Onda evolutiva de la noche

ONDA EVOLUTIVA DE LA NOCHE:

La noche es el número 3 como sello, con lo cual asocia ya de entrada la noción del servicio. Como onda es la 15, incorporando los contenidos del águila, que es el sello 15. La onda 15 se va a situar sobre los sellos que ocupa el sello 15 del águila.
La visión del águila también es azul y por tanto una experiencia vivencial. En sí, el sello del águila aparece como transcendencia en la onda de la noche, que expresa el servicio, de tal manera que le aporta el contenido de servicio transcendente a la humanidad.
Por eso la visión en este caso no significa que necesites gafas para corregir la miopía o la presbicia, ni tampoco que veas muy bien las cosas materiales de esta dimensión, sino que se trata de una experiencia vivencial, es decir, algo que te transforma y ayuda a expandir tu conciencia, y es precisamente a través de las cosas que ves.

La noche significa ver cómo suceden cosas maravillosas a las personas que te rodean, o sea, visualizar. La noche es ensoñar la abundancia y visualizar, pero no porque tengas la abundancia delante de ti, sino porque tu actitud como ensueño te lleva a situarte en una dimensión posible donde lo que sucede es maravilloso para todos.
Es un servicio, porque es algo intencionado. Y también es un ver porque se trata de formar mentalmente esas imágenes. Por tanto, son imágenes que nacen del amor incondicional.

Cuando la noche como propósito, noche 1, se sitúa en la fila 15 donde están los sellos del águila, aparece el águila 2, que es el 2 de la onda del mago, que también es un 2.
La onda del mago contiene algo donde tú estás respondiendo a la propuesta del Tzolkin contenida en la primera onda, de cómo desde la solidaridad entras en el cielo. Entonces, el águila 2 es parte de la respuesta que emocionalmente das: “sí quiero”, “quiero que se realice”. Y como regalo desde la onda del mago tienes, en el águila 2, la apertura de la visión de la maravilla.
Por eso en todo el ensueño contenido en la onda de la noche, entre las vivencias experienciales encontramos unos regalos. Soñar la abundancia y ver la maravilla para las demás personas desapegadamente trae un regalo al alma, porque sana la visión; aparta los ojos de mirar desde el odio, el miedo, el abuso y el engaño, y lo sitúa en la visión de la maravilla.

COLUMNA 10:
La onda de la noche transcurre en el Tzolkin tipo en la columna 10, cuyo contenido fundamental es la expresión del tono 10 como perfección, que a su vez viene de la expresión del amor incondicional.
El ser humano, cuando actúa desde los contenidos del tono 10, no está significando que sea un virtuoso en alguna disciplina, sino que la perfección del Tzolkin es la del amor incondicional, lo que a su vez supone que has ido haciendo una evolución desde el propósito, tono 1, hasta el tono 10.

Como onda, el 10 significa que en tu evolución has llegado al nuevo nacimiento, deshaciéndote de los engaños del depredador y del ego, despojándote del miedo y del juicio, y te encuentras en el espejo, en la vivencia del “tú eres otro yo” y en la realización de la ley del amor.
Esa es la perfección que expresa el 10.

Una de las formas donde esto se vivencia experiencialmente es desde la onda de la noche. Como onda azul indica que es algo que SUCEDE, o sea una vivencia experiencial. No es algo que dices o que pone en un libro, ni una teoría o posibilidad, sino una realización y una experiencia. Por eso la onda de la noche es azul.

Así, aportando contenido a la onda de la noche, tenemos el servicio, el amor incondicional, la ley del amor y también la visión del águila.

El lugar donde se cruzan las dos ondas, es decir cuando la onda de la noche transcurre en el Tzolkin tipo en la columna 10 y cuando la onda de la noche se sitúa en los sellos del águila, se produce en el águila 13, que es esa visión transcendente que completa el servicio que existe en el ensueño.

