajemos para descansar, porque el final es descansar. Mientras que si descansamos para trabajar, quiere decir que nacemos para trabajar.

Si consideramos que la semana va de lunes a domingo encontramos el siguiente orden: Primero está la Luna-Lunes. Uno de los simbolismos de la luna es el agua. Encontramos que el agua es algo que viene de más allá del sol, desde los cometas a la tierra, como lo atestigua la NASA. Pero también encontramos que todas las personas nacen cuando la madre llueve, es decir, cuando rompe aguas. Todos descendemos en el agua. Por eso podemos encontrar que es el principio y que es coherente situar a la luna, el agua cósmica, el nacimiento, como primero.

Después viene Martes-Marte, que es el dios de la guerra. Vemos que los bebés de cualquier animal compiten por mamar. También vemos que los bebés en un primer momento compiten en las guarderías con otros bebés por los juguetes. Encontramos que lo primero que hace el ser humano instintivamente es competir.

Posteriormente, los bebés en las guarderías ya no interactúan compitiendo y mordiéndose, sino que dialogan. Y eso es lo que significa Mercurio-Miércoles.

Primero instintivamente se compite, pero en un siguiente paso se dialoga. Eso es el miércoles, el tiempo del diálogo.

Luego viene el jueves, asociado con Júpiter, que es abundancia, bonanza, disfrute.

Y finalmente aparece Viernes-Venus, el amor.

Las personas primero compiten, luego aprenden a dialogar, después disfrutan de los acuerdos y finalmente se establecen relaciones amorosas de afecto, que es lo que representa Venus.

La semana nos está mostrando la evolución normal de las personas.

El siguiente salto es a la sabiduría, Sábado-Saturno, porque Saturno es el dios de la sabiduría, del aprendizaje. Hay un periodo en las personas, cuando ya son mayores, en que son sabias, y entonces es cuando están dispuestas a conectar con Dios, con el Sol, con la luz (Domingo).

De esta manera parece que hay un sentido en estos simbolismos, más allá del simple nombre.

El agua de la luna también significa la emoción. De alguna manera cuando conectas con tus emociones es cuando puedes empezar en otro nivel, el nivel en el que estamos viviendo la humanidad de salto cuántico.

Así, si conectamos con la emoción, aunque pasemos por un arrebato de enfado podemos entrar más fácilmente en esa quietud del diálogo y del acuerdo, de forma que aparezcan esos afectos de Venus, que de alguna forma también son previos a la sabiduría que te reintegra en la luz.

La otra versión más antigua, que comenzaba con la luz, también es cierta, porque todo comienza en la luz, entendiendo que la luz es la realidad Dios.

Así, lo primero es la realidad Dios y luego la creación que aparece como luna-lunes. Entonces, se trata de un descenso que te lleva a la sabiduría.

Sin embargo, en estos momentos el asunto empieza en el agua. Ese agua que ha descendido, ahora no solo asciende a la sabiduría, sino que asciende a la luz.

Onda evolutiva de la luna

ONDA EVOLUTIVA DE LA LUNA

Cuando colocamos el Tzolkin en la secuencia de sus ondas, encontramos que la luna, como onda 17, se va a superponer sobre los sellos que en la fila 17 ocupa la tierra. De modo que todos y cada uno de los 13 sellos de la luna van a sumar su contenido a cada uno de las 13 presentaciones del sello de la tierra, en el orden en que aparecen estos sellos numerados por las columnas.

Sabemos que la tierra significa esa alineación voluntaria con el corazón del cielo y el corazón de la tierra, por lo que todo lo relacionado con la entrada en el castillo verde es un acto donde está presente el VOLUNTARIO.
Es decir, al castillo verde no se entra por casualidad, ni a ver qué pillo, ni siquiera por simple curiosidad o porque voy a hacer lo que hacen todos, sino que se trata de la respuesta a un acto donde está presente la conciencia del voluntario, es decir, el voluntario consciente.
Ese voluntario consciente normalmente ha sido probado en la cuarta dimensión, donde la persona no se deja arrastrar por emociones tóxicas, sino que se deshace de ellas, las identifica y las dice “no me interesáis”, “esa persona que actúa por odio, envidia, juicio, etc. no soy yo”, “borro de mi programa todas esas exigencias, revanchas y victimismos”, etc.

COLUMNAS 11 Y 12:
Casi toda la onda de la luna, excepto su tono 13 o transcendencia, se encuentra en la columna 11, asociada al tono 11 de liberación. Quiere decir que la limpieza emocional supone una gran emisión de luz (sol, onda asociada) y una gran liberación. Y cuando se transcienden las emociones (columna 12) se entra en un proceso diferente, de colaboración con el entorno.