Onda evolutiva de la noche

ONDA EVOLUTIVA DE LA NOCHE:

La noche es el número 3 como sello, con lo cual asocia ya de entrada la noción del servicio. Como onda es la 15, incorporando los contenidos del águila, que es el sello 15. La onda 15 se va a situar sobre los sellos que ocupa el sello 15 del águila.
La visión del águila también es azul y por tanto una experiencia vivencial. En sí, el sello del águila aparece como transcendencia en la onda de la noche, que expresa el servicio, de tal manera que le aporta el contenido de servicio transcendente a la humanidad.
Por eso la visión en este caso no significa que necesites gafas para corregir la miopía o la presbicia, ni tampoco que veas muy bien las cosas materiales de esta dimensión, sino que se trata de una experiencia vivencial, es decir, algo que te transforma y ayuda a expandir tu conciencia, y es precisamente a través de las cosas que ves.

La noche significa ver cómo suceden cosas maravillosas a las personas que te rodean, o sea, visualizar. La noche es ensoñar la abundancia y visualizar, pero no porque tengas la abundancia delante de ti, sino porque tu actitud como ensueño te lleva a situarte en una dimensión posible donde lo que sucede es maravilloso para todos.
Es un servicio, porque es algo intencionado. Y también es un ver porque se trata de formar mentalmente esas imágenes. Por tanto, son imágenes que nacen del amor incondicional.

Cuando la noche como propósito, noche 1, se sitúa en la fila 15 donde están los sellos del águila, aparece el águila 2, que es el 2 de la onda del mago, que también es un 2.
La onda del mago contiene algo donde tú estás respondiendo a la propuesta del Tzolkin contenida en la primera onda, de cómo desde la solidaridad entras en el cielo. Entonces, el águila 2 es parte de la respuesta que emocionalmente das: “sí quiero”, “quiero que se realice”. Y como regalo desde la onda del mago tienes, en el águila 2, la apertura de la visión de la maravilla.
Por eso en todo el ensueño contenido en la onda de la noche, entre las vivencias experienciales encontramos unos regalos. Soñar la abundancia y ver la maravilla para las demás personas desapegadamente trae un regalo al alma, porque sana la visión; aparta los ojos de mirar desde el odio, el miedo, el abuso y el engaño, y lo sitúa en la visión de la maravilla.

COLUMNA 10:
La onda de la noche transcurre en el Tzolkin tipo en la columna 10, cuyo contenido fundamental es la expresión del tono 10 como perfección, que a su vez viene de la expresión del amor incondicional.
El ser humano, cuando actúa desde los contenidos del tono 10, no está significando que sea un virtuoso en alguna disciplina, sino que la perfección del Tzolkin es la del amor incondicional, lo que a su vez supone que has ido haciendo una evolución desde el propósito, tono 1, hasta el tono 10.

Como onda, el 10 significa que en tu evolución has llegado al nuevo nacimiento, deshaciéndote de los engaños del depredador y del ego, despojándote del miedo y del juicio, y te encuentras en el espejo, en la vivencia del “tú eres otro yo” y en la realización de la ley del amor.
Esa es la perfección que expresa el 10.

Una de las formas donde esto se vivencia experiencialmente es desde la onda de la noche. Como onda azul indica que es algo que SUCEDE, o sea una vivencia experiencial. No es algo que dices o que pone en un libro, ni una teoría o posibilidad, sino una realización y una experiencia. Por eso la onda de la noche es azul.

Así, aportando contenido a la onda de la noche, tenemos el servicio, el amor incondicional, la ley del amor y también la visión del águila.

El lugar donde se cruzan las dos ondas, es decir cuando la onda de la noche transcurre en el Tzolkin tipo en la columna 10 y cuando la onda de la noche se sitúa en los sellos del águila, se produce en el águila 13, que es esa visión transcendente que completa el servicio que existe en el ensueño.

¿Cómo situar el kin de una persona que nace por la noche?

Respuesta a una pregunta acerca de si una persona nacida a las 2 de la mañana de un día uno, tiene como kin el del día 31 o el del día 1.

Lo más práctico es situarte en el día, de modo que una persona que nace a las dos de la mañana del día 1, su kin sería el día 1. Pero también existen las fronteras y hay personas que por nacer ahí pueden ser un poco de los dos lados, porque la frontera es un concepto político y las personas que viven en la frontera pasan de un sitio a otro constantemente.

Esto quiere decir que el kin del día normalmente para esta persona es el día 1, pero podrías mirar si tiene más resonancia con el día 31, porque también en ocasiones se inscribe a una hora y ha nacido en otra. Incluso en ocasiones el día no es el real.

Pero lo mejor es situarse en lo que figura. No es la sospecha ni la suspicacia la mejor forma de acercarte al Tzolkin, sino la inocencia. El sello del mono expresa inocencia, no suspicacia, y el sello del mono es el centro del Tzolkin, es decir, la inocencia es el centro del Tzolkin.
Pero, ciertamente, también existen las fronteras.

Si no hay una razón que demuestre lo contrario, lo mejor es considerar que esa persona ha nacido en el día 1. De hecho, hay muchos enlazamientos con lo que se llama año gregoriano, que es en realidad el año que ha enlazado a toda la humanidad, pero no desde la religión, aunque el creador de ese calendario sea un Papa llamado Gregorio. Lo que ha demostrado que todo el planeta está enlazado en esa forma de contar el tiempo, es internet, ya que todos los ordenadores muestran el tiempo en relación a ese calendario, sean de la cultura que sean. Y en el año 2000, cuando cambiaron los dígitos desde el 1999 al 2000 hubo un gran revuelo en todo el mundo, que necesitó modificar muchos programas informáticos, en bancos, trenes, ascensores y todo lo que estaba gobernado desde la informática.

Eso no es algo material, sino el resultado de algo espiritual. Las fuerzas espirituales están detrás de todas las apariencias que suceden en la vida real, y es un error pensar que el año común es algo relacionado con una religión. Para nosotros es algo relacionado con la luz y el espíritu, y su función es recordar que todas las personas están enlazadas.

El calendario maya es un lenguaje de símbolos, abierto a todas las personas de todo el mundo. Pero tampoco necesita ser un calendario, porque su función es dialogar con las personas para su evolución.

La noche: el poder de la visualización y el sistema de creencias


LA NOCHE (El libro de los Sellos):

La Noche se corresponde con visualizar, soñar, ensoñar, y tiene que ver con la abundancia. Mediante la meditación o ensoñación podemos visualizar la abundancia, y al permitir disfrutar de la imaginación, propiciar que se convierta en realidad.
La Noche representa el poder de la visualización y el sistema de creencias. Está asociado a ensoñar la abundancia, es decir crear la abundancia para todos, pero también a modificar el sistema de creencias, que presenta la realidad como algo encogido lleno de imposibles.
Noche es ver sólo cosas buenas para los demás, sin pactar con lo que quiere que veas lo malo en los demás; es bendecir a todas las personas, decir bien de todas las personas
La Noche es el tercer sello y nunca puede ser comienzo del año y tampoco es el comienzo del Tzolkin. Es uno de los tres sellos antes de la primera línea temporal representada por la Semilla, primer sello que puede abrir el año, o sea el tiempo real. Aparece una línea que marca el tiempo, y todo lo anterior se sitúa en lo atemporal. Es y existe sin referencia al tiempo. Por ello Noche estaría en lo atemporal.
El Viento es como el fuego del Dragón, las llamas que salen de la boca del Dragón, y la Noche es como las raíces de la Semilla. La Noche está antes de la manifestación, pero muy cerca. Es la puerta del amanecer.
El Dragón, la solidaridad, el Viento y la Noche sirven para mostrar cualidades de lo sagrado. Lo sagrado, lo anterior al tiempo, se presenta como algo que te cuida y te nutre (el Dragón), pero también se presenta como algo que quiere dialogar contigo (Viento).
Lo atemporal sirve como carta de presentación de aquello que nos busca desde dimensiones superiores: aquello que nos espera, nos cuida y nos guía.