La luna: limpieza de emociones, purificación, conexión con la ancestralidad

LA LUNA (Libro de los Sellos)

La Luna en el Tzolkin representa la limpieza de emociones, la purificación, y también el agua. Está relacionada con la ancestralidad, con el karma del pasado y con la acumulación de experiencias, recogidas en el subconsciente y en los genes.
Las emociones son la puerta para acceder al más allá. Expresar nuestras emociones, sentir, comunicar y liberar, nos ayuda a superar situaciones pasadas, ancestrales o sociales que estén bloqueadas.

EL TONO 9:
La primera vez que se presenta la Luna en el Tzolkin, o tal vez es presentada, es como Luna solar, o sea Luna 9.
Junto con el tono 5 es un tono de poder, de fuerza. Esta fuerza proviene de dimensiones superiores, o sea no es de nuestra dimensión, que es temporal, sino de una dimensión más allá del tiempo y más allá de nuestros criterios, que son más bien de supervivencia y de carencia.
Esa fuerza amorosa de actividad constante es presentada en el Tzolkin Tipo en la primera onda, como Serpiente, sello 5 y onda 9 de fuerza, y como Luna, sello 9 de fuerza y castillo 5, también de fuerza porque es esa fuerza la que lo realiza; no es una fuerza humana, es pura fuerza Big Bang, y esa es la garantía del éxito.
De modo que en el programa, o sea en la presentación, esa fuerza amorosa Big Bang se asocia a Serpiente o energía vital, kundalini y a Luna, agua, emoción.
Energía vital, kundalini, está claro que es fuerza, pero lo que muchas veces las personas negamos, no reconocemos, incluso huimos, es de la emoción, y es precisamente el mundo emocional el que te hace humano y te abre el cielo.
La Serpiente es el sello 5 y la Luna el 9, pero la Serpiente se va a convertir en Luna, o sea en nueve, en su presentación como onda, y entonces su potencia es de llevarte al nuevo nacimiento. Pero la Luna, sello 9, donde te puede llevar como onda es al salto cuántico, o sea a dimensiones superiores de la vida manifestadas por el castillo verde.
La Luna, en esta primera presentación, ya se presenta como situada en un lugar misterioso y no inmediato, que precisa ser revelado, y todas las personas que nacen con un tono 9 tienen un acceso muy directo a una sabiduría desconocida, a la cual es posible que le tengan temor, y en nuestro deseo, todo lo contrario, fervor.
El 9 es un impulso a la máxima realización.

El guía de la Luna 9 es la Serpiente 9, de la onda de la Tierra, siendo la Serpiente en la onda de la Tierra el impulso, la fuerza para que la Tierra muestre su transcendencia, que es la Luna, es decir, que la Luna en tono 9, que es como se presenta en la primera onda, tiene como guía la energía vital, pero no como algo para llegar a ser ella misma, como podría parecer, sino como algo que transmuta la Tierra y la transforma en Luna, en perfección de la luz.

EL SELLO OCULTO:
La Luna propone como propósito limpiar las emociones para potenciar lo que está indicado en su oculto el Humano, que es la libertad y los pensamientos elevados.
De tal manera que limpiar las emociones te hace más libre. Si un ser humano no realiza un trabajo de limpieza de sus condicionantes emocionales en cuanto a su toxicidad; si una persona no se preocupa de limpiar su toxicidad emocional, esa persona está restringida, cohibida, limitada en su libertad, no se puede expresar, porque esa toxicidad emocional le está mermando en la expresión, en la libertad.

LA FAMILIA:
La Luna forma familia junto con la Semilla, el Mago y la Tormenta, siendo la característica relevante de esta familia el AGUA.
Como ya hemos dicha la Luna es agua; la Semilla es agua convirtiéndose en vida orgánica; la Tormenta está compuesta de agua; y la energía blanca del Mago también representa el agua.
Quizá no es tan evidente relacionar el Mago con el agua, pero el Mago saca su fuerza del agua, de la emoción, de la empatía. El Mago sabe viajar a través de las neuronas espejo para sanarte, porque el oculto del Mago es la Mano, la sanación, y su herramienta es hacerse uno contigo desde la empatía.

EL CASTILLO VERDE:
La onda de la Luna es el inicio del castillo verde, quinto castillo asociado al éter, al cielo. El castillo verde es el tiempo final, pero nosotros estamos en el tiempo final, y ese tiempo curiosamente coincide con la Luna.
Los castillos comienzan siempre con una onda roja: Dragón rojo, Caminante rojo, Serpiente roja, Tierra roja y Luna roja.
Después de los cuatro primeros castillos (Dragón, Caminante, Serpiente y Tierra), aparece como transmutación y “4+1” la LUNA. Todos aparecen como inicio de castillo y como cuerpo o elemento sólido, que es lo que significa lo rojo. Pero la transmutación, quinto momento, sucede cuando aparece como cuerpo, o sea rojo, el agua, que es blanco, o sea la Luna.
Pero siendo agua la Luna, o sea como elemento lo blanco, inicia la realidad donde lo real es emoción, donde lo corpóreo, lo conformado, es emoción, siendo también corpóreo lo que nutre al cuerpo y su forma.
Encontramos que igual que en esta realidad el cuerpo se nutre de cosas materiales con forma, en esa realidad lo que nutre es la emoción, el agua, el amor.
Con la Luna como 4+1 y cuerpo, se inicia lo blanco, simultáneamente a la finalización de lo rojo, porque la Luna es roja, pero en ese quinto castillo ya no puede estar el líder de lo rojo, que es el Dragón, y de hecho lo que supone es la transmutación de lo rojo en lo verde.