EL SELLO OCULTO:
Como sello, la Noche es el oculto-gemelo del Espejo. El ensueño no es sólo un sueño, sino que conecta con la realidad, proyectando nuestras intenciones y deseos. Ensoñar la abundancia es visualizar para ir construyendo la realidad, co-creando. Siendo conscientes de lo que somos y hacia dónde vamos, podemos manifestar la luz en nuestros sueños para que se haga realidad.
Parece contradictorio, pero nada es más real que el ensueño.
La Noche no es el presente de soñar la destrucción y la maldición, sino la abundancia y la bendición. Es co-crear un presente de exuberancia. Estamos hablando de la Noche y su oculto el Espejo; descubrir la realidad Dios en cada persona.
El Espejo es pura y simplemente la realidad, solo que a la realidad no se accede mirando lleno de conceptos falsos sino soñando la abundancia. La propuesta maya no es aquello de “piensa mal y acertaras“, sino piensa lo mejor y acertarás.

EL TONO 3:
El primer tono 3 que aparece en el Tzolkin está asociado a la Noche. En Noche siempre hay servicio. Hay una gran generosidad, creatividad, disfrute y realismo a través del ensueño.
Y recordemos que el servicio como tono tres siempre está asociado con la liberación como tono once.
Ver lo mejor, soñar, permitir la abundancia, configurar la realidad como abundancia es el tono tres, la misión de todos y de cualquiera. Así se presenta desde lo atemporal, eso que te busca desde realidades superiores.

http://viatzolkin.com/e-books-libros-y-calendarios/el-libro-de-los-sellos/

ONDA DE LA NOCHE: Del 20 de junio al 2 de julio

onda noche
ONDA DE LA NOCHE: Del 20 de junio al 2 de julio

La onda de la noche va asociada a la del enlazador de mundos, que es su onda oculta.
Construir imágenes, meditar, soñar la abundancia es en realidad la creación de un puente entre dos mundos. Así mismo, enlazar mundos es realmente ensoñar.

TONOS EN LA ONDA:
En esta onda se llega desde la ensoñación de la abundancia (noche, tono 1) hasta la visualización intuitiva o creatividad (águila, tono 13).
El desafío (semilla, tono 2) es acertar con el momento oportuno para la visualización, dejando madurar las circunstancias hasta llegar a la creatividad.
La misión en esta onda (serpiente, tono 3) es elevar la energía personal luminosa, aumentando la capacidad de meditación y ensueño de los seres humanos
En este camino, a la visualización le da fuerza la realización en su vertiente sanadora (mano, tono 5), siendo la creatividad reforzada por el juego y la alegría (mono, tono 9).

INTERPRETACIÓN:
En la noche se sueña la abundancia desde esa dimensión óptima que significa lo verde: el día verde, el día sin tiempo, la familia del día verde y la quinta dimensión.
Soñar la abundancia desde esa quinta dimensión se ve reforzado desde la mano (tono 5).

En esta relación entre la mano y lo expresado por la noche, que contiene la vivencia de la quinta dimensión, se nos plantean dos acepciones.
Por una parte, hacer bien y sanar, y por otra aparece una resonancia maravillosa con la actividad de los huicholes y sus ceremonias, donde es imprescindible reconocer las faltas al amor.

En la primera formulación, al estar en un color azul se trata de experiencias vivenciales pidiendo hacer algo para activar el contenido. La forma de sanar y hacer de la mano, en la medida que traduce las cosas buenas y la abundancia que estás ensoñando, es la forma directa de hacer todo lo que puedes en favor de ello. De alguna forma refuerzas el propósito de esta manera.
En la otra formulación, se trata de reconocer dónde has roto la conexión con lo óptimo a través de tu falta al amor. Restablecerlo es volver a conectar con lo óptimo, y de alguna manera le da fuerza, porque los contenidos de la ensoñación entonces se ven revitalizados al poder fluir.
Cuando se restablece la conexión le da sentido a ese ensueño

La Noche se corresponde con el sistema de creencias, visualizar, soñar y ensoñar

Noche
LA NOCHE:
La Noche se corresponde con visualizar, soñar, ensoñar, y tiene que ver con la abundancia. Mediante la meditación o ensoñación podemos visualizar la abundancia, y al permitir disfrutar de la imaginación, propiciar que se convierta en realidad.
La Noche representa el poder de la visualización y el sistema de creencias. Está asociado a ensoñar la abundancia, es decir crear la abundancia para todos, pero también a modificar el sistema de creencias, que presenta la realidad como algo encogido lleno de imposibles.
Noche es ver sólo cosas buenas para los demás, sin pactar con lo que quiere que veas lo malo en los demás; es bendecir a todas las personas, decir bien de todas las personas
La Noche es el tercer sello y nunca puede ser comienzo del año y tampoco es el comienzo del Tzolkin. Es uno de los tres sellos antes de la primera línea temporal representada por la Semilla, primer sello que puede abrir el año, o sea el tiempo real. Aparece una línea que marca el tiempo, y todo lo anterior se sitúa en lo atemporal. Es y existe sin referencia al tiempo. Por ello Noche estaría en lo atemporal.
El Viento es como el fuego del Dragón, las llamas que salen de la boca del Dragón, y la Noche es como las raíces de la Semilla. La Noche está antes de la manifestación, pero muy cerca. Es la puerta del amanecer.
El Dragón, la solidaridad, el Viento y la Noche sirven para mostrar cualidades de lo sagrado. Lo sagrado, lo anterior al tiempo, se presenta como algo que te cuida y te nutre (el Dragón), pero también se presenta como algo que quiere dialogar contigo (Viento).
Lo atemporal sirve como carta de presentación de aquello que nos busca desde dimensiones superiores: aquello que nos espera, nos cuida y nos guía.

EL SELLO OCULTO:
Como sello, la Noche es el oculto-gemelo del Espejo. El ensueño no es sólo un sueño, sino que conecta con la realidad, proyectando nuestras intenciones y deseos. Ensoñar la abundancia es visualizar para ir construyendo la realidad, co-creando. Siendo conscientes de lo que somos y hacia dónde vamos, podemos manifestar la luz en nuestros sueños para que se haga realidad.
Parece contradictorio, pero nada es más real que el ensueño.
La Noche no es el presente de soñar la destrucción y la maldición, sino la abundancia y la bendición. Es co-crear un presente de exuberancia. Estamos hablando de la Noche y su oculto el Espejo; descubrir la realidad Dios en cada persona.
El Espejo es pura y simplemente la realidad, solo que a la realidad no se accede mirando lleno de conceptos falsos sino soñando la abundancia. La propuesta maya no es aquello de “piensa mal y acertaras“, sino piensa lo mejor y acertarás.

EL TONO 3
El primer tono 3 que aparece en el Tzolkin está asociado a la Noche. En Noche siempre hay servicio. Hay una gran generosidad, creatividad, disfrute y realismo a través del ensueño.
Y recordemos que el servicio como tono tres siempre está asociado con la liberación como tono once.
Ver lo mejor, soñar, permitir la abundancia, configurar la realidad como abundancia es el tono tres, la misión de todos y de cualquiera. Así se presenta desde lo atemporal, eso que te busca desde realidades superiores.

EL COLOR AZUL:
Lo azul aparece por primera vez en la Noche, asociado al fuego, al presente y a la transformación.
Todas las experiencias del azul te transforman, que es lo propio del azul: la experiencia del ensueño de la NOCHE, la canalización de la MANO, el osar desde la inocencia del MONO y la creatividad del ÁGUILA.

La noche determina una realidad maravillosa, como un servicio para todos, donde colaboras creando una realidad

La familia que se inicia desde el tercer sello del Tzolkin aparece asociada también al tercer color, al presente, la conciencia y las vivencias experienciales. Se inicia desde la noche azul, pero tiene como forma roja y como cuerpo el tuyo, mío o el de cualquier persona, viva o presente gozosamente en el tiempo. Tiene también un aspecto negativo, una posibilidad de que no estés voluntariamente, es decir, de que no haya despertado el voluntario para entrar en esa situación, y entonces actúes desde algún nivel de negatividad.
Esta familia ocupa el tercer lugar y el color azul. Está representada por la noche, la estrella, el caminante del cielo y el espejo, y une la característica del servicio al presente.
Aporta la información del servicio, la actitud donde reconoces la unidad con todo lo existente y tu vinculación a ella como un voluntario amoroso, donde amas todo tu entorno y unificas la realidad desde tu voluntad amorosa, donde reconoces tu vinculación con todo.
Así, esta familia une el presente y el servicio, en el tiempo.