EL LIBRO DE LOS SELLOS

Onda de la luna: del 22 de mayo al 3 de junio

ONDA DE LA LUNA

Las ondas de la luna y el sol son ocultas entre sí, al ser el oculto de la luna el humano, que es el final de la onda del sol.
La luna significa el agua, las emociones. La onda de la luna propone como propósito limpiar las emociones para potenciar lo que está indicado en su oculto, que es el humano, significando la libertad y los pensamientos elevados, de tal manera que limpiar las emociones te hace más libre.
Si un ser humano no realiza un trabajo de limpieza de sus condicionantes emocionales en cuanto a su toxicidad, es decir no se preocupa de limpiar su toxicidad emocional, esa persona está restringida, cohibida, limitada en su libertad, y no se puede expresar, porque esa toxicidad emocional le está mermando en la expresión, en la libertad.
Consecuentemente, cuando la luna es el propósito, dice que es necesario limpiar las emociones. Es conveniente limpiar las emociones, para que se potencie lo que indica su onda asociada, que es la luz. Limpiar las emociones te va a producir más luz. Pero, limpiar las emociones realmente te va a permitir aumentar la libertad.
Resulta que la libertad está asociada a la luz. Limpiando las emociones estás indirectamente aumentando la luz y directamente, aumentando la libertad.
Es como un cristal. Por ejemplo, si quieres limpiar el parabrisas para ver a los demás coches, realmente lo que estás haciendo es aumentar la luz dentro. Directamente, de forma práctica te preocupas de poder ver al coche de adelante, pero indirectamente estás colaborando por que haya más luz.
Significa que de alguna manera cuando estás limpiando las emociones, experimentas más libertad, pero produces en tu alrededor más luz.

TONOS DE LA ONDA:
El propósito de esta onda es la luna, es decir la limpieza y depuración de las emociones.
Nos ofrece como regalo la oportunidad de vivir el amor incondicional, limpiando viejos patrones, desde la alegría interior.
La forma de trabajar con las emociones es hacerlo desde la libertad y los pensamientos elevados, sabiendo que tiene un sentido lo que está sucediendo.
Lo que da fuerza es la supresión de patrones mentales e ideas prefijadas que pueden limitar.
En esta onda es fácil, si uno se atreve, la visualización elevada.

INTERPRETACIÓN:
La luna representa el agua y la emoción, pero también como sello rojo significa inicio de algo, y al pertenecer a la familia Portal indica que lo que se inicia es un tiempo nuevo para la persona que conscientemente se sitúe ante esa experiencia. Pero también y sobre todo, para las personas que ya están abiertas a los contenidos expresados por el Tzolkin, la luna como onda inicia el castillo verde, es decir la vivencia de lo óptimo, de lo maravilloso, de lo transcendente.
Tiene relación con la emoción y con la conciencia de un tiempo nuevo, pero sobre todo se trata de la posibilidad de que se abra la experiencia de un salto evolutivo, que es algo más que un tiempo nuevo porque supone una modificación incluso corporal; no solo es mental o emocional sino que también hay una renovación que atañe al mundo físico.

Por ese motivo conviene considerar la onda de la luna no solo por sus contenidos de un día más otro día, o de un sello más otro sello, sino propiamente por su contenido evolutivo.

La perfección es la consecuencia de haber entrado en el inframundo

La perfección que aparece expresada en el tono 10 es la consecuencia de haber entrado en el inframundo, llevando luz como expresa el tono 9 solar. La perfección, tono 10, es la consecuencia del tono 9. Lo que consigues al vivir el tono 9 es que aparezca el tono 10.
Mientras tienes cosas que aprender o desarrollar en un tono, no puedes pasar al otro.
Si nos focalizamos en la perfección expresada en el tono 10, es la consecuencia, lo que consigues, lo que abres o lo que logras cuando realizas lo que expresa el tono 9.