Uno de los atributos del tiempo en el nivel de las vivencias experienciales es que permite y favorece la expansión cuando has encontrado la actitud adecuada que contiene al servicio, que no significa una supeditación sino el reconocimiento de tu unión con todo; entonces eres útil a todo, porque es lo mismo que ser útil a ti.
En esta familia está presente el servicio, y esto sucede en el presente, desde la conciencia despierta y a través de un camino que se abre de vivencias experienciales.

Todos estos contenidos aparecen como en negativo cuando tu ensueño y tu visión de la realidad no es unitaria, cuando no estás unido a todos sino que la realidad es tu enemiga y tienes que estar atento a que no sucedan cosas malas.
Esto es un ensueño negativo, el pensar en cosas contrarias para ti. Desde este ensueño negativo no reconoces la ley del amor, donde “tú eres otro yo” no solo con las demás personas sino con todo lo existente. El “tú eres otro yo” se aplica a personas y a todo lo existente, y cuando no estás en ese ensueño positivo, donde la realidad no es otro tú y no está unida a ti, entonces estás excluyendo parte o toda la realidad, los virus y bacterias son enemigos, las personas te pueden robar, otras personas de otras etnias o culturas van a querer ser superiores a ti, tus jefes son tus enemigos, o la policía, tu mujer, tu marido o tus hijos, cualquier cosa puede ser tu enemigo porque puede aprovecharse de ti.

Esto es un ensueño negativo, donde estás determinando la realidad que vives. La noche determina una realidad maravillosa, como un servicio para todos, donde colaboras creando una realidad.
El aspecto negativo aparece cuando no haces esto e inhibes el hacer; no haces todo lo que puedes, inhibes tu intuición, tu curiosidad y cualquier cosa que te interese; estás en un ensueño negativo recelando y no entras en la sociedad de la estrella y en la armonía, no vaya a ser que suceda tal cosa; estas siempre como contenido, retenido y rígido, y no te expandes en la armonía de la estrella y por supuesto no eres el caminante del cielo cuyo explorar es gozo.
El simple existir del caminante del cielo sucede en la frecuencia del gozo porque es una frecuencia armónica y unitaria. Toda la parte negativa es que eso no sucede, y ni estás en la sociedad de la estrella ni eres un caminante del cielo; ni todo lo que sucede es gozo ni reconoces la ley del amor que te vincula a todo lo existente.
Entonces, eres una persona inhibida, desconfiada, que duda de sí mismo, que juzga y recela.
Es el caldo de cultivo donde puede proliferar la envidia, el odio, la falta de misericordia y la baja autoestima, porque lo que hace crecer la estima de uno mismo es la vinculación con todo lo existente, es decir la ley del amor.

La noche azul, tercer sello del Tzolkin, introduce el color azul además de a su propia familia, con una vibración expresada en los 4 colores

La noche azul es el tercer sello del Tzolkin tipo. Introduce el color azul además de introducir a su propia familia, con una vibración que se va a expresar en los 4 colores.

El tercer color, azul, tiene el significado de presente o tiempo presente, porque corresponde al fuego, como algo que arde pero solo en presente. Cuando algo arde es que “está ardiendo”; no sirve una foto, enunciarlo de palabra o una grabación. Si algo arde, es que se está quemando en ese momento y se está produciendo fuego.
El color azul, que significa fuego, es también el presente.

El azul en el código Tzolkin es una observación del presente y una conciencia, frente a la inconsciencia o no consciencia, donde el tiempo pasa pero no te das cuenta.
El azul es un tiempo donde te das cuenta de que pasa el tiempo, lo que supone una conciencia despierta. El tiempo está cargado de contenidos, nutrición, expansión, realización, sanación y abundancia. La observación del tiempo produce abundancia, porque el tiempo es el momento del metalenguaje de la comunicación. El tiempo no es un transcurso como un tubo que cae al vacío, sino que algo llega a ti; es la conexión contigo. Por eso cuando estás despierto, estás en el presente, en el tiempo y en la conciencia.

En el Tzolkin tipo la familia o enlazamiento de sellos encargada de transmitir esto contiene a la noche, la estrella, el espejo y el caminante del cielo, que eres tú. Puedes poner ahí tu nombre, apellidos y todas tus referencias. Lo rojo y el cuerpo en esta familia, sucede en ti; tú eres el caminante del cielo.
Por eso este lenguaje Tzolkin, que utiliza los mismos lenguajes, palabras, componentes, letras y vocablos que otros Tzolkin, es mágico. Se dirige a ti, independientemente de que hayas nacido en un continente u otro. Solamente requiere que estés despierto, lo escuches y conectes tu tiempo para ti.
El caminante del cielo eres tú pero sin saberlo. Estás empezando a saberlo pero todavía no sabes que lo eres, y esto comienza con la noche.

La noche aparece como AZUL, que es el presente, la conciencia, la transformación, el fuego, y, como contenido muy importante hoy, las vivencias experienciales.
Cuando estás despierto conectas con el tiempo y con la oportunidad de adentrarte a través de tus propias vivencias en la experiencia. Aprendes a través de tus sentidos, incluyendo los sentidos espirituales, donde está la intuición, la resonancia, la telepatía, la precognición y la profecía. Aprendes a través de algo que tiene que ver contigo. Eso son las vivencias experienciales, la conciencia, la observación, la intuición pero también el osar. Te deshaces de una rigidez solamente diciendo “quizá sea posible, voy a comprobarlo, voy a ser como aquel que denominan Santo Tomás, el que prueba y comprueba qué sucede en el sucede”.

La noche azul tiene una expansión que viene expresada por el color AMARILLO de la estrella. Toda esta familia está bañada del concepto de vivencia experiencial. La estrella, con la armonía, la ética, la estética y la belleza, es una invitación a entrar en vivencias experienciales, que van a producir esa armonía y belleza, y en un nivel superior o grupal, la sociedad de la estrella.
Esta familia comienza en el Tzolkin con la noche y va a tener su expansión cuando te adentras en las vivencias experiencias por las que encuentras armonía. Tu ser, a través de todos sus escáneres espirituales físicos y mentales, se encuentra con armonía cuando realiza determinadas vivencias experienciales, adentrándose en el presente, y grupalmente encontrando la sociedad de la estrella. Determinar qué es la sociedad de la estrella es una experiencia. No está en ningún sitio y está en todos. Es un momento experiencial, una vivencia, una realidad, donde accedes a través de tu vivencia experiencial que despierta tu conciencia.

El color ROJO, aquello que va a aparecer como cuerpo, eres tú, el caminante del cielo. Esto de lo que estamos hablando existe, porque existe en ti, en el territorio de las vivencias experienciales del caminante del cielo, que en otras tradiciones se denomina “caña” y otras cosas, pero que aquí mágicamente es algo similar a un guerrero de la luz, Luke Skywalker. Evidentemente estamos hablando de vivencias experienciales. Las vivencias del cielo son las que recuperan tu cuerpo glorioso, tu cuerpo de caminante del cielo, de una realidad absoluta que eres tú.

El nivel BLANCO es el espejo, que también es una vivencia experiencial. La ley del amor, el “tú eres otro yo” también son vivencias experienciales. Es una ley conocible y una invitación a esa experimentación. Solamente puedes ser un caminante del cielo cuando tu herramienta de poder es el espejo, que te devuelve la condición divina, de hijo de Dios, cuando descubres al hijo divino que hay en todas las personas.
Esa es la ley del amor, tú eres otro yo.

El presente es resucitar, simplemente quizá porque eso es lo que está sucediendo

El presente es resucitar.
Simplemente, quizá porque eso es lo que está sucediendo, aunque a lo mejor crees que el presente es quizá que no tienes trabajo o que tu relación se ha roto, porque además era incluso insuficiente.
Pero el presente es resucitar, porque es una expansión. El presente es “ser”, pero no hacia la decrepitud, sino un ser siendo al cual le sobran las estrategias del miedo y de la carencia.