El tono 9 es el tono solar, pero también está expresando el valor del jaguar, que vive en el árbol, en el agua y en la tierra. Es fuerte en el árbol, en el agua y en la tierra. Esa capacidad de entrar en el agua se asocia con la capacidad de entrar en el inframundo, en la muerte, porque en el agua los mamíferos que necesitan respirar oxígeno se mueren, excepto los que están adaptados, como pueden ser los delfines, las ballenas, etc.
El jaguar es fuerte en el agua porque al entrar ahí la muerte no acaba con él. Eso es una experiencia para todas las personas en su trayecto hacia las dimensiones superiores. El paso a las dimensiones superiores necesita que hayas entrado en la muerte y que la muerte no te haya atrapado, porque seas luz. Si entras en la muerte y tú eres muerte, no estás vivo, no puedes pasar a la dimensión de la vida en plenitud.

En este lenguaje Tzolkin encontramos el 9 asociado a la luna, al agua cósmica. El agua cósmica es el agua que, como nos expresan los astronautas, crea la tierra, con polvo de una supernova. Es el resultado de la evolución, donde las partículas subatómicas van organizando la parte material de la vida, de modo que hay una elevación a través de la interacción. Se van incorporando nuevas partículas subatómicas, desde el hidrógeno, donde todo sucede en el uno, a otras formas, como el carbono o el oxígeno.
Eso se hace a través de la oxidación-reducción. Siempre supone la presencia de calor. El platino, por ejemplo, solo aparece con un calor que no existe en la tierra, solo en las estrellas supernovas. El platino solo es producido en la supernova, de tal manera que cuando encontramos platino en la tierra quiere decir que es polvo de estrellas. Pero, lo que ha compactado ese polvo de estrellas es el agua cósmica, agua que viene de más allá del sol.

Nosotros estamos más acá del sol, pero más allá del sol existe ese agua que ha creado la tierra. Y aparece en el sello 9, porque todos los seres humanos estamos más acá del sol, compuestos en un 70% de agua, que es agua cósmica. No sabemos quiénes somos, nuestra conciencia no está despierta, pero lo que está sucediendo en este tiempo es precisamente el despertar de la conciencia.

Aquí vemos cómo el 9 es recuperar la conciencia de la luz en la oscuridad, que es justo donde estamos nosotros. Es el despertar de la luz en un territorio donde no hay luz, porque si hubiera luz, no aparecería, ya que ya estaría.
Entonces, en esta frontera en que estamos, necesitamos de ese despertar, que lo vemos asociado al tono 9, del despertar del jaguar.

Despertar el jaguar es la parte anterior a la perfección. El tono 9 se asocia con el sello 9, la luna, que es esa riqueza del agua que está dentro de cada persona, aunque la desconozca. El 9, como onda, es también la serpiente, que es una energía de luz. Dentro de ti tienes agua, aunque no la veas, y tienes luz. Cuando conectas con estos dos vectores, cuando vives tu agua y vives tu luz, es cuando puedes acceder a la perfección, que está asociada al amor. Cuando te reconoces como agua y te reconoces como luz puedes salir del estrés, del triunfo, de la necesidad y la defensa, para situarte en el amor.

La onda de la tierra comienza aquí abajo y termina en el cielo

Si nos paramos a considerar la onda de la tierra vemos que se inicia en el sello de la tierra. El propósito de la onda es la tierra y su desarrollo termina en la luna, que es el tono 13.
Entonces, podemos considerar que estamos ante una escalera que se inicia en la tierra, que también significa aquí abajo. Significa aquí, que es donde estamos, como humanidad y como persona concreta, y al relacionarlo con la luna adquiere el valor de abajo.
Así, la onda de la tierra comienza aquí abajo y termina allá, en el cielo, porque la luna se sitúa en el cielo, como un escenario diferente y opuesto al de la tierra. Podemos encontrar que la onda de la tierra comienza aquí, abajo, y nos invita y nos permite subir allá arriba; es el camino para subir arriba.

Si a esto le sumamos otros valores añadidos vemos que esta posibilidad se refuerza al ser la tierra el inicio del cuarto castillo, que también es un equivalente de la cuarta dimensión. El ascenso, la elevación desde aquí abajo en la tierra a arriba en el cielo, es lo que sucede cuando vives la cuarta dimensión.
La tierra inicia el cuarto castillo, con su equivalencia de cuarta dimensión, y termina como onda en la luna 13, y a su vez la luna como onda es el inicio de la quinta dimensión.
Vemos que hay un camino de elevación que une la tierra con el cielo, que es similar a adentrarse consciente y voluntariamente en la cuarta dimensión.

También podemos añadir para completar la expresión del diálogo, que la tierra es la onda 13, siendo el 13 el valor de la trascendencia, que se superpone sobre los sellos del caminante del cielo.
De esta forma, transitar la onda de la tierra, como onda 13, es lo mismo que desplegar los sellos del caminante del cielo como sello 13. De alguna manera, aquel que voluntaria y conscientemente se adentra en la cuarta dimensión en su camino hacia el cielo, es un caminante del cielo.