En el código Tzolkin el presente aparece asociado al color azul y lo primero que aparece en la secuencia de los 20 sellos como azul, es la noche.
La NOCHE expresa un presente real, aunque muchas veces sea también una indicación de que no estás en el presente, ya que quizá eres algo parecido a un dragón de komodo dispuesto a comerse ansiosamente a sus crías, lo cual es simplemente una aberración.
La noche tiene el significado de soñar la abundancia, pero apostillamos que es abundancia para todos, no para ti, porque entonces sería un poco código komodo, o sea depredador puro, y expresaría no tiempo, es decir, no felicidad, no plenitud y no ser siendo.
El tiempo en código Tzolkin viene expresado porque estás conectado con la abundancia, no con la carencia, y porque tu relación con todos es amorosa. Eso es la realidad del tiempo, ya que el tiempo es amor y tú estás en el tiempo como expresión del amor.

El azul y el tiempo también vienen expresados por la MANO, es decir por el venado azul y por vivir la vida desde lo sagrado. El venado azul y la mano implican sanación, como nos muestran los maestros huicholes –gracias, caminantes de lo sagrado-, cuando con el reconocimiento de haber actuado no en favor del amor sino en contra del amor producen reparación.

Uno de los componentes del presente es el ensueño, pero otro de los componentes es el reconocimiento de la falta de amor y su reparación. Ese reconocimiento es un despertar de la conciencia. Ese reconocimiento es una expansión.
El ensueño, como ideación, y el venado azul o la mano, como sanación, permiten otra cualidad del tiempo, que es el estar “naciendo constantemente” (MONO), o sea ser siendo, desde la inocencia, el osar, la alegría y la reconexión permanente con la vida.

Otro de los componentes del tiempo es la conexión; hay una conexión con la realidad, que puede ser reconocida en el ÁGUILA, porque todo lo que ves expresa cómo te relacionas.
Solo cuando está sanado ese contacto con la realidad, accedes a un tiempo real; cuando está sanada la visión y no hay miedo, odio ni carencia, entonces la visión, o sea el águila, conecta con la maravilla, o sea con la estrella.
Hay un tiempo real que es el de la estrella, la sociedad celeste y la sociedad de la luz.

El quinto sello azul que nos presenta el tiempo en el código Tzolkin, después de la noche, la mano, el mono y el águila, es la TORMENTA. La tormenta expresa hechos milagrosos instantáneos. A veces se asocia a la tormenta con el reinventarse, con el ave fénix o con el resucitar. Para nosotros, sobre todo, es una expresión del tiempo real, como tiempo de pasar del no ser al ser.
Hay un espejo como frontera de la realidad. Cuando te miras en el espejo recibes una imagen, que es una representación de ti, o sea hace aparecer otro tú. Por eso es una expresión del in lak’ech y también una frontera entre las realidades.
El espejo es el sello 18, que en la secuencia del año civil Haab expresa los 18 periodos normales, después de los cuales están los días epagómenos y el día verde, como una indicación de que cuando llegas al espejo entras en la segunda realidad.
La tormenta, en esa expresión de los 20 sellos, es el tiempo al otro lado del espejo. Le puedes poner a ese tiempo los contenidos que quieras, pero la tormenta en esa secuencia es la primera expresión del tiempo después del espejo, o sea el tiempo de la otra realidad, que es una realidad celeste donde aparece lo divino en ti y la realidad Dios; nada que ver con don komodo.

Así, hay 4 expresiones del tiempo antes del espejo: el ensueño –gracias ensueño-, el venado azul o la mano –gracias venado azul-, el mono –gracias alegría e inocencia-, y el águila – gracias conexión amorosa con la realidad-, y el 4+1, más allá del espejo, es la tormenta, reinventarse, la resurrección y la expresión de Huracán.

Cualquier otra cosa puedes considerarlo como sub-tiempo o anti-tiempo: el cabreo, el miedo, el egoísmo, etc. Todo eso expresa que no has conectado con tu alma, porque el alma está en el tiempo, pero en el tiempo real. Sí, gracias, almas.